Ani­ma­les de com­pa­ñía.

Tra­di­ción y con­fian­za

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

Tra­di­ción y con­fian­za. Por Juan Ma­nuel de Pra­da.

n una pre­sen­ta­ción de mi úl­ti­ma no­ve­la, un ama­ble asis­ten­te me pre­gun­tó (aun­que yo ape­nas ha­bía to­ca­do es­te asun­to) si exis­tían prue­bas que de­mos­tra­sen que las vi­sio­nes mís­ti­cas de San­ta Teresa fue­ron ve­rí­di­cas y no fin­gi­das. La pre­gun­ta, al prin­ci­pio, me pa­re­ció me­ra­men­te re­tó­ri­ca (pues re­sul­ta evi­den­te que no exis­ten 'prue­bas' de tal co­sa en el sen­ti­do ma­te­rial de la pa­la­bra), dic­ta­da por cier­to es­cep­ti­cis­mo cí­ni­co o so­ca­rrón; pe­ro el se­ñor que me la ha­bía for­mu­la­do lo ha­bía he­cho con sin­ce­ra cu­rio­si­dad, por lo que me es­for­cé en dar­le una res­pues­ta con­vin­cen­te, que aho­ra tra­ta­ré de ex­po­ner aquí. Por su­pues­to, mi res­pues­ta en­ton­ces (co­mo aho­ra es­te ar­tícu­lo) no ver­sa­ba tan só­lo so­bre las vi­sio­nes mís­ti­cas de San­ta Teresa, sino so­bre al­go mu­cho más vas­to en lo que –pe­se a su mag­ni­tud e im­por­tan­cia– no so­le­mos re­pa­rar. So­bre la ve­ra­ci­dad de las vi­sio­nes mís­ti­cas de San­ta Teresa no te­ne­mos más 'prue­ba' que su pro­pio tes­ti­mo­nio (re­co­gi­do en sus li­bros) y el tes­ti­mo­nio de sus co­la­bo­ra­do­res más es­tre­chos, que a ve­ces pre­sen­cia­ron sus arro­bos y los con­ta­ron de pa­la­bra o por es­cri­to. Por lo tan­to, pa­ra 'creer' que ta­les vi­sio­nes fue­ron reales, he­mos de con­ce­der cré­di­to a di­chos tes­ti­mo­nios. Aquí el in­cré­du­lo son­rei­rá con iró­ni­ca su­fi­cien­cia, an­tes de ad­ver­tir que ca­si to­do lo que sa­be (o 'cree' sa­ber), ca­si to­dos los co­no­ci­mien­tos que ate­so­ra, se fun­dan en la mis­ma 'prue­ba'. Ca­si na­die ha po­di­do ve­ri­fi­car con 'prue­bas' que exis­tan otros pla­ne­tas en el uni­ver­so, o que el nues­tro gi­re en de­rre­dor del sol, pe­ro con­fia­mos en el pro­fe­sor que –allá en la re­mo­ta in­fan­cia– nos lo en­se­ñó, que se­gu­ra­men­te tam­po­co pu­do ve­ri­fi­car­lo per­so­nal­men­te (pe­ro en­ten­de­mos que se ba­só en las afir­ma­cio­nes de as­tró­no­mos ve­ra­ces). Ca­si na­die ha po­di­do ve­ri­fi­car con 'prue­bas' que la na­ran­ja ten­ga vi­ta­mi­na C (y ni si­quie­ra que la vi­ta­mi­na C exis­ta), pe­ro con­ce­de­mos cré­di­to al mé­di­co que nos re­co­mien­da to­mar un zu­mo de na­ran­ja, por­que cree­mos que su re­co­men­da­ción se fun­da en es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio que nues­tro mé­di­co no ha rea­li­za­do per­so­nal­men­te, sino tan só­lo acep­ta­do co­mo fi­de­dig­nos, por­que fue­ron rea­li­za­dos por cien­tí­fi­cos que me­re­cen su con­fian­za (y nues­tro mé­di­co, a su vez, me­re­ce la nues­tra). Pe­ro ni si­quie­ra ha­ce fal­ta ape­lar a cues­tio­nes que exi­jan po­ten­tes te­les­co­pios o mi­cros­co­pios pa­ra la ob­ten­ción de 'prue­bas'; tam­bién en nues­tra vida co­ti­dia­na nos ser­vi­mos de mul­ti­tud de co­no­ci­mien­tos de los que no te­ne­mos otra 'prue­ba' que el tes­ti­mo­nio de per­so­nas me­re­ce­do­ras de nues­tra con­fian­za. Así, por ejem­plo, la ma­yo­ría de no­so­tros no ha su­fri­do ja­más la pi­ca­du­ra de una abe­ja; pe­ro des­de que nues­tro pa­dre o abue­lo nos di­je­ron que pro­cu­rá­se­mos no en­fa­dar a las abe­jas por­que po­dían pi­car­nos, nos cui­da­mos mu­cho de ha­cer­lo, y se­gui­mos ha­cién­do­lo hoy igual­men­te, por la sen­ci­lla ra­zón de que re­co­no­cía­mos y se­gui­mos re­co­no­cien­do en nues­tro pa­dre o abue­lo una fuen­te de au­to­ri­dad dig­na de to­da con­fian­za (aun­que, muy pro­ba­ble­men­te, tam­po­co ellos hu­bie­sen su­fri­do ja­más una pi­ca­du­ra de abe­ja). Ca­si to­do nues­tro co­no­ci­mien­to es­tá fun­da­do en la con­fian­za que nos me­re­cen quie­nes nos lo trans­mi­ten; y a es­ta tra­ma de con­fian­za que en­tre­te­je ge­ne­ra­cio­nes la lla­ma­mos tra­di­ción. Es la po­se­sión más pre­cio­sa de la que dis­po­ne el ser hu­mano; es una po­se­sión que me­re­ce nues­tra ad­mi­ra­ción y gra­ti­tud, una po­se­sión que de­be ser trans­mi­ti­da a quie­nes nos su­ce­den. Sin es­ta po­se­sión, no exis­te po­si­bi­li­dad de co­no­ci­mien­to, ni si­quie­ra de ci­vi­li­za­ción pro­pia­men­te hu­ma­na. Man­te­ner­la vi­va y per­pe­tua­men­te re­no­va­da, cui­dar­la con mi­mo es una em­pre­sa ad­mi­ra­ble, tal vez la más ad­mi­ra­ble de cuan­tas em­pre­sas po­de­mos aco­me­ter; y, cuan­do di­go cui­dar­la con mi­mo no es­toy di­cien­do man­te­ner­la con­ser­va­da en for­mol, sino ve­lar por su cre­ci­mien­to, re­gán­do­la con nues­tra cu­rio­si­dad, po­dán­do­la de ad­he­ren­cias pos­ti­zas, pa­ra po­der en­tre­gar­la a la ge­ne­ra­ción ve­ni­de­ra más her­mo­sa aún de lo que no­so­tros la re­ci­bi­mos. Na­tu­ral­men­te, uno eli­ge a quie­nes me­re­cen su con­fian­za; pe­ro la vida fun­da­da en la des­con­fian­za es la vida me­nos ci­vi­li­za­da que uno ima­gi­nar­se pue­da, y a la pos­tre una

Ca­si na­die ha po­di­do ve­ri­fi­car con 'prue­bas' que exis­tan otros pla­ne­tas en el uni­ver­so, o que el nues­tro gi­re en de­rre­dor del sol

Qvi­da ra­quí­ti­ca, en­fer­ma de so­lip­sis­mo y pa­ra­noias. Si hoy abun­dan las vi­sio­nes cons­pi­ra­noi­cas de la His­to­ria, el fri­quis­mo, las su­pers­ti­cio­nes es­tra­fa­la­rias, es por­que he­mos adop­ta­do la des­con­fian­za co­mo ins­tru­men­to pa­ra apro­xi­mar­nos al mun­do; y el mun­do sin la em­pre­sa co­mún de la tra­di­ción, el mun­do con­tem­pla­do sin con­fian­za, aca­ba tor­nán­do­se inin­te­li­gi­ble, pues las 'prue­bas' de las cosas que en él se con­tie­nen no sue­len es­tar a nues­tro al­can­ce, muy alejadas en el tiem­po o en el es­pa­cio o, por el con­tra­rio, de­ma­sia­do pró­xi­mas pa­ra ver­las con pers­pec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.