Pa­ten­te de cor­so.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Arturo Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

El Cid era ca­ta­lán. Por Arturo Pé­rez-re­ver­te.

co­mo al­gu­nos de us­te­des sa­ben, me gus­ta mu­cho la His­to­ria; so­bre to­do, por­que sin ella es im­po­si­ble con­si­de­rar el pre­sen­te. Sin Tá­ci­to, sin Pé­rez del Pul­gar, sin Mi­che­let, se ha­ría muy cues­ta arri­ba sa­ber có­mo dia­blos, pa­ra bien o pa­ra mal, el ser hu­mano ha lle­ga­do has­ta aquí. Di­ver­sión y ame­ni­dad apar­te –ele­men­tos na­da des­de­ña­bles–, la His­to­ria pro­por­cio­na cla­ves pa­ra com­pren­der y com­pren­der­nos. Tam­bién, lu­ci­dez crí­ti­ca y cier­to anal­gé­si­co con­sue­lo. Una es­pe­cie de re­sig­na­ción cul­ta an­te lo inexo­ra­ble. Por eso en ca­si to­das mis no­ve­las, de for­ma ex­plí­ci­ta o im­plí­ci­ta, la­te la His­to­ria co­mo enig­ma, co­mo cla­ve. Co­mo ele­men­to de fon­do. Sin du­da, des­de el prin­ci­pio, la His­to­ria ha si­do ma­ni­pu­la­da por unos y otros. Na­da es­ca­pa a eso. De ahí que sea im­por­tan­te no tra­gar­se una fuen­te a pa­lo se­co, sino abrir el aba­ni­co, leer mu­cho, com­pa­rar y opo­ner au­to­res di­ver­sos. Di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta. Na­da hay me­nos digno de con­fian­za ni más pe­li­gro­so que quien lee un so­lo li­bro. Leer mu­chos otor­ga lu­ci­dez crí­ti­ca, fun­da­men­tal a la ho­ra de mo­ver­se por el im­pre­ci­so pai­sa­je de la me­mo­ria y de la vida. Ayu­da a ex­traer lec­cio­nes, di­ge­rir con­te­ni­dos, de­tec­tar ma­ni­pu­la­do­res. Y tam­bién a de­tec­tar im­bé­ci­les. Hay en Ca­ta­lu­ña un chi­rin­gui­to sub­ven­cio­na­do, Ins­ti­tu­to No­va His­to­ria, que, aun­que no se ador­na con los lau­re­les del ri­gor, pro­por­cio­na en cam­bio un ma­te­rial hu­mo­rís­ti­co de pri­mer or­den. Que sus miem­bros ca­rez­can de sen­ti­do del hu­mor lo ha­ce más di­ver­ti­do to­da­vía. Ese Ins­ti­tu­to ce­le­bró ha­ce po­co un con­gre­so fi­nan­cia­do por ERC, con ob­je­to de de­mos­trar cien­tí­fi­ca­men­te que la na­ción ca­ta­la­na –de cu­ya exis­ten­cia, por otra parte, no du­do– es­tá de­trás de ca­da una de las prin­ci­pa­les ges­tas y per­so­na­jes de la Hu­ma­ni­dad. Des­de aquel con­gre­so has­ta hoy, ani­ma­dos por el éxi­to de pú­bli­co y crí­ti­ca, esos his­to­ria­do­res se han cre­ci­do, re­creán­do­se en la suer­te, y con ad­mi­ra­ble pe­rio­di­ci­dad nos apor­tan al­gún des­cu­bri­mien­to nue­vo. Por ejem­plo, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res del INH, el hu­ma­nis­ta Eras­mo de Rot­ter­dam y el na­ve­gan­te Ma­ga­lla­nes eran ca­ta­la­nes has­ta las ca­chas, pe­ro los per­ver­sos his­to­ria­do­res es­pa­ño­les ocul­ta­ron su ver­da­de­ra pa­tria. En cuan­to al Can­tar del Cid y El la­za­ri­llo de Tor­mes, son anó­ni­mos por­que sus au­to­res, por mie­do a la In­qui­si­ción y al Es­ta­do es­pa­ñol, de­ci­die­ron ocul­tar su iden­ti­dad cla­ra­men­te ca­ta­la­na. Has­ta la ban­de­ra nor­te­ame­ri­ca­na es de ori­gen ca­ta­lán, di­rec­ta­men­te ins­pi­ra­da –ojo al da­to– no en la se­ñe­ra, sino en la es­te­la­da. Y lo que al­gu­nos in­do­cu­men­ta­dos lla­ma­mos Es­pa­ña no es sino una crea­ción ar­ti­fi­cial, inexis­ten­te, aun­que de gé­ne­sis esen­cial­men­te ca­ta­laú­ni­ca. Con­cre­tan­do más: un tal Jor­di Bil­beny, del INH ese, ha des­cu­bier­to, él so­lo y a pulso, que Cris­tó­bal Co­lón pro­ce­día, en reali­dad, de la fa­mi­lia bar­ce­lo­ne­sa Co­lom, y que el su­pues­to ve­ne­ciano Mar­co Po­lo no era ve­ne­ciano, sino un co­no­ci­do ex­plo­ra­dor ca­ta­lán que via­ja­ba ba­jo seu­dó­ni­mo por­que era tí­mi­do. Tam­bién, pa­ra re­don­dear la co­sa, ha pro­ba­do que los tex­tos de San­ta Teresa de Ávi­la, ca­ta­la­na de to­da la vida, na­cie­ron ori­gi­nal­men­te en len­gua de allí, aun­que lue­go fue­ron víc­ti­mas de una ma­la tra­duc­ción al cas­te­llano. Por su parte, Lluis Batle, otro bri­llan­te co­le­ga del INH, aca­ba de de­mos­trar con sol­ven­cia ab­so­lu­ta que el au­tor anó­ni­mo de La Ce­les­ti­na, aun­que ocul­tó su nom­bre por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, era ca­ta­lán sin lu­gar a du­das. Se le no­ta en el pró­lo­go. Por su parte, Ma­nel Cap­de­vi­la, otro fino ras­trea­dor de fuen­tes his­tó­ri­cas, sos­tie­ne que Leo­nar­do da Vin­ci des­cen­día de los mo­nar­cas ca­ta­la­nes del reino de Ca­ta­lun­ya, fal­sa­men­te lla­ma­do de Ara­gón en los do­cu­men­tos de la épo­ca. Y un fi­gu­ras lla­ma­do Pep Ma­yo­las –pri­mer es­pa­da de la neo­his­to­ria– afir­ma sin des­pei­nar­se que el fi­ló­so­fo Eras­mo de Rot­ter­dam era en reali­dad hi­jo del ca­ta­lán Cris­tó­fol Co­lom, des­cu­bri­dor de Amé­ri­ca. Zas­ca. Di­rán us­te­des que ya va­le, que se ha­cen idea. Que les due­len los ija­res de reír­se. Pe­ro la co­sa no aca­ba ahí. Se­gún los ar­tis­tas del INH, Mi­guel de Cervantes se lla­ma­ba Mi­quel Servent y su Qui­jo­te lo es­cri­bió en ca­ta­lán, per­dien­do mu­cha ca­li­dad en la tor­pe

Lo que al­gu­nos in­do­cu­men­ta­dos lla­ma­mos Es­pa­ña no es sino una crea­ción ar­ti­fi­cial, inexis­ten­te, aun­que de gé­ne­sis esen­cial­men­te ca­ta­la­na

tra­duc­ción que se hi­zo al cas­te­llano. Por su parte, las cosas cla­ras, el Gran Ca­pi­tán no se lla­ma­ba Gon­za­lo Fer­nán­dez de Córdoba, sino Fe­rrán Folch de Car­do­na. Y Pon­ce de León era de Ge­ro­na, cui­da­do. Tam­po­co la re­con­quis­ta em­pe­zó en As­tu­rias, sino en Ca­ta­lu­ña, así que me­nos lo­bos. Y la guin­da se la po­ne a to­do el neo­his­to­rie­tas Lluís Man­da­do: la lis­ta de los re­yes go­dos es, en reali­dad, una lis­ta de re­yes ca­ta­la­nes. Y el Cid no era de Vi­var, sino de Biu­re d’em­por­dà; su tí­tu­lo, Cid, per­te­ne­cía a un li­na­je ca­ta­lán y pa­sa­ba de pa­dres a hi­jos. Con dos co­jo­nes. Co­mo el tra­je del Hom­bre En­mas­ca­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.