Uran­te si­glos, las fa­mi­lias no­bles de la cor­te im­pe­rial de la di­nas­tía Cho­sun, en Co­rea, lle­va­ron re­gis­tros ge­nea­ló­gi­cos en los que da­ban cuen­ta de la his­to­ria de su li­na­je. En ellos de­ja­ban cons­tan­cia de las fe­chas de na­ci­mien­to y muer­te tan­to de los var

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

que arro­jan es­tos re­gis­tros es la ele­va­da lon­ge­vi­dad de los eu­nu­cos: aque­llos in­fe­li­ces que ha­bían si­do cas­tra­dos an­tes de la pu­ber­tad –es de­cir, an­tes de que la tes­tos­te­ro­na cum­plie­ra su fun­ción– vi­vie­ron en pro­me­dio ca­si 20 años más que los miem­bros de la fa­mi­lia real. Es­tos da­tos pro­ce­den de una in­ves­ti­ga­ción de las uni­ver­si­da­des de In­ha y de Co­rea, en Co­rea del Sur. Con ella po­nen so­bre la me­sa la hi­pó­te­sis de que la tes­tos­te­ro­na, la hor­mo­na mas­cu­li­na por ex­ce­len­cia, sea un fac­tor que in­flu­ya ne­ga­ti­va­men­te so­bre la lon­ge­vi­dad. De ser así, po­dría ser una de las cau­sas que jus­ti­fi­quen el enig­ma de por qué las mu­je­res vi­ven más años que los hom­bres. Vea­mos las es­ta­dís­ti­cas: en Es­pa­ña, se­gún da­tos de 2012, la es­pe­ran­za de vida de los hom­bres es de 79,4 años; la de las mu­je­res, de 85,1. Las in­cóg­ni­tas en torno a es­tos po­cos años de di­fe­ren­cia traen de ca­be­za a es­tu­dio­sos de las disciplinas más dis­pa­res: bió­lo­gos, de­mó­gra­fos, ge­ne­tis­tas y so­ció­lo­gos, que tra­tan de dis­cer­nir qué hay de­trás de esa ma­yor lon­ge­vi­dad fe­me­ni­na. Es el vie­jo de­ba­te en­tre lo in­na­to y lo ad­qui­ri­do, la he­ren­cia bio­ló­gi­ca y la in­fluen­cia de mo­de­los cul­tu­ra­les y so­cia­les. Des­de la ge­né­ti­ca y la bio­lo­gía, exis­te un cier­to con­sen­so cien­tí­fi­co en que la aso­cia­ción de cro­mo­so­mas XX re­fuer­za la su­per­vi­ven­cia (en el cro­mo­so­ma X se en­cuen­tra un gen fun­da­men­tal pa­ra re­pa­rar erro­res ge­né­ti­cos). «Sin te­ner en cuen­ta fac­to­res so­cia­les de nin­gún ti­po, la mor­ta­li­dad de los re­cién na­ci­dos es ma­yor en ni­ños que en ni­ñas, y tam­bién en los abor­tos es­pon­tá­neos hay ma­yor nú­me­ro de fe­tos mas­cu­li­nos», apun­ta Ro­sa Gó­mez-redondo, ca­te­drá­ti­ca de la UNED. Así, se cal­cu­la que se con­ci­ben 124 fe­tos mas­cu­li­nos por ca­da 100 fe­tos fe­me­ni­nos, si bien ter­mi­nan na­cien­do 105 ni­ños fren­te a 100 ni­ñas. Es de­cir, fue­ra de cual­quier con­tex­to his­tó­ri­co o cul­tu­ral, el se­xo femenino pa­re­ce te­ner una ma­yor re­sis­ten­cia.

La mor­ta­li­dad de re­cién na­ci­dos es ma­yor en ni­ños que en ni­ñas. Lo mis­mo pa­sa en los abor­tos es­pon­tá­neos

NO SIEM­PRE ELLAS FUE­RON MÁS LON­GE­VAS . Sa­len ade­lan­te más fe­tos fe­me­ni­nos. ¿Por qué tam­bién lue­go vi­ven más ellas que ellos? De­be­mos te­ner en cuen­ta cuá­les son las cau­sas que lle­van a la muer­te a hom­bres y mu­je­res. Ahí se ve de for­ma cla­ra la im­por­tan­cia del en­torno. Pa­ra em­pe­zar, una sor­pre­sa: las mu­je­res no siem­pre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.