Gra­cias

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Www.xl­se­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

tal co­mo era de es­pe­rar, ca­si me lin­chan por mi an­te­rior ar­tícu­lo Za­ba­li­ta y las fe­mi­nis­tas. En él me pre­gun­ta­ba por qué mu­je­res jó­ve­nes que no han te­ni­do que vér­se­las con el ma­chis­mo an­ces­tral con­tra el que lu­cha­mos las de mi edad exa­ge­ra­ban cier­tos ro­les fe­me­ni­nos. ¿Es me­jor ma­dre la que ama­man­ta a sus hi­jos has­ta los dos años que la que lo ha­ce du­ran­te tres o cua­tro me­ses? ¿Es más ad­mi­ra­ble la que sa­cri­fi­ca su vi­da la­bo­ral por ha­cer­lo que la que no tie­ne más re­me­dio que de­jar­los en una guar­de­ría pa­ra traer di­ne­ro a ca­sa? ¿Es más 'fe­me­nino' qui­zá dar a luz en el do­mi­ci­lio que ha­cer­lo en un hos­pi­tal? ¿Y lo es tam­bién pres­cin­dir de com­pre­sas sa­ni­ta­rias y tam­po­nes y de­can­tar­se por el san­gra­do li­bre, lo que ima­gino obli­ga­rá a pa­sar esos días sin sa­lir de ca­sa? Por ha­cer­me es­tas pre­gun­tas, me han lla­ma­do de to­do me­nos bo­ni­ta. Con res­pec­to a la lac­tan­cia has­ta los dos años, va­rias de es­tas da­mas fu­ri­bun­das lle­ga­ron a de­cir que se­gu­ra­men­te mis hi­jas no eran mu­je­res del to­do nor­ma­les por no ha­ber­las ama­man­ta­do has­ta que co­rre­tea­ban por ahí. Otras di­rec­ta­men­te su­po­nían que nun­ca les ha­bía da­do el pe­cho (fal­so, por cier­to) y/o que ha­bría pa­ga­do a un ama de cría (sic) co­mo las mar­que­so­nas del si­glo XVIII. In­clu­so hu­bo una muy en­fa­da­da que, pa­ra afear mi fal­ta de sen­si­bi­li­dad so­bre el asun­to, ex­pli­có que ella no po­día te­ner hi­jos, por lo que se vio obli­ga­da a adop­tar, pe­ro, co­mo no qui­so per­der­se el pe­rio­do de lac­tan­cia, du­ran­te me­ses se de­di­có a es­ti­mu­lar me­cá­ni­ca­men­te sus ma­mas has­ta pro­du­cir­se le­che. Yo ya no me sor­pren­do de (ca­si) na­da y tam­po­co me to­mo mal las crí­ti­cas. Al con­tra­rio, apren­do mu­cho de ellas y leo to­das las que me lle­gan, lo que me ha per­mi­ti­do ver as­pec­tos in­tere­san­tes en los que no ha­bía re­pa­ra­do. Lo que sí me lla­ma la atención, e in­clu­so me en­tris­te­ce, es ver có­mo se cum­ple inexo­ra­ble­men­te aque­llo que de­cía Or­te­ga y Gas­set de que la gen­te, cuan­do ar­gu­men­ta, so­bre to­do en In­ter­net en es­te ca­so, tien­de a co­ger el rá­bano por las ho­jas. En otras pa­la­bras, a sa­car las co­sas de con­tex­to, a to­mar la par­te por el to­do y a ha­cer si­lo­gis­mos tram­po­sos co­mo «Car­men Po­sa­das cri­ti­ca la lac­tan­cia has­ta los dos años; la lac­tan­cia es bue­na y, por tan­to, cuan­to más lar­ga, me­jor; er­go Car­men Po­sa­das es ma­chis­ta». Na­da de es­to ten­dría de­ma­sia­da im­por­tan­cia si no fue­ra por­que es­ta for­ma de ar­gu­men­tar re­duc­cio­nis­ta y ele­men­tal es la que se es­tá ins­tau­ran­do. Yo no sé si se­rá de­bi­do a que nos es­ta­mos 'twit­te­ra­ni­zan­do', es de­cir, acos­tum­brán­do­nos a ex­pli­car nues­tro pa­re­cer en for­ma de píl­do­ras de no más de cien­to cua­ren­ta ca­rac­te­res. Y eso es­tá muy bien cuan­do uno quie­re dar una in­for­ma­ción o com­par­tir una ale­gría o una preocupación, pe­ro no cuan­do lo que se desea es ar­gu­men­tar. Y a mi mo­do de ver no lo es por­que se cae con su­ma fa­ci­li­dad en sim­pli­fi­car­lo to­do, en re­du­cir la reali­dad a blan­co­ne­gro, bueno-ma­lo, de­re­cha-iz­quier­da y a «el que no es­tá con­mi­go es­tá con­tra mí». Co­mo la gen­te es­cri­be pa­ra los que son de su cuer­da, des­car­ta cual­quier ar­gu­men­to que cues­tio­ne mí­ni­ma­men­te esa fe en la que se ha ins­ta­la­do a prio­ri y, co­mo los que la leen son sus de­vo­tos, asien­ten sin pa­rar­se a pen­sar que pa­ra ca­da cues­tión hay va­rios en­fo­ques y que no es ma­lo sino, al con­tra­rio, mu­cho más en­ri­que­ce­dor leer lo que opi­nan los que no son de su fe, lo que abre nue­vas pers­pec­ti­vas. Por eso, me ha in­tere­sa­do mu­cho leer las crí­ti­cas in­fi­ni­tas que he recibido. Sigo pen­san­do que no hay nin­gu­na ne­ce­si­dad de ama­man­tar ni­ños has­ta los dos años y que las re­co­men­da­cio­nes de la OMS en ese sen­ti­do se re­fie­ren a paí­ses en los que rei­nan la ham­bru­na y las enfermedades. Tam­bién sigo cre­yen­do que las mu­je­res que eli­gen com­bi­nar

Yo ya no me sor­pren­do de (ca­si) na­da y tam­po­co me to­mo mal las crí­ti­cas. Al con­tra­rio, apren­do mu­cho de ellas y leo to­das las que me lle­gan

Qsu vi­da per­so­nal con la pro­fe­sio­nal no son peo­res ma­dres que las que eli­gen que­dar­se en ca­sa pa­ra ocu­par­se de sus hi­jos en ex­clu­si­va. Es­toy se­gu­ra ade­más de que a ca­si to­das les gus­ta­ría po­der ha­cer­lo, pe­ro ne­ce­si­tan tra­ba­jar, una even­tua­li­dad que no pa­re­cen con­tem­plar mis de­trac­to­ras, que por lo vis­to tie­nen la suer­te de po­der te­le­tra­ba­jar des­de ca­sa, lo que no deja de ser una po­si­bi­li­dad al al­can­ce de unas po­cas pri­vi­le­gia­das. Pe­ro, di­cho es­to, tam­bién he apren­di­do mu­cho de sus crí­ti­cas. Gra­cias, por tan­to, a to­das. A las que me han pues­to a es­cu­rrir y a las que me han abier­to los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.