El atro­pe­lla­dor y el pi­co­le­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Arturo Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

una ma­ña­na, en Ma­drid y ha­ce ya va­rios años, pre­sen­cié una es­ce­na a la que creo ha­ber­me ya re­fe­ri­do en otra oca­sión, en es­ta mis­ma pá­gi­na: un fu­lano con muy ma­la pin­ta, evi­den­te­men­te em­pas­ti­lla­do has­ta las tran­cas, ame­na­za­ba a los tran­seún­tes con un cu­chi­llo de no­ta­bles di­men­sio­nes. Ma­ri­co­nas, de­cía. Que voy a da­ros a tós pa den­tro, ma­ri­co­nas. Frente a él ha­bía dos po­li­cías na­cio­na­les de uni­for­me, fus­ka en mano, in­ti­mán­do­lo, di­cho sea en len­gua­je administrativo, a de­po­ner su ac­ti­tud. Pe­ro el otro no só­lo no la de­po­nía, sino que in­sul­ta­ba a los po­li­cías y a los tran­seún­tes y ama­ga­ba dar ta­jos con el cu­chi­llo. Ma­ri­co­nas, et­cé­te­ra. Los ma­de­ros se mi­ra­ban en­tre ellos, co­mo di­cien­do qué ca­ra­jo ha­ce­mos, co­le­ga, y nin­guno se de­ci­día a me­ter­le en el cuer­po a aquel pá­ja­ro un ba­la­zo que lo de­ja­ra se­co. Sa­bían la rui­na que les cae­ría en­ci­ma co­mo apre­ta­ran el ga­ti­llo. Y cla­ro. Cons­cien­te del asun­to pe­se al co­lo­cón que lle­va­ba, el fu­lano del bal­deo, tras ame­na­zar un po­qui­to más, sa­lió co­rrien­do de pron­to co­mo un cohe­te, se­gu­ro de que na­die lo iba a pa­rar en se­rio. Los dos po­li­cías co­rrie­ron de­trás, des­apa­re­cie­ron los tres de mi vis­ta, y no sé en qué aca­bó la co­sa, pues al día si­guien­te no leí na­da en los pe­rió­di­cos. Su­pon­go que no lo pi­lla­ron. O sí, cual­quie­ra sa­be. Pe­ro re­cuer­do muy bien lo que me que­dé pen­san­do: pa­ra na­da qui­sie­ra es­tar en la piel de esos dos prin­ga­dos. De esos dos po­li­cías. Me acor­dé ayer de eso, va­rios años des­pués, al en­te­rar­me de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo aca­ba de ab­sol­ver a un guar­dia ci­vil que en 2009 –es­ta­mos en 2016– ma­tó de tres dis­pa­ros, al tér­mino de una ac­ci­den­ta­da pe­ri­pe­cia au­to­mo­vi­lís­ti­ca, a un fu­lano al que él y sus co­le­gas pi­co­le­tos ha­bían es­ta­do per­si­guien­do a to­da le­che, con los pi­ru­los azu­les des­te­llan­do y las si­re­nas ha­cien­do pi-po, pi-po, por las pro­vin­cias de Ávi­la, To­le­do y Ma­drid, des­pués de que el pa­vo se sal­ta­ra un con­trol po­li­cial y pro­vo­ca­se va­rios ac­ci­den­tes en su fu­ga, y pa­ra aca­bar la fies­ta in­ten­ta­ra re­ma­tar en el sue­lo, atro­pe­llán­do­lo por se­gun­da vez, a un agen­te que es­ta­ba he­ri­do. Co­sa que im­pi­dió el com­pa­ñe­ro del atro­pe­lla­do, sol­tán­do­le cua­tro ti­ros al ma­lo, de los que tres hi­cie­ron blan­co y se lo lle­va­ron di­rec­ta­men­te al otro ba­rrio. Sie­te años, oi­gan. Se di­ce pron­to. An­te ese ca­so cla­rí­si­mo, pro­ba­do con to­das las de la ley, o sea, que dio ma­ta­ri­le a un ele­men­to pe­li­gro­so en de­fen­sa de la vi­da de un com­pa­ñe­ro, el pi­co­le­to de los ti­ros ha es­ta­do ju­di­cial­men­te em­pa­pe­la­do du­ran­te sie­te años, na­da me­nos. Los cua­tro pri­me­ros co­mo impu­tado, lo que sig­ni­fi­ca que du­ran­te ese tiem­po su vi­da pro­fe­sio­nal es­tu­vo es­tan­ca­da, sin po­si­bi­li­dad de as­cen­sos ni re­com­pen­sas. Lue­go, el cal­va­rio de re­cur­sos, con­tra­rre­cur­sos y ci­tas ju­di­cia­les, que le cos­ta­ron un año y me­dio de ba­ja por de­pre­sión, y el res­to de zo­zo­bras, abo­ga­dos, in­for­mes pe­ri­cia­les y pu­ñe­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas du­ran­te las que jue­ces de di­ver­sas ins­tan­cias, has­ta lle­gar al Su­pre­mo, an­du­vie­ron di­lu­ci­dan­do si im­pe­dir que atro­pe­llen por se­gun­da vez a un guar­dia ci­vil es le­gí­ti­ma de­fen­sa o agre­sión fas­cis­ta, si los dis­pa­ros se hi­cie­ron des­de tal o cual dis­tan­cia, si el vehícu­lo te­nía me­ti­da la pri­me­ra o la se­gun­da mar­cha, o si –lo que con­ver­ti­ría el ac­to de li­qui­dar al ma­lo en des­ca­ra­do abu­so po­li­cial– és­te ha­bía si­do diag­nos­ti­ca­do con an­te­rio­ri­dad de tras­torno bi­po­lar, y en el mo­men­to de la per­se­cu­ción y el atro­pe­llo su­fría un la­men­ta­ble bro­te psi­có­ti­co. La cria­tu­ra. Sie­te años, in­sis­to, ha em­plea­do la len­tí­si­ma Jus­ti­cia es­pa­ño­la en de­ci­dir si un guar­dia que con to­dos los mo­ti­vos del mun­do se car­ga a un ma­lo en ac­to de ser­vi­cio es cul­pa­ble o ino­cen­te. Sie­te años pen­dien­te de un hi­lo, de zo­zo­bra y rui­na, du­ran­te los que al agen­te en cues­tión se le ha re­ven­ta­do la ca­rre­ra y par­te de la vi­da por uti­li­zar –con óp­ti­ma pun­te­ría, por cier­to, de­ta­lle que no ha elo­gia­do na­die– la pis­to­la re­gla­men­ta­ria que el Es­ta­do le con­fió pa­ra que de­fen­die­ra a los ciu­da­da­nos y a sí mis­mo en el desem­pe­ño de sus fun­cio­nes. Y por

Si quien se ex­tra­li­mi­ta de­be sen­tir el pe­so de la ley, a quien cum­ple su de­ber no se le pue­de mal­tra­tar de esa ma­ne­ra

ahí se­gui­mos, in­ca­pa­ces de apre­ciar lo ob­vio: que del mis­mo mo­do que quien se ex­tra­li­mi­ta de ga­ti­llo o de pla­ca de­be sen­tir en­ci­ma to­do el pe­so de la ley, a quien cum­ple su de­ber no se le pue­de mal­tra­tar de esa ma­ne­ra. Por­que así, ca­da vez más, nos arries­ga­mos a que frente al fu­lano del cu­chi­llo, an­te el atro­pe­lla­dor, an­te el ma­lo que siem­pre es­ta­rá ahí, be­ne­fi­cián­do­se de nues­tros de­re­chos y li­ber­ta­des, pe­ro tam­bién de nues­tra es­tu­pi­dez y nues­tra de­ma­go­gia, el guar­dia al que le to­que, aun­que sea hon­ra­do y va­lien­te, de­je la pis­to­la en la fun­da, mi­re ha­cia otro la­do y pien­se: «An­da y que os pro­te­ja vues­tra pu­ta ma­dre». Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.