ORGÍAS Y VÍ­DEOS POR­NO­GRÁ­FI­COS

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

Se­ma­nas des­pués, un edi­tor ofre­ció fo­to­gra­fiar­me pa­ra la por­ta­da de su re­vis­ta a con­di­ción de po­sar des­nu­do y sa­lir esa no­che con él a dis­fru­tar de «una ce­na ro­mán­ti­ca». Res­pon­dí que no es­ta­ba in­tere­sa­do, pe­ro si­guió en­vián­do­me men­sa­jes de for­ma re­gu­lar, ca­da vez más ex­plí­ci­tos; en oca­sio­nes in­cluían en­la­ces a ví­deos por­no­grá­fi­cos. En ju­nio de 2014, un fo­tó­gra­fo me in­vi­tó a par­ti­ci­par en orgías a cam­bio de con­se­guir­me «vi­si­bi­li­dad». Lo­gró que el otro mo­de­lo de la se­sión y yo nos que­dá­se­mos en cal­zon­ci­llos en el bos­que de Vin­cen­nes, al su­r­es­te de Pa­rís. Cie­go de co­caí­na, un po­de­ro­so di­se­ña­dor me en­vío ví­deos en los que apa­re­cía des­nu­do mien­tras in­ten­ta­ba con­cer­tar una en­tre­vis­ta con él pa­ra es­te ar­tícu­lo. En cier­to mo­do he te­ni­do suer­te; nun­ca me ha pa­sa­do na­da gra­ve. Po­co des­pués de ins­ta­lar­se en Pa­rís, Matt­hew –un mo­de­lo bri­tá­ni­co que ya no tra­ba­ja co­mo tal– se en­con­tró en el es­tu­dio de un fo­tó­gra­fo que se pa­só de la ra­ya. «Fue ho­rro­ro­so –re­cuer­da–. Hi­zo que me des­nu­da­ra ar­gu­men­tan­do que así se me pa­sa­ría la ti­mi­dez y me sen­ti­ría más có­mo­do con mi cuer­po. No po­día que­jar­me; for­ma­ba par­te de mi agen­cia». «El pa­trón siem­pre es el mis­mo: per­so­nas de ma­yor edad que con­tro­lan a las más jó­ve­nes», in­di­ca René Ha­ber­ma­cher, fo­tó­gra­fo sui­zo ha­bi­tual de Vo­gue Ja­pón y otras pu­bli­ca­cio­nes de al­to ni­vel. Sara Ziff, de la Mo­del Allian­ce, di­ce ha­ber oí­do men­cio­nar in­nu­me­ra­bles epi­so­dios pa­re­ci­dos al de Matt­hew. «No creo ha­ber ha­bla­do con un so­lo mo­de­lo que no ha­ya he­cho re­fe­ren­cia a si­tua­cio­nes de aco­so se­xual –ase­gu­ra–. Em­pie­zan a tra­ba­jar muy pron­to en una pro­fe­sión cor­ta y pre­ca­ria. Si tie­nes una fe­cha de ca­du­ci­dad de cin­co años, es ra­ro que te que­jes en un mun­do hi­per­com­pe­ti­ti­vo». Son mu­chos los que cri­ti­can la uti­li­za­ción de mo­de­los muy jó­ve­nes; crí­ti­cas que han arre­cia­do an­te la ten­den­cia a em­plear mo­de­los con as­pec­to aniña­do o an­dró­gino. El look an­dró­gino em­pu­ja a los chi­cos a per­der ma­sa mus­cu­lar y a las chi­cas sus cur­vas na­tu­ra­les. Un mo­de­lo, Jack, ex­pli­ca que es­to ha he­cho que chi­cos y chi­cas com­pi­tan más que nun­ca. En mar­ca­do con­tras­te con la an­dro­gi­nia im­pe­ran­te en­tre los mo­de­los de las pa­sa­re­las en Asia es­tán los mus­cu­la­dos ti­pi­fi­ca­dos por el bri­tá­ni­co Da­vid Gandy. Pe­ro es­tos cuer­pa­zos con­lle­van mu­chas ve­ces pro­ble­mas de sa­lud. «Es­tos chi­cos no es­tán en me­jor si­tua­ción –ase­gu­ra un fo­tó­gra­fo bri­tá­ni­co que tra­ba­ja con re­gu­la­ri­dad pa­ra Vo­gue USA y GQ Fran­cia–. Van al gim­na­sio día sí y día tam­bién, tie­nen un dos por cien­to de gra­sa cor­po­ral y se ma­tan de ham­bre». Los es­pe­cia­lis­tas en sa­lud men­tal, de he­cho, han acu­ña­do el tér­mino 'vi­go­re­xia' pa­ra de­sig­nar es­ta dis­mor­fía mus­cu­lar: una dis­tor­sio­na­da per­cep­ción del pro­pio cuer­po co­mo dé­bil y ca­ren­te de mus­cu­la­tu­ra que em­pu­ja a ejer­ci­tar­se de for­ma ob­se­si­va.

"LA SUPERDELGADEZ ES MUY APRE­CIA­DA EN ASIA. PUE­DES GA­NAR 20.000 EU­ROS AL MES SI CURRAS 16 HO­RAS AL DÍA TO­DA LA SE­MA­NA"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.