El po­lí­gra­fo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

¿Por qué la le­yen­da ne­gra de Fe­li­pe II?

Tras sus dos fra­ca­sos ma­tri­mo­nia­les, Fe­li­pe II se ca­só con Isa­bel de Va­lois, con la que tu­vo dos hi­jas: Isa­bel Cla­ra Eu­ge­nia y Ca­ta­li­na Mi­cae­la. El mo­nar­ca amó a Isa­bel y que­dó des­tro­za­do cuan­do es­ta fa­lle­ció, cua­tro años des­pués. Fue en aquel tiem­po cuan­do se ges­tó la le­yen­da ne­gra de su rei­na­do. El prín­ci­pe don Car­los, pri­mo­gé­ni­to de Fe­li­pe II y de su primera es­po­sa, Ma­ría de Por­tu­gal, su­fría una en­fer­me­dad crónica, con­se­cuen­cia de la con­san­gui­ni­dad de la unión de sus pa­dres. Él era cons­cien­te de las re­ti­cen­cias que mos­tra­ba su pro­ge­ni­tor so­bre sus de­re­chos di­nás­ti­cos, lo que le cau­só mu­chí­si­ma frus­tra­ción. Su odio ha­cia Fe­li­pe II hi­zo que apo­ya­ra las reivin­di­ca­cio­nes de la no­ble­za fla­men­ca, lo cual pro­vo­có la ira de su pa­dre, que or­de­nó en­car­ce­lar­lo en el to­rreón del alcázar de Madrid, don­de fa­lle­ció en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias, en 1568. Su trá­gi­ca muer­te y las su­pues­tas re­la­cio­nes que man­tu­vo con su ma­dras­tra, Isa­bel de Va­lois, hi­cie­ron del prín­ci­pe un hé­roe ro­mán­ti­co pa­ra los for­ja­do­res de la le­yen­da ne­gra, que acu­sa­ron al mo­nar­ca es­pa­ñol de ha­ber or­de­na­do el ase­si­na­to de su hi­jo. Isa­bel se lle­va­ba bien con Car­los, pe­ro no man­tu­vo una re­la­ción sen­ti­men­tal con su hi­jas­tro. En 1579 se pro­du­jo el pro­ce­sa­mien­to del se­cre­ta­rio del rey An­to­nio Pé­rez y de la prin­ce­sa de Ébo­li, sos­pe­cho­sos de cons­pi­rar con­tra la Co­ro­na. Pé­rez se re­fu­gió en Francia y pu­bli­có fo­lle­tos vi­ru­len­tos con­tra el mo­nar­ca es­pa­ñol que ser­vi­rían de ba­se pa­ra la ela­bo­ra­ción de la le­yen­da ne­gra. «¿Ha he­cho al­go Es­pa­ña en el mun­do, co­mo no sea que­mar he­re­jes y per­se­guir emi­nen­cias cien­tí­fi­cas, des­truir ci­vi­li­za­cio­nes y de­jar por do­quier huella san­grien­ta de su pa­so?», se pre­gun­ta­ba en 1914 Ju­lián Ju­de­rías en su li­bro La le­yen­da ne­gra, tí­tu­lo que a par­tir de en­ton­ces de­sig­nó la vi­sión de Es­pa­ña que ur­die­ron an­glo­sa­jo­nes y fla­men­cos, a la que re­tra­ta­ron co­mo una na­ción cruel y ti­rá­ni­ca, enemi­ga del pro­gre­so y de las in­no­va­cio­nes. En sus pan­fle­tos, los crea­do­res de aque­lla cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca con­cluían que Es­pa­ña era una na­ción go­ber­na­da por dés­po­tas que uti­li­za­ron la In­qui­si­ción pa­ra so­me­ter a sus in­cul­tos súb­di­tos, y Fe­li­pe II era el peor de to­dos ellos. Pe­ro ¿por qué tan­ta sa­ña con­tra él? Por la po­si­ción de po­der que ad­qui­rió Es­pa­ña tras el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca y el desa­rro­llo del im­pe­rio. A par­tir de en­ton­ces, los es­pa­ño­les fue­ron re­tra­ta­dos en el ex­te­rior co­mo in­di­vi­duos atra­sa­dos, fa­ná­ti­cos, crue­les y po­co agra­cia­dos.

Los for­ja­do­res de la ma­la ima­gen de Fe­li­pe II lo acu­sa­ron de ha­ber or­de­na­do la muer­te de su hi­jo don Car­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.