Qué ex­pre­sa. El pa­seo, de Marc Cha­gall.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Málaga aco­ge una ex­po­si­ción con obras del pin­tor ru­so Marc Cha­gall, un au­tor van­guar­dis­ta que re­tra­tó su ex­pe­rien­cia vi­tal de una ma­ne­ra ex­pre­si­va y co­lo­ris­ta.

1. El mo­ti­vo: los no­vios fe­li­ces

Mu­chas de las obras de Marc Cha­gall mues­tran aman­tes y no­vios flo­tan­do por el aire: unas ve­ces flo­ta él; otras, ella; y a ve­ces lo ha­cen am­bos. En es­ta obra, El pa­seo, la pa­re­ja la for­man el pro­pio pin­tor y su mu­jer: Be­lla. Am­bos mues­tran una exu­be­ran­te emo­ción y felicidad, pe­ro es ella la que vuela alto. Su cuer­po se ele­va li­ge­ro co­mo una co­me­ta o un glo­bo que se es­ca­pa­ría si él no la su­je­ta­ra.

2. El no­vio: indumentaria clá­si­ca

Cha­gall se re­pre­sen­ta con un tra­je ne­gro clá­si­co, ca­mi­sa blan­ca y cha­que­ta de cue­llo an­cho. De su ros­tro so­bre­sa­len los ojos gran­des y una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja que refleja mu­cha felicidad. Jun­to a su pie de­re­cho, un man­tel ro­jo in­ten­so se ex­tien­de so­bre la hier­ba. La or­na­men­ta­ción flo­ral ha­ce di­fí­cil dis­tin­guir lo que hay so­bre la te­la, don­de des­ta­ca una bo­te­lla y la co­pa de un píc­nic.

3. La pa­lo­ma: li­ber­tad

La po­bla­ción del fon­do es Vítebsk, ciu­dad na­tal de Cha­gall. En su mano de­re­cha, el pin­tor su­je­ta una pa­lo­ma. Po­dría tra­tar­se de un sím­bo­lo pa­ra re­fle­jar la at­mós­fe­ra política y la es­ti­mu­lan­te sen­sa­ción de op­ti­mis­mo ge­ne­ra­da por la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, que aca­ba­ba de te­ner lu­gar: la obra es de 1917. La re­vo­lu­ción sig­ni­fi­ca­ba una li­be­ra­ción pa­ra los ju­díos (Marc Cha­gall lo era); por fin se les iban a otor­gar los mis­mos de­re­chos que a los de­más ciu­da­da­nos. De ahí la ac­ti­tud ale­gre del ar­tis­ta, fe­liz, ade­más, con su mu­jer.

4. La no­via: pa­ra to­da la vi­da

Marc Cha­gall co­no­ció a la es­cri­to­ra Be­lla Ro­sen­feld en 1909 y se con­vir­tió en la pro­ta­go­nis­ta de mu­chas de sus pin­tu­ras. No lo tu­vie­ron fá­cil: la fa­mi­lia de Be­lla (jo­ye­ros adi­ne­ra­dos) se opu­so al com­pro­mi­so. Pe­ro la pa­re­ja lo­gró ca­sar­se. Cuan­do Cha­gall pin­tó El pa­seo, lle­va­ban dos años de ma­tri­mo­nio y su hi­ja, Ida, te­nía do­ce me­ses. Eran tiem­pos fe­li­ces que ter­mi­na­ron. Ella mu­rió en 1944 y él que­dó de­sola­do: es­tu­vo ca­si un año sin po­der pin­tar.

5. El pai­sa­je: poé­ti­co y cu­bis­ta

Des­plie­ga el ar­tis­ta su ima­gi­na­ción poé­ti­ca en un pai­sa­je cu­bis­ta don­de las mon­ta­ñas y co­li­nas se fun­den con las ca­sas. La igle­sia –de co­lor mal­va, igual que el ves­ti­do de la no­via, aun­que en un tono más sua­ve– so­bre­sa­le co­mo una ex­cep­ción. Las for­mas geo­mé­tri­cas de las nu­bes con­tras­tan con las ra­mas pin­ta­das de for­ma rea­lis­ta de un ár­bol que se aso­ma por el la­do iz­quier­do del cua­dro.

6. El co­lor: pa­sión por el ver­de

Pi­cas­so di­jo en una oca­sión: «Cuan­do mue­ra Ma­tis­se, Cha­gall se­rá el úni­co pin­tor que que­da­rá de los que sa­ben qué es el co­lor». Al prin­ci­pio, su pa­le­ta era os­cu­ra, pe­ro pron­to se con­vir­tió en un mar de co­lo­res vi­vos, entre los que des­ta­ca el ver­de, uno de los to­nos pre­fe­ri­dos de Cha­gall. A ve­ces lo uti­li­za­ba in­clu­so pa­ra co­lo­rear las ca­ras de los per­so­na­jes de sus lien­zos, co­mo par­te de su mundo fan­tás­ti­co y oní­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.