Neu­tral cor­ner.

Tra­gos mo­der­nos. Por Da­vid Gistau.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - por Da­vid Gistau www.xl­se­ma­nal.com/da­vid­gis­tau

soy un be­be­dor clá­si­co y aus­te­ro. Ca­si de wes­tern, de des­cor­char la bo­te­lla de Ten­nes­see con los dien­tes. Ten­go un cer­ti­fi­ca­do fir­ma­do por tres pa­rro­quia­nos bo­rra­chos del bar del Bo­ni que de­mues­tra que fui el pri­mer es­pa­ñol en de­tes­tar los gin-to­nics fru­ta­les, re­tó­ri­cos, ador­na­dos co­mo el to­ca­do de Car­men Mi­ran­da. Un tra­go no pue­de con­te­ner tan­tos ele­men­tos de la die­ta me­di­te­rrá­nea. Un tra­go no pue­de ser un can­to hor­te­lano de Mur­cia, qué her­mo­sa eres. Es­tu­ve en res­tau­ran­tes en los que, pa­ra pre­pa­rar el gin-to­nic, el camarero ne­ce­si­ta­ba una me­sa au­xi­liar en la que des­ple­ga­ba más ins­tru­men­tal que pa­ra ope­rar de apen­di­ci­tis. En mis sin­gla­du­ras, me he lle­va­do gran­des dis­gus­tos re­la­cio­na­dos con la de­ge­ne­ra­ción del tra­go a ma­nos de al­qui­mis­tas mo­der­ne­tes. Una vez, en la pri­me­ra fiesta del ve­rano, cho­qué con la re­ve­la­ción de que, esa tem­po­ra­da, el vod­ka se ser­vi­ría con «tex­tu­ra» de ge­la­ti­na. No se tra­ta­ba de be­ber­lo, sino de co­mer­lo con cu­cha­ra, co­mo un pos­tre de hos­pi­tal o de asi­lo. No sé ni có­mo vol­ví a sa­lir de ca­sa des­pués de eso. Lue­go me di­cen que soy an­ti­pá­ti­co y aso­cial pa­ra lo mun­dano, pe­ro es que ahí fue­ra hay gen­te mal­va­da que con­vier­te el al­cohol en ge­la­ti­na. ¿Qué es lo si­guien­te? ¿Guar­dar ca­be­zas hu­ma­nas en la ne­ve­ra? Nun­ca com­pro­bé si es­to era ver­dad, pe­ro me con­ta­ron que en un res­tau­ran­te van­guar­dis­ta el vino te lo in­yec­ta­ba en la bo­ca el su­mi­ller. Cuan­do a él le da­ba la ga­na. Co­mo si se tra­ta­ra de la do­sis de la me­ta­do­na. Bas­tan­te di­fí­cil es man­te­ner una con­ver­sa­ción en esos res­tau­ran­tes en los que ca­da pla­to trae un pró­lo­go ex­pli­ca­ti­vo más com­pli­ca­do que la pi­za­rra de Guar­dio­la –esos res­tau­ran­tes en los que el res­tau­ran­te es más im­por­tan­te que tú, y has de so­me­ter­te– co­mo pa­ra que en­ci­ma de re­pen­te apa­rez­ca un se­ñor y te hu­mi­lle le­van­tán­do­te la bar­bi­lla e ino­cu­lán­do­te la do­sis de vino que co­rres­pon­de al mo­men­to. Ya pues­tos, tam­bién po­drían mas­ti­car­te la co­mi­da y es­cu­pír­te­la en la bo­ca, co­mo las hem­bras oví­pa­ras con sus po­llue­los. Si te lle­vas­te a ce­nar a una mu­jer con la es­pe­ran­za de co­pu­lar des­pués con ella, es di­fí­cil que lo con­si­gas, por­que, des­pués de pa­sar por el tra­to del su­mi­ller, no te ve­rá co­mo a un hom­bre. Lo úl­ti­mo que me ha pa­sa­do, es­ta mis­ma tem­po­ra­da ya, tam­bién fue en am­bien­tes fas­hion: no es­car­mien­to. A ver si me acuer­do de be­ber só­lo en el sa­loon de Tombs­to­ne jun­to a un tí­si­co to­sien­do. En esos res­tau­ran­tes mo­der­nos, elo­gia­dos y pre­mia­dos pue­do so­por­tar la in­sig­ni­fi­can­cia de las ra­cio­nes, así co­mo la con­des­cen­den­cia y la ma­la edu­ca­ción con la que a ve­ces te tra­tan los ca­ma­re­ros: in­sis­to, el res­tau­ran­te es más im­por­tan­te que el clien­te, y eso es al­go que el res­tau­ran­te re­cuer­da cons­tan­te­men­te al clien­te pa­ra que no se crez­ca. Lo que no pue­do so­por­tar es pe­dir un cóc­tel y que me lo trai­gan en una bol­si­ta de plás­ti­co con una pa­ja cla­va­da. ¿Pe­ro es­to qué es? Ha­bía pe­di­do un Pimm’s que, por el co­lor, y me­ti­do en esa bol­si­ta, pa­re­cía que me iba a be­ber un aná­li­sis de ori­na. Mi com­pa­ñe­ro de me­sa pi­dió un tra­go ro­jo que pa­re­cía una bol­sa de he­mo­glo­bi­na ro­ba­da du­ran­te un tras­plan­te: el cóc­tel fa­vo­ri­to de Drácula. Ahí al­re­de­dor ha­bía un mon­tón de gen­te be­bien­do de una bol­sa, sin atre­ver­se a pe­dir el sagrado tac­to con el cris­tal y las he­chu­ras ade­cua­das de la co­pa, por­que eran víc­ti­mas de su ren­di­ción a las ten­den­cias y creían que pro­tes­tar los con­ver­ti­ría en unos reac­cio­na­rios na­da cool. Creo que ésa es una de las cla­ves del éxi­to de mu­chos char­la­ta­nes, en la gas­tro­no­mía co­mo en el ar­te, la li­te­ra­tu­ra y la po­lí­ti­ca: co­lo­ca­rá siem­pre cual­quier idea, por dis­pa­ra­ta­da que sea, si lo­gra con­ven­cer de que él es quien re­par­te cre­den­cia­les de mo­der­ni­dad y, si al­guien no lo en­tien­de, el pro­ble­ma es su­yo por fa­cha y por bru­to. To­dos es­tos pen­sa­mien­tos se cru­zan por la ca­be­za de uno cuan­do ve lle­gar al su­mi­ller con la in­yec­ción en la mano, co­mo un cien­tí­fi­co lo­co que fue­ra a ino­cu­lar­nos el ti­fus, y en vez de sa­car­lo ca­gan­do abri­mos la bo­qui­ta, en­tre­ga­dos y su­pli­can­do que nos ex­pi­dan el cer­ti­fi­ca­do de mo­derno.

Pa­ra pre­pa­rar el 'gin-to­nic', el camarero ne­ce­si­ta­ba una me­sa au­xi­liar en la que des­ple­ga­ba más ins­tru­men­tal que pa­ra ope­rar de apen­di­ci­tis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.