Mo­de­ra­di­tos.

Mo­de­ra­di­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Juan Ma­nuel de Pra­da.

pre­fie­ro al hom­bre que ele­va la voz pa­ra de­cir sin am­ba­ges lo que pien­sa, aun­que lo que pien­sa sea erró­neo, que al hom­bre que ocul­ta o dis­fra­za lo que pien­sa: por­que el pri­me­ro es ple­na­men­te hu­mano, aun­que in­sis­ta en el error (o pre­ci­sa­men­te por ello mis­mo), mien­tras que el 'mo­de­ra­di­to', ba­jo su pér­fi­da apa­rien­cia de neu­tra­li­dad ama­ble, es un ser pér­fi­do. Y es que el ras­go más ca­rac­te­rís­ti­co del 'mo­de­ra­di­to' es su gus­to­sa per­ma­nen­cia en el re­dil de las ideas re­ci­bi­das, que re­pi­te co­mo un lo­ri­to, a la es­pe­ra de la ra­ción de ca­ña­mo­nes que pre­mie su con­for­mi­dad. El 'mo­de­ra­di­to' nun­ca tie­ne ini­cia­ti­va, siem­pre adop­ta los usos del mun­do, siem­pre asu­me las mo­das de la épo­ca, siem­pre co­rea o imi­ta (con vir­tuo­sis­mo de ven­trí­lo­cuo) las vo­ces del mo­men­to. To­do lo que sea sa­lir­se de las pau­tas es­ta­ble­ci­das le pa­re­ce exa­ge­ra­ción y desafue­ro; to­do lo que sea ex­pre­sar­se con en­tu­sias­mo, con ar­dor, con cru­de­za, con vehe­men­cia, le pro­vo­ca dis­gus­to, aver­sión, es­cán­da­lo. El 'mo­de­ra­di­to', aun­que en su fue­ro in­terno no pro­fe­sa sin­ce­ra­men­te nin­gún prin­ci­pio, pue­de di­si­mu­lar de puer­tas afue­ra que los pro­fe­sa; pe­ro con la con­di­ción de que sean prin­ci­pios hue­ros, me­ras de­cla­ra­cio­nes re­tó­ri­cas, prin­ci­pios que no se apli­quen o se pue­dan apli­car agua­da­men­te. Y, por su­pues­to, si al­guien ex­pre­sa esos mis­mos prin­ci­pios con un tono en­cen­di­do y pre­ten­de apli­car­los sin re­ser­vas, se le an­to­ja­rá un ener­gú­meno; y pre­fe­ri­rá al que pro­cla­ma los prin­ci­pios con­tra­rios, siem­pre que lo ha­ga con co­rrec­ción, con mo­ri­ge­ra­ción, con fría y edu­ca­da ti­bie­za. Por su­pues­to, al 'mo­de­ra­di­to' las afir­ma­cio­nes o ne­ga­cio­nes ne­tas le pro­vo­can ho­rror, por­que lo obli­gan a to­mar par­ti­do; pre­fie­re las opi­nio­nes que pi­co­tean de to­dos los ces­tos, las ex­pre­sio­nes bru­mo­sas, el sin­cre­tis­mo am­bi­guo, la bo­rro­si­dad hue­ra, la pe­ro­gru­lla­da, el ma­mo­neo, el ma­tiz. ¡Có­mo le gus­tan al 'mo­de­ra­di­to' los ma­ti­ces! Se mo­ja las bra­gas ma­ti­zan­do, el tío; y si, ade­más de ma­ti­zar, pue­de 'con­sen­suar', en­ton­ces ya es que se co­rre de gus­to. Na­da gus­ta tan­to al 'mo­de­ra­di­to' co­mo ce­der una por­ción de lo que pien­sa (pues to­do lo que pien­sa ca­re­ce de va­lor) a cam­bio de to­mar una por­ción de la opi­nión con­tra­ria; pues sa­be que en es­te so­pi­cal­do men­tal su ba­bo­se­ría e inani­dad pa­san inad­ver­ti­das. El 'mo­de­ra­di­to' odia al hom­bre que se com­pro­me­te y em­pe­ña su pres­ti­gio en de­fen­der una po­si­ción, por­que sa­be que su ac­ti­tud ga­llar­da de­ja en evi­den­cia su co­bar­día. Si, ade­más, el com­pro­me­ti­do es hom­bre de ver­bo fá­cil y es­cri­tu­ra lo­za­na que se de­rra­ma con fran­que­za in­con­te­ni­ble e in­clu­so con cier­ta fal­ta de pu­dor, el odio del 'mo­de­ra­di­to' al­can­za­rá cús­pi­des dia­bó­li­cas; y em­pe­ña­rá sus fuer­zas en des­pres­ti­giar al hom­bre com­pro­me­ti­do, acu­sán­do­lo de char­la­ta­ne­ría, de ra­di­ca­lis­mo, de in­tem­pe­ran­cia, de cual­quier vi­cio real o in­ven­ta­do que lo ha­ga apa­re­cer an­te los ojos del mun­do co­mo un ora­te. El 'mo­de­ra­di­to' odia al hom­bre com­pro­me­ti­do co­mo el eu­nu­co odia al hom­bre vi­ril; y no va­ci­la­rá en con­se­guir su con­de­na al os­tra­cis­mo (pe­ro siem­pre de for­ma in­do­lo­ra, que pa­ra eso es 'mo­de­ra­di­to'). El 'mo­de­ra­di­to' con­si­de­ra que en to­da opi­nión hay al­go bueno y al­go ma­lo y que to­do pen­sa­mien­to que se ex­pre­sa sin am­ba­ges es ex­pre­sión de cie­ga so­ber­bia. Na­tu­ral­men­te, to­do es­to son ar­ti­ma­ñas ale­vo­sas pa­ra con­ven­cer­nos de que su ti­bie­za y co­bar­día son pru­den­cia, to­le­ran­cia, sen­ti­do co­mún. El 'mo­de­ra­di­to' de­fien­de los há­bi­tos ad­qui­ri­dos, las iner­cias pre­jui­cio­sas, las con­ven­cio­nes es­ta­ble­ci­das y, en fin, to­do lo que en­vuel­ve a las per­so­nas y a los pue­blos en las te­la­ra­ñas de la pe­re­za men­tal, de la re­pe­ti­ción fo­fa, del es­te­reo­ti­po; en cam­bio, odia las tra­di­cio­nes au­tén­ti­cas, que tra­ta de con­ver­tir en cos­tum­bres ma­qui­na­les y ca­ren­tes de sig­ni­fi­ca­do (y así, por ejem­plo, el 'mo­de­ra­di­to' pue­de lle­gar a par­ti­ci­par en una pro­ce­sión de Se­ma­na San­ta y has­ta del Cor­pus tan cam­pan­te, con la mis­ma asép­ti­ca com­pla­cen­cia con la que pue­de tam­bién par­ti­ci­par en un des­fi­le de ca­rro­zas del Or­gu­llo Gay). El 'mo­de­ra­di­to' nun­ca se en­fu­re­ce, nun­ca se exal­ta, siem­pre na­da a fa­vor de la co­rrien­te. Odia al pe­ca­dor arre­pen­ti­do, cu­yos erro­res pre­té­ri­tos gus­ta mu­cho de ai­rear; por­que pa­ra pe­car y pa­ra arre­pen­tir­se ha­ce fal­ta do­mi­nar y ser do­mi­na­do por las pa­sio­nes, y el 'mo­de­ra­di­to', que es de san­gre fría co­mo las cu­le­bras, ha re­pri­mi­do to­das sus pa­sio­nes. Al 'mo­de­ra­di­to' le re­pug­nan los hom­bres ator­men­ta­dos, por­que con

Na­da les gus­ta tan­to co­mo ce­der una por­ción de lo que pien­san (pues cuan­to pien­san ca­re­ce de va­lor) a cam­bio de to­mar una par­te de la opi­nión con­tra­ria

Qsus im­per­fec­cio­nes y re­caí­das mues­tran una as­pi­ra­ción do­lien­te al ideal; y el 'mo­de­ra­di­to' quie­re que su ram­plo­ne­ría y neu­tra­li­dad se con­vier­tan en ta­bla ra­sa que ni­ve­le la gran­de­za y la mi­se­ria hu­ma­nas. Por­que el 'mo­de­ra­di­to' es un hom­bre sin gran­de­za y sin mi­se­ria, es un hom­bre que no se in­dig­na, que no se asom­bra, que no ra­bia, que no se hu­mi­lla ni se arre­pien­te. El 'mo­de­ra­di­to' ca­re­ce de or­gu­llo pa­ra er­guir­se y de hu­mil­dad pa­ra arro­di­llar­se; por­que, al fin, es un des­po­jo hu­mano, un hi­jo del de­mo­nio, un rep­til al que con­vie­ne pi­sar cuan­do nos lo tro­pe­za­mos en el ca­mino, an­tes de que nos muer­da con su ve­neno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.