"HAZ MIER­DA ÉPI­CA".

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

"Nues­tra in­dus­tria no res­pe­ta la tra­di­ción, so­lo la in­no­va­ción", es una de las fra­ses de Na­de­lla que más re­pi­ten sus em­plea­dos

«Do epic shit», en in­glés, re­za una pe­ga­ti­na en una im­pre­so­ra 3D. Se tra­ta de un le­ma po­co co­me­di­do pa­ra el rin­cón más ex­pe­ri­men­tal de los cuar­te­les ge­ne­ra­les de Mi­cro­soft. The Ga­ra­ge se lla­ma. El ga­ra­je, có­mo no. No po­día fal­tar. Aun­que las ins­ta­la­cio­nes del cam­pus, con sus 125 edi­fi­cios don­de tra­ba­jan más de 42.000 per­so­nas, dis­tan mu­cho del ga­ra­je –mí­ti­co o real– que se en­cuen­tra en el ori­gen de tan­tas com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas. The Ga­ra­ge es parte de las ins­ta­la­cio­nes de Red­mond, a unos 20 ki­ló­me­tros de Seattle, y se tra­ta de un es­pa­cio abier­to a to­dos los tra­ba­ja­do­res du­ran­te 24 ho­ras al día, los sie­te días de la se­ma­na. Fun­da­do en 2009 e inun­da­do de cul­tu­ra hac­ker, es­te es­pa­cio tie­ne otro le­ma más po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to que el an­te­rior: «Doers not tal­kers». Es de­cir, que aquí se vie­ne a ha­cer, a ex­pe­ri­men­tar, a uti­li­zar las ma­nos más que a ha­blar. Tie­ne mu­cho de lú­di­co. Pe­ro hay más. Cuan­do Sat­ya Na­de­lla to­mó las rien­das de la com­pa­ñía en 2014, eli­gió es­te ga­ra­je pa­ra dar su pri­mer dis­cur­so pú­bli­co. To­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Por al­gún rin­cón de The Ga­ra­ge cuelga una pe­que­ña fo­to­gra­fía de es­te in­ge­nie­ro na­ci­do en la In­dia ha­ce 49 años. Lle­gó en sus­ti­tu­ción de Ste­ve Ball­mer, con el fin de dar un nue­vo im­pul­so a una com­pa­ñía que co­rría el ries­go de con­ver­tir­se en un di­no­sau­rio. Sat­ya que­ría que, cuan­do des­per­tá­ra­mos, el di­no­sau­rio to­da­vía es­tu­vie­se allí… y con ga­nas de dar mu­cha gue­rra. De ha­cer­se un hue­co en el lim­bo tec­no­ló­gi­co que le es­ta­ban arre­ba­tan­do otros. «Nues­tra in­dus­tria no res­pe­ta la tra­di­ción, so­lo le im­por­ta la in­no­va­ción», es una de las fra­ses del ac­tual CEO de la com­pa­ñía que más se re­pi­ten por aquí. Aun­que no es la úni­ca. Las re­fe­ren­cias al ‘je­fe’ son abun­dan­tes. Ca­da CEO mar­ca su im­pron­ta, su rum­bo. El de Na­de­lla pa­sa por una apues­ta por la nu­be y por la mo­vi­li­dad. «Mo­bi­le first, cloud first», es otra de sus má­xi­mas. En­tre otras cosas, es­con­de una alu­sión a la gran lec­ción ex­traí­da de los años del rei­na­do del PC: si te con­cen­tras en un so­lo dis­po­si­ti­vo, co­rres el ries­go de que­dar­te fue­ra. Mi­cro­soft es­tu­vo cer­ca de que­dar­se en la com­pa­ñía del Win­dows pa­ra PC. Aho­ra quie­re más.

APREN­DER. «El otro día me reuní con Sat­ya y fue to­do muy nor­mal», ex­pli­ca Eli­sa Gar­cía An­zano, que lle­gó a Seattle en ma­yo de 2013 y aho­ra tra­ba­ja co­mo má­na­ger en el área de desa­rro­llo de ne­go­cio pa­ra Of­fi­ce. «Lle­gó y pre­gun­tó: ‘¿De qué es­ta­bais ha­blan­do?’ y se su­mó a la con­ver­sa­ción». «Hay una cul­tu­ra del apren­di­za­je bes­tial», apun­ta Luis Mi­guel Gar­cía de la Oli­va, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de la com­pe­ten­cia. «Pe­ro no es so­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.