LOS FINISHERS.

LES HE­MOS PE­DI­DO A SEIS COM­PE­TI­DO­RES DEL IRON­MAN DE LAN­ZA­RO­TE QUE ESCRIBAN SO­BRE SU EX­PE­RIEN­CIA TRAS CRU­ZAR LA ME­TA. ES­TAS SON SUS PA­LA­BRAS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Deporte -

Así se lla­man a sí mis­mos los de­por­tis­tas de hie­rro que se lan­zan al mar a las 7 de la ma­ña­na y son ca­pa­ces de lle­gar a la me­ta, co­rrien­do 42 ki­ló­me­tros, an­tes de las 12 de la no­che. Tie­nen 17 ho­ras pa­ra aca­bar el cir­cui­to. Un Iron­man es un ti­po de triatlón, una prue­ba de­por­ti­va que une na­ta­ción, ci­clis­mo y ca­rre­ra a pie. Hay dis­tin­tas mo­da­li­da­des en fun­ción de la dis­tan­cia re­co­rri­da: es­print, olím­pi­co y otras. El Iron­man es la más exi­gen­te de to­das: el triatlón de lar­ga dis­tan­cia con 3,8 ki­ló­me­tros de na­ta­ción; 180 ki­ló­me­tros de bi­ci; y, por úl­ti­mo, una ma­ra­tón, 42,2 ki­ló­me­tros de ca­rre­ra. En to­tal, 226 km pa­ra po­ner al lí­mi­te el cuer­po en un má­xi­mo de 17 ho­ras. Te­nien­do en cuen­ta que por sí so­la la ma­ra­tón es ya un ob­je­ti­vo de­por­ti­vo im­por­tan­te, un Iron­man es sin du­da al­go fue­ra de se­rie.

ASÍ EM­PE­ZÓ TO­DO. Es­ta dis­ci­pli­na na­ce en Ha­wái en 1978 y des­de en­ton­ces ha ido ga­nan­do más y más adep­tos. Los 15 par­ti­ci­pan­tes que pro­ta­go­ni­za­ron aquel pri­mer triatlón ha­ce más de 38 años se han mul­ti­pli­ca­do has­ta con­ver­tir­se en mi­les. La ma­yo­ría, atle­tas ama­teurs. So­lo el 1 por cien­to son pro­fe­sio­na­les. Es­ta­mos an­te una es­pe­cie de fie­bre Iron­man en los cin­co con­ti­nen­tes. En

Es­pa­ña, cu­na de gran­dí­si­mos triatle­tas pro­fe­sio­na­les co­mo Javier Gó­mez No­ya o Iván Ra­ña, no so­mos ex­cep­ción. Ade­más de los más no­ve­do­sos Iron­man de Bar­ce­lo­na y Ma­llor­ca, y otras prue­bas de lar­ga dis­tan­cia co­mo la de Vi­to­ria, des­de 1992 vie­ne ce­le­brán­do­se en Lan­za­ro­te el Iron­man en ac­ti­vo más an­ti­guo de Eu­ro­pa. El pa­sa­do 21 de ma­yo fes­te­jó su 25.ª edi­ción, con más de 1800 par­ti­ci­pan­tes. Di­cen de él que es el más du­ro y emo­ti­vo de to­dos. La Me­ca pa­ra mu­chos va­lien­tes. Lo más pa­re­ci­do a Ha­wái, don­de se ce­le­bra el Cam­peo­na­to del Mun­do. Es­ta­mos an­te hom­bres y mu­je­res de to­das las eda­des, na­cio­na­li­da­des, con­di­cio­nes, que se mar­can el ob­je­ti­vo co­mún de ser ca­pa­ces de ter­mi­nar­la, de ser finishers. No se de­di­can a ello pro­fe­sio­nal­men­te. Ade­más de sus

tra­ba­jos o es­tu­dios, mu­chos tie­nen una fa­mi­lia o pa­re­ja con los que con­ci­liar en­tre­na­mien­tos en los que invierten una me­dia de en­tre 12 y 14 ho­ras a la se­ma­na du­ran­te unos 6 o 7 me­ses. Cui­dan su ali­men­ta­ción al mi­lí­me­tro, sa­cri­fi­can ho­ras de sue­ño, de ocio con su en­torno, in­ten­tan bus­car un equi­li­brio que les per­mi­ta sa­car tiem­po pa­ra na­dar, co­rrer o sa­lir en bi­ci ha­cien­do ver­da­de­ros ma­la­ba­res. Pe­ro ¿por qué? ¿Qué lle­va a una per­so­na nor­mal y co­rrien­te a plan­tear­se ha­cer un Iron­man, con to­do lo que ello im­pli­ca de sa­cri­fi­cio y en­tre­ga? ¿Por qué ca­da vez son más? Qui­zá la cla­ve es­té en que no ha­bla­mos de de­por­te sim­ple­men­te. Se tra­ta de re­be­lar­se, cuen­tan los par­ti­ci­pan­tes, an­te el men­sa­je de­rro­tis­ta del «no pue­do», de to­mar con­cien­cia de to­do lo que uno pue­de con­se­guir si su mo­ti­va­ción es lo bas­tan­te fuer­te, de apren­der que en ese ca­mino la ayu­da de los de­más, aun­que sea una sim­ple pa­la­bra de áni­mo, pue­de mar­car la di­fe­ren­cia. Esa es la ver­da­de­ra ma­gia que es­con­de es­ta prue­ba. El apren­di­za­je vi­tal que acom­pa­ña a to­do fi­nis­her. Y es que el Iron­man es co­mo la vi­da, y la vi­da es co­mo un Iron­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.