Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXVI).

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te.

al­fon­so XIII só­lo so­bre­vi­vió, co­mo rey, un año y tres me­ses a la caí­da del dic­ta­dor Pri­mo de Ri­ve­ra, a quien ha­bía li­ga­do su suer­te, pri­me­ro, y de­ja­do lue­go ti­ra­do co­mo una co­li­lla. Aban­do­na­do por los mo­nár­qui­cos, des­pre­cia­do por los mi­li­ta­res, vio­len­ta­men­te ata­ca­do por una iz­quier­da a la que so­bra­ban mo­ti­vos pa­ra ata­car, las elec­cio­nes de 1931 le die­ron la pun­ti­lla al rey y a la mo­nar­quía. Las ha­bía pre­ce­di­do una bue­na ra­cha de des­ór­de­nes po­lí­ti­cos y ca­lle­je­ros. De una par­te, los mo­vi­mien­tos de iz­quier­das, so­cia­lis­tas y anar­quis­tas, apre­ta­ban fuer­te, con ban­de­ras tri­co­lo­res on­dean­do en sus mí­ti­nes, con­ven­ci­dos de que esa vez sí se lle­va­ban el ga­to al agua. Al otro la­do del asun­to, la de­re­cha se par­tía en dos: una li­be­ral, más de­mo­crá­ti­ca, de ca­rác­ter re­pu­bli­cano, y otra ul­tra­mon­ta­na, en­ro­ca­da en la mo­nar­quía y la Igle­sia ca­tó­li­ca co­mo bas­tio­nes de la ci­vi­li­za­ción cris­tia­na, de con­ten­ción an­te la fe­roz ga­lo­pa­da co­mu­nis­ta, aquel fan­tas­ma que re­co­rría Eu­ro­pa y es­ta­ba po­nien­do bue­na par­te del mun­do pa­tas arri­ba. El caso es que, en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les del 12 de abril, en 42 de 45 ciu­da­des im­por­tan­tes arra­só la coa­li­ción re­pu­bli­cano-so­cia­lis­ta. Lo ur­bano se ha­bía pro­nun­cia­do sin pa­ños ca­lien­tes por la Re­pú­bli­ca, o sea, por­que Al­fon­so XIII se fue­ra a to­mar vien­to. Los vo­tos del ám­bi­to ru­ral, sin em­bar­go, sa­lie­ron fa­vo­ra­bles a las lis­tas mo­nár­qui­cas; pe­ro las iz­quier­das sos­te­nían, no sin ra­zón, que ese vo­to es­ta­ba en mano de los ca­ci­ques lo­ca­les y, por tan­to, era ma­ni­pu­la­do. El caso es que, an­tes de que aca­ba­ra el re­cuen­to, la pe­ña se ade­lan­tó echán­do­se a la calle, so­bre to­do en Ma­drid, a ce­le­brar la caí­da del rey. A esas al­tu­ras, el mo­nar­ca no po­día con­tar ya ni con el ejér­ci­to. Es­ta­ba in­de­fen­so. Y, co­mo ocu­rrió siem­pre (y si­gue ocu­rrien­do en esa cla­se de si­tua­cio­nes, que es lo bo­ni­to y lo ameno que te­ne­mos aquí), los por­ta­do­res de bo­ti­jo pa­la­cie­gos que has­ta ayer ha­bían si­do fie­les mo­nár­qui­cos des­cu­brie­ron de pron­to, al mi­rar­se al es­pe­jo, que to­da la vi­da ha­bían si­do re­pu­bli­ca­nos has­ta las ca­chas, oi­ga, por fa­vor, de­mó­cra­tas de to­da la vi­da, por quién me to­ma us­ted. Y los cu­bos de ba­su­ra y los ten­de­re­tes del Ras­tro ma­dri­le­ño se lle­na­ron, de la no­che a la ma­ña­na, de re­tra­tos de su ma­jes­tad Al­fon­so XIII a ca­ba­llo, a pie, en co­che, de mi­li­tar, de pai­sano, de ji­ne­te de po­lo, con cla­vel en la so­la­pa y con en­tor­cha­dos de almirante de la mar océa­na. Y to­das las se­ño­ras en las que ha­bía per­noc­ta­do su ma­jes­tad, que a esas al­tu­ras eran unas cuan­tas, lo mis­mo aris­tó­cra­tas que ba­ta­cla­nas –el hom­bre nos ha­bía sa­li­do muy afi­cio­na­do al in­ter­cam­bio de mi­cro­bios– se apre­su­ra­ron a re­ti­rar del apa­ra­dor y es­con­der las fo­tos, de­di­ca­das en plan A mi que­ri­da Fu­la­ni­ta o Men­ga­ni­ta, tu rey, et­cé­te­ra. Y, en fin. El ciu­da­dano Bor­bón hi­zo las ma­le­tas y se fue al des­tie­rro con una ce­le­ri­dad ex­tra­or­di­na­ria, en plan Co­rre­ca­mi­nos, por si la co­sa no que­da­ba só­lo en eso. «No quie­ro que se de­rra­me una go­ta de san­gre es­pa­ño­la», di­jo al ir­se, acu­ñan­do fra­se pa­ra la His­to­ria; lo que de­mues­tra que, ade­más de tor­pe e in­com­pe­ten­te co­mo rey, co­mo pro­fe­ta era un pu­ñe­te­ro desas­tre. De cual­quier mo­do, en aquel mo­men­to los es­pa­ño­les –siem­pre in­ge­nuos cuan­do de­ci­di­mos no ser vio­len­tos, en­vi­dio­sos o mi­se­ra­bles– con­si­de­ra­ban el ho­ri­zon­te mu­cho más lu­mi­no­so que ne­gro. La gen­te lle­na­ba las ca­lles, en­tu­sias­ma­da, agi­tan­do la nue­va bandera con su fran­ja mo­ra­da; y los po­lí­ti­cos, tan­to los re­pu­bli­ca­nos de to­da la vi­da co­mo los que aca­ba­ban de ver la luz y su­bir­se al ca­rro, se dis­pu­sie­ron a es­ta­ble­cer un nue­vo Es­ta­do es­pa­ñol de­mo­crá­ti­co, lai­co y so­cial que res­pe­ta­se, ade­más, las pe­cu­lia­ri­da­des vas­ca y ca­ta­la­na. Ése era el fu­tu­ro, na­da me­nos. Así que ima­gi­nen us­te­des el am­bien­te. To­do pin­ta­ba bien, en prin­ci­pio, al me­nos en los ti­tu­la­res de los pe­rió­di­cos, en los ca­fés y en las con­ver­sa­cio­nes de tran­vía. Con las pri­me­ras elec­cio­nes, mo­de­ra­dos y ca­tó­li­cos que­da­ron en mi­no­ría, y se im­pu­sie­ron los re­pu­bli­ca­nos de iz­quier­da y los so­cia­lis­tas. Una Es­pa­ña di­fe­ren­te, dis­tin­ta a la que lle­va­ba

Las ciu­da­des se pro­nun­cia­ron sin pa­ños ca­lien­tes por la Re­pú­bli­ca, o sea, por­que Al­fon­so XIII se fue­ra a to­mar vien­to

si­glos arras­trán­do­se an­te el trono y el al­tar, cuan­do no exi­lia­da, en­car­ce­la­da o fu­si­la­da, era po­si­ble de nue­vo (pon­gan aquí mú­si­ca de trom­pe­tas y de vio­li­nes). La His­to­ria, a me­nu­do mez­qui­na con no­so­tros, ofre­cía otra ra­ra opor­tu­ni­dad; una oca­sión de oro que na­tu­ral­men­te, en es­pec­ta­cu­lar alar­de de nues­tra eter­na ca­pa­ci­dad pa­ra el sui­ci­dio po­lí­ti­co y so­cial, nos íba­mos a car­gar en só­lo cin­co años. Con dos co­jo­nes. Y es que, co­mo de­cía un per­so­na­je de no re­cuer­do qué no­ve­la –igual has­ta era mía– Es­pa­ña se­ría un país es­tu­pen­do si no es­tu­vie­ra lleno de es­pa­ño­les.

[Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.