Las mejores ar­mas cos­mé­ti­cas pa­ra ellos

Ac­né, pér­di­da de pe­lo, man­chas de sol o gra­sa ab­do­mi­nal son al­gu­nas de las preo­cu­pa­cio­nes mas­cu­li­nas que, ca­si siem­pre, tie­nen so­lu­ción. Descubrimos có­mo com­ba­tir­las.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ste­fa­nie Milla l Fo­to­gra­fía: Liz Gi­gue­re

VA­MOS A DE­JAR­NOS DE ETI­QUE­TAS. Ni me­tro­se­xual ni über­se­xual. So­lo hom­bres. Que han des­cu­bier­to que cui­dar­se tie­ne con­si­de­ra­bles ven­ta­jas. Los ca­ba­lle­ros ya sa­ben que cre­mas y tra­ta­mien­tos son ex­ce­len­tes alia­dos a la ho­ra de ver­se me­jor y que exis­te un uni­ver­so cos­mé­ti­co más allá del ar­ma­rio femenino. De­bi­do a la pre­sen­cia de an­dró­ge­nos, la piel del hom­bre es más gra­sa (sus glán­du­las se­bá­ceas pro­du­cen más se­bo), más grue­sa –has­ta un 25 por cien­to– y más ri­ca en co­lá­geno, lo que la ha­ce más den­sa y re­sis­ten­te que la fe­me­ni­na, por lo que tar­da más en en­ve­je­cer. Por otro la­do, esas mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas la ha­cen más sus­cep­ti­ble de su­frir un ac­né más se­ve­ro y más pro­lon­ga­do en la ado­les­cen­cia, y tam­bién de que, cuan­do apa­re­cen las pri­me­ras arru­gas, es­tas sean más mar­ca­das y pro­fun­das. Pe­ro más allá de di­fe­ren­cias por gé­ne­ro, a to­dos nos une al­go en co­mún: a di­fe­ren­tes eda­des re­que­ri­mos dis­tin­tos cui­da­dos, ra­zón por la que he­mos que­ri­do sim­pli­fi­car un po­co es­ta guía de neó­fi­tos en la cos­mé­ti­ca pa­ra ellos.

SI TIE­NES MÁS DE 15 AÑOS: 'STOP' AL AC­NÉ

Po­dría pen­sar­se que a es­ta edad el cui­da­do de la piel no es al­go que preo­cu­pe a un adolescente, has­ta que se pien­sa en una so­la pa­la­bra: 'ac­né'. Un tras­torno cu­tá­neo que pue­de te­ner se­rias repercusiones psi­co­ló­gi­cas. No so­lo mien­tras la erup­ción se en­cuen­tra ac­ti­va: el ac­né pue­de cau­sar mar­cas que, en ca­so de ser pro­fun­das, son ca­si

Oim­po­si­bles de eli­mi­nar del to­do. La doc­to­ra Mar Mi­ra, de la clí­ni­ca Mi­ra+cue­to, lo ex­pli­ca: «Lo más im­por­tan­te es man­te­ner una hi­gie­ne fa­cial bá­si­ca: la­var la piel ma­ña­na y no­che con un lim­pia­dor es­pe­cí­fi­co y apli­car una cre­ma acor­de a ese ti­po de piel, que apor­te hi­dra­ta­ción, pe­ro no gra­sa. Y, có­mo no, que no se to­que la ca­ra. Si aun man­te­nien­do esa ru­ti­na se ob­ser­va que no son so­lo dos o tres gra­ni­tos, que apa­re­cen gra­nos en el cuer­po y que due­len, se ha de acu­dir de in­me­dia­to al der­ma­tó­lo­go pa­ra diag­nos­ti­car si es un pro­ble­ma más se­rio, co­mo un ac­né quís­ti­co –que pue­de de­jar ci­ca­tri­ces re­si­dua­les– y así po­der tra­tar­lo no so­lo de for­ma tó­pi­ca, sino tam­bién qui­zá con una te­ra­pia de áci­do re­ti­noi­co o an­ti­bió­ti­cos». Un error muy co­mún es usar pro­duc­tos muy agre­si­vos pen­san­do que ac­tua­rán con ma­yor efi­ca­cia. To­do lo con­tra­rio: el agua de­ma­sia­do ca­lien­te, los tra­ta­mien­tos as­trin­gen­tes, la ex­fo­lia­ción ex­ce­si­va e in­clu­so la fal­ta de hi­dra­ta­ción irri­tan la piel lo que se tra­du­ce es en una so­bre­pro­duc­ción de las glán­du­las se­bá­ceas y en más gra­sa y más gra­nos. En­tre los tra­ta­mien­tos más nue­vos con­tra el ac­né se en­cuen­tra la tec­no­lo­gía Iso­laz, que ac­túa me­dian­te una luz de ban­da an­cha. Hay que com­bi­nar­la con los tra­ta­mien­tos tó­pi­cos, y es el úni­co tra­ta­mien­to au­to­ri­za­do por la FDA ame­ri­ca­na (Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion) pa­ra tra­tar el ac­né se­ve­ro y el in­fla­ma­to­rio. Cues­ta al­re­de­dor de 100 eu­ros por se­sión y se rea­li­za en cen­tros co­mo la Clí­ni­ca Fraile Ba­san­ta, en San­tia­go de Com­pos­te­la (tel. 981 57 65 12), o en la de la doc­to­ra Mercedes Sil­ves­tre, en Al­ca­lá de He­na­res (tel. 91 883 44 55).

SI TIE­NES MÁS DE 25 AÑOS: EL AFEITADO PER­FEC­TO

En es­te pe­rio­do de la vida son po­cas las preo­cu­pa­cio­nes es­té­ti­cas en ge­ne­ral. Los hom­bres abu­san de su

ca­pi­tal ju­ven­tud sin te­ner en cuen­ta que los pe­ca­dos de hoy son las arru­gas y man­chas de ma­ña­na. ¿Pun­tos ne­gros? Así se com­ba­ten. La me­jor for­ma de evi­tar­los es im­pe­dir que esa su­cie­dad se acu­mu­le en los po­ros, lo que se con­si­gue con una com­bi­na­ción de lim­pie­za y ex­fo­lia­ción. El pri­mer pun­to pa­sa­ría por la­var al me­nos una vez al día el ros­tro con un ja­bón es­pe­cí­fi­co que, en con­tra de lo que su nom­bre in­di­ca, no de­be lle­var ja­bón. El se­gun­do: usar un tó­ni­co ex­fo­lian­te y, fi­nal­men­te, una vez por se­ma­na (dos si la piel es gra­sa) se de­be usar un pro­duc­to ex­fo­lian­te clá­si­co en to­do el ros­tro, in­sis­tien­do en las áreas que más lo ne­ce­si­tan, se­gui­dos de la apli­ca­ción de una mas­ca­ri­lla des­in­crus­tan­te y pu­ri­fi­can­te so­lo en las zo­nas con pun­tos ne­gros. Bar­ba ul­tra­rre­sis­ten­te: tú pue­des con ella. Pa­ra los hom­bres de piel sen­si­ble o con el ve­llo muy ce­rra­do, el afeitado dia­rio pue­de ser una au­tén­ti­ca tor­tu­ra. En el pri­mer ca­so, na­da co­mo las cre­mas y/o los acei­tes de afeitado. Más un­tuo­sos e hi­dra­tan­tes que las tra­di­cio­na­les es­pu­mas o ge­les, cui­dan y mi­man la piel, re­du­cien­do el da­ño con la cu­chi­lla. Y una vez fi­na­li­za­do el apu­ra­do, na­da de af­ter sha­ve: so­lo bál­sa­mos nu­tri­ti­vos ri­cos en ac­ti­vos cal­man­tes y re­ge­ne­ran­tes. Al­go si­mi­lar pa­sa en ca­so de bar­bas muy ce­rra­das: am­bas fórmulas per­mi­ten apu­rar más el afeitado, re­tra­san­do la apa­ri­ción del ve­llo. Des­de la bar­be­ría La Mo­der­na, Al­fon­so de Bri­to re­co­mien­da afei­tar siem­pre en la di­rec­ción de cre­ci­mien­to del ve­llo, y nun­ca a con­tra­pe­lo. «Aun­que los pri­me­ros días pa­rez­ca que el apu­ra­do es me­nor, no es así, y al ca­bo de po­co tiem­po la piel lo agra­de­ce y reac­cio­na me­nos».

SI TIE­NES MÁS DE 35 AÑOS: ¡ATA­CAN LAS CA­NAS!

Hay ca­nas que fa­vo­re­cen y otras que po­nen años. An­tes de de­ci­dir­se a ta­par­las, hay que te­ner en cuen­ta que el tin­te no pue­de re­sul­tar ar­ti­fi­cial o pa­re­ce­rá una pe­lu­ca. En su sa­lón de Bil­bao (tel. 944 27 87 91), Yo­lan­da Abe­ras­tu­ri uti­li­za co­lo­ra­cio­nes pro­fe­sio­na­les y ex­clu­si­vas pa­ra hom­bre que con­si­guen di­fu­mi­nar las ca­nas en cin­co mi­nu­tos, me­dian­te un pro­ce­so de os­cu­re­ci­mien­to na­tu­ral y pro­gre­si­vo de la ca­na. «Y de­pen­dien­do del por­cen­ta­je de ca­nas, se pue­de apli­car una ce­ra es­pe­cial que os­cu­re­ce y di­si­mu­la los pri­me­ros ca­be­llos blan­cos», aña­de. Pa­ra quie­nes de­ci­dan apos­tar por man­te­ner las ca­nas, lo im­por­tan­te

es evi­tar que ama­ri­lleen. El ob­je­ti­vo: po­ten­ciar su re­fle­jo pla­tea­do. Exis­ten cham­pús es­pe­cí­fi­cos pa­ra ello que con­tie­nen pig­men­tos vio­le­ta ca­pa­ces de con­tra­rres­tar el tono ama­ri­llo y dar­le un as­pec­to más blan­co y lu­mi­no­so al ca­be­llo. ¡Cui­da­do con la pér­di­da de pe­lo! Si hay zo­nas que ya cla­rean, no lo du­des: es ho­ra de po­ner re­me­dio an­tes de que la pér­di­da sea un he­cho. El pri­mer pa­so son los tó­ni­cos y pro­duc­tos des­ti­na­dos a ac­ti­var el cre­ci­mien­to. En­tre los mé­di­cos, el tra­ta­mien­to más re­co­men­da­do es el mi­no­xi­dil, que ha de­mos­tra­do lo­grar ca­be­llo allí don­de hay fo­lícu­lo pi­lo­so. Por su parte, los tri­có­lo­gos sue­len pres­cri­bir un tra­ta­mien­to en pas­ti­llas con el ac­ti­vo fi­nas­te­ri­de. Su uso con­tra la cal­vi­cie se des­cu­brió por ca­sua­li­dad, cuan­do los mé­di­cos se sor­pren­die­ron al ver que los pa­cien­tes tra­ta­dos con de­ter­mi­na­do me­di­ca­men­to con­tra la hi­per­pla­sia de prós­ta­ta be­nig­na no so­lo de­ja­ban de per­der pe­lo, sino que vol­vían a te­ner­lo en zo­nas don­de ya so­lo que­da­ba pe­lu­si­lla. El efec­to se de­bía a es­te fa­mo­so fi­nas­te­ri­de, que con el nom­bre co­mer­cial de Pro­pe­cia se ha con­ver­ti­do en un tra­ta­mien­to de re­sul­ta­dos más que apre­cia­bles. Pa­tas de gallo. La piel del con­torno de los ojos es muy de­li­ca­da –por eso es la primera en mos­trar arru­gas– y reac­cio­na mal an­te ti­ro­nes. Por es­te mo­ti­vo, la me­jor for­ma de apli­car una cre­ma en esa zo­na es me­dian­te to­ques sua­ves, so­lo en el área del án­gu­lo ex­terno y de la oje­ra (no con­vie­ne ex­ten­der­la en el pár­pa­do su­pe­rior). ¿Un tru­co pa­ra en­con­trar la pre­sión jus­ta? Ex­ten­der el pro­duc­to con la ye­ma del de­do co­ra­zón: al re­sul­tar más di­fí­cil que con el ín­di­ce, evi­ta ti­rar de la piel.

SI TIE­NES MÁS DE 45 AÑOS: CUI­DA LA PIEL

A los hom­bres no les preo­cu­pan las man­chas... has­ta que apa­re­cen, pe­ro pue­den que­dar ba­jo con­trol me­dian­te un plan de tri­ple ac­ción, com­bi­nan­do cos­mé­ti­ca an­ti­man­chas con tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos pa­ra eli­mi­nar­las y sien­do muy es­tric­tos con la pro­tec­ción so­lar. El tra­ta­mien­to de la doc­to­ra Vir­tu­des Ruiz, de Mur­cia (tel. 968 20 21 58), con­sis­te en la apli­ca­ción de áci­do tri­clo­roa­cé­ti­co o TCA so­bre la man­cha, al­go que se rea­li­za en una se­sión. La piel tra­ta­da se os­cu­re­ce y cae al ca­bo de una se­ma­na. Con una se­sión (a par­tir de 120 eu­ros) bas­ta, si bien hay que re­pe­tir al ca­bo de un año. Ob­je­ti­vo: con­tro­lar la cur­va del ab­do­men. Los hom­bres tien­den a acu­mu­lar gra­sa en esa zo­na. Y aun­que la me­jor for­ma de com­ba­tir­lo es con una ali­men­ta­ción sa­na, exis­ten mé­to­dos nue­vos pa­ra eli­mi­nar­la, co­mo el sis­te­ma Scul­psu­re. Es un lá­ser de dio­do no in­va­si­vo que ca­lien­ta la gra­sa, sin lle­gar a to­car la piel. Es­ta subida de tem­pe­ra­tu­ra lo­ca­li­za­da 'ma­ta' a la cé­lu­la gra­sa, que al rom­per­se se va­cía. Se en­cuen­tra de for­ma pio­ne­ra en la Clí­ni­ca Me­nor­ca (tel. 91 504 13 59). El mis­mo con­cep­to es la ba­se de Van­quish, un sis­te­ma de ra­dio­fre­cuen­cia que, gra­cias a una tec­no­lo­gía de im­pe­dan­cia, res­pe­ta la tem­pe­ra­tu­ra de la piel, pe­ro lle­ga a ca­len­tar tan­to las cé­lu­las gra­sas co­mo pa­ra rom­per­las de for­ma de­fi­ni­ti­va. Se en­cuen­tra en Slow Li­fe Hou­se, de Madrid (tel. 91 277 20 04).

El ac­ti­vo fi­nas­te­ri­de se ha con­ver­ti­do en un tra­ta­mien­to con re­sul­ta­dos muy apre­cia­bles con­tra la cal­vi­cie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.