Me­di­ci­na. An­tes de via­jar a los Jue­gos Olímpicos de Río de Janeiro, mu­chos de nues­tros de­por­tis­tas han pa­sa­do por el Cen­tro de Me­di­ci­na del De­por­te de Ma­drid, don­de han pues­to sus cuer­pos al lí­mi­te.

An­tes de via­jar a Río, mu­chos de nues­tros de­por­tis­tas han pa­sa­do por es­te Cen­tro de Me­di­ci­na del De­por­te. Aquí, armados con los úl­ti­mos apa­ra­tos cien­tí­fi­cos, un pu­ña­do de es­pe­cia­lis­tas lo­gra po­ner sus cuer­pos al lí­mi­te... sin ries­gos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍAS: DANIEL MÉN­DEZ

Dos mi­nu­tos! Vas a 10 ki­ló­me­tros por hora». Mien­tras Án­gel Ló­pez Váz­quez se afa­na por man­te­ner el rit­mo so­bre el ta­piz ro­dan­te, el doc­tor Ma­nuel Ra­ba­dán Ruiz le va ‘can­tan­do’ el tiem­po y la ve­lo­ci­dad que lleva: «¡Mi­nu­to cua­tro! 12 ki­ló­me­tros por hora, 148 la­ti­dos por mi­nu­to». ÁN­GEL NA­CIÓ, CO­MO UNA

pre­mo­ni­ción, en el año olím­pi­co de 1992. Hoy es uno de los más de 300 de­por­tis­tas es­pa­ño­les que se han des­pla­za­do has­ta Río; com­pi­te con la se­lec­ción de rugby a sie­te. Pe­ro, an­tes de la gran ci­ta, Án­gel y otros mu­chos atle­tas acu­die­ron al Cen­tro de Me­di­ci­na del De­por­te de Ma­drid. Aquí, en es­te lu­gar al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do, ve­lan por la sa­lud del de­por­tis­ta –evi­tar el ‘fan­tas­ma’ de la muer­te sú­bi­ta es uno de sus ob­je­ti­vos– y apor­tan cri­te­rios cien­tí­fi­cos a los en­tre­na­do­res pa­ra pla­ni­fi­car las prue­bas olím­pi­cas. Cuan­do vi­si­ta­mos el cen­tro, Án­gel va a rea­li­zar una prue­ba de es­fuer­zo má­xi­mo: co­rrer so­bre la cin­ta, ‘ar­ma­do’ con una de­ce­na de elec­tro­dos y una mas­ca­ri­lla pa­ra el aná­li­sis de ga­ses, has­ta que él mis­mo di­ga que se aca­bó, que ya no pue­de más. Du­ran­te más de 11 mi­nu­tos de ca­rre­ra, y tam­bién du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción pos­te­rior, se re­co­gen da­tos so­bre su pre­sión ar­te­rial, fre­cuen­cia car­dia­ca, con­su­mo de oxí­geno… Cuan­do llega la hora de ana­li­zar los re­sul­ta­dos, Án­gel mues­tra unos co­no­ci­mien­tos mé­di­cos que no to­dos tie­nen. Ha es­tu­dia­do Me­di­ci­na, cuen­ta. Es­te año le to­ca­ba el MIR, pe­ro lo ha pos­pues­to pa­ra cen­trar­se en la ci­ta olím­pi­ca. «Yo creo que me­re­cía la pe­na», di­ce, es­bo­zan­do una son­ri­sa.

MÁ­XI­MO ES­TRÉS Y EVI­TAR LA FA­TI­GA

«En la prue­ba de es­fuer­zo má­xi­mo ve­mos có­mo res­pon­de su cuer­po a una si­tua­ción de es­trés tan im­por­tan­te», ex­pli­ca la doc­to­ra Lu­cía Sainz Fer­nán­dez, quien, co­mo el doc­tor Ma­nuel Ra­ba­dán, es mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na del de­por­te en la uni­dad de fi­sio­lo­gía del ejer­ci­cio. «Por un la­do, rea­li­za­mos una va­lo­ra­ción car­dio­vas­cu­lar: es­tu­dia­mos có­mo reac­cio­na su co­ra­zón, pa­ra des­car­tar le­sio­nes. Por otro la­do, ha­ce­mos una va­lo­ra­ción fun­cio­nal a tra­vés de un ana­li­za­dor de ga­ses. Es­ta úl­ti­ma es­tá más orien­ta­da al ren­di­mien­to del de­por­tis­ta», di­ce. Un dato fun­da­men­tal pa­ra pla­ni­fi­car las ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to lo apor­tan los lla­ma­dos 'um­bra­les ae­ró­bi­co y anae­ró­bi­co'. In­di­can có­mo ob­tie­ne la ener­gía el múscu­lo con­for­me au­men­ta la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio. Has­ta lle­gar al pri­mer um­bral, ae­ró­bi­co o ven­ti­la­to­rio (VT1, en sus si­glas in­gle­sas), el múscu­lo ob­tie­ne to­da su ener­gía del me­ta­bo­lis­mo ae­ró­bi­co, es de­cir, del oxí­geno re­ci­bi­do por vía ven­ti­la­to­ria. Llega un mo­men­to en que em­pie­za a re­cu­rrir al sis­te­ma de ácido láctico pa­ra aña­dir al­go más de ener­gía. Pe­ro es­te ácido láctico, to­da­vía en con­cen­tra­cio­nes ba­jas, es eli­mi­na­do me­dian­te la res­pi­ra­ción. La ener­gía prin­ci­pal del múscu­lo se si­gue ob­te­nien­do a par­tir del oxí­geno y las re­ser­vas de hi­dra­tos de car­bono y áci­dos gra­sos. Sin em­bar­go, con­for­me se in­cre­men­ta la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio, hay un mo­men­to en que el oxí­geno ya no es su­fi­cien­te. El or­ga­nis­mo co­mien­za a ge­ne­rar ácido láctico a un rit­mo ma­yor al de su ca­pa­ci­dad de eli­mi­nar­lo, con lo que co­mien­za a acu­mu­lar­se. Y la fa­ti­ga del de­por­tis­ta va en au­men­to: es­te es el um­bral anae­ró­bi­co (VT2). El ob­je­ti­vo del en­tre­na­mien­to se­rá man­te­ner­se entre am­bos um­bra­les. Si la car­ga es ex­ce­si­va, y se su­pera es­te se­gun­do um­bral, el ejer­ci­cio se­rá con­tra­pro­du­cen­te. Se tra­ta, pues, de ob­te­ner da­tos ob­je­ti­vos pa­ra una ade­cua­da pla­ni­fi­ca­ción. «Por aquí han pa­sa­do ca­si to­dos los de­por­tis­tas olímpicos. Sal­vo las

"Aquí es­tán los me­jo­res de­por­tis­tas, que no son ne­ce­sa­ria­men­te los más fa­mo­sos", di­ce la doc­to­ra Sainz

fe­de­ra­cio­nes de fút­bol y baloncesto. Aquí es­tán los me­jo­res, que no son ne­ce­sa­ria­men­te los más fa­mo­sos», ex­pli­ca Lu­cía. En el dis­cur­so de los pro­fe­sio­na­les del cen­tro y de los de­por­tis­tas es ha­bi­tual que se cue­le una reivin­di­ca­ción de de­por­tes in­jus­ta­men­te se­cun­da­rios. Na­die se fi­ja en dis­ci­pli­nas co­mo el bád­min­ton o la es­gri­ma has­ta que un re­pre­sen­tan­te es­pa­ñol co­mien­za a su­bir al po­dio con fre­cuen­cia.

CIEN­CIA FREN­TE A EX­PE­RIEN­CIA El cen­tro, cuen­ta su di­rec­tor, Fer­nan­do Gu­tié­rrez Or­te­ga, tie­ne más de 50 años de ex­pe­rien­cia, «aun­que fue so­bre to­do a raíz de la de­sig­na­ción de Bar­ce­lo­na co­mo se­de olím­pi­ca en el año 86 cuan­do el Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes to­mó con­cien­cia de que

la me­di­ci­na del de­por­te era un apoyo muy im­por­tan­te pa­ra con­se­guir un alto ren­di­mien­to de­por­ti­vo». Lo que ha­bía em­pe­za­do co­mo «un ser­vi­cio com­pues­to por mé­di­cos afi­cio­na­dos al de­por­te, pe­ro no es­pe­cia­lis­tas», se fue es­pe­cia­li­zan­do po­co a po­co. «En el año 87 se gra­duó la pri­me­ra pro­mo­ción de la es­pe­cia­li­dad de me­di­ci­na del de­por­te, de la cual yo soy miem­bro», di­ce Fer­nan­do con or­gu­llo. Aun­que no to­dos re­cu­rren a los es­pe­cia­lis­tas del cen­tro. «Los en­tre­na­do­res de la vie­ja es­cue­la se ba­san más en la ex­pe­rien­cia que en la cien­cia. Pe­ro con la gen­te jo­ven hay mu­cha in­ter­ac­ción, plan­tean du­das, se ela­bo­ran pro­gra­mas pa­ra me­dir lo que piden…». Hoy día, mu­chos de ellos son li­cen­cia­dos o gra­dua­dos en cien­cias de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y, por tan­to, muy cons­cien­tes de cuán­to pue­de apor­tar el aná­li­sis cien­tí­fi­co de sus ru­ti­nas de tra­ba­jo.

EL PRI­MER EXA­MEN Pa­ra to­do ello, el cen­tro se di­vi­de en una se­rie de es­pe­cia­li­da­des: an­tro­po­me­tría, apa­ra­to lo­co­mo­tor, apoyo y con­trol del ren­di­mien­to, car­dio­lo­gía y fi­sio­lo­gía del es­fuer­zo, fi­sio­te­ra­pia, di­ná­mi­ca pos­tu­ral, psicología… Al prin­ci­pio de la tem­po­ra­da ca­da de­por­tis­ta rea­li­za un exa­men com­ple­to en ca­da una de es­tas áreas pa­ra des­car­tar cual­quier pa­to­lo­gía in­com­pa­ti­ble con la prác­ti­ca de­por­ti­va y es­ta­ble­cer su es­ta­do de for­ma pa­ra pla­ni­fi­car sus en­tre­na­mien­tos. Des­pués se­gui­rá acu­dien­do con ma­yor o me­nor fre­cuen­cia en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des y sus po­si­bles mo­les­tias. La es­pe­cia­li­za­ción es la clave. Por ejem­plo, si un de­por­tis­ta acu­de a rea­li­zar­se una ra­dio­gra­fía pa­ra de­tec­tar una po­si­ble le­sión, los ra­dió­lo­gos sa­ben exac­ta­men­te qué y dón­de bus­car. Y no es ra­ro ver a un hal­te­ró­fi­lo con su pe­sa fren­te a la má­qui­na de ra­yos X. Hoy le ha to­ca­do a Clau­dia He­re­dia, que es su­plen­te En na­ta­ción hay mu­chas le­sio­nes de hom­bros y lum­ba­res; en hal­te­ro­fi­lia, de ro­di­lla; en rugby, de to­do en el equi­po de gim­na­sia rít­mi­ca. Se con­tor­sio­na, si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de los ra­dió­lo­gos y des­pués con­ti­núa la vi­si­ta con la doc­to­ra Ma­nue­la Gon­zá­lez Santander, je­fa del área de ima­gen y di­ná­mi­ca pos­tu­ral del cen­tro. Ma­nue­la, que per­te­ne­ce al equi­po mé­di­co del Co­mi­té Olím­pi­co Es­pa­ñol, es­tá aho­ra en Río. An­tes del via­je sube a Clau­dia a la pla­ta­for­ma de di­ná­mi­ca plan­tar, que le per­mi­te ob­ser­var, a par­tir de la ima­gen que arro­ja la pan­ta­lla, las pre­sio­nes en la plan­ta del pie. «Nos per­mi­te de­tec­tar pe­que­ñas o gran­des al­te­ra­cio­nes en el es­que­le­to», ex­pli­ca, mien­tras co­rri­ge la pos­tu­ra de Clau­dia. Ca­da es­pe­cia­li­dad de­por­ti­va es un mundo, con un cam­po de po­si­bles le­sio­nes muy es­pe­cí­fi­co y con unos re­qui­si­tos de en­tre­na­mien­to y for­ma fí­si­ca pro­pios. Y los dis­tin­tos per­fi­les mé­di­cos que tra­ba­jan en el cen­tro han vis­to pa­sar a mu­chos de­por­tis­tas a lo lar­go de los años. Sa­ben de an­te­mano qué se pue­den en­con­trar en un atle­ta, un le­van­ta­dor, un na­da­dor o un gimnasta. «En hal­te­ro­fi­lia, por ejem­plo, las le­sio­nes más fre­cuen­tes sue­len ser ten­di­no­pa­tías ro­tu­lia­nas por la pos­tu­ra y el ges­to del de­por­tis­ta en el le­van­ta­mien­to de pe­so. En na­ta­ción nos en­con­tra­mos mu­chas le­sio­nes de hom­bro y al­gu­nas lum­bal­gias; en rugby, una bue­na amal­ga­ma», ex­pli­ca Ele­na Mar­tí­nez Mar­tí­nez, res­pon­sa­ble de la uni­dad de fi­sio­te­ra­pia: «Ten­di­no­pa­tías, lu­xa­cio­nes, so­bre­car­gas mus­cu­la­res…». Ella, co­mo el res­to de los es­pe­cia­lis­tas del cen­tro, tie­ne que adap­tar su tra­ta­mien­to a los com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les de los de­por­tis­tas. Si hay le­sión, el ob­je­ti­vo se­rá lo­grar una re­cu­pe­ra­ción lo más rá­pi­da po­si­ble. Del mis­mo mo­do que la pre­ven­ción se adap­ta de ma­ne­ra muy es­pe­cí­fi­ca al mo­men­to de la tem­po­ra­da. La hal­te­ró­fi­la Li­dia Va­len­tín es una cla­ra can­di­da­ta a vol­ver de Río con medalla. En las se­ma­nas pre­vias a los Jue­gos ha acu­di­do a dia­rio al cen­tro pa­ra un tra­ta­mien­to de mo­vi­li­za­ción ar­ti­cu­lar y re­la­ja­ción de te­ji­dos blan­dos. «Son ma­nio­bras muy sua­ves pa­ra mo­du­lar el do­lor que pue­da te­ner des­pués de los en­tre­na­mien­tos por la so­bre­car­ga me­cá­ni­ca ar­ti­cu­lar y la so­bre­car­ga mus­cu­lar», cuen­ta la fi­sio­te­ra­peu­ta.

VOL­VER DE RÍO CON BUE­NAS NO­TI­CIAS «Cuan­do el de­por­tis­ta va a com­pe­tir es cuan­do es­tá en su me­jor es­ta­do de for­ma», afirma la doc­to­ra Áfri­ca Ló­pez-illes­cas, al fren­te de la uni­dad de readap­ta­ción fí­si­ca. «Pe­ro co­mo van al cien por cien, siem­pre tie­nen sus pe­que­ñas mo­les­tias, una li­ge­ra ten­di­ni­tis o pro­ble­mas mus­cu­la­res. No­so­tros va­mos li­man­do to­do es­to pa­ra que no se le­sio­nen. ¡Que no se nos rom­pan!», con­clu­ye grá­fi­ca­men­te. Pa­ra ello cuen­ta con dis­po­si­ti­vos avan­za­dos, co­mo la má­qui­na Hu­ber o la lla­ma­da Iso­ci­né­ti­co Bio­dex Sys­tem. «De la pri­me­ra ha­brá tres en Es­pa­ña; de la se­gun­da, no más de cin­co». Sir­ven pa­ra ela­bo­rar pro­gra­mas de re­cu­pe­ra­ción a me­di­da de ca­da es­pe­cia­li­dad y ca­da de­por­tis­ta. Por­que na­da pue­de que­dar al azar si que­re­mos que el me­da­lle­ro vuel­va de Río car­ga­do de bue­nas no­ti­cias.

"Van al 100%. No­so­tros li­ma­mos sus mo­les­tias pa­ra que no se le­sio­nen. ¡Que no se rom­pan!", afirma una doc­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.