Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXVII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Patente De Corso - Www.xlsemanal.com/pe­rez­re­ver­te

allí es­tá­ba­mos los es­pa­ño­les, o bue­na par­te de ellos, muy con­ten­tos con aque­lla Se­gun­da Re­pú­bli­ca par­la­men­ta­ria y cons­ti­tu­cio­nal, dis­pues­tos re­dis­tri­buir la pro­pie­dad de la tie­rra, aca­bar con la co­rrup­ción, au­men­tar el ni­vel de vi­da de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, re­for­mar el Ejér­ci­to, for­ta­le­cer la edu­ca­ción pú­bli­ca y se­pa­rar la Igle­sia del Es­ta­do. En eso an­dá­ba­mos, dis­pues­tos a sa­lir del ca­la­bo­zo os­cu­ro don­de si­glos de re­yes im­bé­ci­les, mi­nis­tros in­fa­mes y cu­ras fa­ná­ti­cos nos ha­bían te­ni­do a pan y agua. Pe­ro la co­sa no era tan fá­cil en la prác­ti­ca co­mo en los ti­tu­la­res de los pe­rió­di­cos. De la trá­gi­ca lec­ción de la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca, que se ha­bía ido al ca­ra­jo en un sin­diós de de­ma­go­gia e irres­pon­sa­bi­li­dad, no ha­bía­mos apren­di­do na­da, y eso iba a no­tar­se pron­to. En un país don­de la po­bre­za y el anal­fa­be­tis­mo eran en­dé­mi­cos, las pri­sas por cam­biar en un par de años lo que ha­bría ne­ce­si­ta­do el tiem­po de una ge­ne­ra­ción, re­sul­ta­ban mor­ta­les de ne­ce­si­dad. Cre­ci­dos los ven­ce­do­res por el éxi­to elec­to­ral, to­do el mun­do pre­ten­dió co­brar­se los vie­jos agra­vios en el pla­zo más cor­to po­si­ble, y eso sus­ci­tó agra­vios nue­vos. «Qui­zá fue­ra la arro­gan­cia que dan los vo­tos», co­mo apun­ta Juan Es­la­va Galán. El ca­so es que, una vez con­se­gui­do el po­der, la iz­quier­da, una alian­za de re­pu­bli­ca­nos y so­cia­lis­tas, se im­pu­so co­mo pri­mer ob­je­ti­vo tri­tu­rar –es pa­la­bra del pre­si­den­te Ma­nuel Aza­ña– a la Igle­sia y al Ejér­ci­to, prin­ci­pa­les apo­yos del vie­jo ré­gi­men con­ser­va­dor que se pre­ten­día des­truir. O sea, li­qui­dar por la cara, de la no­che a la ma­ña­na, dos ins­ti­tu­cio­nes añe­jas, po­de­ro­sas y con más con­chas que un ga­lá­pa­go. Cal­cu­len la in­ge­nui­dad, o la chu­le­ría. Y en vez de ir pa­si­to a pa­si­to, los go­ber­nan­tes re­pu­bli­ca­nos se me­tie­ron en un pe­li­gro­so jar­dín. Lo del Ejér­ci­to, des­de lue­go, cla­ma­ba al cie­lo. Aque­llo era la des­co­jo­na­ción de Es­pron­ce­da. Ha­bía 632 ge­ne­ra­les pa­ra una fuer­za de só­lo 100.000 hom­bres, lo que su­po­nía un ge­ne­ral por ca­da 158 mi­li­ta­res; y has­ta Cal­vo So­te­lo, que era un po­lí­ti­co de la de­re­cha du­ra, de­cía que era una bar­ba­ri­dad. Pe­ro las re­for­mas cas­tren­ses em­pe­za­ron a apli­car­se con tan­ta tor­pe­za, sin me­dir fuer­zas ni posibles reac­cio­nes, que la ma­yor par­te de los je­fes y ofi­cia­les –que al fin y al cabo eran quie­nes te­nían los cuar­te­les y las es­co­pe­tas– se en­ca­bro­na­ron bas­tan­te y se la ju­ra­ron a la Re­pú­bli­ca, que de tal mo­do ve­nía a to­car­les las na­ri­ces. Aun así, el pa­ti­na­zo gor­do lo die­ron los go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos con la San­ta Ma­dre Igle­sia. Des­pre­cian­do el enor­me po­der so­cial que en es­te país su­pers­ti­cio­so y anal­fa­be­to, pe­se a ha­ber vo­ta­do a las iz­quier­das, aún te­nían co­le­gios pri­va­dos, al­ta­res, púl­pi­tos y con­fe­so­na­rios, los ra­di­ca­les se ti­ra­ron di­rec­ta­men­te a la yu­gu­lar ecle­siás­ti­ca con lo que Sal­va­dor de Ma­da­ria­ga –po­co sos­pe­cho­so de ser de de­re­chas– ca­li­fi­ca­ría de «an­ti­cle­ri­ca­lis­mo es­tre­cho y ven­ga­ti­vo». Es de­cir, que los po­lí­ti­cos en el po­der no só­lo de­cla­ra­ron acon­fe­sio­nal la Re­pú­bli­ca, pre­ten­die­ron di­sol­ver las ór­de­nes re­li­gio­sas, fo­men­ta­ron el ma­tri­mo­nio ci­vil y el di­vor­cio y qui­sie­ron im­po­ner la edu­ca­ción lai­ca mul­ti­pli­can­do las es­cue­las, lo que era bueno y desea­ble, sino que ade­más die­ron pa­je­ra li­bre a los des­ce­re­bra­dos, a los bes­tias, a los cri­mi­na­les y a los in­con­tro­la­dos que al mes de pro­cla­mar­se el asun­to em­pe­za­ron a que­mar igle­sias y con­ven­tos, y a mon­tar des­pa­rra­mes ca­lle­je­ros que na­die re­pri­mía («Nin­gún convento va­le una go­ta de san­gre obre­ra», era la res­pues­ta gu­ber­na­men­tal), dan­do co­mien­zo a una pe­li­gro­sa im­pu­ni­dad, a un pro­ble­ma de or­den pú­bli­co que, ya des­de el pri­mer mo­men­to, trun­có la fe en la Re­pú­bli­ca de mu­chos que la ha­bían desea­do y aplau­di­do. Em­pe­za­ron así a abrir­se de nue­vo, co­mo una eter­na mal­di­ción, nues­tras vie­jas he­ri­das; el abis­mo en­tre los dos ban­dos que siem­pre des­tro­za­ron la con­vi­ven­cia en Es­pa­ña: Igle­sia y Es­ta­do, ca­tó­li­cos y an­ti­cle­ri­ca­les, amos y tra­ba­ja­do­res, or­den es­ta­ble­ci­do y re­vo­lu­ción. A con­se­cuen­cia de esos an­ta­go­nis­mos, co­mo se­ña­la el his­to­ria­dor Ju­lián Casanova, «la Re­pú­bli­ca en­con­tró gran­des di­fi­cul­ta­des

To­dos pre­ten­die­ron co­brar­se los vie­jos agra­vios en el pla­zo más cor­to po­si­ble, y eso creó agra­vios nue­vos

Opa­ra con­so­li­dar­se y tu­vo que en­fren­tar­se a fuer­tes desafíos des­de arri­ba y des­de aba­jo». Por­que mien­tras obis­pos y mi­li­ta­res frun­cían el ce­ño des­de arri­ba, por aba­jo tam­po­co es­ta­ban dis­pues­tos a fa­ci­li­tar las co­sas. Des­pués de tan­to so­por­tar in­jus­ti­cias y mi­se­ria, car­ga­dos de ra­zo­nes, de ga­nas y de ren­cor, anar­quis­tas y so­cia­lis­tas te­nían pri­sa, y tam­bién ideas pro­pias so­bre có­mo ace­le­rar el cam­bio de las co­sas. Y del mis­mo mo­do que de­re­chas e iz­quier­das ha­bían cons­pi­ra­do con­tra la pri­me­ra Re­pú­bli­ca, ha­cién­do­la im­po­si­ble, la Es­pa­ña eter­na, siem­pre a gus­to ba­jo la sombra de Caín, se dis­po­nía a ha­cer lo mis­mo con la se­gun­da. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.