A fon­do.

Ca­da 30 mi­nu­tos al­guien se al­za las nal­gas en Es­ta­dos Uni­dos. Y es­te mé­di­co, el fa­vo­ri­to de las Kar­das­hian, se es­tá fo­rran­do con ello. El doc­tor Si­mon Ou­rian, el hom­bre al que bus­can es­tre­llas, prin­ce­sas y ce­le­bri­da­des pa­ra sus re­to­ques es­té­ti­cos, tie­ne t

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR BEN HOYLE / FO­TO­GRA­FÍAS: BARRY J. HOL­MES

¿Quién es Si­mon Ou­rian, el mé­di­co que mol­dea a las Kar­das­hian y que es­tá fo­rrán­do­se con una ten­den­cia que ha­ce que ca­da 30 mi­nu­tos al­guien se al­ce las nal­gas en Es­ta­dos Uni­dos?

DO­MIN­GO POR LA MA­ÑA­NA EN BE­VERLY HILLS. UN ROLLS ROY­CE BLAN­CO APAR­CA AN­TE UNA CLÍ­NI­CA DE BE­LLE­ZA. DE SU IN­TE­RIOR SA­LE UN HOM­BRE DEL­GA­DO CON DIEN­TES PER­FEC­TOS. SE LLA­MA SI­MON OU­RIAN Y SE LE VE SE­GU­RO DE SÍ MIS­MO; LO QUE SE DI­CE UN HOM­BRE DE ÉXI­TO. AL­GO QUE HA CON­SE­GUI­DO A BA­SE DE CU­LOS. SÍ, HA LEÍ­DO BIEN, POR­QUE OU­RIAN MODELA TRA­SE­ROS AL GUS­TO DEL CLIEN­TE Y CO­BRA CI­FRAS AS­TRO­NÓ­MI­CAS POR ELLO.

Ou­rian ha en­con­tra­do un fi­lón en los al­za­dos de nal­gas, la in­ter­ven­ción es­té­ti­ca que más cre­ce en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se rea­li­za una ca­da 30 mi­nu­tos. Aun­que sa­be lo su­yo tam­bién so­bre la­bios, fren­tes, oje­ras o es­trías. Una maes­tría que ha pues­to en la agen­da de Epio­ne Be­verly Hills, su clí­ni­ca, a las her­ma­nas Kar­das­hian, Lady Ga­ga, Ca­ra De­le­vin­gne, va­rias es­tre­llas de ci­ne, mo­de­los, rei­nas y a al­gu­na prin­ce­sa sau­dí. El doc­tor Ou­rian, sin em­bar­go, no es un ci­ru­jano plás­ti­co –«soy der­ma­tó­lo­go es­té­ti­co de pro­fe­sión y es­cul­tor por vo­ca­ción»– y, en lu­gar de ci­ru­gía, usa in­yec­cio­nes, re­lle­nos y lá­ser pa­ra con­ver­tir a sus pa­cien­tes en una «ver­sión de sí mis­mos me­jo­ra­da con Pho­tos­hop». Sus in­ter­ven­cio­nes más ha­bi­tua­les son la eli­mi­na­ción de bol­sas ba­jo los ojos y el ti­po de me­jo­ras en los la­bios que hi­zo a Ky­lie Jen­ner, del clan Kar­das­hian. Pe­ro su es­pe­cia­li­dad más ce­le­bra­da es el «al­za­mien­to del cu­lo» por me­dios no qui­rúr­gi­cos. «Cuan­do ele­vas pó­mu­los o re­lle­nas la­bios, ca­si to­dos los clien­tes pa­re­cen te­ner cla­ro el ob­je­ti­vo, pe­ro en ma­te­ria de cu­los los gus­tos per­so­na­les son más sub­je­ti­vos –re­fie­re sen­ta­do en un so­fá del ves­tí­bu­lo con sue­lo de már­mol de su clí­ni­ca–. Hay per­so­nas que quie­ren un tra­se­ro re­don­dea­do; otras quie­ren te­ner­lo más al­to; las hay que lo quie­ren pro­tu­be­ran­te; es­tán las que lo que quie­ren más vo­lu­mi­no­so o qui­zá más es­cul­pi­do...». Ou­rian ilus­tra su afir­ma­ción con los ejem­plos que tie­ne por cos­tum­bre su­bir a In­ter­net, don­de en­ca­be­za una ge­ne­ra­ción de mé­di­cos ac­ti­vos en re­des so­cia­les cu­ya la­bor es ma­cha­co­na­men­te elo­gia­da por sus cé­le­bres pa­cien­tes. To­dos los días, su ejér­ci­to de se­gui­do­res –más de un mi­llón en Ins­ta­gram– se en­tu­sias­ma con las fo­to­gra­fías de an­tes y des­pués y los ví­deos ace­le­ra­dos que sube a la Red. En su mo­men­to, por ejem­plo, gra­bó la re­duc­ción de ce­lu­li­tis de Kh­loé, la me­nor de las Kar­das­hian, aun­que ni con­fir­ma ni des­mien­te ha­ber «me­jo­ra­do los tra­se­ros» de al­gu­na de las her­ma­nas; co­mo el de Kim, con­ver­ti­do en tren­ding to­pic ab­so­lu­to en 2014, tras ser fo­to­gra­fia­da pa­ra la re­vis­ta Pa­per con una co­pa de cham­pán en equi­li­brio. Ha­ce 18 años que Ou­rian es­ta­ble­ció la clí­ni­ca Epio­ne. No tar­dó mu­cho en ha­cer­se con una clien­te­la de ce­le­bri­da­des, pe­ro el día en que Kim se pre­sen­tó allí le «to­có la lo­te­ría».

EL DÍA QUE CO­NO­CÍ A KIM KAR­DAS­HIAN

Sin ma­qui­lla­je, la gran es­tre­lla del reality show que­ría so­me­ter­se a un par de tra­ta­mien­tos y pi­dió per­mi­so pa­ra gra­bar­los. «Su­pu­se que ven­dría un equi­po de cin­co o seis per­so­nas, pe­ro apa­re­cie­ron cua­tro ca­mio­nes, cá­ma­ras, luces... Ha­bía unos cien pa­pa­ra­zis en torno a la clí­ni­ca. ¡De lo­cos! Me di­je: 'Es­to va a cam­biar mu­chas co­sas'».

"CON LA­BIOS O PÓ­MU­LOS TO­DOS PI­DEN LO MIS­MO, PE­RO EN MA­TE­RIA DE CU­LOS LOS GUS­TOS VA­RÍAN: ES­CUL­PI­DOS, CON VO­LU­MEN, RE­DON­DOS..."

"CUAN­DO VINO KIM, HA­BÍA UNOS CIEN PA­PA­RA­ZIS FUE­RA DE LA CLÍ­NI­CA. ME DI­JE: 'ES­TO VA A CAM­BIAR MU­CHAS CO­SAS'"

Y así fue. Kim tra­jo lue­go a sus her­ma­nas, y el doc­tor Ou­rian se con­vir­tió en in­vi­ta­do ha­bi­tual de sus programas. Más tar­de, Kim de­cla­ró las bon­da­des de la cre­ma de con­torno de ojos Epio­ne Sig­na­tu­re Se­ries (90 dó­la­res) y las exis­ten­cias se ago­ta­ron. Des­pués, le pu­so unas in­yec­cio­nes la­bia­les a Ky­lie Jen­ner, cuan­do es­ta te­nía 17 años, y en las clínicas bri­tá­ni­cas au­men­ta­ron en un 70 por cien­to las so­li­ci­tu­des de ese ti­po de in­ter­ven­ción. «Las fa­mi­lias Kar­das­hian y Jen­ner tie­nen jun­tas ca­si 500 mi­llo­nes de se­gui­do­res en re­des so­cia­les –re­fle­xio­na el mé­di­co–. Si qui­sie­ran, po­drían cam­biar pre­si­den­tes».

RE­TRA­TOS DE BRAD, GI­SE­LE Y SAL­MA

Su re­la­ción con las Kar­das­hian –«Ellas vie­nen a mis fies­tas y yo voy a las su­yas»– le ha lle­va­do a un ni­vel de ce­le­bri­dad que le re­sul­ta «muy ra­ro». La gen­te le pi­de fo­to­gra­fías por la calle y mu­chos clien­tes se ha­cen sel­fies con él. Los pa­si­llos que co­mu­ni­can las 14 sa­las de tra­ta­mien­to es­tán de­co­ra­dos con re­tra­tos de Gi­se­le Bünd­chen, Brad Pitt y Sal­ma Ha­yek, en­tre otros. Al­gu­nos de los fo­to­gra­fia­dos son pa­cien­tes de la clí­ni­ca, pe­ro Ou­rian no suel­ta pren­da. «Cuan­do em­pe­cé, la idea de ofre­cer cos­mé­ti­ca no qui­rúr­gi­ca re­sul­ta­ba un tan­to de­men­cial», re­cuer­da. El bó­tox te­nía ma­la fa­ma, pe­ro re­sul­tó ser un in­tere­san­te pun­to de par­ti­da pa­ra sus pro­pó­si­tos. Era uno de los pri­me­ros pro­duc­tos «que de ver­dad ofre­cía los re­sul­ta­dos anun­cia­dos –afir­ma–. La gen­te co­men­zó a ver que era po­si­ble re­ver­tir el en­ve­je­ci­mien­to». Ou­rian, de he­cho, tie­ne 48 años y ni una so­la arru­ga. Sus ojos pre­sen­tan una per­fec­ta for­ma al­men­dra­da. Sus ce­jas se ar­quean con ele­gan­cia; to­do tie­ne un as­pec­to na­tu­ral, pe­ro no lo es. «Ca­da tres me­ses me ha­go al­go –ad­mi­te–. Bó­tox pa­ra ate­nuar las arru­gas de la fren­te y las pa­tas de ga­llo, re­lle­nos en las me­ji­llas y el men­tón; una li­po­suc­ción no qui­rúr­gi­ca en el ab­do­men...». ¿Qué as­pec­to ten­dría si no se hu­bie­ra he­cho to­das es­tas co­sas? Ou­rian vuel­ve a ex­hi­bir su son­ri­sa. «El de un gor­do ca­brón», res­pon­de. Ou­rian na­ció en Tehe­rán, don­de cre­ció en una «gi­gan­tes­ca» ca­sa con sir­vien­tes has­ta que en 1979 –te­nía 11 años– lle­gó la re­vo­lu­ción y, po­co des­pués, la gue­rra Irán-irak. Sus pa­dres –co­mo mi­lla­res de ira­níes– hu­ye­ron a Los Án­ge­les y la fa­mi­lia de cua­tro per­so­nas pa­só a vi­vir en un pi­so de dos ha­bi­ta­cio­nes en Holly­wood Hills. De re­pen­te, con 16 años, el jo­ven Ou­rian tra­ba­ja­ba a tiem­po par­cial en un Mcdo­nald's y so­ña­ba con apli­car las en­se­ñan­zas de un li­bro de au­to­ayu­da ti­tu­la­do Pien­se y há­ga­se ri­co. En Irán se ha­bía que­da­do fas­ci­na­do al ver la pe­lí­cu­la Miér­co­les de ce­ni­za, don­de Liz Tay­lor se so­me­tía a una ci­ru­gía plás­ti­ca pa­ra que su ma­ri­do no la aban­do­na­ra. Así las co­sas, aho­rró 3500 dó­la­res que in­vir­tió en una ope­ra­ción de na­riz pa­ra te­ner un as­pec­to «me­nos ex­tran­je­ro». Ma­ra­vi­lla­do por los re­sul­ta­dos, se gra­duó en Me­di­ci­na, cul­mi­nó su for­ma­ción con un cur­so en Har­vard so­bre el uso de ra­yos lá­ser en pro­ce­di­mien­tos es­té­ti­cos y abrió una con­sul­ta con su her­mano me­nor. Em­pe­za­ron co­mo es­pe­cia­lis­tas en la eli­mi­na­ción del ve­llo por lá­ser y, cuan­do apa­re­cie­ron los re­lle­nos, co­men­zó a in­cli­nar­se por la ver­tien­te 'ar­tís­ti­ca' de su apli­ca­ción. «Co­men­za­ron a ve­nir fa­mo­sos, a los que si­guie­ron je­fes de Es­ta­do, prín­ci­pes y prin­ce­sas». El ne­go­cio flo­re­cía de tal ma­ne­ra que, se­gún él mis­mo ad­mi­te, se ex­pan­dió «de­ma­sia­do rá­pi­do», por lo que con­tra­tó a en­fer­me­ras y mé­di­cos que «eran ma­los en su tra­ba­jo». Uno de ellos in­clu­so, que ejer­cía con un tí­tu­lo de Me­di­ci­na fal­si­fi­ca­do, le ro­bó va­rios clien­tes –o eso di­ce Ou­rian– y ter­mi­nó en la cár­cel, lo cual lo obli­gó a de­mos­trar que no es­ta­ba con­cha­ba­do con él.

IN­VES­TI­GA­CIÓN FE­DE­RAL

En ju­nio de 2009, el co­le­gio de mé­di­cos de Ca­li­for­nia, a par­tir del tes­ti­mo­nio de nue­ve pa­cien­tes, reali­zó acu­sa­cio­nes más se­rias, co­mo ne­gli­gen­cia te­me­ra­ria, in­com­pe­ten­cia pro­fe­sio­nal, pu­bli­ci­dad fal­sa o en­ga­ño­sa, prác­ti­cas frau­du­len­tas y co­rrup­ción. Una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral con­clu­yó que Da­niel Se­rrano –un mé­di­co ar­gen­tino que en Ca­li­for­nia so­lo te­nía ha­bi­li­ta­ción co­mo en­fer­me­ro, fa­mo­so más tar­de por in­yec­tar un lí­qui­do in­dus­trial en el ros­tro de va­rias mu­je­res– ha­bía lle­va­do a ca­bo ci­ru­gía fa­cial en pre­sen­cia del pro­pio Ou­rian. «Fue el mo­men­to más os­cu­ro de mi vi­da», ase­gu­ra. Es­ta­ba con­ven­ci­do de su inocencia en lo to­can­te a las acu­sa­cio­nes gra­ves, pe­ro du­ran­te años tu­vo la pe­sa­di­lla de que le re­ti­ra­ban la li­cen­cia. Él y su no­via fue­ron pos­po­nien­do la bo­da, pues ni si­quie­ra veía cla­ro que pu­die­ra pa­gar el al­qui­ler de la clí­ni­ca, y se mu­dó a «un pi­si­to», sin­tien­do que su vi­da se ven­dría aba­jo cual­quier día. «He si­do ri­co y he si­do po­bre –co­men­ta hoy–. Créa­me, es me­jor ser ri­co». Mien­tras tan­to, se es­for­za­ba por es­con­der la ver­dad a sus em­plea­dos y, so­bre to­do, a sus pa­cien­tes: «No po­día mos­trar­me in­se­gu­ro con unas per­so­nas que es­ta­ban con­fián­do­me sus ca­ras y sus cuer­pos». Más tar­de se que­da­ría de una pie­za al des­cu­brir que mu­chos de ellos si­guie­ron po­nién­do­se en sus ma­nos pe­se a es­tar al tan­to de lo que su­ce­día. «Son me­jo­res per­so­nas que yo –afir­ma–. Yo no me hu­bie­ra fia­do». Al fi­nal, re­co­no­ció ca­sos de ne­gli­gen­cia y de in­su­fi­cien­cia do­cu­men­tal y fue con­de­na­do a cin­co años de li­ber­tad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.