Are­nas mo­ve­di­zas.

Un tras­plan­te de ca­be­za. Por Car­los He­rre­ra.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Car­los He­rre­ra www.xl­se­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

un aser­to in­dis­cu­ti­ble de la me­di­ci­na cien­tí­fi­ca afir­ma que si en un la­bo­ra­to­rio se pue­de dar un pa­so asom­bro­so, por muy éti­ca­men­te dis­cu­ti­ble que sea, se da­rá. Clo­nar a un ser hu­mano o rea­li­zar un tras­plan­te de ca­be­za son asun­tos que des­pier­tan mu­cha con­tro­ver­sia y no po­cos re­pa­ros éti­cos en dis­tin­tos ám­bi­tos so­cia­les, re­li­gio­sos, po­lí­ti­cos y cien­tí­fi­cos, tan­to que des­de mu­chos de ellos se pro­mue­ven ini­cia­ti­vas le­ga­les pa­ra prohi­bir­lo ta­xa­ti­va­men­te; pe­ro na­die se en­ga­ñe, si al­go así pue­de ha­cer­se, se in­ten­ta­rá. Es más, si no se ha he­cho, es por­que no se han da­do las con­di­cio­nes cien­tí­fi­cas pa­ra ello. La clo­na­ción hu­ma­na se li­mi­ta a de­ter­mi­na­dos te­ji­dos pa­ra tras­plan­tes im­pres­cin­di­bles, pe­ro no ha lle­ga­do a crear un ge­me­lo exac­to al ob­je­to de te­ner­lo co­mo su­plen­te en el ca­so de pre­ci­sar sus ór­ga­nos. La co­sa se ha que­da­do en la ove­ja Dolly. Pe­ro acer­ca del tras­plan­te de ca­be­za –que, en reali­dad, es un tras­plan­te de cuer­po– sí que se es­tán dan­do pa­sos en­ca­mi­na­dos a la gran prue­ba final: co­ger la ca­be­za de A y co­ser­la al cuer­po de B. Un ci­ru­jano chino y uno ita­liano afir­man es­tar en con­di­cio­nes de ha­cer­lo, in­clu­so tie­nen los vo­lun­ta­rios: dos pa­ra­plé­ji­cos que, a la de­ses­pe­ra­da, ce­den su cuer­po con la es­pe­ran­za de que to­do fun­cio­ne. Pe­ro es ca­si im­po­si­ble. Al me­nos eso ase­gu­ran des­de las más im­por­tan­tes so­cie­da­des de ci­ru­gía del mun­do. Hay que te­ner en el mis­mo qui­ró­fano aA y al cuer­po fa­lle­ci­do de B –un ac­ci­den­te in­me­dia­to con afec­ta­ción so­lo de la ca­be­za, un de­rra­me ce­re­bral– y pro­ce­der, en­tre un ejér­ci­to de ci­ru­ja­nos y asis­ten­tes, al cor­te y al tras­la­do. Ase­gu­ran al­gu­nos pro­fe­so­res que 'co­ser' va­sos, múscu­los y ca­be­za en ge­ne­ral es po­si­ble, pe­ro que em­pal­mar mé­du­la es­pi­nal cor­ta­da no. Las neu­ro­nas no se unen y trans­mi­ten co­mo si fue­ran una ve­na. Al me­nos no de mo­men­to: es po­si­ble que de aquí a cien años lean es­te ar­tícu­lo en una fa­cul­tad y se rían de lo que se es­cri­bía al res­pec­to al prin­ci­pio del si­glo XXI, ya que la re­ge­ne­ra­ción del te­ji­do ner­vio­so fue lo­gra­da en su día mer­ced al avan­ce de la cien­cia. No me ca­be du­da de que to­do se­rá po­si­ble y la cu­ra­ción de pro­ce­sos hoy de pé­si­mo pro­nós­ti­co es­ta­rá al al­can­ce de la cien­cia, pe­ro tam­bién es­toy con­ven­ci­do de que a me­di­da que so­lu­cio­ne­mos en­fer­me­da­des irán sur­gien­do nue­vas pa­to­lo­gías, lo cual nos va a te­ner en­tre­te­ni­dos du­ran­te to­da la exis­ten­cia que le que­de al hom­bre so­bre la Tie­rra. Pe­ro es­tá­ba­mos en lo de la ca­be­za. El cuer­po de B es­ta­rá muer­to y muer­to pue­de que­dar­se. Pe­ro el de A se arries­ga a que, una vez cor­ta­da la ca­be­za, la co­sa no fun­cio­ne y se que­de di­vi­di­do en dos, lo cual no in­vi­ta a un pro­nós­ti­co ex­ce­si­va­men­te op­ti­mis­ta. Los en­sa­yos que se rea­li­za­ron ha­ce años con mo­nos no sa­lie­ron de­ma­sia­do bien. El pri­mer ani­ma­li­to du­ró ape­nas unos mi­nu­tos; el se­gun­do, ya con más pe­ri­cia por par­te del ins­tru­men­tis­ta, lle­gó a vi­vir va­rias ho­ras, aun­que eso sí, sin mo­ver un so­lo múscu­lo, es de­cir, evi­den­cian­do que la co­ne­xión me­du­lar, el pun­to más de­li­ca­do, no se pro­du­jo con éxi­to. El ci­ru­jano chino –que ha en­con­tra­do conejillo de Indias al que prac­ti­car­le la ope­ra­ción– sos­tie­ne que pue­de co­nec­tar las fi­bras ner­vio­sas gra­cias a un pro­duc­to mi­la­gro­so que ha­ría de con­duc­tor pre­ci­so, lo cual lle­va a la irri­ta­ción a no po­cos ci­ru­ja­nos de me­dio mun­do que se­ña­lan que eso es co­mo pre­ten­der re­pa­rar un ca­ble tran­satlán­ti­co sec­cio­na­do con sim­ple pe­ga­men­to de fe­rre­te­ría.

Ci­ru­ja­nos de me­dio mun­do se­ña­lan que eso es co­mo pre­ten­der re­pa­rar un ca­ble tran­satlán­ti­co sec­cio­na­do con sim­ple pe­ga­men­to de fe­rre­te­ría

QCon lo que sea y re­sul­te, no de­ja de es­tre­me­cer la ima­gen de dos ca­mi­llas en las que se ve pa­sar una ca­be­za de la una a la otra. Y no de­ja de im­pre­sio­nar la de­ses­pe­ra­ción de un pa­cien­te, el har­taz­go de su cuer­po inú­til, co­mo pa­ra arries­gar­se a que su ca­be­za se que­de suel­ta y su vi­da se aca­be po­co des­pués de ha­ber­se se­pa­ra­do de su cuer­po. Se­gui­re­mos de cer­ca es­tos ex­pe­ri­men­tos de reali­dad: pue­den ser primeros pa­sos im­pre­ci­sos de un fu­tu­ro que des­co­no­ce­mos y del que nos gus­ta­ría te­ner to­do el co­no­ci­mien­to po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.