A fon­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍAS: GIU­LIO PALETTA POR IN­MA­CU­LA­DA ZU­BIAUR /

Ya son más de 1300 los ni­ños bra­si­le­ños na­ci­dos con mi­cro­ce­fa­lia a cau­sa del vi­rus del Zi­ka. Las ma­dres se or­ga­ni­zan pa­ra con­se­guir ayu­das en me­dio del caos ins­ti­tu­cio­nal.

Más de 1300 ni­ños han na­ci­do en Bra­sil con mi­cro­ce­fa­lia. Las ma­dres se or­ga­ni­zan pa­ra con­se­guir ayu­da eco­nó­mi­ca y apo­yo emo­cio­nal. El zi­ka pue­de que no afec­te a los atle­tas que com­pe­ti­rán en los Jue­gos en Río –se ce­le­bran en una es­ta­ción de ba­jo ries­go– pe­ro ya ha de­ja­do un ras­tro in­de­le­ble.

EL HI­JO DE GER­MA­NA SOARES NA­CIÓ EN NO­CHE­VIE­JA. AL ME­DIR SU CA­BE­ZA, EL PE­RÍ­ME­TRO CEFÁLICO –CO­MO PRE­FIE­REN LOS MÉ­DI­COS–, LA CI­FRA CON­FIR­MÓ EL TE­MOR DE SU MA­DRE: 32 CEN­TÍ­ME­TROS, 1 CEN­TÍ­ME­TRO POR DE­BA­JO DE LO QUE ES CON­SI­DE­RA­DO NOR­MAL. ES DE­CIR, MI­CRO­CE­FA­LIA.

Con tres me­ses de em­ba­ra­zo, Ger­ma­na, de 24 años, con­tra­jo el vi­rus del Zi­ka –«su­frí pi­co­res ho­rri­bles du­ran­te tres días; me ras­ca­ba con un cu­chi­llo has­ta san­grar», re­me­mo­ra–, el mis­mo mal que ha desata­do una aler­ta mun­dial sa­ni­ta­ria y que ha lle­va­do a de­por­tis­tas co­mo Pau Ga­sol a cues­tio­nar­se acu­dir a la pró­xi­ma ci­ta olím­pi­ca, en agos­to en Río de Ja­nei­ro. Ger­ma­na vi­ve en Per­nam­bu­co, el es­ta­do del nor­des­te bra­si­le­ño don­de se de­tec­tó el pri­mer ca­so de la en­fer­me­dad y don­de se ha re­gis­tra­do has­ta hoy el ma­yor nú­me­ro de ca­sos de mi­cro­ce­fa­lia re­la­cio­na­dos con el zi­ka. Con 339 ni­ños con­fir­ma­dos –cer­ca de 1300 en to­do Bra­sil, a la es­pe­ra de otros ca­si 700 ba­jo in­ves­ti­ga­ción–, Per­nam­bu­co li­de­ra el trá­gi­co ran­king de be­bés que, co­mo Guil­her­me, na­cie­ron con es­ta mal­for­ma­ción. La re­gión nor­des­te, de las más po­bres del país, es tam­bién don­de, jun­to con Río de Ja­nei­ro, se con­cen­tra la ma­yor par­te de los ca­sos probables de ha­ber con­traí­do el vi­rus: más de 91.000 en to­do Bra­sil. Pe­se a es­ta ele­va­da ci­fra, las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias de Bra­si­lia ase­gu­ran que el ries­go de con­traer zi­ka du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos, cuan­do se es­pe­ra la lle­ga­da de más de me­dio mi­llón de vi­si­tan­tes, es ex­tre­ma­da­men­te ba­jo. Tan­to que el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad va­ti­ci­na que so­lo una per­so­na de to­da es­ta ava­lan­cha aca­ba­rá in­fec­ta­da, ya que la épo­ca más ca­lu­ro­sa ha que­da­do atrás. En agos­to, se­gún di­ver­sos es­tu­dios, las po­si­bi­li­da­des de ser pi­ca­do por el Ae­des aegy­pti –el mos­qui­to que trans­mi­te la do­len­cia– son de un 3,5 por cien­to, fren­te al 99,9 por cien­to du­ran­te el car­na­val, en la épo­ca ve­ra­nie­ga de Bra­sil. El pro­pio mi­nis­tro de Sa­ni­dad, Ri­car­do Ba­rros, ase­gu­ra que los ca­sos sos­pe­cho­sos de zi­ka se han re­du­ci­do en un 90 por cien­to en el es­ta­do de Río de Ja­nei­ro a me­di­da que el so­fo­can­te ca­lor del es­tío ca­rio­ca ha ido que­dan­do atrás. Los tu­ris­tas y atle­tas, por lo tan­to, se­gún las au­to­ri­da­des lo­ca­les, pue­den es­tar tran­qui­los. Y lo cier­to es que, a A JA­QUE­LI­NE, DE 25 AÑOS, LA ABAN­DO­NÓ SU MA­RI­DO AL DAR A LUZ A UN HI­JO CON MI­CRO­CE­FA­LIA. CA­DA DÍA CO­GE TRES BU­SES PA­RA LLE­GAR AL HOS­PI­TAL

juz­gar por la lo­ca­li­za­ción de los pa­cien­tes, en su ma­yo­ría re­si­den­tes en zo­nas con de­fi­cien­te o nu­lo sa­nea­mien­to pú­bli­co y per­te­ne­cien­tes a las cla­ses más ba­jas del es­pec­tro so­cial bra­si­le­ño, pue­de que ten­gan ra­zón. Así ocu­rre, por ejem­plo, con las ma­dres per­nam­bu­ca­nas que, co­mo Ger­ma­na Soares, han traí­do al mun­do be­bés con mi­cro­ce­fa­lia en el úl­ti­mo año; ma­dres que, de mo­do ge­ne­ral, no pue­den afron­tar los gas­tos que su­po­ne la aten­ción es­pe­cial que re­quie­ren sus be­bés. Son mu­je­res co­mo Ja­que­li­ne da Sil­va, de 25 años, aban­do­na­da por su ma­ri­do tras dar a luz a un hi­jo con mi­cro­ce­fa­lia. Aun así, no desis­te; se pe­ga ca­da día el gran ma­dru­gón y co­ge has­ta tres au­to­bu­ses pa­ra lle­gar tem­prano des­de su pue­blo al hos­pi­tal de Re­ci­fe don­de es­pe­ra ho­ras has­ta que atien­den a su be­bé. Ger­ma­na Soares es otra de esas mu­je­res a quie­nes la vi­da se les ha pues­to cues­ta arri­ba por cul­pa de un mos­qui­to. En su ca­so, la ma­dre del pe­que­ño Guil­her­me, an­te la si­tua­ción de in­de­fen­sión ge­ne­ra­li­za­da, de­ci­dió dar un pa­so más allá y fun­dar la Unión de las Ma­dres de Án­ge­les (UMA), co­mo ellas han de­ci­di­do lla­mar a sus hi­jos. En unos po­cos me­ses, la aso­cia­ción ha reuni­do ya a más de 130 fa­mi­lias y ha lo­gra­do, en­tre otras con­quis­tas, trans­por­te pú­bli­co gra­tui­to des­de to­dos los rin­co­nes del es­ta­do has­ta Re­ci­fe (ca­pi­tal de Per­nam­bu­co) pa­ra acu­dir a las con­sul­tas mé­di­cas. En un país don­de la sa­ni­dad pú­bli­ca no es, pre­ci­sa­men­te, mo­ti­vo de or­gu­llo na­cio­nal, mu­chas de las ma­dres acu­den a ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Fun­da­ción Al­tino Ven­tu­ra (FAV), un cen­tro mul­ti­dis­ci­pli­nar pa­ra ni­ños con mi­cro­ce­fa­lia des­bor­da­do en los úl­ti­mos me­ses. De for­ma gra­tui­ta, la FAV fa­ci­li­ta tra­ta­mien­tos de reha­bi­li­ta­ción y de es­ti­mu­la­ción tem­pra­na a 113 be­bés, una ci­fra im­pen­sa­ble ha­ce un año, mien­tras ha­ce lo po­si­ble por los otros 122 be­bés que aguar­dan turno en su lis­ta de es­pe­ra. Pa­dres co­mo Jaia­ne y Da­niel, de 20 y 17 años, ha­bi­tan­tes de una re­mo­ta al­dea in­dí­ge­na de la tri­bu de los xu­ku­rus, han en­con­tra­do en la FAV cier­ta ayu­da pa­ra cui­dar de Nat­hally, na­ci­da en oc­tu­bre con mi­cro­ce­fa­lia. «Mi hi­ja ya res­pon­de me­jor a los so­ni­dos –cuen­ta Jaia­ne, que a su vez re­ci­be te­ra­pia pa­ra ma­dres en el cen­tro–. Son bue­nas no­ti­cias». Pe­se a las bue­nas no­ti­cias, na­die sa­be bien qué su­ce­de­rá con ca­da uno de es­tos be­bés con mi­cro­ce­fa­lia. «En es­tos mo­men­tos –ad­mi­te Ká­tia Gui­ma­rães, di­rec­to­ra mé­di­ca de la FAV– so­lo po­de­mos estimularlos en la me­di­da de lo po­si­ble. Las fa­mi­lias de­ben es­tar mo­ti­va­das y, de he­cho, sen­ti­mos que el amor de es­tos pa­dres por sus hi­jos es ca­da vez ma­yor». El tra­ba­jo de la FAV, por cier­to, es­tá sir­vien­do de ejem­plo a la mis­mí­si­ma Uni­cef pa­ra di­se­ñar un plan glo­bal pa­ra be­bés con mi­cro­ce­fa­lia.

NA­DIE SA­BE QUÉ OCU­RRI­RÁ CON ES­TOS BE­BÉS. "SO­LO PO­DE­MOS ESTIMULARLOS. Y MO­TI­VAR A LOS PA­DRES. SEN­TI­MOS QUE EL AMOR POR SUS HI­JOS ES CA­DA DÍA MA­YOR"

SE­ÑA­LES BLAN­CAS Su­sa­na, ma­dre de Wi­lliam, su­je­ta la to­mo­gra­fía de su hi­jo. Las cal­ci­fi­ca­cio­nes en el ce­re­bro in­di­can mi­cro­ce­fa­lia le­ve. «Se van re­du­cien­do ca­da mes, así que hay es­pe­ran­za. Nues­tra fe­li­ci­dad es ver­lo avan­zar».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.