CON­SE­JOS PA­RA EL VIA­JE­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine -

1. Pre­cios a me­di­da. Los via­je­ros pue­den es­co­ger en­tre di­fe­ren­tes pa­ses, co­mo el Glo­bal Pass, que per­mi­te via­jar por los 30 paí­ses ads­cri­tos al In­te­rrail, y el One Country Pass, pa­ra un so­lo país. Por ejem­plo, los me­no­res de 26 años pa­gan 200 eu­ros por usar el tren cin­co días en dos se­ma­nas, o 479 por un mes con­ti­nuo. Los adul­tos, de 264 a 626. Los ma­yo­res de 60 años, de 238 a 654. Los ni­ños de has­ta 11 años via­jan gra­tis con el pa­se fa­mi­liar; los me­no­res de cua­tro, siem­pre.

2. Le­tra pe­que­ña. Los pre­cios an­te­rio­res son pa­ra se­gun­da cla­se. Pa­ra pri­me­ra hay un suplemento. El pa­se se pue­de re­ser­var con 11 me­ses de an­te­la­ción. So­lo los re­si­den­tes eu­ro­peos pue­den via­jar con In­te­rrail. Pa­ra los no eu­ro­peos exis­te Eu­rail. La ma­yo­ría de tre­nes noc­tur­nos y de al­ta ve­lo­ci­dad re­quie­ren re­ser­va con un cos­te adi­cio­nal. Más in­for­ma­ción en: www. es.in­te­rrail.eu

3. Al­ber­gues ju­ve­ni­les. Lo clá­si­co es alo­jar­se en al­ber­gues, que ofre­cen co­ci­na au­to­ser­vi­cio. Se re­co­mien­da ob­te­ner el car­né de al­ber­guis­ta. Es muy útil la app de Hos­tel­world pa­ra re­ser­var al­ber­gue el mis­mo día. Con­vie­ne lle­var chan­clas pa­ra las du­chas y sa­co de dor­mir. Hos­tal, ho­tel, cam­pin, Airbnb, coach­sur­fing, etc., son otras op­cio­nes.

4. Equi­pa­je mi­ni­ma­lis­ta. Pa­ra que la mo­chi­la no nos do­ble la es­pal­da es me­jor ali­ge­rar­la. Pe­ro que no fal­te un so­lo car­ga­dor pa­ra to­dos los apa­ra­tos, un adap­ta­dor uni­ver­sal pa­ra en­chu­fes, ro­pa y cal­za­do có­mo­dos, ba­ña­dor y chu­bas­que­ro, toa­lla su­per­fi­na, aba­ni­co, ja­bón pa­ra la­var la ro­pa en el la­va­bo, re­pe­len­te de in­sec­tos... ¡Y un ro­llo de pa­pel hi­gié­ni­co! Y lle­var una fo­to­co­pia cer­ti­fi­ca­da del pa­sa­por­te y co­pias en el co­rreo o en la nu­be de los bi­lle­tes y otra do­cu­men­ta­ción, co­mo el se­gu­ro de via­je.

Tre­nes noc­tur­nos. Otro clá­si­co. Los ex­pre­sos ca­si han des­apa­re­ci­do en Es­pa­ña, don­de ape­nas que­dan unas po­cas ru­tas de lo que aho­ra se lla­ma tren ho­tel, pe­ro ver el ama­ne­cer des­de un va­gón de li­te­ras don­de he­mos com­par­ti­do ron­qui­dos es to­da una ex­pe­rien­cia (aña­dir a la lis­ta ta­po­nes pa­ra los oí­dos). Ojo, las pa­ra­das no siem­pre se anun­cian y a ve­ces no se en­tien­de la me­ga­fo­nía.

6. Gas­tos ocul­tos. Co­mo los de las co­mu­ni­ca­cio­nes, de los cua­les so­lo nos per­ca­ta­mos al vol­ver. En la ma­yo­ría de los al­ber­gues hay wi­fi, pe­ro no ocu­rre lo mis­mo en los tre­nes ni ca­fe­te­rías. Los cos­tes de roa­ming se han re­du­ci­do, pe­ro ojo con los da­tos a la ho­ra de guiar­se con los ma­pas. Abu­sar del Goo­gle Maps to­da­vía da sus­tos. Hay tar­je­tas de SIM lo­cal. Y apli­ca­cio­nes co­mo Rin­go y Sky­pe. Y la re­fres­can­te sen­sa­ción que da des­co­nec­tar­se unos días, si uno es ca­paz de su­pe­rar el mono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.