El po­lí­gra­fo.

Cuan­do los mi­li­ta­res de­rro­ca­ron a Pe­rón, qui­sie­ron que­mar los res­tos de Evi­ta, pe­ro no se atre­vie­ron

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

¿Es­tu­vo en Ma­drid la mo­mia de Eva Pe­rón?

La ro­cam­bo­les­ca his­to­ria de la mo­mia de Eva Pe­rón co­men­zó el día que mu­rió, de leu­ce­mia, en 1952, y fi­na­li­zó cuan­do su ca­dá­ver fue fi­nal­men­te en­te­rra­do en el ce­men­te­rio de la Re­co­le­ta (Bue­nos Ai­res), en 1974. Su tem­prano fa­lle­ci­mien­to a los 33 años fue una irre­pa­ra­ble pér­di­da pa­ra los se­gui­do­res de la Aban­de­ra­da de los Hu­mil­des y la Da­ma de la Es­pe­ran­za. Pa­ra los que la odia­ban, aque­llos que la lla­ma­ban 'la ye­gua' o 'la po­tran­ca' –lo que en el lun­far­do de la épo­ca sig­ni­fi­ca­ba 'pros­ti­tu­ta', 'co­pe­ra' o 'lo­ca'–, su muer­te su­po­nía el fi­nal del mito. Pe­ro se equi­vo­ca­ron. Su ma­ri­do, el pre­si­den­te ar­gen­tino Juan Domingo Pe­rón, la man­dó em­bal­sa­mar, y su cuer­po se con­vir­tió en un sím­bo­lo ame­na­za­dor pa­ra los enemi­gos del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta. El en­car­ga­do de in­mor­ta­li­zar el cuer­po de Eva Pe­rón fue el mé­di­co es­pa­ñol Pe­dro Ara, que en 1925 se tras­la­dó a Ar­gen­ti­na co­mo agre­ga­do cul­tu­ral de la Em­ba­ja­da de Es­pa­ña. Cuan­do Pe­rón fue de­rro­ca­do en 1955 por los mi­li­ta­res, los ser­vi­cios de in­for­ma­ción del Ejér­ci­to pen­sa­ron que de­bían que­mar los mo­les­tos 'des­po­jos' de Evi­ta. Pe­ro na­die se atre­vió a eje­cu­tar la or­den. Los sec­to­res de la re­sis­ten­cia pe­ro­nis­ta que­rían evi­tar la ve­ja­ción de los res­tos em­bal­sa­ma­dos, pa­ra lo cual idea­ron una mal­di­ción que su­pues­ta­men­te iba a afec­tar a los po­si­bles pro­fa­na­do­res. El men­sa­je era cla­ro: «Si al­go le pa­sa al cuer­po, mu­cho más gra­ve va a ser lo que te va a pa­sar a ti». El in­ter­mi­na­ble via­je a nin­gu­na par­te de Evi­ta y las muer­tes que se su­ce­die­ron al­re­de­dor de ella tra­je­ron a la me­mo­ria la mal­di­ción que ro­deó el des­cu­bri­mien­to y pro­fa­na­ción de la mo­mia de Tu­tan­ka­món. A los tres años de su de­ce­so, el ca­dá­ver per­ma­ne­cía in­tac­to en las de­pen­den­cias de la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo de Bue­nos Ai­res, don­de se cons­tru­yó un la­bo­ra­to­rio ais­la­do que fue vi­gi­la­do por mi­li­ta­res. En su en­lo­que­ci­do pe­ri­plo por me­dio mun­do, la mo­mia de Evi­ta re­ca­ló en Ma­drid. Tras sa­lir de Ar­gen­ti­na y des­can­sar du­ran­te va­rios años en un con­ven­to ita­liano, sus res­tos fue­ron de­vuel­tos a Pe­rón en 1973, que en aquel en­ton­ces vi­vía exi­lia­do en la ex­clu­si­va co­lo­nia de Puer­ta de Hie­rro, en la ca­pi­tal es­pa­ño­la. La le­yen­da cuen­ta que López Re­ga El Bru­jo obli­ga­ba a la ter­ce­ra mu­jer de Pe­rón, María Es­te­la Mar­tí­nez, más co­no­ci­da co­mo Isa­be­li­ta, a tum­bar­se so­bre el cuer­po de Eva pa­ra que re­co­gie­ra sus eflu­vios es­pi­ri­tua­les. El ex­tra­ño ri­tual de­bió de pro­du­cir­se en el Ma­drid de los años se­ten­ta del pa­sa­do si­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.