El de­cá­lo­go pa­ra el cui­da­do del hom­bre

Si te has en­con­tra­do mi­ran­do de reojo al­gu­na arru­ga u ob­ser­vas tu pe­lo con sus­pi­ca­cia y pien­sas que ca­da día dis­mi­nu­ye en can­ti­dad, al con­tra­rio que el vo­lu­men de tu tri­pa, aquí en­con­tra­rás la so­lu­ción a tus in­quie­tu­des.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ste­fa­nie Mi­lla l Fo­to­gra­fía: Mar­tin Bauen­dahl

PUE­DE QUE TO­DA­VÍA no es­tés con­ven­ci­do, pe­ro exis­ten ma­ne­ras de ha­cer que el pe­lo pa­rez­ca más abun­dan­te, de di­si­mu­lar las oje­ras o de afei­tar­te sin sen­tir que pa­sas por la pa­rri­lla del dia­blo. Re­co­pi­la­mos las 10 pre­gun­tas más fre­cuen­tes so­bre cos­mé­ti­ca mas­cu­li­na y sus res­pues­tas más sin­ce­ras.

¿CUÁN­TOS ABDOMINALES DE­BO HA­CER PA­RA MAR­CAR LA TA­BLE­TA DE CHO­CO­LA­TE?

Se­ño­res, te­ne­mos bue­nas y ma­las no­ti­cias. Es­tos ejer­ci­cios son ex­ce­len­tes pa­ra con­se­guir ese ti­po de ab­do­men con­tra el que re­bo­ta­ría cual­quier ob­je­to, pe­ro, si so­bra al­gún ki­li­llo y es­tá ubi­ca­do en el área en­tre pe­cho y om­bli­go, no hay mu­cho que ha­cer. El múscu­lo es­tá por de­ba­jo de la ca­pa de gra­sa, y ya pue­de es­tar du­ro co­mo un ca­ble de ace­ro que po­co se po­drá ha­cer si es­tá re­cu­bier­to de una ge­ne­ro­sa ca­pa de adi­po­ci­tos. Ma­tar­te a abdominales tam­po­co aca­ba­rá con la tri­pa cer­ve­ce­ra si no van acom­pa­ña­dos de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co que ayu­de a que­mar ca­lo­rías en to­do el cuer­po. Se­ría bo­ni­to pen­sar que ha­cer ejer­ci­cio en un área de­ter­mi­na­da del cuer­po sir­ve pa­ra que­mar la gra­sa jus­to en ese mis­mo pun­to, pe­ro… no. El cuer­po fun­cio­na co­mo un sis­te­ma com­ple­to, no por zo­nas. Pa­ra re­ba­jar la tri­pa, hay que adel­ga­zar y ya le to­ca­rá su turno al ab­do­men den­tro de ese 'plan ge­ne­ral' del or­ga­nis­mo.

¿PUE DO EVI­TAR QUE SE ME CAI­GA EL PE­LO?

Ya se sa­be que los ge­nes son muy su­yos. Si se em­pe­ñan en con­ver­tir a San­són en Ko­jak, lo ha­rán. Pe­ro eso no quie­re de­cir que ha­ya que po­nér­se­lo fá­cil. An­tes que la­men­tar, hay que pre­ve­nir con lo­cio­nes, tó­ni­cos o am­po­llas que ayu­den al cre­ci­mien­to

ca­pi­lar, ade­más de pro­cu­rar ha­cer un mi­cro­ma­sa­je en el cue­ro ca­be­llu­do al me­nos tres ve­ces por se­ma­na. Al­go tan sen­ci­llo co­mo ma­sa­jear la ca­be­za con la ye­ma de los de­dos es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción en el área, y con ello la nu­tri­ción del fo­lícu­lo pi­lo­so; al igual que la­var­se el pe­lo con agua ti­bia, y no ca­lien­te, ayu­da a evi­tar su des­hi­dra­ta­ción. Si tan­to pa­dre co­mo abue­los fue­ron de en­tra­das 'ge­ne­ro­sas' y pe­lo es­ca­so, na­da co­mo acu­dir a un tri­có­lo­go –der­ma­tó­lo­go es­pe­cia­li­za­do en ca­be­llo y cue­ro ca­be­llu­do–, que pue­de acon­se­jar so­bre la con­ve­nien­cia de re­ce­tar fi­nas­te­ri­de, ac­ti­vo que ha de­mos­tra­do una efi­ca­cia an­ti­caí­da pre­ven­ti­va muy no­ta­ble en los ca­sos de caí­da an­dro­ge­né­ti­ca.

3 ¿EXIS­TEN FOR­MAS PA­RA SI­MU­LAR UN PE­LO MÁS ABUN­DAN­TE?

Aun­que te­ner más ca­be­llo no es fá­cil, con­se­guir que pa­rez­ca más abun­dan­te sí que lo es. El se­cre­to es­tá en uti­li­zar los cham­pús ade­cua­dos y, so­bre to­do, pro­duc­tos de fi­ja­ción vo­lu­mi­ni­za­do­res, que con­tie­nen po­lí­me­ros que o bien 'hin­chan' el pe­lo o bien lo re­cu­bren, de for­ma que ca­da ca­be­llo se se­pa­ra más del otro y con­si­guen que el pe­lo pa­rez­ca más abun­dan­te. ¿Otro tru­co de éxi­to ase­gu­ra­do? Uti­li­zar el se­ca­dor pa­ra se­car el pe­lo ca­be­za aba­jo le­van­tan­do la raíz apor­ta más vo­lu­men y cuer­po a to­do ti­po de ca­be­llo.

4 ¿HAY FOR­MAS DE EVI­TAR LAS ARRUGAS?

La cla­ve es­tá en un afei­ta­do con cui­da­do más hi­dra­ta­ción. Y cuan­to an­tes se em­pie­ce, me­jor. De día, usar cre­mas que con­ten­gan an­tio­xi­dan­tes: no so­lo po­ten­cian los me­ca­nis­mos de pro­tec­ción na­tu­ra­les de la piel, sino que al ac­tuar de es­cu­do, me­jo­ran sus pro­ce­sos de re­ge­ne­ra­ción. Acos­tum­brar­se a usar un pro­tec­tor so­lar a dia­rio es el me­jor an­ti­arru­gas po­si­ble, so­bre to­do si se pa­sa mu­cho tiem­po al ai­re li­bre o al sol. Hay otros tres fac­to­res cla­ve a la ho­ra de evi­tar arrugas (y man­chas, pro­ble­mas de pig­men­ta­ción o tono apa­ga­do): no fumar (aho­ga la piel y des­tro­za sus re­ser­vas de vi­ta­mi­na C, evi­tan­do la for­ma­ción de nue­vo co­lá­geno), no abu­sar del al­cohol (al­ta­men­te des­hi­dra­tan­te, ade­más arra­sa con los ca­pi­la­res del ros­tro) y ol­vi­dar­se del azú­car, cau­san­te de un fe­nó­meno lla­ma­do gli­ca­ción que des­tro­za el co­lá­geno.

5 ¿SE PUE­DEN QUI­TAR LAS BOL­SAS DE LOS OJOS?

An­te to­do, hay que di­fe­ren­ciar cuál es la cau­sa de las bol­sas. Pue­den ser ori­gi­na­das por re­ten­ción de lí­qui­dos (me­nos vi­si­bles re­cién le­van­ta­dos y más no­ta­bles cuan­do se es­tá can­sa­do). O bien pue­den ser bol­sas de gra­sa, ya que apa­re­cen cuan­do los múscu­los que ro­dean el ojo pier­den fir­me­za y, de al­gu­na for­ma, de­jan 'sa­lir' la gra­sa sub­cu­tá­nea pró­xi­ma al glo­bo ocu­lar (tie­nen el mis­mo as­pec­to de for­ma cons­tan­te). Es­tas so­lo se pue­den so­lu­cio­nar me­dian­te ci­ru­gía. Me­di­das pre­ven­ti­vas co­mo be­ber agua de for­ma re­gu­lar y abun­dan­te, re­du­cir la sal o eli­mi­nar el ta­ba­co ayu­dan, al igual que cos­mé­ti­cos co­mo los pro­duc­tos pa­ra el con­torno de los ojos con ac­ti­vos de ac­ción dre­nan­te y re­afir­man­te. ¿Un tru­co ex­tra? Guar­dar es­tos pro­duc­tos en la ne­ve­ra –el frío po­ten­cia su ac­ción dre­nan­te– y apli­car­los tras ha­cer an­tes un pe­que­ño ma­sa­je en el área del con­torno.

6 ¿CÓ­MO DISIMULO LAS OJE­RAS?

Las oje­ras es­tán cau­sa­das por la trans­pa­ren­cia de la piel que ro­dea los ojos. Pa­ra per­mi­tir el par­pa­deo, la

Ma­sa­jear el cue­ro ca­be­llu­do ayu­da a es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción y, con ello, la nu­tri­ción del fo­lícu­lo pi­lo­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.