Are­nas mo­ve­di­zas.

De San­ta Mó­ni­ca a Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Car­los He­rre­ra.

De San­ta Mó­ni­ca a Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria.

aque­llas no eran tie­rras de gran va­lor. De he­cho, no te­nían ca­si nin­guno: en los pri­me­ros años cin­cuen­ta, muy po­cos se ocu­pa­ban de vi­si­tar el sur de Gran Ca­na­ria. Unos po­cos cam­pe­si­nos ocu­pa­ban y sem­bra­ban las hec­tá­reas que co­lin­da­ban con el mar y que re­sul­ta­ban ser pro­pie­dad de una fa­mi­lia. Al ha­blar de tie­rras ha­blo de mi­les y mi­les de hec­tá­reas en el su­r­es­te de la is­la, mu­ni­ci­pios en­te­ros, hoy San Bar­to­lo­mé de Ti­ra­ja­na. Era co­mo no te­ner na­da. Has­ta que lle­gó un sue­co. Di­go un sue­co ya que esos es­can­di­na­vos eran los via­je­ros más in­tré­pi­dos y acos­tum­bra­ban a bus­car rin­co­nes in­só­li­tos por me­dio mun­do. Lle­gó aquel ti­po, o aquel gru­po de ti­pos, y des­cu­brió una pla­ya idí­li­ca a la que so­lo ha­cían ca­so los po­cos lu­ga­re­ños que po­bla­ban el pa­raí­so; es­tos, al oír­lo ha­blar en 'ex­tran­je­ro', su­pu­sie­ron que lo ha­cía en el idio­ma de Sha­kes­pea­re y bau­ti­za­ron aquel en­cla­ve co­mo 'la pla­ya del In­glés'. Y así se ha que­da­do has­ta nues­tros días. Al 'in­glés' no le du­ró mu­cho tiem­po la tran­qui­li­dad: los pro­pios lu­ga­re­ños de Las Pal­mas, que no le echa­ban cuen­ta a esa es­qui­na de la is­la, em­pe­za­ron a con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar por aque­llos la­res al­gún ti­po de po­lo de desa­rro­llo, y a la lla­ma­da del in­te­rés tu­rís­ti­co co­men­zó la res­pues­ta de la cons­truc­ción de in­fraes­truc­tu­ras, po­cas, y la de in­mue­bles. Un ho­tel aquí y unos apar­ta­men­tos allá fue­ron los pri­me­ros ci­mien­tos de lo que hoy es un in­men­so te­rri­to­rio ur­ba­ni­za­do. Co­rrían los pri­me­ros se­sen­ta y ya se sa­be que la pul­cri­tud eco­lo­gis­ta o me­dioam­bien­tal era más bien mo­des­ta; tam­bién el gus­to, el buen gus­to, no era muy pro­pio de la épo­ca. Al pie del mar de du­nas, apa­sio­nan­te pai­sa­je en­tre pla­ya del In­glés y el fa­ro de Mas­pa­lo­mas, se per­mi­tió la cons­truc­ción de un blo­que de apar­ta­men­tos que hoy di­fí­cil­men­te ha­bría ob­te­ni­do per­mi­so de edi­fi­ca­ción; de he­cho, una mo­ra­to­ria so­bre cual­quier ti­po de cons­truc­ción im­pi­de el cre­ci­mien­to de la zo­na. Eran ya los se­ten­ta: aún se po­día cons­truir en la mis­ma ori­lla del mar y así se po­bló Es­pa­ña de edi­fi­cios no de­ma­sia­do agra­cia­dos, hoy pri­vi­le­gia­dos por su si­tua­ción, pe­ro ex­ce­si­va­men­te agre­si­vos con el pai­sa­je. Pla­ya del In­glés, Mas­pa­lo­mas y cos­ta Me­lo­ne­ras, los tres en­cla­ves con­se­cu­ti­vos del tu­ris­mo de Gran Ca­na­ria, son hoy un fo­co de ri­que­za pa­ra el PIB del ar­chi­pié­la­go y un lu­gar ex­tra­or­di­na­rio en el que echar al­gu­nos días de va­ca­ción. Aque­llos apar­ta­men­tos de­ja­dos caer a los pies del par­que de du­nas de Mas­pa­lo­mas, a la ve­ra de su fa­ro cons­trui­do a fi­na­les del XIX –que ahí si­gue en pie–, fue­ron re­for­ma­dos ha­ce po­co y trans­for­ma­dos en un mo­der­ní­si­mo y muy ac­ce­si­ble ho­tel. La operación no hu­bo de ser sen­ci­lla por­que se tu­vo que con­ven­cer a cien pro­pie­ta­rios, pe­ro se hi­zo y se afron­tó una obra de re­mo­de­la­ción asom­bro­sa. El San­ta Mó­ni­ca Sui­tes Ho­tel es hoy una ins­ta­la­ción có­mo­da, im­po­lu­ta y pri­vi­le­gia­da, muy por en­ci­ma de la me­dia de la ofer­ta tu­rís­ti­ca del sur de Gran Ca­na­ria, que ofre­ce la po­si­bi­li­dad de pa­sar unos días de pla­ya en enero, por ejem­plo, co­sa que a los pe­nin­su­la­res siem­pre nos ex­ci­ta. Pe­ro hay al­go más: su res­tau­ran­te, Are­na, es una su­ges­ti­va ofer­ta pa­ra una no­che de­li­cio­sa. Ale­jan­dro de la Nuez en los fo­go­nes lo­gra una co­ci­na de ai­re ca­na­rio ori­gi­nal, crea­ti­va y sa­bro­sa. La Are­pa, pe­que­ña tor­ta ve­ne­zo­la­na, re­lle­na de so­bra­sa­da de co­chino ne­gro ca­na­rio con la que abrió el ca­rru­sel era es­truen­do­sa­men­te per­fec­ta. Iván Mon­real, el su­mi­ller, co­no­ce ca­da sor­pre­sa vi­ti­vi­ní­co­la ca­na­ria y sue­le sor­pren­der con al­gún gol­pe ocul­to. Me do­bló la mano con Aga­la 1318, un

La operación no hu­bo de ser sen­ci­lla: se tu­vo que con­ven­cer a cien pro­pie­ta­rios, pe­ro se hi­zo y se afron­tó una obra de re­mo­de­la­ción asom­bro­sa

blan­co de Te­je­da con aro­mas de plá­tano y pi­ña que hi­zo las de­li­cias de es­te con­tu­maz bus­ca­dor de per­las. Pa­sear al día si­guien­te por Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, por Ve­gue­ta, don­de se fun­da­ra El real de las Tres Pal­mas allá por fi­na­les del si­glo XV, y asom­brar­se de la be­lle­za cos­tum­bris­ta y ar­qui­tec­tó­ni­ca ca­na­ria, es un buen com­ple­men­to. Camina uno por sus ca­lles y en­tien­de lo que al­gu­na vez ha vis­to en lu­ga­res ame­ri­ca­nos, Car­ta­ge­na de In­dias, por ejem­plo. Ca­te­dral, Ca­sa Co­lón, Casas Con­sis­to­ria­les... em­bria­ga­dor pa­seo, con­tra­pe­so ideal al de­mo­le­dor pai­sa­je del sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.