Ten­den­cias.

Dor­mir en un sub­ma­rino, ce­nar en­tre co­ra­les, to­mar­se una co­pa ro­dea­do de man­tas... To­da­vía son muy po­cos y se­lec­tos, pe­ro pron­to los re­sorts sub­acuá­ti­cos de­ja­rán de ser una ra­re­za. Por Ixone Díaz Landaluce

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

¿La nue­va apues­ta del lu­jo? Los ho­te­les sub­ma­ri­nos.

POR LA VEN­TA­NA NO SE pue­de ver el atar­de­cer. Tam­po­co sa­le el sol por las ma­ña­nas. Pe­ro las vis­tas de es­te ho­tel son úni­cas. Dor­mir ba­jo el mar con­tem­plan­do el bai­le de las man­tas o es­cru­tan­do los se­cre­tos de un arre­ci­fe de co­ral ya no es cien­cia fic­ción. Ho­te­les, res­tau­ran­tes y spas en lu­ga­res tan pa­ra­di­sia­cos co­mo las is­las Mal­di­vas o tan tu­rís­ti­cos y ex­tra­va­gan­tes co­mo Du­bái ya ofre­cen dor­mir, co­mer y has­ta bai­lar al rit­mo de un DJ ba­jo las olas. To­dos son una gran obra de in­ge­nie­ría y, de mo­men­to, tam­bién un lu­jo so­lo al al­can­ce de los bol­si­llos más pu­dien­tes. Pe­ro el tu­ris­mo subacuático de­ja­rá de ser pron­to un plan inal­can­za­ble de la mano de los pri­me­ros re­sorts sub­ma­ri­nos de es­té­ti­ca hi­per­fu­tu­ris­ta que se es­tán pro­yec­tan­do en di­fe­ren­tes lu­ga­res del pla­ne­ta. Si la oferta au­men­ta, los pre­cios, se pre­vé, se­rán más ase­qui­bles. Has­ta que sean una reali­dad, una de­ce­na de ho­te­les y res­tau­ran­tes ya in­vi­tan a sus clien­tes a su­mer­gir­se (a pleno pul­món) en el lu­jo sub­ma­rino…

CO­MER EN UN ARRE­CI­FE DE CO­RAL

IT­HAA UN­DER­SEA (MAL­DI­VAS). Si­tua­do den­tro del lu­jo­so ho­tel Con­rad, en la is­la pri­va­da de Ran­ga­li, en el océano

Una es­ca­pa­da a bor­do del sub­ma­rino Lo­vers Deep cues­ta 220.000 eu­ros por no­che

Ín­di­co, es­te res­tau­ran­te ofre­ce vis­tas de 180 gra­dos de un jar­dín de co­ral mien­tras de­gus­tas lan­gos­ta o ca­viar. Ce­nar cues­ta 300 eu­ros por per­so­na, pe­ro tam­bién pue­des ir a to­mar­te un cóc­tel o re­ser­var el es­pa­cio pa­ra una bo­da ín­ti­ma.

AL MAHARA (DU­BÁI). Del ho­tel Ju­mei­rah Burj Al Arab, el em­ble­má­ti­co edi­fi­cio en for­ma de ve­la si­tua­do en la cos­ta de Du­bái, sue­le de­cir­se que es el más lu­jo­so del mun­do. Y aun­que se pue­de lle­gar en he­li­cóp­te­ro y en­tre su flo­ta de co­ches hay Fe­rra­ris y Rolls Roy­ce, qui­zá su oferta más ex­tra­va­gan­te con­sis­te en ce­nar en es­te res­tau­ran­te su­mer­gi­do en un im­pre­sio­nan­te acuario de 990.000 li­tros de agua en el que na­dan mi­les de pe­ces exó­ti­cos. Pre­su­me de ser­vir el me­jor ma­ris­co de la ciu­dad.

SEA (MAL­DI­VAS). Por si las im­pre­sio­nan­tes vi­llas pri­va­das del re­sort Anan­ta­ra, en la is­la de Kiha­vah, no fue­ran lu­jo su­fi­cien­te, es­te res­tau­ran­te es un es­pec­tácu­lo de aguas cris­ta­li­nas y pe­ces exó­ti­cos en di­rec­to. En su in­te­rior, la bo­de­ga sub­ma­ri­na con­ser­va vi­nos de has­ta 90 años de an­ti­güe­dad pa­ra acom­pa­ñar la co­ci­na eu­ro­pea que pre­pa­ra su chef.

DOR­MIR EN­TRE PE­CES TROM­PE­TA

MAN­TA RE­SORT (PEMBA IS­LAND). A la ha­bi­ta­ción sub­ma­ri­na de es­te re­sort, si­tua­do en una pe­que­ña is­la de Zan­zí­bar, se lle­ga en bar­co. Aun­que más que una ha­bi­ta­ción, es ca­si una is­la pri­va­da... En la cu­bier­ta su­pe­rior pue­des to­mar el sol y cua­tro me­tros por de­ba­jo del ni­vel del mar es­tá el dor­mi­to­rio, ro­dea­do de ven­ta­nas aso­ma­das al mar y sus fas­ci­nan­tes ha­bi­tan­tes. Se pue­den ob­ser­var pul­pos o pe­ces trom­pe­ta por unos 1500 eu­ros la no­che.

SENTOSA OCEAN SUI­TE (SIN­GA­PUR). Dar­se un ba­ño de es­pu­ma mien­tras se con­tem­pla uno de los acua­rios más gran­des del mun­do es po­si­ble en es­ta lu­jo­sa sui­te de dos plan­tas del re­sort Sentosa. Un im­pre­sio­nan­te ven­ta­nal en el dor­mi­to­rio per­mi­te ob­ser­var a los 40.000 pe­ces que ha­bi­tan en él.

LO­VERS DEEP. El des­tino lo eli­ge el clien­te: sea una ba­rre­ra de co­ral, la is­la ca­ri­be­ña de San­ta Lu­cía o un bar­co nau­fra­ga­do en el fon­do del mar Rojo. Es­te sub­ma­rino de lu­jo es­tá pen­san­do pa­ra pa­re­jas. «Un ser­vi­cio que per­mi­te a los via­je­ros a los que les gus­ta di­ver­tir­se ba­jo las sá­ba­nas ha­cer­lo al mis­mo tiem­po ba­jo las olas», di­ce la in­dis­cre­ta pu­bli­ci­dad de Oli­ver's Tra­vels, la com­pa­ñía de via­jes de lu­jo que lo oferta. El me­nú cons­ta de os­tras y ca­viar, y la tri­pu­la­ción (ca­pi­tán, ma­yor­do­mo y chef) duer­me en la otra pun­ta de la em­bar­ca­ción. La ‘es­ca­pa­di­ta ro­mán­ti­ca’ cues­ta 220.000 eu­ros por no­che y pa­re­ja.

ATLAN­TIS THE PALM (DU­BÁI). Unas 65.000 cria­tu­ras ma­ri­nas ha­bi­tan en el Am­bas­sa­dor La­goon de es­te os­ten­to­so ho­tel. Los dor­mi­to­rios de sus dos sui­tes sub­ma­ri­nas, Po­sei­dón y Nep­tuno, per­mi­ten aso­mar­se a las pro­fun­di­da­des del acuario a tra­vés de un gran ven­ta­nal. Alo­jar­se en ellas cues­ta al­re­de­dor de 5000 eu­ros la no­che. Eso sí, in­clu­ye ser­vi­cio de ma­yor­do­mo 24 ho­ras, un en­cuen­tro con del­fi­nes, ma­sa­jes dia­rios y en­tre­na­dor per­so­nal.

DE CO­PAS CON LAS RA­YAS

SUB­XIX (MAL­DI­VAS). A es­te club noc­turno, que de día tam­bién es un res­tau­ran­te, so­lo se pue­de lle­gar en bar­co, pues es­tá a 500 me­tros mar aden­tro del re­sort al que per­te­ne­ce: el Per Aquum Ni­ya­ma. Mien­tras te to­mas una co­pa con­tem­plan­do el fon­do ma­rino, un DJ pin­cha los úl­ti­mos éxi­tos. Tam­bién ofre­ce de­sa­yu­nos pri­va­dos o ca­tas de vi­nos. El bar, en for­ma de con­cha, y la de­co­ra­ción (las si­llas pa­re­cen au­tén­ti­cas anémo­nas) se mi­me­ti­zan con el pai­sa­je sub­ma­rino.

EL 'SPA' MÁS TRAN­QUI­LO DEL MUN­DO

LI­ME SPA (MAL­DI­VAS). Es el pri­mer y úni­co spa sub­ma­rino del mun­do. For­ma par­te del re­sort Per Aquum Hu­va­fen Fus­hi, mu­chos de cu­yos bun­ga­lós cuen­tan con sue­los acris­ta­la­dos pa­ra con­tem­plar el fon­do ma­rino del ato­lón so­bre el que se asien­tan. Las vis­tas a un co­ral mul­ti­co­lor y sus ha­bi­tan­tes son per­fec­tas pa­ra re­la­jar­se y dis­fru­tar de un ma­sa­je.

Tan­za­nia Man­ta Re­sort. Es­te ex­clu­si­vo ho­tel cuen­ta con una ha­bi­ta­ción don­de es po­si­ble con­tem­plar el fon­do del mar o re­la­jar­se en la su­per­fi­cie. ———

Mal­di­vas Sub­xix. Un lo­cal pa­ra to­mar una co­pa a 500 me­tros mar aden­tro del re­sort al que per­te­ne­ce, el Per Aquum Ni­ya­ma. ———

Du­bái

———

Atlan­tis The Palm. Es­te re­sort de lu­jo cuen­ta con dos sui­tes su­ba­cuá­ti­cas que dan al in­te­rior de la la­gu­na Am­bas­sa­dor.

Sin­ga­pur Sentosa Re­sort. La sui­te de es­te ho­tel ofre­ce vis­tas a uno de los acua­rios más gran­des del mun­do. ———

Du­bái Al Mahara. El res­tau­ran­te se en­cuen­tra den­tro de un enor­me acuario con más de cin­co me­tros de al­to. ———

A la car­ta Lo­vers Deep. Una no­che de lu­jo y un me­nú de os­tras y ca­viar a bor­do de un sub­ma­rino es la pro­pues­ta pa­ra una ve­la­da ro­mán­ti­ca que ha­ce la agen­cia Oli­ver's Tra­vels.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.