Me­mo­ria del San­gra­dor.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Da­vid Gis­tau.

los pe­lea­do­res eli­gen apo­dos in­ti­mi­da­to­rios, que su­gie­ren cier­ta ca­pa­ci­dad de ha­cer da­ño al pró­ji­mo. El Ase­sino. El Sa­ca­man­te­cas. El Que­bran­tahue­sos. He aquí apo­dos que de­cla­ran la gue­rra psi­co­ló­gi­ca al ri­val y anun­cian una fu­ria des­truc­ti­va que va a su­bir al ring. Otros apo­dos alu­den a vir­tu­des me­nos bru­ta­les y más su­ti­les, co­mo la su­pues­ta lis­te­za del Lin­ce, ri­co en ar­di­des, igual que el Odi­seo de Ho­me­ro. En cual­quier caso, nin­gún bo­xea­dor se im­po­ne un apo­do que po­ten­cie un de­fec­to en lu­gar de una vir­tud o que lo con­vier­ta en ob­je­to de mo­fa an­te los de­más. Ima­gí­nen­se su­bir al ring sien­do, qué sé yo, el As­fi­xia­do, o el Me­dia hos­tia. Tan hu­mi­llan­te co­mo ser rey y pa­sar a la his­to­ria co­mo el Pas­ma­do. Por la ho­nes­ti­dad de su apo­do, siem­pre tu­ve es­pe­cial pre­di­lec­ción por un bo­xea­dor lla­ma­do Chuck Wep­ner, alias el San­gra­dor de Ba­yon­ne. Us­te­des pen­sa­rán que el de San­gra­dor es un buen apo­do por­que se­gu­ra­men­te cree­rán que se re­fie­re a una ha­bi­li­dad de es­te pú­gil en con­cre­to pa­ra ha­cer san­grar a sus ri­va­les. Co­mo Dex­ter con una cu­chi­lla en la mano. Pe­ro no: Chuck Wep­ner fue el San­gra­dor por lo mu­cho que san­gra­ba él cuan­do le abrían las ce­jas du­ran­te los nu­me­ro­sos K. O. que su­frió, has­ta el pun­to de que só­lo en esa par­te del ros­tro lle­gó a su­mar 329 pun­tos de su­tu­ra. Dan pa­ra ga­nar va­rios años en Eu­ro­vi­sión. Ca­si oc­to­ge­na­rio, Chuck Wep­ner aún des­pa­cha hoy en el mos­tra­dor de una li­co­re­ría, y no siem­pre sa­ben sus clien­tes que de­trás de ese ros­tro re­men­da­do, gra­ní­ti­co, se es­con­de una de las his­to­rias más her­mo­sas del bo­xeo. Tan­to que Sil­ves­ter Sta­llo­ne se la ro­bó a Chuck pa­ra crear su per­so­na­je de Rocky: an­du­vie­ron en plei­tos du­ran­te años por ese mo­ti­vo des­pués de los Os­car ob­te­ni­dos por la his­to­ria del «hi­jo pre­di­lec­to de Fi­la­del­fia», quien, por cier­to, Sta­llo­ne qui­so que san­gra­ra es­pec­ta­cu­lar­men­te por las ce­jas, has­ta el pun­to de pe­lear ce­ga­do. Lo trai­go hoy a co­la­ción por­que el San­gra­dor fue uno de los ri­va­les de Moha­med Alí de los que na­die se ha acor­da­do a la ho­ra de la muer­te del Más Gran­de. To­dos he­mos re­me­mo­ra­do los com­ba­tes glo­rio­sos con­tra Fra­zier en Nue­va York y Ma­ni­la y con­tra Fo­re­man en Zai­re. Pe­ro tal vez no con­ve­nía acor­dar­se del San­gra­dor, un tos­co blo­que de ce­men­to hu­mano con un bi­go­ti­to co­mo de po­li­cía que lan­gui­de­cía co­mo pe­lea­dor de club ba­rrial, igual que Rocky, has­ta que por cau­sa de los tra­pi­cheos de pro­mo­to­res co­mo Don King le ca­yó en suer­te la in­só­li­ta opor­tu­ni­dad de pe­lear con­tra Moha­med Alí jus­to cuan­do és­te vol­vía de pro­cla­mar­se cam­peón del mun­do en Zai­re. Si Alí des­pre­cia­ba a sus igua­les, ya pue­den ima­gi­nar el des­dén con el que subió a me­dir­se con el po­bre San­gra­dor pa­ra des­pa­char­lo sin rom­per a su­dar si­quie­ra. Ésa era su in­ten­ción. Un día en la ofi­ci­na, cua­tro guan­tás y a es­pe­rar ri­va­les dig­nos. Pe­ro Alí, ni na­die en reali­dad, po­día ima­gi­nar que Chuck Wep­ner atrae­ría to­da la épi­ca so­bre sí al ofre­cer una de las ma­yo­res de­mos­tra­cio­nes his­tó­ri­cas de te­són y ca­pa­ci­dad de su­fri­mien­to. To­do, mien­tras el ros­tro se le em­pa­pa­ba de san­gre, a lo Rocky. En las imá­ge­nes de la pe­lea es po­si­ble ver el es­tu­por de Alí an­te la re­sis­ten­cia del San­gra­dor, an­te su ne­ga­ti­va a ir­se al sue­lo pe­se al cas­ti­go re­ci­bi­do. El es­tu­por se con­vier­te en te­rror cuan­do, me­dia­do el com­ba­te, el San­gra­dor se sa­ca del al­ma un gol­pe ines­pe­ra­do que ti­ra a la lo­na al más her­mo­so y mi­to­ló­gi­co de los cam­peo­nes. Du­ran­te su tiem­po

En las imá­ge­nes de la pe­lea se ve el es­tu­por de Alí an­te la re­sis­ten­cia del San­gra­dor, an­te su ne­ga­ti­va a ir­se al sue­lo pe­se al cas­ti­go re­ci­bi­do

de ple­ni­tud, a Alí, si no re­cuer­do mal, lo de­rri­ba­ron só­lo tres ve­ces. Henry Coo­per en Wem­bley. Joe Fra­zier en el Ma­di­son Squa­re Gar­den. Y el pu­ñe­te­ro San­gra­dor, que ahí lo tie­nen, des­pa­chan­do li­co­res con unas ce­jas más co­si­das que las de Fran­kens­tein. Pa­gó ca­ra la osa­día. Alí se ven­gó em­pleán­do­se a fon­do con un ri­val co­ra­ju­do, pe­ro muy por de­ba­jo de su ni­vel. Chuck Wep­ner re­ci­bió una pa­li­za que ni qui­sie­ra Chuck Wep­ner po­día re­sis­tir en pie. Pe­ro, por pri­me­ra vez, Alí sa­lió del ring ha­bien­do per­di­do lo que siem­pre ga­na­ba: el re­la­to, la fo­to­ge­nia mo­ral. Por su­pues­to, al San­gra­dor no lo in­vi­ta­ron a su fu­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.