Teo­ría de la bar­ba

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - por Da­vid Gistau www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ha­ce mu­chos años que uso bar­ba tu­pi­da, pe­li­rro­ja y nór­di­ca. Pe­li­rro­ja ca­da vez me­nos, hay que ad­mi­tir­lo, por­que un fo­co de ca­nas que se fue pro­pa­gan­do me ha­ce evo­lu­cio­nar po­co a po­co de te­ner una bar­ba co­mo pa­ra arro­jar tron­cos en los jue­gos gaé­li­cos o vi­vir al otro la­do del Mu­ro de Jue­go de tro­nos a otra pa­triar­cal y ca­si mo­sai­ca: pron­to ten­dré que sa­lir a la ca­lle con un ca­ya­do y se­pa­rar ma­res pa­ra no de­frau­dar la ex­pec­ta­ción. Lo ma­lo de lle­var bar­ba du­ran­te to­dos es­tos años fue ha­ber coin­ci­di­do con un mo­men­to en que ha­cer­lo fue ten­den­cia de mo­da. He des­per­di­cia­do mu­cha ener­gía y mu­chas explicaciones pa­ra acla­rar un equí­vo­co que du­ran­te es­te tiem­po me per­si­guió con la in­sis­ten­cia de un co­bra­dor del frac: me re­fie­ro a la mal­di­ción de ha­ber ido por ahí pa­san­do por un hipster. Co­mo si yo tu­vie­ra una bi­ci­cle­ta ple­ga­ble, pa­ra­si­ta­ra wi­fi en Star­bucks, usa­ra som­bre­ro Bor­sa­lino so­bre un cal­cu­la­do des­ali­ño in­du­men­ta­rio y vie­ra ci­ne in­de­pen­dien­te ti­po Sun­dan­ce so­bre hips­ters con com­ple­jo de Pe­ter Pan aban­do­na­dos por una no­via mo­der­na. (Di­go to­do es­to por­que creo que es en lo que con­sis­te ser hipster. Si no es así y lo que ha­cen los hips­ters es con­du­cir en ban­da mo­tos de gran ci­lin­dra­da, tocados con cas­cos con cuer­nos, pa­ra em­bo­rra­char­se, des­tro­zar ba­res y pe­gar­se con otros hips­ters, en­ton­ces mis res­pe­tos y me apunto en cuan­to al­guien me di­ga dón­de hay que fir­mar). Sé que es di­fí­cil sa­lir a la ca­lle lle­van­do so­bre la ca­ra un as­te­ris­co que remita a un pie de pá­gi­na es­cri­to en la ca­mi­se­ta don­de se ex­pli­ca por qué uno lleva bar­ba. Es­ta idea del as­te­ris­co ya se me ocu­rrió una vez, no ha­ce mu­cho, cuan­do me de­ja­ron un ojo mo­ra­do y en la ca­lle me mi­ra­ban con des­pre­cio, co­mo a un ca­mo­rris­ta ta­ber­na­rio. Que­rría ha­ber lle­va­do una ca­mi­se­ta en la que se le­ye­ra: «No es lo que pa­re­ce. Me lo hi­cie­ron bo­xean­do». De he­cho, me lo hi­zo un uró­lo­go, pe­ro eso ha­bría si­do más ra­ro y di­fí­cil de explicar. Pues con la bar­ba igual. Cuán­tas ve­ces en las que fui con­fun­di­do con uno de esos hips­ters que se pei­nan la bar­ba con pei­nes de vi­ni­lo ha­bría que­ri­do po­der explicar que yo, la bar­ba, ade­más de por sen­ti­do de la he­ren­cia y de emu­la­ción de los ma­yo­res, la lle­vo co­mo ho­me­na­je a los ope­ra­do­res de la Del­ta For­ce y los Navy SEALS que se las de­ja­ron des­de que em­pe­za­ron a tra­ba­jar de for­ma más o me­nos en­cu­bier­ta en el mis­mí­si­mo co­ra­zón de las ti­nie­blas de la yihad. Es de­cir, que no em­pe­cé a lle­var bar­ba pa­ra que cre­ye­ran que me gus­tan los cup­ca­kes co­mo a los hips­ters, sino pa­ra iden­ti­fi­car­me con una for­ma de mas­cu­li­ni­dad pri­ma­ria y com­ba­ti­va, que es pa­ra la que, por otra par­te, na­cí in­te­lec­tual y mor­fo­ló­gi­ca­men­te de­ter­mi­na­do. Plan ideal pa­ra un sá­ba­do no­che: que­dar con los co­le­gas pa­ra sa­lir en he­li­cóp­te­ro a ma­tar a Bin La­den. O ha­cer prác­ti­cas de ti­ro con ra­tas. Cual­quier otra co­sa es pro­pia de urbanitas re­blan­de­ci­dos. ¡No nos usur­pen la bar­ba si no es­tán dis­pues­tos a dis­pa­rar con­tra una ra­ta vi­va o a sal­tar ha­cien­do rá­pel so­bre el ho­gar de Bin La­den! Rá­pel des­de ba­ja al­tu­ra, ¿eh?, que soy pri­ma­rio y com­ba­ti­vo, pe­ro tam­bién su­fro de vér­ti­go. Y me cai­go en las cuer­das. Y me mo­les­ta el ruido de los he­li­cóp­te­ros. Y me dan mie­do las ar­mas de fue­go. Y Bin La­den, me da mie­do Bin La­den. La Eu­ro­co­pa de Fran­cia ha de­vuel­to el pres­ti­gio a la bar­ba. Gra­cias a la se­lec­ción de Is­lan­dia y, en par­ti­cu­lar, a su ca­pi­tán, Aron Gun­nars­son, bar­ba­do y pla­ga­do de ta­tua­jes rú­ni­cos. Is­lan­dia ha re­co­lo­ca­do la bar­ba en el con­tex­to

¡No nos usur­pen la bar­ba si no es­tán dis­pues­tos a dis­pa­rar con­tra una ra­ta vi­va o a sal­tar ha­cien­do rá­pel so­bre el ho­gar de Bin La­den!

vi­kin­go –pri­ma­rio y com­ba­ti­vo– y con ello ha po­ten­cia­do un con­cep­to de mas­cu­li­ni­dad que al pa­re­cer se lla­ma 'uber­se­xual' y cu­yo éxi­to nos con­vie­ne, por­que con­sis­te en ser bru­to co­mo un defensa cen­tral is­lan­dés. Entre no­so­tros, los neo­vi­kin­gos/is­lan­de­ses ho­no­ra­rios, nos co­mu­ni­ca­mos me­dian­te un có­di­go mor­se emi­ti­do con gri­tos gu­tu­ra­les –«¡¡uuuhhh!!»– que se suel­tan mien­tras se pal­mean las ma­nos por en­ci­ma de la ca­be­za. Una vez uno in­ten­tó for­mar una pa­la­bra in­te­li­gi­ble y hu­bo que des­po­seer­lo de la bar­ba y arro­jar­lo al pi­lón por nenaza.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.