"A los otros pro­fe­so­res les da­ba igual que no par­ti­ci­pa­ra, so­lo les im­por­ta­ban los exá­me­nes"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano -

Has­ta que Vic­to­rino se cru­zó en su vi­da, a sus 15 años, Ra­quel se ha­bía con­si­de­ra­do una alum­na me­dio­cre; así la ha­cían sen­tir­se los pro­fe­so­res. «Me des­pre­cia­ban. Tra­ba­ja­ba du­ro pa­ra in­ten­tar se­guir el rit­mo, pe­ro me que­da­ba afue­ra. Me rom­pía cuan­do me de­cían que no era ver­dad que ha­bía es­tu­dia­do –re­cuer­da–. La ortografía es el ca­ba­llo de ba­ta­lla pa­ra un dis­lé­xi­co, la com­pren­sión lec­to­ra es muy len­ta e in­flu­ye en to­dos los te­ma­rios, pe­ro les da­ba igual si par­ti­ci­pa­ba en cla­se, so­lo les im­por­ta­ba la no­ta de los exá­me­nes, de los que siem­pre sa­lía llo­ran­do». La his­to­ria de Ra­quel emo­cio­na a su an­ti­guo pro­fe­sor de di­bu­jo ar­tís­ti­co y téc­ni­co, que no se acor­da­ba de ella. «Me ale­gra ha­ber pues­to mi grano de are­na –di­ce con mo­des­tia–. No me con­si­de­ra­ba un pro­fe­sor más allá de la me­dia, pe­ro me vol­ca­ba con los chi­cos, que­ría en­se­ñar­los a mi­rar; les mos­tra­ba mis fo­tos, sus tex­tu­ras, sus co­lo­res; les da­ba li­ber­tad to­tal pa­ra ex­pre­sar­se... Siem­pre que no ofen­die­ran a na­die, cla­ro». En sus cla­ses, en 3.º de BUP, tras su lar­go re­co­rri­do es­co­lar de frus­tra­ción, Se­rrano, por fin, se en­con­tró a gus­to. «Vic­to­rino ja­más me eti­que­tó. Vio mi po­ten­cial, me dio se­gu­ri­dad, era mi an­cla, sa­có lo me­jor de mí», cuen­ta Ra­quel, que hoy se de­di­ca al ar­te, co­mo ges­to­ra. Co­mo a ella, Vic­to­rino tam­bién mo­ti­vó a otros alum­nos que aca­ba­ron en Be­llas Ar­tes y otros ofi­cios re­la­cio­na­dos con la ima­gen. «Mis fo­tos de pai­sa­jes, por ejem­plo, tie­nen una re­la­ción geo­grá­fi­ca­so­cial, por­que tu­ve un pro­fe­sor que me hi­zo enamo­rar­me de la geo­gra­fía», re­cal­ca Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.