1500

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Patente De Corso - Por www.xlsemanal.com/prada www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

nues­tra re­vis­ta cum­ple 1500 se­ma­nas en los quios­cos, trein­ta años ofre­cien­do a sus lec­to­res en­tre­vis­tas, re­por­ta­jes, cró­ni­cas y ar­tícu­los so­bre los más va­ria­dos asun­tos, con un es­pe­cial apre­cio por la ca­li­dad li­te­ra­ria y grá­fi­ca. Eva­sión y re­fle­xión en un de­li­ca­do equi­li­brio que só­lo se pue­de sos­te­ner gra­cias al te­són de un es­tu­pen­do equi­po co­man­da­do hoy (y des­de ha­ce ya bas­tan­tes años) por Mar Coh­nen; y en don­de brilla con es­pe­cial ga­llar­día una in­quie­tud por el do­lor hu­mano que no sue­le te­ner ca­bi­da en el 'co­lo­rín'. Sos­pe­cho que Mar Coh­nen y su equi­po ha­brán te­ni­do que re­sis­tir mu­chas ve­ces la ten­ta­ción de ex­cluir cier­tas pie­zas 'in­có­mo­das' que mues­tran sin am­ba­ges las ca­la­mi­da­des e in­jus­ti­cias que pa­de­cen mu­chos hom­bres, en lu­gar de ofre­cer en­tre­vis­tas lle­nas de gla­mour; y ca­da vez que la han re­sis­ti­do han he­cho más gran­de es­ta re­vis­ta. Char­les Pé­guy afir­ma­ba que una re­vis­ta no es­tá vi­va sino cuan­do ca­da nú­me­ro dis­gus­ta a una ter­ce­ra par­te de sus lec­to­res… con la con­di­ción de que nun­ca sean los mis­mos. Y Xlsemanal es una prue­ba de re­vis­ta vi­va, que a lo lar­go de to­dos es­tos años ha ofre­ci­do con­te­ni­dos muy re­que­ri­dos, jun­to con otros que no lo eran tan­to, a sa­bien­das in­clu­so de que po­drían dis­gus­tar a una par­te na­da exi­gua de sus lec­to­res. Es­te es el au­tén­ti­co pe­rio­dis­mo; por­que ha­cer pe­rio­dis­mo no con­sis­te tan só­lo en brin­dar a la gen­te lo que re­cla­ma, sino tam­bién en plan­tear a la gen­te nue­vas cu­rio­si­da­des, nue­vas in­quie­tu­des, nue­vos com­pro­mi­sos, a ve­ces in­clu­so en con­tra de su vo­lun­tad, pe­ro cui­dan­do de que no se le atra­gan­ten. Hoy, por des­gra­cia, se nos im­po­ne un pe­rio­dis­mo exe­cra­ble que só­lo bus­ca agra­dar al lec­tor, un pe­rio­dis­mo fal­so­rro he­cho de au­dien­cias y de su­mi­sión a las mo­das, un pe­rio­dis­mo inane que bus­ca ha­la­gar los ba­jos ins­tin­tos, adu­cien­do que res­pon­de a los «gus­tos del pú­bli­co». Pe­ro ba­jo es­ta ex­pre­sión de apa­rien­cia inofen­si­va se aga­za­pan la irres­pon­sa­bi­li­dad y la fal­ta de es­crú­pu­los mo­ra­les. Y el ca­so es que el pe­rio­dis­mo (hoy tan des­pres­ti­gia­do a los ojos del vul­go) es uno de los ofi­cios más mo­ra­les que uno ima­gi­nar­se pue­da. Si, co­mo nos en­se­ña­ba Aris­tó­te­les, lo dis­tin­ti­vo del ser hu­mano es el dis­cer­ni­mien­to mo­ral, el pe­rio­dis­ta es el más hu­mano de los hom­bres; pues en su tra­ba­jo no ha­ce otra co­sa sino dis­cer­nir mo­ral­men­te. Dis­cier­ne cuan­do eli­ge los asun­tos (pue­de ele­gir en­tre de­gra­dar o enal­te­cer a sus lec­to­res, pue­de ele­gir en­tre in­to­xi­car­los o ilu­mi­nar­los, pue­de ele­gir en­tre amo­do­rrar­los plá­ci­da­men­te con men­ti­ras eu­fó­ni­cas o azu­zar­los in­gra­ta­men­te con ver­da­des pi­ca­jo­sas); dis­cier­ne tam­bién cuan­do eli­ge el tra­ta­mien­to de sus asun­tos (pue­de ele­gir en­tre in­da­gar fuen­tes fia­bles o de­jar­se pas­to­rear por fuen­tes ten­den­cio­sas, pue­de ele­gir en­tre ha­cer un 'cor­ta y pe­ga' más o me­nos asea­di­to u ofre­cer un tra­ba­jo es­me­ra­do y ori­gi­nal); dis­cier­ne, so­bre to­do, cuan­do de­ci­de cuál es la ac­ti­tud que de­be adop­tar an­te los po­de­ro­sos que tra­tan de so­bor­nar­lo, que tra­tan de con­ver­tir­lo en un pe­rio­dis­ta 'afín' con li­son­jas y a ve­ces tam­bién con ame­na­zas ve­la­das, que tra­tan in­clu­so de des­me­re­cer­lo an­te sus je­fes cuan­do no se alla­na an­te sus pre­ten­sio­nes. Mu­chas ve­ces, cuan­do des­cu­bri­mos las com­po­nen­das de esos ter­tu­lia­ne­ses fan­to­ches que sa­len en la te­le sol­tan­do una mo­rra­lla de con­sig­nas dic­ta­das des­de Gé­no­va o Fe­rraz te­ne­mos la ten­ta­ción de arre­me­ter con­tra to­do el gre­mio; y ol­vi­da­mos el tra­ba­jo ca­lla­do de tan­tos pe­rio­dis­tas que se la jue­gan to­man­do de­ci­sio­nes com­pli­ca­das, a me­nu­do en con­tra de sus pro­pios in­tere­ses, a me­nu­do a cos­ta de po­ner en jue­go la con­ti­nui­dad de su tra­ba­jo por atre­ver­se a sa­lir­se del re­dil, por de­nun­ciar los abu­sos de los po­de­ro­sos, por in­co­mo­dar a sus je­fes y aun a los pro­pios lec­to­res, eli­gien­do en­fo­ques in­có­mo­dos, o atre­vién­do­se a hur­gar en es­ter­co­le­ros que na­die quiere re­mo­ver, por te­mor a en­con­trar­se con por­que­rías de­ma­sia­do fé­ti­das. Me sien­to muy or­gu­llo­so de par­ti­ci­par en la aven­tu­ra se­ma­nal y siem­pre re­no­va­da de es­ta re­vis­ta. A lo lar­go de los úl­ti­mos años, he pro­cu­ra­do es­cri­bir ar­tícu­los po­co com­pla­cien­tes que re­mue­van y ara­ñen, ar­tícu­los que no siem­pre agra­den al lec­tor, atre­vién­do­me a de­cir co­sas

Ha­cer pe­rio­dis­mo no con­sis­te tan só­lo en brin­dar a la gen­te lo que re­cla­ma, sino tam­bién en plan­tear a la gen­te nue­vas in­quie­tu­des

Oque nues­tra épo­ca re­pu­dia. Ja­más he re­ci­bi­do una in­si­nua­ción ve­la­da, mu­cho me­nos una re­con­ven­ción o cen­su­ra; y me cons­ta que a ve­ces he mo­les­ta­do a quie­nes po­drían re­con­ve­nir­me o si­quie­ra in­si­nuar­me que cam­bia­se de to­nos o de te­mas. Y es­to só­lo ha si­do po­si­ble por­que Xlsemanal es una re­vis­ta au­tén­ti­ca­men­te vi­va, he­cha por pe­rio­dis­tas que aman su pe­li­gro­so ofi­cio y lo en­tien­den co­mo una cons­tan­te elec­ción mo­ral. Gra­cias mil a quie­nes ha­cen es­ta re­vis­ta y a quie­nes la leen ca­da se­ma­na, du­ran­te las mil qui­nien­tas pa­sa­das y las mil qui­nien­tas que vie­nen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.