Pa­ten­te de cor­so.

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXV). Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te [Con­ti­nua­rá]. www.xl­se­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

aAl­fon­so XIII, con sus tor­pe­zas e in­de­ci­sio­nes, sus idas y ve­ni­das con tu­na y ban­du­rria a la re­ja de los mi­li­ta­res y otros no­ta­bles bor­bo­neos, se le pue­den apli­car los ver­sos que el gran Zo­rri­lla ha­bía pues­to en bo­ca de don Luis Me­jías, re­fe­ren­tes a Ana de Pan­to­ja, cuan­do aquél re­pro­cha a don Juan Te­no­rio: «Don Juan, yo la ama­ba, sí / mas con lo que ha­béis osa­do / im­po­si­ble la hais de­ja­do / pa­ra vos y pa­ra mí». En lo de la me­di­ci­na au­to­ri­ta­ria vía Pri­mo de Ri­ve­ra le ha­bía sa­li­do el ti­ro por la cu­la­ta, y su po­ca sim­pa­tía por el sis­te­ma de par­ti­dos se le se­guía no­tan­do de­ma­sia­do. En­ro­ca­da en la al­ta bur­gue­sía y la Igle­sia ca­tó­li­ca co­mo úl­ti­mas trin­che­ras, la Es­pa­ña mo­nár­qui­ca em­pe­za­ba a ser in­via­ble. Aque­llo no te­nía mar­cha atrás, y ade­más la ima­gen del rey no era pre­ci­sa­men­te la que los tiem­pos re­cla­ma­ban, por­que el la­do frí­vo­lo del fu­lano ha­cía a me­nu­do cla­mar al cie­lo: mu­cha fo­to en Bia­rritz y San Se­bas­tián, mu­cho hi­pó­dro­mo, mu­cho au­to­mó­vil, mu­cho aris­tó­cra­ta chu­póp­te­ro cer­ca y mu­cho mi­llo­ne­tis más cer­ca to­da­vía, con al­gún via­je pu­bli­ci­ta­rio a las Hur­des, eso sí, pa­ra re­par­tir unos du­ros y ha­cer­se fo­tos con los pa­rias de la tie­rra. To­do eso (en un pai­sa­je don­de la pug­na eu­ro­pea en­tre de­re­chas e iz­quier­das, en­tre fuer­zas con­ser­va­do­ras y fuer­zas pri­me­ro des­con­ten­tas y aho­ra re­vo­lu­cio­na­rias, ten­sa­ba las cuer­das has­ta par­tir­las), era pa­sear­se irres­pon­sa­ble­men­te por el bor­de del abis­mo. Pa­ra más com­pli­ca­ción, la gue­rra de Áfri­ca y la du­ra cam­pa­ña del Rif ha­bían crea­do un nue­vo ti­po de mi­li­tar es­pa­ñol, tan he­roi­co en el cam­po de ba­ta­lla co­mo pe­li­gro­so en la re­ta­guar­dia, na­cio­na­lis­ta a ul­tran­za, pro­cli­ve a la ca­ma­ra­de­ría con sus igua­les, du­ro, agre­si­vo y con fuer­te mo­ral de com­ba­te, he­cho a la vio­len­cia y a no dar cuar­tel al ad­ver­sa­rio. Un ti­po de mi­li­tar que, co­mo con­se­cuen­cia de los disparates po­lí­ti­cos que ha­bían da­do lu­gar a las tra­ge­dias de Ma­rrue­cos, des­pre­cia­ba pro­fun­da­men­te el sis­te­ma par­la­men­ta­rio y cons­pi­ra­ba en jun­tas, ca­si­nos mi­li­ta­res y sa­las de ban­de­ras, y lue­go en la ca­lle, contra lo que no le gus­ta­ba. En su ma­yor par­te, esos mí­li­tes eran na­cio­na­lis­tas y patriotas ra­di­ca­les, con la di­fe­ren­cia de que, so­bre to­do tras el fra­ca­so de la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, unos se in­cli­na­ban por so­lu­cio­nes au­to­ri­ta­rias con­ser­va­do­ras, y otros –és­tos eran me­nos, aun­que no po­cos– por so­lu­cio­nes au­to­ri­ta­rias des­de la iz­quier­da. Que am­bas ma­nos cue­cen ha­bas. En cual­quier ca­so, unos y otros es­ta­ban con­ven­ci­dos de que la mo­nar­quía iba de crá­neo y cues­ta aba­jo; y así, el re­pu­bli­ca­nis­mo (en contra de lo que pien­san hoy mu­chos idio­tas, siem­pre hu­bo re­pu­bli­ca­nos de iz­quier­das y de de­re­chas) se ex­ten­día por la rúa tan­to co­mo por los cuar­te­les. Por otra par­te, los desafíos vas­co y ca­ta­lán, es­te úl­ti­mo ca­da vez más in­cli­na­do al se­pa­ra­tis­mo in­su­rrec­cio­nal, em­pu­te­cían mu­cho el pai­sa­je; y el opor­tu­nis­mo de nu­me­ro­sos po­lí­ti­cos cen­tra­lis­tas y pe­ri­fé­ri­cos, ávi­dos de pes­car en río re­vuel­to, com­pli­ca­ba to­da so­lu­ción ra­zo­na­ble. Tam­po­co la Igle­sia ca­tó­li­ca, con la que se tro­pe­za­ba a ca­da pa­so en ma­te­ria de edu­ca­ción es­co­lar, eman­ci­pa­ción de la mu­jer y re­for­mas so­cia­les –in­clu­so el ci­ne, los bai­les y la fal­da cor­ta le pa­re­cían pe­ca­mi­no­sos–, fa­ci­li­ta­ba las co­sas. Una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­ca se ha­bía vuel­to im­po­si­ble por­que el rey mis­mo la ha­bía ma­ta­do; y aho­ra, ido el dic­ta­dor Pri­mo de Ri­ve­ra, Al­fon­so XIII re­cu­pe­ra­ba un ca­dá­ver po­lí­ti­co: el su­yo. La pren­sa, el ateneo y la cá­te­dra exi­gían un cam­bio se­rio y el fin del pas­te­leo. Her­vían las universidades que da­ba gus­to, los jó­ve­nes obre­ros y es­tu­dian­tes se afi­lia­ban a sindicatos y or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas y al­za­ban la voz, y las fuer­zas más a la iz­quier­da apun­ta­ban a la re­pú­bli­ca no ya co­mo me­ta final, sino co­mo só­lo un pa­so más ha­cia el so­cia­lis­mo. Los par­ti­da­rios del trono eran ca­da vez me­nos, e in­te­lec­tua­les co­mo Or­te­ga y Gasset, Una­muno o Ma­ra­ñón em­pe­za­ron a di­ri­gir fue­go di­rec­to contra Al­fon­so XIII. Na­die se fia­ba del rey. Los úl­ti­mos tiem­pos de la mo­nar­quía fue­ron agónicos; ya no se pe­dían re­for­mas, sino echar al mo­nar­ca a la pu­ta ca­lle. Se or­ga­ni­zó una cons­pi­ra­ción mi­li­tar

La gue­rra de Áfri­ca ha­bía crea­do un nue­vo ti­po de mi­li­tar es­pa­ñol, tan he­roi­co en el cam­po de ba­ta­lla co­mo pe­li­gro­so en la re­ta­guar­dia

re­pu­bli­ca­na por to­do lo al­to, al vie­jo es­ti­lo del XIX; pe­ro sa­lió el cochino mal ca­pa­do, por­que an­tes de la fe­cha ele­gi­da pa­ra la su­ble­va­ción, que in­cluía huel­ga ge­ne­ral, dos te­nien­tes exal­ta­dos, Ga­lán y García Her­nán­dez, se ade­lan­ta­ron dan­do el can­te en Ja­ca, por su cuen­ta. Fue­ron fu­si­la­dos más pron­to que de­pri­sa –eso los con­vir­tió en már­ti­res po­pu­la­res– y el pro­nun­cia­mien­to se fue al ca­ra­jo. Pe­ro el pes­ca­do es­ta­ba ven­di­do. Cuan­do en enero de 1931 se con­vo­ca­ron elec­cio­nes, to­dos sa­bían que és­tas iban a ser un ple­bis­ci­to so­bre mo­nar­quía o re­pú­bli­ca. Y que ve­nían tiem­pos in­tere­san­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.