Ani­ma­les de com­pa­ñía.

Una hi­po­cre­sía ram­pan­te. Por Juan Ma­nuel de Pra­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

uno de los ras­gos más in­to­le­ra­bles de nues­tra épo­ca es la hi­po­cre­sía ram­pan­te, que ya no es aque­lla hi­po­cre­sía an­ta­ño­na que exi­gía do­tes de si­mu­la­ción, sino más bien ci­nis­mo pa­ra adap­tar­se al me­dio. Pues si en otra épo­ca la hi­po­cre­sía era el ho­me­na­je que el vi­cio le ren­día a la vir­tud, en nues­tra épo­ca la hi­po­cre­sía se ha con­ver­ti­do en fal­sa vir­tud ins­ti­tu­cio­na­li­za­da pa­ra que el vi­cio pue­da se­guir cam­pan­do por do­quier. Así has­ta que la hi­po­cre­sía ha lle­ga­do a ser aus­pi­cia­da y pro­mo­vi­da des­de las ins­tan­cias de con­trol so­cial, a las que no im­por­ta tan­to la ad­he­sión ver­da­de­ra a los prin­ci­pios que pos­tu­lan co­mo un si­mu­la­cro de ad­he­sión que per­mi­ta el man­te­ni­mien­to de la far­sa (que es la que, a fin de cuen­tas, ga­ran­ti­za la su­pre­ma­cía del Di­ne­ro). Es­ta nue­va for­ma de hi­po­cre­sía so­cial se ha con­ver­ti­do en una suer­te de cli­ma de épo­ca, en el que los hom­bres de nues­tra ge­ne­ra­ción se desen­vuel­ven co­mo pe­ces en el agua. Y ad­quie­re ri­be­tes fran­ca­men­te re­pug­nan­tes cuan­do ex­pre­sa su anuen­cia a los pa­ra­dig­mas cul­tu­ra­les vi­gen­tes, con­tri­bu­yen­do a un tiem­po a su he­ge­mo­nía y a su va­cia­mien­to de sen­ti­do. Así ocu­rre, por ejem­plo, con el pa­ra­dig­ma cul­tu­ral (tal vez el más he­ge­mó­ni­co y va­cuo en­tre to­dos) del eco­lo­gis­mo, que co­mo to­dos los 'is­mos' o sub­pro­duc­tos ideo­ló­gi­cos mo­der­nos, cons­ti­tu­ye un su­ce­dá­neo re­li­gio­so fa­ri­sai­co. Y que, co­mo ocu­rre siem­pre con ta­les sub­pro­duc­tos ideo­ló­gi­cos, nos per­mi­te de­fen­der hi­pó­cri­ta­men­te cau­sas abs­trac­tas y a la vez des­cui­dar las cau­sas con­cre­tas. Co­mo le ocu­rría a aquel fi­lán­tro­po de Dos­toievs­ki, que cuan­to más ama­ba a la Hu­ma­ni­dad en ge­ne­ral más aver­sión sen­tía ha­cia el pró­ji­mo, la hi­po­cre­sía eco­lo­gis­ta nos per­mi­te es­tar preo­cu­pa­dí­si­mos por las emi­sio­nes de ga­ses con efec­to in­ver­na­de­ro o por la ma­tan­za de fo­cas en el Po­lo Nor­te, a la vez que man­te­ne­mos for­mas de vi­da que son una cons­tan­te agre­sión a los equi­li­brios na­tu­ra­les; e in­clu­so po­de­mos pre­su­mir de 'ciu­da­da­nos mo­dé­li­cos' que se­pa­ran sus re­si­duos se­gún lo exi­gen las or­de­nan­zas, sin pre­gun­tar­nos si­quie­ra por qué pro­du­ci­mos tan­tos re­si­duos. Pues, si nos hi­cié­ra­mos es­ta pre­gun­ta, el an­da­mia­je de nues­tra hi­po­cre­sía se de­rrum­ba­ría al ins­tan­te. Bas­ta con­tem­plar la cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca de un su­per­mer­ca­do pa­ra des­cu­brir cien­tos de en­va­ses de po­li­es­pán re­trac­ti­la­do que con­tie­nen to­do ti­po de ali­men­tos, des­de pie­zas de fru­ta has­ta fi­le­tes. Car­ga­mos es­tos en­va­ses en nues­tra ces­ta de la com­pra tan cam­pan­tes, sin pre­gun­tar­nos por qué unas man­za­nas, o una pechuga de po­llo, tie­nen que lle­gar en­va­sa­das a nues­tras ma­nos; in­clu­so es po­si­ble que tra­te­mos de tran­qui­li­zar nues­tra con­cien­cia con­ven­cién­do­nos que de­be exi­gir­lo al­gún re­gla­men­to u or­de­nan­za sa­ni­ta­ria (na­da gusta tan­to a nues­tra hi­po­cre­sía co­mo so­me­ter­nos a to­das las or­de­nan­zas ha­bi­das y por ha­ber). Pe­ro la ra­zón in­me­dia­ta es bien dis­tin­ta: ven­dien­do las man­za­nas o los fi­le­tes de pechuga en un en­va­se de po­li­es­pán re­trac­ti­la­do, el su­per­mer­ca­do se aho­rra a un de­pen­dien­te que nos pe­se las man­za­nas o nos fi­le­tee la pechuga; y tam­bién consigue que ad­qui­ra­mos una can­ti­dad su­pe­rior a la que ver­da­de­ra­men­te ne­ce­si­ta­mos, obli­gán­do­nos a un con­su­mo ex­ce­si­vo que evi­ta­ría­mos si pu­dié­ra­mos com­prar los ali­men­tos a gra­nel. Por su­pues­to, si los com­prá­se­mos a gra­nel po­ten­cia­ría­mos una eco­no­mía de cer­ca­nías, que es la úni­ca au­tén­ti­ca­men­te eco­ló­gi­ca; ad­qui­rien­do ali­men­tos en­va­sa­dos, por el con­tra­rio, fo­men­ta­mos una eco­no­mía de le­ja­nías, con trans­por­tes con­ta­mi­nan­tes, in­ter­me­dia­rios su­per­fluos y la rui­na pa­ra los agri­cul­to­res y ga­na­de­ros de nues­tra co­mar­ca. No ha­ce fal­ta aña­dir que los en­va­ses que en­vuel­ven su­per­flua­men­te esos pro­duc­tos aca­ban en ver­te­de­ros (a ve­ces en los pa­ra­jes más re­mo­tos del atlas, a ve­ces en mi­tad del océano) de los que na­da sa­be­mos; y así –ojos que no ven, co­ra­zón que no sien­te– po­de­mos man­te­ner vi­va nues­tra hi­po­cre­sía eco­lo­gis­ta. Cla­ro que mu­cho me­nos eco­ló­gi­cas aún que los en­va­ses de po­li­es­pán son las bo­te­llas de plás­ti­co de agua mi­ne­ral, que la hi­po­cre­sía co­lec­ti­va ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo por ex­ce­len­cia de un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble. Y es que el an­he­lo

Me­nos eco­ló­gi­cas aún son las bo­te­llas de plás­ti­co de agua mi­ne­ral, que la hi­po­cre­sía co­lec­ti­va ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo de la vi­da sa­lu­da­ble

de una 'vi­da sa­lu­da­ble' pue­de tam­bién ser la más­ca­ra del con­su­mis­mo más desata­do: mien­tras la po­bla­ción mun­dial se ha du­pli­ca­do en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años, el con­su­mo de agua em­bo­te­lla­da (¡co­mo el de tan­tas otras co­sas!) se ha tri­cen­tu­pli­ca­do, pro­vo­can­do al año ca­si dos mil mi­llo­nes de to­ne­la­das de re­si­duos de plás­ti­co. Pe­ro la hi­po­cre­sía eco­lo­gis­ta afir­ma­rá que la su­per­po­bla­ción ame­na­za la con­ti­nui­dad de nues­tro planeta; y lo ha­rá du­ran­te la ce­le­bra­ción de su pró­xi­mo con­gre­so mun­dial, en el que –¡fal­ta­ría más!– se con­su­mi­rán mi­les de bo­te­llas de sa­lu­da­ble agua mi­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.