Las pa­ten­tes son un ins­tru­men­to po­de­ro­so: con­fie­ren a sus pro­pie­ta­rios po­der so­bre la na­tu­ra­le­za y tam­bién so­bre los hu­ma­nos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada -

de for­ma más rá­pi­da y eco­nó­mi­ca que con el me­ca­nis­mo ha­bi­tual. Por ejem­plo, se pue­de des­ac­ti­var el gen que ha­ce a la plan­ta vul­ne­ra­ble a una en­fer­me­dad. «En prin­ci­pio, cual­quier es­tu­dian­te de pos­doc­to­ra­do pue­de usar es­te pro­ce­di­mien­to en su ca­sa con un kit bá­si­co de 150 eu­ros. Es una re­vo­lu­ción des­de aba­jo, di­fí­cil de con­tro­lar, que abre las puer­tas a nue­vas po­si­bi­li­da­des, pe­ro tam­bién a ries­gos», di­ce Von Braun.

Qa­vis­pa escorpión, pa­ra que de­vo­ren in­sec­tos da­ñi­nos, plan­tar ár­bo­les en me­dio de los cam­pos de maíz pa­ra que apor­ten ni­tró­geno a los sue­los, o te­ner car­pas na­dan­do en los arro­za­les chi­nos pa­ra aca­bar con in­sec­tos y ca­ra­co­les, car­pas que ade­más su­po­nen una fuen­te ex­tra de in­gre­sos. Los es­pe­cia­lis­tas tam­bién con­fían en la di­gi­ta­li­za­ción de la agri­cul­tu­ra pa­ra sa­car par­ti­do a los gran­des ban­cos de da­tos y ha­cer po­si­ble la siem­bra y el abo­na­do in­te­li­gen­tes. Monsanto es una de las em­pre­sas más fuer­tes en es­te di­gi­tal far­ming tras ad­qui­rir es­tos co­no­ci­mien­tos en Si­li­con Va­lley. Pe­se a ello, ase­gu­ra el ex­per­to Joa­chim von Braun, el gi­gan­te agrí­co­la siem­pre se ha re­sis­ti­do a to­mar en con­si­de­ra­ción mé­to­dos que re­duz­can el uso de pes­ti­ci­das, un pro­duc­to con el que ha ga­na­do tan­tí­si­mo di­ne­ro du­ran­te mu­cho tiem­po. Es de­cir, del mis­mo mo­do en que los fa­bri­can­tes ale­ma­nes de co­ches no ter­mi­na­ban de apos­tar del to­do por los vehícu­los eléc­tri­cos, igual que las em­pre­sas ener­gé­ti­cas se con­ten­ta­ron du­ran­te mu­cho tiem­po con las cen­tra­les nu­clea­res y el car­bón, tam­po­co ca­be es­pe­rar que Ba­yer y Monsanto cam­bien su for­ma de pen­sar de un día pa­ra otro. Las per­so­nas que par­ti­ci­pan en la vi­si­ta a las ins­ta­la­cio­nes de Monsanto re­ci­ben a la sa­li­da una bol­sa en la que se ve una ma­ri­po­sa y una abe­ja. «Gra­cias por ayu­dar a re­cu­pe­rar un há­bi­tat pa­ra la mo­nar­ca», di­ce la bol­sa. Den­tro hay se­mi­llas de flo­res y hier­bas sil­ves­tres, in­clui­das las as­cle­pias. Las ma­las hier­bas Monsanto sí las dis­tri­bu­ye gra­tis. Ma­ni­fes­ta­ción en Ni­za (Fran­cia) contra el her­bi­ci­da gli­fo­sa­to, uno de los pro­duc­tos de más éxi­to de Monsanto. Fu­mi­gar un cam­po con es­ta sus­tan­cia ga­ran­ti­za la des­apa­ri­ción de to­das las ma­las hier­bas, pe­ro tam­bién la del res­to de la flo­ra sil­ves­tre. Lo úni­co que so­bre­vi­ve es la plan­ta mo­di­fi­ca­da genéticamente que fa­bri­ca la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.