A fon­do. Una nue­va dro­ga se ex­tien­de por Es­pa­ña. Se lla­ma spi­ce, es in­de­tec­ta­ble y sus efec­tos son de­vas­ta­do­res.

Hue­le a cí­tri­cos y es in­de­tec­ta­ble con los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de aná­li­sis. Su con­su­mo se ex­tien­de entre los jó­ve­nes, que la con­si­guen con un sim­ple clic en in­ter­net. Sus efec­tos son de­vas­ta­do­res. Se lla­ma Spi­ce y ya ha lle­ga­do a Es­pa­ña.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR PRISCILA GUILAYN

UN DÍA CUAL­QUIE­RA, A LAS ON­CE DE LA MA­ÑA­NA, FREN­TE A UN INS­TI­TU­TO DE PAL­MA DE MA­LLOR­CA. UN GRU­PO DE CHI­COS –TO­DOS, MENORES DE EDAD– FU­MA UNA DRO­GA DE DI­SE­ÑO CU­YO CON­SU­MO EN ES­PA­ÑA AU­MEN­TA DE FOR­MA PREO­CU­PAN­TE. LA LLA­MAN 'SPI­CE', 'ES­PE­CIA' EN IN­GLÉS, CO­NO­CI­DA TAM­BIÉN CO­MO 'MA­RIHUA­NA SIN­TÉ­TI­CA'.

Tres se des­plo­man. Dos de ellos su­fren con­vul­sio­nes. Cuan­do lle­gan las asis­ten­cias, los cha­va­les se re­sis­ten. Es­tán al­te­ra­dos; no quie­ren en­trar en la am­bu­lan­cia. Pe­se a su opo­si­ción, aca­ban en ur­gen­cias del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Son Es­pa­ses. Una vez allí, con un cua­dro de ta­qui­car­dia y sen­sa­ción de pá­ni­co, se les to­ma una mues­tra de ori­na; y los mé­di­cos es­tre­nan un caro y com­ple­jo aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio: la cro­ma­to­gra­fía, un mé­to­do que se­pa­ra los dis­tin­tos com­po­nen­tes de una mez­cla pa­ra iden­ti­fi­car la cau­sa de la in­to­xi­ca­ción. Cua­tro ho­ras más tar­de, el re­sul­ta­do da po­si­ti­vo: spi­ce. «Se lleva con­su­mien­do des­de ha­ce unos años en Es­pa­ña. Lo sos­pe­chá­ba­mos, pe­ro no lo po­día­mos con­fir­mar. Aho­ra ya po­de­mos», re­ve­la Jor­di Puig Uri­guer, mé­di­co de ur­gen­cias y coor­di­na­dor de la uni­dad de to­xi­co­lo­gía del Son Es­pa­ses. El hos­pi­tal ba­lear y el Clí­ni­co de Bar­ce­lo­na –que ha im­plan­ta­do re­cien­te­men­te otra téc­ni­ca, la in­mu­noen­zi­má­ti­ca, que tam­bién re­ve­la la pre­sen­cia de la sus­tan­cia– son los úni­cos cen­tros es­pa­ño­les ca­pa­ces de de­tec­tar es­ta dro­ga sa­li­da de la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos. «Es un aná­li­sis diez ve­ces más caro que los test de dro­gas ha­bi­tua­les», ex­pli­ca San­tia­go No­gué, res­pon­sa­ble de la uni­dad de to­xi­co­lo­gía clí­ni­ca del hos­pi­tal ca­ta­lán. La in­ver­sión, sin em­bar­go, pa­re­ce ne­ce­sa­ria. Jó­ve­nes con vi­sión per­tur­ba­da de la reali­dad, ro­jez fa­cial, pu­pi­las di­la­ta­das, pre­sión ar­te­rial y tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ele­va­das ve­nían sien­do aten­di­dos en ur­gen­cias en los úl­ti­mos años sin que los mé­di­cos pu­die­ran ob­te­ner un diag­nós­ti­co con­clu­si­vo. «Veía­mos tras­tor­nos de con­duc­ta, de agi­ta­ción, de de­li­rio, de pa­ra­noia, inex­pli­ca­bles en la po­bla­ción jo­ven –cuen­ta Puig Uri­guer–. No se jus­ti­fi­ca­ban, por­que cuan­do ha­cía­mos los aná­li­sis de ori­na no apa­re­cían los tó­xi­cos ha­bi­tua­les». De he­cho, la in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­ve­lar su pre­sen­cia en las ana­lí­ti­cas, jun­to con el aro­ma afru­ta­do que des­pren­de cuan­do se fu­ma, per­mi­te al usua­rio pa­sar inad­ver­ti­do, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con la ma­rihua­na na­tu­ral o el ha­chís. Es­ta ‘in­vi­si­bi­li­dad’ es, pre­ci­sa­men­te, uno de los atrac­ti­vos de es­ta dro­ga emer­gen­te con­si­de­ra­da ex­tre­ma­men­te adic­ti­va y pe­li­gro­sa. La fa­ci­li­dad pa­ra ad­qui­rir­la es el otro ele­men­to de­ter­mi­nan­te que es­tá per­mi­tien­do que se ex­tien­da entre los jó­ve­nes.

UNA DRO­GA QUE SE VEN­DE CON MÁS DE 500 NOM­BRES DIS­TIN­TOS El spi­ce se ven­de por In­ter­net o en grow shops, tien­das que ven­den se­mi­llas y ac­ce­so­rios pa­ra el cul­ti­vo de can­na­bis. Son co­mer­cia­li­za­das co­mo in­cien­so o am­bien­ta­dor pa­ra co­ches, ba­jo más de 500 de­no­mi­na­cio­nes: spi­ce, K2, Scooby Snacks, Fue­go de Yu­ca­tán, Bi­za­rro, Mon­kees: Th­ree Ami­gos, Kro­nic, Ge­nie, Bom­bay Blue...; con di­fe­ren­tes va­rie­da­des: Stan­dard, Blon­de, Sum­mit... y di­ver­sos sa­bo­res. Los pre­cios va­rían entre los cin­co y los vein­te euros, más otros diez apro­xi­ma­da­men­te de gas­tos de en­vío. El con­su­mi­dor re­ci­be en su bu­zón unos so­bres ce­rra­dos her­mé­ti­ca­men­te, de co­lo­res me­tá­li­cos, con spi­ce su­fi­cien­te pa­ra tres po­rros. «Pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do, In­ter­net tie­ne la ven­ta­ja del ano­ni­ma­to, así co­mo la po­si­bi­li­dad de ha­cer trein­ta ca­ram­bo­las has­ta que la mer­can­cía llega a su des­tino final», ex­pli­ca un alto man­do de la Uni­dad de Dro­gas y Cri­men Or­ga­ni­za­do (Udy­co) de la Po­li­cía Nacional. To­do es­to en lo que res­pec­ta al me­nu­deo, por­que la en­tra­da ma­si­va de la dro­ga en Es­pa­ña se ha­ce me­dian­te con­te­ne­do­res. Y sin pro­ble­mas, ya que, al no es­tar in­clui­da en la lis­ta de sus­tan­cias prohi­bi­das, llega des­de Chi­na y la In­dia co­mo ‘hier­bas aro­má­ti­cas no ap­tas pa­ra el con­su­mo hu­mano’. «Se im­por­tan le­gal­men­te, pa­gan sus aran­ce­les y

no hay na­da que ob­je­tar –acla­ra el man­do de la Udy­co–. Y de ahí va a ma­nos de los dis­tri­bui­do­res, que las me­ten en bol­si­tas con pre­sen­ta­cio­nes lle­nas de co­lo­ri­nes». Los so­bres con­tie­nen hier­bas y ho­jas se­cas ro­cia­das con can­na­bi­noi­des sin­té­ti­cos: sus­tan­cias crea­das en la­bo­ra­to­rio ca­pa­ces de si­mu­lar los efec­tos del can­na­bis. Tres de las más fre­cuen­tes tie­nen nom­bres co­mo JWH-18, JWH-73 o JWH-200, acró­ni­mos del quí­mi­co or­gá­ni­co es­ta­dou­ni­den­se John Wi­lliam Huff­man; el hom­bre que, en los años ochen­ta, sin­te­ti­zó más de 400 can­na­bi­noi­des co­mo par­te de in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas pa­ra nue­vos fár­ma­cos. Pe­ro no son las úni­cas. El baile de le­tras y números, de he­cho, es ma­rean­te, con de­no­mi­na­cio­nes co­mo XLR-11, UR-144, PB-22 o AM-2201, entre de­ce­nas de crea­cio­nes análo­gas al THC, prin­ci­pal com­po­nen­te ac­ti­vo de la ma­rihua­na. «Se tra­ta de es­truc­tu­ras quí­mi­cas se­me­jan­tes a la del

can­na­bis que, con pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes rea­li­za­das en la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos y crean­do un sin­fín de mar­cas, con­si­guen sor­tear la ile­ga­li­dad –acla­ra el man­do an­ti­dro­ga–. Es una es­tra­te­gia ha­bi­tual en el mer­ca­do del cri­men or­ga­ni­za­do». No por ser le­gal, sin em­bar­go, de­jan de ser per­se­gui­das por la Po­li­cía. «Exis­te la fi­gu­ra del de­li­to con­tra la sa­lud pú­bli­ca, un con­cep­to que nos per­mi­te ac­tuar con­tra sus­tan­cias que cau­sen un gra­ve da­ño a la sa­lud –pro­si­gue el ex­per­to de la Udy­co–. Gra­cias a eso ya he­mos de­te­ni­do nar­co­tra­fi­can­tes de me­nor y de ma­yor es­ca­la por to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Por­que es­te no es un pro­ble­ma so­lo de Ba­lea­res; afec­ta a to­da Es­pa­ña. Se con­cen­tra en Ibi­za dos me­ses en ve­rano, pe­ro el res­to del año se si­gue con­su­mien­do, so­bre to­do en la Pe­nín­su­la».

LA PO­LI­CÍA ALER­TA DEL CON­SU­MO PRO­GRE­SI­VO DE ES­TA DRO­GA EN LA PE­NÍN­SU­LA En Es­pa­ña, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, la dro­ga ha si­do con­su­mi­da «al­gu­na vez» por el 0,8 por cien­to de los jó­ve­nes entre 14 y 18 años. «No hay mu­chos da­tos es­ta­dís­ti­cos –acla­ra el to­xi­có­lo­go Puig Uri­guer, del hos­pi­tal ma­llor­quín–. Pe­ro nues­tra per­cep­ción es que el con­su­mo es pro­gre­si­vo, aun­que no po­de­mos ha­blar hoy de epi­de­mia o de un pro­ble­ma gra­ve de sa­lud pú­bli­ca». Fu­mar spi­ce es una es­pe­cie de ru­le­ta ru­sa, por­que el con­te­ni­do de los so­bres es siem­pre una sorpresa. La can­ti­dad y la ca­li­dad del can­na­bi­noi­de usa­do so­bre las hier­bas no siem­pre son las mis­mas. Pue­de ser so­lo uno, o bien una mez­cla de va­rios; la do­sis va­ría y las pul­ve­ri­za­cio­nes son irre­gu­la­res, es de­cir, se pue­den im­preg­nar más en unas ho­jas que en otras. Sa­bi­do es, eso sí, que el spi­ce es más fuer­te que la ma­rihua­na, pe­ro, al ser tan im­pre­ci­sa su fa­bri­ca­ción, es im­po­si­ble con­cre­tar si su po­ten­cia es cin­co, vein­te o, co­mo di­cen al­gu­nos, cua­ren­ta ve­ces ma­yor que el can­na­bis na­tu­ral. Y cuan­to ma­yor su po­ten­cia, ma­yor el da­ño en el or­ga­nis­mo. «Pue­de pro­vo­car ata­ques de co­ra­zón y afec­tar al hí­ga­do o al ri­ñón, pe­ro aún no he­mos te­ni­do ca­sos entre nues­tros pa­cien­tes –re­ve­la el to­xi­có­lo­go San­tia­go No­gué, del Clí­ni­co de Bar­ce­lo­na–. Nues­tra ex­pe­rien­cia se cen­tra en la afec­ta­ción del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral». Lo que se tra­du­ce en cri­sis de agre­si­vi­dad, pal­pi­ta­cio­nes, ta­qui­car­dia, sen­sa­ción de muer­te in­mi­nen­te y cua­dros psi­có­ti­cos. «El con­su­mi­dor re­to­ma su lu­ci­dez men­tal entre seis y diez ho­ras des­pués, aun­que la sus­tan­cia pue­da per­ma­ne­cer has­ta dos se­ma­nas en el or­ga­nis­mo –ex­pli­ca No­gué, que ad­vier­te de un enor­me pe­li­gro–: el can­na­bi­noi­de sin­té­ti­co, mu­chas ve­ces, ha­ce aflo­rar una en­fer­me­dad psi­quiá­tri­ca que no se ha­bía ma­ni­fes­ta­do y que la per­so­na des­co­no­cía pa­de­cer».

EL PERFIL DEL CON­SU­MI­DOR: JÓ­VE­NES CON GA­NAS DE CO­SAS NUE­VAS Por los ca­sos que en­tran en ur­gen­cias, los mé­di­cos tra­zan el perfil del usua­rio. «Son jó­ve­nes inex­per­tos con ga­nas de pro­bar co­sas nue­vas –re­ve­la Puig Uri­guer–. Pue­den ha­ber pro­ba­do el can­na­bis, pe­ro se asus­tan al ver que el efec­to es mu­cho más po­ten­te. Tan­to que sue­len aca­bar en el hos­pi­tal». El sus­to, en reali­dad, pue­de ser ma­yúscu­lo; no en vano la lis­ta de psi­co­sis aso­cia­das al con­su­mo de es­ta dro­ga emer­gen­te es lar­ga. En Es­pa­ña, por ejem­plo, se re­gis­tró ha­ce dos años el pri­mer ca­so mun­dial de psi­co­sis ca­ta­tó­ni­ca cau­sa­da por el spi­ce, con pro­ble­mas en el apa­ra­to lo­co­mo­tor si­mi­la­res a los pro­vo­ca­dos por el pár­kin­son. La víc­ti­ma per­dió la ar­mo­nía al ca­mi­nar; que­dó con el cue­llo, la ca­be­za y los bra­zos rí­gi­dos y la pos­tu­ra en­cor­va­da du­ran­te me­ses. Aun­que po­dría ser peor, en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Sue­cia el con­su­mo se ha re­la­cio­na­do con nu­me­ro­sas muer­tes por so­bre­do­sis y al­gu­nos sui­ci­dios. Y en Po­lo­nia, cer­ca de mil per­so­nas su­frie­ron en­ve­ne­na­mien­tos tras con­su­mir spi­ce el ve­rano pa­sa­do. «No sa­bes lo que te es­pe­ra, por­que son fa­bri­ca­das con mé­to­dos clan­des­ti­nos, en la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos y en cir­cuns­tan­cias clan­des­ti­nas», in­sis­te el po­li­cía. Y no es alar­mis­mo.

FU­MAR 'SPI­CE' ES UNA RU­LE­TA RU­SA. LA CA­LI­DAD NUN­CA ES LA MIS­MA. LOS SO­BRES PUE­DEN CON­TE­NER HIER­BAS 40 VE­CES MÁS PO­TEN­TES QUE EL CAN­NA­BIS

NO SON CRO­MOS Se ven­den por In­ter­net co­mo hier­bas aro­má­ti­cas. El con­su­mi­dor re­ci­be en su bu­zón so­bres con vi­vos co­lo­res. En el in­te­rior van ho­jas ro­cia­das con can­na­bis sin­té­ti­co.

UN CA­SO REAL El jo­ven ca­li­for­niano Con­nor Eck­hardt, de 19 años, mu­rió por con­su­mir spi­ce. Sus pa­dres com­par­tie­ron fotos des­ga­rra­do­ras co­mo es­ta pa­ra con­cien­ciar a los jó­ve­nes del pe­li­gro.

DES­DE CHI­NA Y LA IN­DIA Es­ta ma­rihua­na sin­té­ti­ca fa­bri­ca­da en la­bo­ra­to­rios clan­des­ti­nos es ca­paz de si­mu­lar los efec­tos del can­na­bis.

El con­su­mo se cen­tra en Ibi­za du­ran­te los me­ses de ve­rano, pe­ro el res­to del año se si­gue con­su­mien­do, so­bre to­do en la Pe­nín­su­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.