Gus­ta­ve Cai­lle­bot­te, el im­pre­sio­nis­ta que abrió las puer­tas de los mu­seos al mo­vi­mien­to y fue me­ce­nas de Mo­net, De­gas o Ma­net. Aho­ra, una gran mues­tra en el Thys­sen de Madrid le ha­ce justicia. Ar­te.

Siem­pre a la som­bra de Mo­net, De­gas o Ma­net, fue, sin em­bar­go, un im­pre­sio­nis­ta cla­ve. Ex­ce­len­te pin­tor, Cai­lle­bot­te ejer­ció tam­bién co­mo me­ce­nas de mu­chos de ellos y les abrió las puer­tas de los mu­seos. Aho­ra, una gran mues­tra en el Mu­seo Thys­sen le ha­ce

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FÁ­TI­MA URIBARRI

El pin­tor Clau­de Mo­net vi­vía en Ar­gen­teuil, don­de cui­da­ba con pri­mor su jar­dín y lu­cha­ba por ha­cer­se un si­tio co­mo ar­tis­ta: su mar­chan­te Paul Du­ran­druel ape­nas ha­bía lo­gra­do ven­der un pu­ña­do de sus cua­dros. OCTAVE MIRBEAU, ES­CRI­TOR y jar­di­ne­ro afi­cio­na­do, le anun­ció por car­ta su vi­si­ta. Iría con un ami­go, Gus­ta­ve Cai­lle­bot­te, tam­bién pin­tor y aman­te de la hor­ti­cul­tu­ra, co­mo Mo­net: «Ha­bla­re­mos de jar­di­ne­ría», pro­me­tía Mirbeau en su car­ta. De aquel en­cuen­tro na­ció una amis­tad só­li­da y cons­tan­te que tu­vo enor­mes con­se­cuen­cias en la his­to­ria del ar­te y en el pa­tri­mo­nio de Fran­cia. Gus­ta­ve Cai­lle­bot­te y Clau­de Mo­net ha­bla­ron de jar­di­ne­ría y de pin­tu­ra

aquel día. Des­pués se car­tea­ron y vi­si­ta­ron mu­chas ve­ces. Se en­via­ban nue­vas se­mi­llas, abo­nos y fer­ti­li­zan­tes el uno al otro. Se co­mu­ni­ca­ban los nue­vos hallazgos so­bre sus da­lias y cri­san­te­mos. Com­par­tían tam­bién sus avan­ces con los lien­zos. Y ade­más de ami­gos se con­vir­tie­ron en me­ce­nas y pro­te­gi­do. Cai­lle­bot­te, que ha­bía he­re­da­do un buen di­ne­ro de su fa­mi­lia, due­ña de una em­pre­sa tex­til, sos­tu­vo a Mo­net y a otros im­pre­sio­nis­tas: les com­pra­ba obras y les pa­ga­ba el al­qui­ler.

UN RE­GA­LO PA­RA FRAN­CIA

Al mo­rir, Cai­lle­bot­te do­nó al Es­ta­do su mag­ní­fi­ca co­lec­ción de ar­te, los cua­dros que ha­bía com­pra­do a sus ami­gos pa­ra ayu­dar­los, te­so­ros co­mo El bal­cón, de Édouard Ma­net; La es­tre­lla, de Ed­gar De­gas; El desa­yuno, de Clau­de Mo­net; El es­tan­que, de Paul Cé­zan­ne; o El bai­le en el Mou­lin de la Ga­let­te, de Pie­rre-au­gus­te Re­noir. Te­nía más jo­yas. Las re­ga­ló to­das. Gus­ta­ve Cai­lle­bot­te fue un hom­bre es­plén­di­do y des­pren­di­do, y esas cua­li­da­des le per­ju­di­ca­ron co­mo pin­tor por­que su fa­ce­ta de me­ce­nas en­som­bre­ció la de crea­dor. «Es un ar­tis­ta que es­tá a la al­tu­ra de Mo­net y Re­noir», ex­pli­ca Ma­ri­na Fe­rret­ti, di­rec­to­ra de Ex­po­si­cio­nes e In­ves­ti­ga­ción del Mu­seo de los Im­pre­sio­nis­tas de Gi­verny y co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción Cai­lle­bot­te, pin­tor y jar­di­ne­ro, que se inau­gu­ra es­te mar­tes en el Mu­seo Thys­sen Bor­ne­mis­za de Madrid. La fa­ma me­re­ci­da tar­dó en lle­gar. Por­que el pin­tor mu­rió jo­ven. Co­mo di­jo Mo­net: «Cuan­do le per­di­mos, no es­ta­ba más que em­pe­zan­do su ca­rre­ra». Y tam­bién le per­ju­di­có ser ri­co: sus he­re­de­ros no sin­tie­ron la ne­ce­si­dad de mo­ver sus obras pa­ra que se ex­pu­sie­ran y va­lo­ra­ran. Fue Cai­lle­bot­te un ar­tis­ta atre­vi­do y rompe­dor. Su obra Los acu­chi­lla­do­res de par­qué, por ejem­plo, mos­tra­ba un nue­vo pun­to de vis­ta de los tra­ba­ja­do­res. Qui­zá por eso el Sa­lón Ofi­cial de 1875 lo re­cha­zó. Por aque­lla épo­ca (en 1873 ha­bía acu­di­do a Ar­gen­teuil con Mirbeau a vi­si­tar a Mo­net) co­no­ció a los pin­to­res re­bel­des, los re­cha­za­dos ('im­pre­sio­nis­tas' los lla­mó un crí­ti­co en alu­sión al cua­dro Im­pre­sión, sol na­cien­te, de Clau­de Mo­net), y se unió a ellos. Los acu­chi­lla­do­res de par­qué sí se acep­tó en la se­gun­da ex­po­si­ción de

Al mo­rir, en 1894, le­gó a Fran­cia su mag­ní­fi­ca co­lec­ción de im­pre­sio­nis­tas, que así en­tra­ron en los mu­seos

los im­pre­sio­nis­tas. Cai­lle­bot­te se con­vir­tió en uno de ellos, un mi­li­tan­te ac­ti­vo: or­ga­ni­za­ba las ex­po­si­cio­nes y los al­muer­zos del gru­po y «ase­gu­ró su pos­te­ri­dad al for­zar su en­tra­da en los mu­seos con su le­ga­do al Es­ta­do», aña­de Ma­ri­na Fe­rret­ti. Sus obras, ade­más, fue­ron ori­gi­na­les. So­bre to­do en la pers­pec­ti­va: pro­fun­da y con unas lar­gas dia­go­na­les, tam­bién a ve­ces con es­ce­nas vis­tas des­de arri­ba, co­mo su Bal­cón. Bou­le­vard Hauss­mann, la vi­sión de la ca­lle des­de su pi­so pa­ri­sino.

EL CAM­BIO DE PA­RÍS

Cai­lle­bot­te vi­vió la trans­for­ma­ción de Pa­rís, la nueva pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na di­se­ña­da por el ba­rón Hauss­mann y plas­mó en sus obras esa nueva ciu­dad de am­plias ave­ni­das. Más que la ciu­dad –apun­tan los ex­per­tos– re­tra­tó a sus ha­bi­tan­tes, a sus bur­gue­ses con som­bre­ro de co­pa y tam­bién a los tra­ba­ja­do­res, los pin­to­res o acu­chi­lla­do­res. No fue afi­cio­na­do a las es­ce­nas de ca­fé, sus obras son más de pe­tit co­mi­té. Lue­go lle­ga­ron las flo­res y des­ban­ca­ron a to­dos. Los jar­di­nes y

la na­ve­ga­ción de ve­la cau­ti­va­ron el in­te­rés del ar­tis­ta. De pe­que­ño ve­ra­neó en Ye­rres, en una ca­sa pre­cio­sa con un gran jar­dín de es­ti­lo in­glés. Allí co­men­zó a pin­tar al ai­re li­bre. Los ca­mi­nos, los efec­tos de la luz so­bre los es­tan­ques y el río Ye­rres po­sa­ron pa­ra él. Cuan­do se pu­sie­ron de mo­da los de­por­tes náu­ti­cos, Cai­lle­bot­te los prac­ti­có e in­clu­so ga­nó re­ga­tas de ve­la y di­se­ñó ve­le­ros. En la cuar­ta ex­po­si­ción im­pre­sio­nis­ta pre­sen­tó has­ta 28 cua­dros pin­ta­dos en Ye­rres. En 1881, él y su her­mano Mar­tial ven­die­ron aque­lla fin­ca. Com­pra­ron otra en Pe­tit Gen­ne­vi­lliers, en la ri­be­ra del Se­na. Gus­ta­ve di­se­ñó un jar­dín y un huer­to. Y me­tió el jar­dín den­tro de ca­sa al de­co­rar­la con sus lien­zos de cri­san­te­mos, da­lias, ro­sas y gi­ra­so­les. Se car­tea­ba con Mo­net, 'ca­za­ba' es­pe­cies nue­vas, re­ma­ba por el río, sos­te­nía a sus ami­gos y pin­ta­ba.

PIN­TAR TO­DAS LAS FLO­RES

«Me de­di­co de lleno al pai­sa­je. Creo que nun­ca he vis­to una pri­ma­ve­ra tan her­mo­sa. He que­ri­do pin­tar to­das las va­rie­da­des de ár­bo­les que han flo­re­ci­do, pe­ro las flo­res du­ran tan po­co que es muy di­fí­cil», es­cri­bía a su ami­go Mo­net. El jar­dín de Gi­verny de Mo­net y sus series de ne­nú­fa­res lo­gra­ron fa­ma mun­dial. La de Cai­lle­bot­te tar­dó en flo­re­cer. Lo re­des­cu­brió en 1970 el his­to­ria­dor del ar­te Kirk Var­ne­doe. En Fran­cia, la pri­me­ra gran mo­no­gra­fía se la de­di­can en 1994 en el Grand Pa­lais de Pa­rís pa­ra ce­le­brar el cen­te­na­rio de su muer­te. Aho­ra tam­bién el Thys­sen lo de­vuel­ve a su si­tio, a la al­tu­ra de Mo­net y Re­noir.

UN HOM­BRE GE­NE­RO­SO Or­ga­ni­zó ex­po­si­cio­nes de los im­pre­sio­nis­tas y par­ti­ci­pó en ellas con obras pro­pias o pres­tan­do los lien­zos que com­pra­ba a sus com­pa­ñe­ros pa­ra ayu­dar­los.

IN­VER­NA­DE­RO Pin­tó unos pa­ne­les pa­ra las puer­tas del co­me­dor de su ca­sa, pa­ra que pa­re­cie­ra un in­ver­na­de­ro, y un gran lien­zo de margaritas, pe­ro mu­rió, a los 45 años, y el pro­yec­to que­dó inaca­ba­do.

EL NUE­VO PA­RÍS A Cai­lle­bot­te no le in­tere­san los mue­lles del Se­na ni las ca­lles bu­lli­cio­sas, mues­tra Pa­rís di­se­ña­da por Hauss­mann, am­plia y lim­pia. Re­tra­ta la ciu­dad en gri­ses sua­ves.

ATRAC­CIÓN FLU­VIAL Tam­bién plas­mó mu­chas es­ce­nas de ríos (del Ye­rres y el Se­na). Es­ta es Em­bar­ca­ción an­cla­da en el Se­na, Ar­gen­teuil, pin­ta­da en 1891, tres años an­tes de mo­rir.

EL CHAS­QUI­DO DEL VIEN­TO Pin­ta las lla­nu­ras que ro­dean su ca­sa en Pe­tit Gen­ne­vi­lliers y la ro­pa blan­ca ten­di­da sa­cu­di­da por el vien­to. Tam­bién aquí uti­li­za un pun­to de vis­ta ele­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.