El Po­zo de Min­roud

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella&él - por Car­men Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

ano­che vol­vió a ocu­rrir­me. Co­mo otras ve­ces, me le­van­té con la sen­sa­ción de ha­ber so­ña­do una gran idea, una no­ve­la sen­sa­cio­nal, un ar­tícu­lo re­don­do, al­go crea­ti­vo y per­fec­to. Lás­ti­ma que só­lo un par de se­gun­dos más tar­de y aún sin ha­ber­me des­per­ta­do del to­do era in­ca­paz de re­cor­dar na­da. Ce­ro. Men­te en blan­co, adiós ge­nio, adiós glo­ria. El asun­to se­ría me­nos frus­tran­te si uno no re­cor­da­se ha­ber so­ña­do, pe­ro siem­pre so­bre­vi­ve un pe­que­ño (y per­fec­ta­men­te inú­til) gi­rón de re­cuer­do pa­ra que uno sepa de su exis­ten­cia. Ca­da vez que co­men­to el fe­nó­meno, al­guien di­ce que tam­bién lo ha vi­vi­do y me da con­se­jo. «La no­che es muy fér­til, di­cen, hay que dor­mir con pa­pel y lá­piz a mano y ano­tar aun­que sea a os­cu­ras y re­pa­sar­lo men­tal­men­te an­tes de abrir el ojo». He pro­ba­do, pe­ro mi le­tra a os­cu­ras es tan ho­rren­da que ni yo la en­tien­do y, si en­cien­do la luz, me que­do la no­che en ve­la so­lo pa­ra des­cu­brir, ho­ras de in­som­nio más tar­de, que lo que apun­té no tie­ne el más mí­ni­mo in­te­rés. Aun así, es­to de los sue­ños crea­do­res ha si­do una ob­se­sión pa­ra to­do ar­tis­ta, no hay más que ver el jue­go que han da­do a lo lar­go de la his­to­ria. Las ci­vi­li­za­cio­nes más an­ti­guas atri­buían a la en­so­ña­ción pro­pie­da­des de lo más di­ver­sas, des­de adi­vi­na­to­rias has­ta cu­ra­ti­vas. El dios Es­cu­la­pio, por ejem­plo, so­lía apa­re­cer­se en los sue­ños de los pa­cien­tes que dor­mían en su tem­plo de Epi­dau­ro pa­ra in­di­car­les có­mo sa­nar y, se­gún Vir­gi­lio, a Eneas le fue re­ve­la­do en sue­ños el lu­gar exac­to don­de de­bía fun­dar la ciu­dad de Ro­ma, que se con­ver­ti­ría en la cu­na de un gran im­pe­rio. Pe­ro no crean que to­do es le­yen­da, los sue­ños son un ins­tru­men­to cla­ve pa­ra la crea­ción ar­tís­ti­ca y li­te­ra­ria, a ve­ces de la ma­ne­ra más ex­tra­ña. Paul Mccart­ney, por ejem­plo, tal vez com­pu­sie­ra Yes­ter­day ba­jo los efec­tos de una no­che de in­di­ges­tión por­que, se­gún cuen­ta, des­per­tó una ma­ña­na con la ce­le­bé­rri­ma mú­si­ca que to­dos co­no­ce­mos ron­dán­do­le la ca­be­za, pe­ro acom­pa­ña­da de es­ta le­tra: «Scram­bled eggs, oh my baby how I lo­ve your legs» ('hue­vos re­vuel­tos, oh ne­na, có­mo me gus­tan tus pier­nas'). Se ha­bla a me­nu­do de la ins­pi­ra­ción de los ar­tis­tas, pe­ro ¿qué me di­cen de los cien­tí­fi­cos? Al­gu­nos de los des­cu­bri­mien­tos e in­ven­tos más re­le­van­tes de la hu­ma­ni­dad fue­ron un sue­ño en su ori­gen. Sin ir más le­jos, la teo­ría del áto­mo, con su nú­cleo or­bi­ta­do por elec­tro­nes, fue idea­da por Niels Bohr mien­tras dor­mía. Por suer­te pa­ra to­dos no­so­tros, a di­fe­ren­cia de mí, él sí la re­cor­dó a la ma­ña­na si­guien­te y pu­do desa­rro­llar­la has­ta for­mu­lar sus cé­le­bres pos­tu­la­dos. Con ra­zón se di­ce que la al­moha­da es la me­jor con­se­je­ra. El aho­ra ol­vi­da­do es­cri­tor Mi­chael En­de, en su li­bro La his­to­ria in­ter­mi­na­ble, cuen­ta que, en el mun­do de fan­ta­sía ex­plo­ta­da por Yor, el guar­dián cie­go, exis­te una mi­na de ri­que­za ex­tra­or­di­na­ria. La lla­man el Po­zo de Min­roud o la mi­na de imá­ge­nes. De sus pa­re­des no se ex­traen dia­man­tes ni me­ta­les pre­cio­sos, sino los mi­les de sue­ños ol­vi­da­dos por to­dos los hom­bres a lo lar­go de la

La teo­ría del áto­mo, con su nú­cleo or­bi­ta­do por elec­tro­nes, fue idea­da por Niels Bohr mien­tras dor­mía

his­to­ria. Nun­ca he si­do de­vo­ta de la li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca, pe­ro me gus­ta la idea de ar­mar­se de pi­co y pa­la pa­ra con­se­guir unos cuan­tos. Los que no apro­ve­chó Eins­tein, por ejem­plo, o al­gu­nos de los que no pu­do ano­tar Sha­kes­pea­re. Sí, es una lás­ti­ma que esos gran­des mo­men­tos de ins­pi­ra­ción noc­tur­na que­den in­crus­ta­dos en lo más pro­fun­do de una mi­na, le­jos de nues­tro al­can­ce. El ve­rano es el mo­men­to per­fec­to pa­ra tra­tar de res­ca­tar es­tas en­so­ña­cio­nes crea­ti­vas, pe­ro no se con­fíen de­ma­sia­do. Al fin y al ca­bo, co­mo di­ce Jar­diel Pon­ce­la, «po­cos sue­ños se cum­plen, la gran ma­yo­ría se ron­can».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.