Er­mi­tas de Pas­tra­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

pa­ra des­pe­dir­me (por aho­ra) de las dos mu­je­res –la prin­ce­sa tuer­ta y la san­ta an­da­rie­ga– que han acom­pa­ña­do mis sue­ños y vi­gi­lias du­ran­te los úl­ti­mos años, via­jo una vez más has­ta Pas­tra­na, don­de am­bas coin­ci­die­ron y cho­ca­ron co­mo dos cas­ti­llos de dia­man­te re­lum­bran­do al sol be­rro­que­ño de aque­lla Es­pa­ña que se fue, tal vez pa­ra nun­ca más vol­ver. Des­pués de am­bien­tar una no­ve­la en Pas­tra­na se me ha que­da­do la que­ren­cia de es­ta vi­lla, que si­gue con­ser­van­do, en de­li­ca­da y ra­ra mez­cla, un al­ma a la vez pa­la­cie­ga y re­co­le­ta, se­ño­rial y er­mi­ta­ña, que es su se­ña más dis­tin­ti­va y sub­yu­ga­do­ra. El via­je­ro lo des­cu­bre en se­gui­da, im­pre­sio­na­do pri­me­ro por la im­po­nen­te mo­le del pa­la­cio re­na­cen­tis­ta don­de vi­vió y pe­nó la prin­ce­sa de Ébo­li, y des­pués ex­tra­via­do por el dé­da­lo de ca­lle­jue­las em­pi­na­das y me­nes­tra­les. Pas­tra­na no ha su­fri­do los ex­po­lios ca­rac­te­rís­ti­cos de la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria; y pa­sear­la es una gra­ta tre­gua pa­ra nues­tra sen­si­bi­li­dad es­tra­ga­da por tan­tos en­gen­dros ar­qui­tec­tó­ni­cos. El ba­rrio del Al­bai­cín nos evo­ca la la­bo­rio­si­dad de una vi­lla de­di­ca­da en otro tiem­po a la in­dus­tria tex­til; la Co­le­gia­ta, que lle­gó a te­ner un ca­bil­do ca­si tan nu­me­ro­so co­mo el de la ca­te­dral de To­le­do, nos des­lum­bra con sus ri­quí­si­mos ta­pi­ces fla­men­cos, sus ta­llas y pin­tu­ras ba­rro­cas, su crip­ta en la que do­ña Ana de Men­do­za es­pe­ra la re­su­rrec­ción de la car­ne. Pa­ra ima­gi­nar el es­plen­dor de Pas­tra­na no ha­ce fal­ta sino en­trar en su pa­la­cio y al­zar la mi­ra­da ha­cia los ri­quí­si­mos ar­te­so­na­dos que cu­bren los te­chos de sus prin­ci­pa­les es­tan­cias; o su­bir has­ta el con­ven­to de San Fran­cis­co, cruel­men­te des­amor­ti­za­do, o has­ta el más ale­ja­do con­ven­to del Car­men, que pri­me­ro lo fue de frai­les car­me­li­tas (tam­bién ex­pul­sa­dos por el be­lla­co de Men­di­zá­bal) y des­pués de fran­cis­ca­nos, has­ta con­ver­tir­se en uno de los cen­tros más flo­re­cien­tes de la or­den, que abas­te­cía des­de es­te lu­gar sus mi­sio­nes en Fi­li­pi­nas. Es­te gi­gan­tes­co con­ven­to del Car­men hoy de­sier­to, víc­ti­ma co­mo tan­tos otros de la 'pri­ma­ve­ra del Con­ci­lio', fue en su ori­gen ape­nas una er­mi­ta con su pa­lo­mar, en­tre­ga­dos por los prín­ci­pes de Ébo­li a un par de er­mi­ta­ños na­po­li­ta­nos, Ma­riano Az­za­ro (un ar­bi­tris­ta que qui­so ha­cer na­ve­ga­ble el Gua­dal­qui­vir has­ta Cór­do­ba) y Juan de la Mi­se­ria (un pin­tor al­go cha­pu­ce­ro al que de­be­mos el úni­co re­tra­to de la San­ta abu­len­se que ha lle­ga­do has­ta no­so­tros). Te­re­sa de Je­sús ca­me­ló a es­tos dos er­mi­ta­ños, in­cor­po­rán­do­los a la or­den car­me­li­ta descalza, que de es­te mo­do su­mó su se­gun­do con­ven­to de frai­les, des­pués de Du­rue­lo. El con­ven­to del Car­men de Pas­tra­na aún con­ser­va la er­mi­ta ori­gi­na­ria en la que se fun­dó, así co­mo otras sub­te­rrá­neas muy pró­xi­mas, se­gu­ra­men­te ex­ca­va­das por el pro­pio Ma­riano Az­za­ro, que me han ser­vi­do pa­ra en­ten­der me­jor el es­pí­ri­tu ori­gi­na­rio de la re­for­ma pro­mo­vi­da por San­ta Te­re­sa. En­tre las er­mi­tas de Pas­tra­na –que pu­de vi­si­tar por gen­ti­le­za de Ig­na­cio Ra­ne­ro, al­cal­de de la vi­lla– pro­vo­ca es­pe­cial pas­mo la po­pu­lar­men­te lla­ma­da del San­to Sor­do, en alu­sión a fray Jo­sé de la Vir­gen, un car­me­li­ta de prin­ci­pios del si­glo XVIII que pin­tó sus te­chos y pa­re­des con fres­cos de tra­zo rús­ti­co y los ador­nó con ti­bias y ca­la­ve­ras (que el van­da­lis­mo tu­rís­ti­co ha des­po­ja­do en par­te), así co­mo con car­te­las de per­ga­mino en las que se re­pro­du­cen me­di­ta­cio­nes pa­trís­ti­cas. La an­gos­tu­ra del lu­gar, su as­pe­re­za de cue­va don­de se amo­ja­man las car­nes y se pu­ri­fi­can las al­mas, su in­vi­ta­ción a me­di­tar so­bre la fu­ga­ci­dad de la vi­da, de­jan al via­je­ro es­tre­me­ci­do y tur­ba­do. Pe­ro no tan­to co­mo la ale­da­ña cue­va de San Juan, en la arris­ca­da pa­red del al­to­zano, don­de se re­co­gía pa­ra ha­cer sus pe­ni­ten­cias y com­po­ner sus ver­sos San Juan de la Cruz, a quien San­ta Te­re­sa lla­ma­ba su «me­dio frai­le», por lo men­gua­do y es­cu­chi­mi­za­do que era. En la cue­va som­bría, ex­ca­va­da en la ro­ca, en­se­gui­da se des­cu­bre el al­tar en el que aquel frai­le­ci­co ofi­cia­ba la mi­sa (¡cuán­to gus­to le da­ría a Dios ha­cer­se car­ne y san­gre en las ma­nos de quien su­po can­tar­lo con pa­la­bras tan su­bli­mes y enamo­ra­da!), y el pe­que­ño hue­co en el que dor­mía so­bre el sue­lo, uti­li­zan­do una pie­dra pa­ra re­cli­nar el cue­llo, a imi­ta­ción de Cris­to. Bas­ta vi­si­tar es­ta cue­va ló­bre­ga y com­pa­rar­la con la vi­da bur­gue­so­na y ru­ti­na­ria que, con el tiem­po, se

Qa­due­ña­ría de tan­tas ór­de­nes re­li­gio­sas pa­ra en­ten­der el eclip­se de una Igle­sia asi­mi­la­da al mun­do que hoy pa­de­ce­mos. Mien­tras me aga­cha­ba pa­ra be­sar la pie­dra don­de des­can­só la ca­be­za del más di­vino de nues­tros poe­tas me tre­pa­ron las lá­gri­mas a los ojos, co­mo un gol­pe de mar. Afue­ra, al sol be­rro­que­ño del me­dio­día, exul­ta­ban de go­zo la ca­lan­dria y el rui­se­ñor; y en sus tri­nos ca­bía, res­ta­llan­te y pu­rí­si­mo, to­do el Cán­ti­co es­pi­ri­tual. Hay que via­jar a Pas­tra­na pa­ra en­ten­der la Es­pa­ña que se fue. Quie­ra Dios que vuel­va al­gún día, aun­que mis ojos ya no la vean.

Al be­sar la pie­dra don­de des­can­só la ca­be­za del más di­vino de nues­tros poe­tas me tre­pa­ron las lá­gri­mas a los ojos, co­mo un gol­pe de mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.