Psi­co­lo­gía.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ

La em­pa­tía, a examen. Es ins­tin­ti­va y ayu­da a la su­per­vi­ven­cia, pe­ro pue­de aca­bar sien­do tam­bién per­ju­di­cial.

Ex­per­tos en neu­ro­cien­cia han ana­li­za­do el ce­re­bro de mon­jes bu­dis­tas, mon­jas y psi­có­pa­tas pa­ra ave­ri­guar qué es exac­ta­men­te la em­pa­tía. Sus es­tu­dios han con­clui­do que ese no es el sen­ti­mien­to ca­paz de cam­biar el mun­do, sino la com­pa­sión. No es lo mis­mo. Se lo con­ta­mos.

Po­ner­se en la piel de los de­más es un ac­to de ge­ne­ro­si­dad. Sen­tir lo que otros sien­ten, com­par­tir sus preo­cu­pa­cio­nes... Oba­ma se­ña­la que «el gran pro­ble­ma de nues­tra épo­ca es el dé­fi­cit de em­pa­tía». Y el Pa­pa Fran­cis­co de­nun­cia «la cul­tu­ra de la in­di­fe­ren­cia», y pro­po­ne «la glo­ba­li­za­ción de la em­pa­tía». Sin du­da, el mun­do se­ría un lu­gar me­jor si to­dos nos pu­sié­se­mos en el lu­gar de nues­tro pró­ji­mo. ¿O no?

LOS ÚL­TI­MOS HA­LLAZ­GOS

de la neu­ro­cien­cia de­mues­tran que de­ma­sia­da em­pa­tía pue­de al­te­rar nues­tro equi­li­brio emo­cio­nal e in­clu­so ha­cer­nos en­fer­mar. Es un sen­ti­mien­to tan po­ten­te que nos pa­ra­li­za, nos hun­de. ¿La so­lu­ción? Hay que do­si­fi­car­la. Y, so­bre to­do, hay que apren­der a ca­na­li­zar­la. No, no pien­se que pa­ra evi­tar los efec­tos se­cun­da­rios de la em­pa­tía de­be­mos con­ver­tir­nos en unos egoís­tas re­do­ma­dos y ha­cer oí­dos sor­dos al do­lor ajeno. Los ti­ros no van por ahí... La cla­ve es con­ver­tir la em­pa­tía en com­pa­sión. Aun­que an­tes con­vie­ne sa­ber en qué se dis­tin­guen, pues no siem­pre es­tá cla­ro. Ol­ga Kli­mec­ki, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de Cien­cias Afec­ti­vas de la Uni­ver­si­dad de Gi­ne­bra, ex­pli­ca: «A di­fe­ren­cia de la em­pa­tía, la com­pa­sión no con­sis­te en com­par­tir el su­fri­mien­to de otra per­so­na, sino que se ca­rac­te­ri­za por sen­ti­mien­tos de ca­li­dez y cui­da­do del otro, así co­mo por una fuer­te mo­ti­va­ción pa­ra me­jo­rar su bie­nes­tar. La com­pa­sión es sen­tir al­go por al­guien, no sen­tir al­go con al­guien». En otras pa­la­bras, la em­pa­tía es pa­si­va ('me ape­na tu pe­na'); la com­pa­sión, ac­ti­va, por­que nos im­pul­sa a ha­cer al­go po­si­ti­vo: con­so­lar, ayu­dar. Pe­ro lo más fas­ci­nan­te, se­ña­la Kli­mec­ki, es que «la di­fe­ren­cia en­tre la res­pues­ta em­pá­ti­ca y la com­pa­si­va en el ce­re­bro es enor­me, pues usan cir­cui­tos neu­ro­na­les di­fe­ren­tes y se lo­ca­li­zan en re­gio­nes ce­re­bra­les se­pa­ra­das». Gra­cias a la ima­gen por re­so­nan­cia mag­né­ti­ca fun­cio­nal se han rea­li­za­do nu­me­ro­sos ex­pe­ri­men­tos tan­to en ani­ma­les co­mo en hu­ma­nos. Han pa­sa­do por el es­cá­ner des­de mon­jes bu­dis­tas –en­tre­na­dos en la me­di­ta­ción com­pa­si­va– has­ta psi­có­pa­tas in­ca­pa­ces de sen­tir pie­dad o re­mor­di­mien­tos.

CO­NE­XIO­NES CON EL ES­TRÉS.

Las úl­ti­mas prue­bas de la­bo­ra­to­rio si­túan el ori­gen de la em­pa­tía en la ín­su­la y el cór­tex cin­gu­lar an­te­rior. Es­tas re­gio­nes son las mis­mas por las que 'cir­cu­lan' el es­trés y el do­lor emo­cio­nal. Es­tán ubi­ca­das en una par­te primitiva de nues­tro ce­re­bro. Así que la res­pues­ta em­pá­ti­ca es, en gran me­di­da, ins­tin­ti­va, y no es ex­clu­si­va del ce­re­bro hu­mano. Cual­quier ma­mí­fe­ro es ca­paz de 'ago­biar­se' an­te el su­fri­mien­to de un se­me­jan­te. Por el con­tra­rio, en el ca­so de la com­pa­sión las re­gio­nes ce­re­bra­les que se ilu­mi­nan co­mo fue­gos ar­ti­fi­cia­les son la cor­te­za ór­bi­to-fron­tal y las neu­ro­nas si­tua­das en el es­tria­do ven­tral. Se tra­ta de re­gio­nes que es­tán in­vo­lu­cra­das en la to­ma de de­ci­sio­nes cons­cien­tes. Y lo más lla­ma­ti­vo es que no hay es­trés ni do­lor aso­cia­dos a ellas. Al con­tra­rio, la sen­sa­ción que pro­du­cen es gra­ti­fi­can­te. Pa­ra en­ten­der por qué la em­pa­tía pue­de des­es­ta­bi­li­zar­nos pri­me­ro ha­bría que sa­ber pa­ra qué sir­ve. Se tra­ta de un sen­ti­mien­to an­ti­quí­si­mo que nos ha acom­pa­ña­do du­ran­te la evo­lu­ción, tan­to al ser hu­mano co­mo a otras es­pe­cies. Sen­tir lo que otros sien­ten nos ha­ce reac­cio­nar al uní­sono an­te una ame­na­za. Nos man­tie­ne aler­ta. Es una cues­tión de su­per­vi­ven­cia. Por eso, la em­pa­tía es con­ta­gio­sa. Y, por eso, tam­bién la sen­ti­mos des­de muy pe­que­ños. Si un ni­ño llo­ra en una ma­ter­ni­dad, al final llo­ran to­dos.

La em­pa­tía es ins­tin­ti­va y no es ex­clu­si­va del ce­re­bro hu­mano. Cual­quier ma­mí­fe­ro es ca­paz de 'ago­biar­se' an­te el su­fri­mien­to de otro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.