Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXVIII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte

con­tra la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, o sea, con­tra la de­mo­cra­cia al fin con­se­gui­da en Es­pa­ña en 1931, cons­pi­ra­ron ca­si des­de el prin­ci­pio tan­to las de­re­chas co­mo las iz­quier­das. En una es­pe­cie de trá­gi­co jue­go de las sie­te y me­dia que íba­mos a pa­gar muy caro, a unos mo­les­ta­ba por ex­ce­si­va, y a otros por que­dar­se cor­ta. Al prin­ci­pio se to­mó la co­sa en se­rio, y a la re­or­ga­ni­za­ción del Ejér­ci­to y la li­mi­ta­ción de po­de­res de la Igle­sia ca­tó­li­ca se aña­die­ron im­por­tan­tes avan­ces so­bre los sa­la­rios de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, la dis­tri­bu­ción más jus­ta de la pro­pie­dad de la tie­rra, la edu­ca­ción pú­bli­ca y la pro­tec­ción la­bo­ral. Nun­ca ha­bía­mos te­ni­do en Es­pa­ña un avan­ce tan evi­den­te en de­mo­cra­cia real y con­quis­tas so­cia­les. Pe­ro el las­tre de si­glos de atra­so, la ce­rra­zón de las vie­jas fuer­zas os­cu­ras y las ten­sio­nes irre­so­lu­bles de la in­dus­tria­li­za­ción, el cre­ci­mien­to ur­bano y la lu­cha de cla­ses que sa­cu­dían a to­da Eu­ro­pa iban a re­ven­tar­nos la fies­ta. Des­pués de los pri­me­ros mo­men­tos de eu­fo­ria re­pu­bli­ca­na y buen ro­llo so­li­da­rio, cre­cie­ron la ra­di­ca­li­za­ción política, las prisas, los re­ce­los y la in­tran­si­gen­cia en to­das par­tes. Pre­sio­na­do por la reali­dad y las ga­nas de rá­pi­do cam­bio so­cial, el tin­te mo­de­ra­do y con­ser­va­dor de los pri­me­ros tiem­pos se fue al ca­ra­jo. La vía na­tu­ral pa­ra con­so­li­dar aque­lla Re­pú­bli­ca ha­bría si­do, pro­ba­ble­men­te, el so­cia­lis­mo; pe­ro, co­mo de cos­tum­bre, la di­vi­sión in­ter­na de és­te rom­pió las cos­tu­ras: ha­bía un sec­tor mo­de­ra­do, otro cen­tris­ta y otro ra­di­cal: el de Lar­go Ca­ba­lle­ro. La izquierda más o me­nos ra­zo­na­ble, la del presidente Ma­nuel Aza­ña, tu­vo que apo­yar­se en la gen­te de Lar­go Ca­ba­lle­ro, que a su vez se veía obli­ga­do a ri­va­li­zar en ra­di­ca­lis­mo con co­mu­nis­tas y anar­quis­tas. Era co­mo una ca­rre­ra ha­cia el abis­mo en la que to­dos com­pe­tían. Subió el tono re­tó­ri­co en una pren­sa a me­nu­do par­ti­dis­ta e irres­pon­sa­ble. Se tra­za­ban lí­neas in­fran­quea­bles, no siem­pre co­rres­pon­dien­tes con la reali­dad, entre em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res, entre opre­so­res y opri­mi­dos, entre bur­gue­ses ri­cos y pa­rias de la tie­rra, y se ha­bla­ba me­nos de con­ven­cer al ad­ver­sa­rio que de ex­ter­mi­nar­lo. To­do el ren­cor y la vi­le­za an­ces­tra­les, to­do el opor­tu­nis­mo, to­do el odio en­dé­mi­co que un pue­blo me­dio anal­fa­be­to y ca­ren­te de cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca arras­tra­ba des­de ha­cía

Con­tra la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, con­tra la de­mo­cra­cia, cons­pi­ra­ron des­de el prin­ci­pio tan­to las de­re­chas co­mo las iz­quier­das

si­glos, sa­lió de nue­vo a re­lu­cir co­mo he­rra­mien­ta de una cla­se política con po­cos es­crú­pu­los. Por su­pues­to, na­cio­na­lis­tas vas­cos y ca­ta­la­nes, dis­pues­tos a apro­ve­char to­da oca­sión, com­pli­ca­ron más el pa­no­ra­ma. Y así, re­cor­dan­do el fan­tas­ma re­cien­te de la Re­vo­lu­ción Ru­sa, la bur­gue­sía, el ca­pi­tal, los pro­pie­ta­rios y la gen­te aco­mo­da­da em­pe­za­ron a aco­jo­nar­se en se­rio. La Igle­sia ca­tó­li­ca y bue­na par­te de los je­fes y ofi­cia­les del Ejér­ci­to es­ta­ban ca­da vez más mo­les­tos por las re­for­mas ra­di­ca­les, pe­ro tam­bién por los ex­ce­sos po­pu­lis­tas y los des­ór­de­nes pú­bli­cos que los go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos no ata­ja­ban. Y tam­po­co las iz­quier­das más ex­tre­mas fa­ci­li­ta­ban las co­sas. Los co­mu­nis­tas, to­da­vía po­cos pe­ro fé­rrea­men­te dis­ci­pli­na­dos y ba­jo el con­trol di­rec­to de la Ru­sia So­vié­ti­ca, cri­ti­ca­ban ya en 1932 al «go­bierno bur­gués agra­rio de Aza­ña» y a los so­cia­lis­tas, «fu­si­le­ros de vanguardia de la con­tra­rre­vo­lu­ción». Por su par­te, el Par­ti­do So­cia­lis­ta, por bo­ca de Lar­go Ca­ba­lle­ro, afir­ma­ba en 1933 es­tar dis­pues­to a que en Es­pa­ña on­dea­ra «no la ban­de­ra tri­co­lor de una re­pú­bli­ca bur­gue­sa, sino la ban­de­ra ro­ja de la re­vo­lu­ción». La guin­da al asun­to la pu­sie­ron los anar­quis­tas, que eran ma­yo­ri­ta­rios en Ca­ta­lu­ña, Ara­gón y Le­van­te. És­tos, cu­yo sin­di­ca­to CNT (1.527.000 afi­lia­dos en 1936) su­pe­ra­ba a su ri­val so­cia­lis­ta UGT (1.444.474), iban a con­tri­buir mu­cho al fra­ca­so de la Re­pú­bli­ca, tan­to du­ran­te és­ta co­mo en la con­tien­da civil que es­ta­ba a punto de caramelo; pues a di­fe­ren­cia de co­mu­nis­tas y so­cia­lis­tas –que, mal que bien, pro­cu­ra­ban man­te­ner una apariencia re­pu­bli­ca­na y no asus­tar mu­cho–, el es­cep­ti­cis­mo li­ber­ta­rio an­te las vías po­lí­ti­cas mo­de­ra­das em­pu­ja­ba con fa­ci­li­dad a los anar­cos al ex­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio de ca­rác­ter vio­len­to, ex­pro­pia­dor, pis­to­le­ro e in­cen­dia­rio. Y así, entre unos y otros, de­re­chas cons­pi­ra­do­ras, iz­quier­das im­pa­cien­tes, irres­pon­sa­bi­li­dad política y pue­blo des­orien­ta­do y ma­ni­pu­la­do por to­dos, con el par­la­men­to con­ver­ti­do en un dis­pa­ra­te de de­ma­go­gia y ma­la fe, em­pe­za­ron a sur­gir los pro­ble­mas se­rios: pro­nun­cia­mien­to del ge­ne­ral San­jur­jo, ma­tan­za de Ca­sas Vie­jas, re­vo­lu­ción de As­tu­rias y au­to­pro­cla­ma­ción de un Es­ta­do ca­ta­lán in­de­pen­dien­te de la Re­pú­bli­ca. De to­do lo cual ha­bla­re­mos con de­ta­lle en el pró­xi­mo ca­pí­tu­lo de es­ta apa­sio­nan­te, la­men­ta­ble y tris­te his­to­ria. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.