La pri­me­ra ci­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Nuevos Códigos - Www.xlsemanal.com/da­vid­gis­tau

apre­cio en mi en­torno la exis­ten­cia de ma­tri­mo­nios de lar­ga du­ra­ción, con gran­des pro­les ya ama­man­ta­das, que, de vez en cuan­do, se es­fuer­zan por re­en­con­trar­se en un si­mu­la­cro de pri­me­ra ci­ta. Pa­ra re­cu­pe­rar­se el uno al otro co­mo eran en­ton­ces: lo cual, a ve­ces, es un error, por ejem­plo, si ha­bías lo­gra­do ol­vi­dar lo pe­lo­tu­do que era tu ma­ri­do cuan­do lo co­no­cis­te. A mí me da pe­re­za cual­quier co­sa que me obli­gue a le­van­tar­me, pe­ro aun así ad­mi­ro esa vo­lun­tad de avi­var los res­col­dos ro­mán­ti­cos por par­te de per­so­nas abru­ma­das por la vi­da dia­ria y por las pe­na­li­da­des de esa in­va­sión zom­bi co­ti­dia­na que es te­ner la ca­sa lle­na de ni­ños pe­que­ños. Las fal­sas pri­me­ras ci­tas plan­tean un pro­ble­ma lo­gís­ti­co por­que los ni­ños hay que de­jar­los en al­gu­na par­te y en la co­mi­sa­ría del ba­rrio no siem­pre acep­tan me­ter­los en una cel­da du­ran­te esa no­che. Pe­ro lue­go, una vez re­suel­to eso, ins­pi­ran in­clu­so a los ma­tri­mo­nios pa­ra que fan­ta­seen, un po­co co­mo el de Mo­dern Fa­mily,y se in­ven­ten una fic­ción pi­can­te, co­mo fin­gir que se co­no­cen y li­gan en un ho­tel. Qué sé yo. A mí me da­ría ri­sa si tu­vie­ra que li­gar­me a mi mu­jer, apar­te de que fra­ca­sa­ría y se iría con otro. La ver­dad es que no ten­go buen re­cuer­do de las pri­me­ras ci­tas. Mi ín­di­ce de éxi­to coital en pri­me­ras ci­tas a lo lar­go de la ju­ven­tud es bas­tan­te ba­jo: co­mo el pro­me­dio go­lea­dor de un de­fen­sa cen­tral, más o me­nos. Com­par­to la ac­ti­tud de un ami­go mío, muy ro­mán­ti­co él, muy de­li­ca­do pa­ra to­do, que en el mo­men­to de pre­pa­rar una pri­me­ra ci­ta pre­gun­ta­ba a la in­ter­fec­ta cuá­les eran las po­si­bi­li­da­des de cul­mi­na­ción se­xual por­que de ello de­pen­día la elec­ción del res­tau­ran­te: só­lo es­ta­ba dis­pues­to a in­ver­tir un Big­mac en una ci­ta que con­sis­tie­ra úni­ca­men­te en char­lar so­bre po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal y pro­ble­mas en la ofi­ci­na. De ha­ber pro­me­sa de coi­to, po­nía has­ta ta­xi. Lo más di­ver­ti­do le su­ce­dió a un ami­go, ma­ri­do ejem­plar y pa­dre de fa­mi­lia nu­me­ro­sa, que de­ci­dió ju­gar con su es­po­sa a ha­cer­se no­vios. Co­lo­ca­ron a los ni­ños en ca­sas de pri­mos y co­sas así y se aci­ca­la­ron co­mo si ne­ce­si­ta­ran vol­ver a gus­tar a su cón­yu­ge. Qué co­sa bo­ni­ta, ¿no?, la emo­ción del cor­te­jo, los de­ta­lles ga­lan­tes, los chis­tes que fun­cio­nan, la bo­te­lla de vino que se de­vuel­ve pa­ra dar­se uno pis­to de en­ten­di­do, la in­cer­ti­dum­bre de si se lo­gra­rá o no des­ves­tir esa mis­ma no­che el cuer­po de la mu­jer que se sien­ta de­lan­te, la ca­pa­ci­dad de po­ner cara de pro­fun­do

Odis­pues­ta a re­pe­tir las sen­sa­cio­nes de cuan­do tu­vie­ron su pri­me­ra ci­ta au­tén­ti­ca, al lle­gar a ca­sa –¡al ho­gar con­yu­gal so­me­ti­do a hi­po­te­ca des­de ha­ce vein­te años!– le dio un be­so es­qui­vo en la me­ji­lla y le ce­rró la puer­ta del por­tal: «Pe­ro, Pu­ri, dé­ja­me su­bir». «¡Que te crees tú eso! ¿En la pri­me­ra ci­ta? ¡Ni que yo fue­ra una fres­ca!». «Pe­ro, Pu­ri, que ha­ce frío, mu­jer, y me he gra­ba­do un ca­pí­tu­lo de Jue­go de Tro­nos pa­ra ver­lo apro­ve­chan­do que no es­tán los ni­ños». «¡No me vas a en­ga­ñar! ¡Si es­tás tan de­ses­pe­ra­do, ve­te a ca­sa y alí­via­te con la mano!». «Pe­ro que vi­vo aquí, Pu­ri. Pu­ri... ¡Pu­riiii...!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.