El si­len­cio del Pa­pa en Ausch­witz

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine -

Es­tre­me­ce la fi­gu­ra del Pa­pa Fran­cis­co ca­mi­nan­do con de­ci­sión, pe­ro con­te­ni­do, ha­cia el le­tre­ro en que se lee «El tra­ba­jo os ha­rá li­bres» en la en­tra­da al cam­po de ex­ter­mi­nio na­zi de Ausch­witz. Con su si­len­cio qui­so es­cu­char las vo­ces de las más de 1.100.000 per­so­nas allí ase­si­na­das en­tre 1940 y 1945. Ca­mi­nó en­cor­va­do, com­pun­gi­do, con el pe­so a la es­pal­da de los sue­ños trun­ca­dos, las vi­das des­he­chas, las fa­mi­lias ro­tas, los ni­ños huér­fa­nos y la muer­te de mi­les de inocen­tes. Y du­ran­te dos ho­ras re­co­rrió tres eter­nos ki­ló­me­tros has­ta el ve­cino cam­po de Bir­ke­nau, don­de se pro­du­jo la 'so­lu­ción fi­nal'. Allí, las cá­ma­ras de gas ne­ga­ban la pa­la­bra a quie­nes tan­to nos po­drían ha­ber di­cho. Y allí es don­de de­ci­dió se­guir en si­len­cio.

"Con su si­len­cio qui­so es­cu­char las vo­ces de las más de 1.100.000 per­so­nas ase­si­na­das allí"

Don­de per­ge­ñó su bre­ve dis­cur­so a los jó­ve­nes, y don­de pen­só que el me­jor ho­me­na­je era de­nun­ciar que «hoy, en tan­tos lu­ga­res del mun­do, con­ti­núa su­ce­dien­do lo mis­mo». Qui­zá pen­sa­ba en Pa­rís, Ni­za, Bru­se­las, Es­tam­bul, Or­lan­do... A par­tir de ahí, de nue­vo el si­len­cio. Pues lo tras­cen­den­te que te­nía que de­cir, que­dó di­cho. LUIS AL­BER­TO RO­DRÍ­GUEZ ARRO­YO. SAN­TO TO­MÁS DE LAS OLLAS (LEÓN)

Des­nu­dos

To­do cuan­to sea inusual, lla­ma­ti­vo y rompe­dor de cos­tum­bres, si ade­más tie­ne el mar­cha­mo de “pro­gre”, es pron­to acep­ta­do por po­lí­ti­cos li­bres de pre­jui­cios, bien sea co­mo pro­tes­ta o pre­tex­to de al­gu­na ra­ra cau­sa, reivin­di­ca­ción de de­re­chos, en­tre­te­ni­mien­to o ex­hi­bi­cio­nis­mo de ca­ra a los ciu­da­da­nos. Hay quie­nes creen que, con es­tos ges­tos pú­bli­cos y pú­bi­cos, ya se ha al­can­za­do el cul­men de au­tén­ti­ca li­be­ra­ción per­so­nal-so­cial y que ya se es­tá en vías del lo­gro del tan ca­carea­do 'pro­gre­sis­mo'. No com­par­to tal op­ti­mis­mo. No es li­be­ra­ción per­so­nal el sim­ple ac­to de des­po­jar­se de ro­pa y de cuan­to uno lle­va en­ci­ma. Eso es 're­gre­sis­mo' a la Edad de Pie­dra y de las ca­ver­nas. Me atre­ve­ría a pro­po­ner, pa­ra avan­zar más en au­tén­ti­co pro­gre­so, or­ga­ni­zar ca­rre­ras de des­nu­dos y a cua­tro pa­tas. Es­te sí se­ría el má­xi­mo pro­gre­so al que po­dría as­pi­rar el ho­mo oe­co­no­mi­cus de nues­tro tiem­po. Vi­vir pa­ra ver. MIGUEL RIVILLA SAN MAR­TÍN. MA­DRID

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.