IVANKA TRUMP

"Mi pa­dre tie­ne un sen­ti­do del hu­mor fan­tás­ti­co. Un po­co re­tor­ci­do a ve­ces"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - POR CH­RISSY ILEY / FO­TO­GRA­FÍA: BEN BA­KER

La hi­ja ma­yor de Do­nald Trump se ha con­ver­ti­do en su me­jor ar­ma po­lí­ti­ca. Con su es­ti­lo ele­gan­te y su ima­gen de ma­dre tra­ba­ja­do­ra y exi­to­sa, equi­li­bra la im­pru­den­cia y el du­do­so gus­to de su pa­dre. Pe­ro eso no im­pli­ca que no es­tén ali­nea­dos. Al con­tra­rio. Ivanka es su ma­yor fan.

Es­toy en el pi­so 25 de la Trump To­wer, en Nue­va York, sen­ta­da frente a Ivanka Trump. Al­ta y ves­ti­da con ele­gan­cia, su pre­sen­cia a sus 34 años es des­lum­bran­te. Ivanka di­ce que duer­me «unas cua­tro ho­ras y me­dia» por las no­ches. En mar­zo tu­vo a su ter­cer hi­jo y al ca­bo de una se­ma­na ya se ha­bía su­ma­do otra vez a la cam­pa­ña de su pa­dre. «Cuan­do era ni­ña, mi pa­dre me de­cía que po­dría ha­cer to­do lo que me pro­pu­sie­ra». Y eso hi­zo. Ivanka tra­ba­jó bre­ve­men­te co­mo mo­de­lo y, en 2004, se li­cen­ció en Eco­no­mía. Es vi­ce­pre­si­den­ta en la em­pre­sa fa­mi­liar, tie­ne su pro­pia lí­nea de ro­pa, par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en la cam­pa­ña de su pa­dre y es­tá es­cri­bien­do un li­bro ti­tu­la­do Wo­men Who Work (Las mu­je­res que tra­ba­jan). Do­nald Trump tie­ne cin­co hi­jos, tres de su pri­mer ma­tri­mo­nio, con Ivana Ma­rie Zel­níc­ko­vá, una del se­gun­do y otro del ter­ce­ro, pe­ro los tres ma­yo­res –Ivanka y sus dos her­ma­nos, Do­nald, de 38 años, y Eric, de 32– son los que ma­yor in­flu­jo ejer­cen so­bre los pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les y las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas de su pa­dre. Do­nald dis­fru­ta de los subido­nes de adre­na­li­na que sien­te al de­cir lo pri­me­ro que se le pa­sa por la ca­be­za, pe­ro Ivanka eli­ge sus pa­la­bras con su­mo cui­da­do. Un es­cri­to­rio gi­gan­tes­co nos se­pa­ra. En él hay li­bros, no­tas y re­vis­tas con su ima­gen en la por­ta­da. En el des­pa­cho re­ci­be la se­ñal de una cá­ma­ra que en to­do mo­men­to le in­for­ma de lo que ha­cen sus tres hi­jos, fru­to de su ma­tri­mo­nio con Ja­red Kush­ner, el edi­tor del se­ma­na­rio The New York Ob­ser­ver y di­rec­tor de Kush­ner Com­pa­nies, el gru­po in­mo­bi­lia­rio pro­pie­dad de su fa­mi­lia. Se ca­sa­ron en 2009, des­pués de que Ivanka se con­vir­tie­ra al ju­daís­mo por él. «Es­toy in­creí­ble­men­te enamo­ra­da de Ja­red; es mi me­jor ami­go», di­ce Ivanka. Kush­ner fue edu­ca­do en la fe or­to­do­xa. Ivanka res­pe­ta el sab­bath y has­ta ha apren­di­do a pre­pa­rar ali­men­tos kos­her. «Al prin­ci­pio era una co­ci­ne­ra ho­rro­ro­sa. Siem­pre me ha gus­ta­do in­vi­tar a gen­te a ca­sa, pe­ro en­car­ga­ba la co­mi­da. Al ca­sar­me de­ci­dí que iba a apren­der a co­ci­nar», re­cuer­da. El ma­tri­mo­nio tie­ne un pi­so en Man­hat­tan, en el ex­clu­si­vo dis­tri­to del Up­per East Si­de, y una ca­sa en uno de los cam­pos de golf que Trump po­see en Nue­va Jer­sey, al la­do de la de su pa­dre. Ivanka y su fa­mi­lia pa­san los fi­nes de se­ma­na en ella; una bue­na ex­cu­sa pa­ra pre­gun­tar­le di­rec­ta­men­te por él. ¿Qué cla­se de abue­lo es Do­nald? «Es un abue­lo ex­ce­len­te. Mis hi­jos lo quie­ren, y pa­sa­mos mu­cho tiem­po jun­tos, so­bre to­do du­ran­te el ve­rano.

ES VI­CE­PRE­SI­DEN­TA DE LA EM­PRE­SA FA­MI­LIAR, DI­RI­GE SU PRO­PIA MAR­CA DE MO­DA, ES PAR­TE DE LA CAM­PA­ÑA DE SU PA­DRE, MA­DRE DE TRES HI­JOS, CO­CI­NA EN CA­SA Y, POR SI FUE­RA PO­CO, PRAC­TI­CA 'RUN­NING'

Es di­ver­ti­do, mi hi­ja a ve­ces suel­ta los mis­mos co­men­ta­rios que él. Ha­ce un par de me­ses es­tá­ba­mos an­dan­do por Nue­va York y se fi­jó en un ba­che que ha­bía en la cal­za­da. 'Ma­má, al abue­li­to no le gus­ta­ría ver eso'. Nos echa­mos a reír, y ella en­ton­ces di­jo: 'Ya sa­bes a qué me re­fie­ro, a esa es­pe­cie de me­ticu­losi­dad que tie­ne'. Es­tá muy uni­do a mis hi­jos».

LA «CÁ­LI­DA PER­SO­NA­LI­DAD» DE PA­PÁ

Los ojos se le ilu­mi­nan al ha­blar de su pa­dre. «Tie­ne una per­so­na­li­dad tre­men­da­men­te cá­li­da –pro­si­gue–. Es leal a sus ami­gos y a sus fa­mi­lia­res, y tie­ne un sen­ti­do del hu­mor fan­tás­ti­co, aun­que un po­co re­tor­ci­do a ve­ces. Ha si­do un pa­dre mag­ní­fi­co». Trump es un hom­bre que no pien­sa las co­sas an­tes de de­cir­las, que no se da cuen­ta de que sus 'bro­mas' mu­chas ve­ces pue­den ser to­ma­das de for­ma li­te­ral. La pro­pia Ivanka, más de una vez, ha si­do el blan­co de ta­les bro­mas. Una an­ti­gua can­di­da­ta al tí­tu­lo de Miss Uni­ver­so de­cla­ró que Do­nald ha­bía di­cho que su hi­ja «es­ta­ba bue­ní­si­ma».

Las pa­la­bras tex­tua­les fue­ron: «¿No te pa­re­ce que mi hi­ja es­tá bue­ní­si­ma? Por­que es­tá bue­ní­si­ma, ¿a que sí?». Ivanka por en­ton­ces te­nía 16 años. ¿Le pa­re­ce que es­ta cla­se de sen­ti­do del hu­mor pue­de oca­sio­nar ma­len­ten­di­dos? «Es una po­si­bi­li­dad», res­pon­de con cau­te­la. Su­gie­ro que qui­zá se­ría más pru­den­te ha­cer me­nos chis­tes en pú­bli­co. Ivanka no ter­mi­na de mo­jar­se, co­mo su­ce­de ca­da vez que se ha­ce re­fe­ren­cia a las po­lé­mi­cas po­lí­ti­cas que en­vuel­ven a su pa­dre. «Tam­bién es un hom­bre muy au­tén­ti­co. Par­te de su éxi­to tie­ne que ver con el he­cho de que es in­creí­ble­men­te sin­ce­ro a la ho­ra de ex­pre­sar sus opi­nio­nes, co­sa que es muy ra­ra en el mun­do de la po­lí­ti­ca. Por no de­cir inau­di­ta. A mi mo­do de ver, es una cua­li­dad que re­sul­ta re­fres­can­te. La gen­te pue­de es­tar de acuer­do o en desacuer­do con sus pun­tos de vis­ta po­lí­ti­cos, pe­ro creo que la opi­nión pú­bli­ca en­tien­de que no tie­ne mie­do a de­cir lo que pien­sa». ¿Qué pien­sa In­va­ka del plan de su pa­dre de cons­truir un mu­ro pa­ra man­te­ner a los me­xi­ca­nos fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos? ¿De su pro­yec­to de prohi­bir la en­tra­da en el país a los mu­sul­ma­nes? ¿Qué opi­na de la po­si­ble cla­si­fi­ca­ción de las per­so­nas aten­dien­do a cri­te­rios de ra­za o re­li­gión? Ivanka no pien­sa res­pon­der. Es­tos te­mas son ta­bú.

FE­MI­NIS­TA CON­VEN­CI­DA

Pre­fie­re ha­blar de otro ti­po de cues­tio­nes. De su fe­mi­nis­mo, por ejem­plo. «Creo en la igual­dad de gé­ne­ro al 1000 por 100 –afir­ma–, lo que me con­vier­te en fe­mi­nis­ta por de­fi­ni­ción. Y me enor­gu­lle­ce». Con­si­de­ra, in­clu­so, que su pa­dre tam­bién es fe­mi­nis­ta, des­es­ti­man­do las nu­me­ro­sas acu­sa­cio­nes de mi­so­gi­nia, de tra­tar a las mu­je­res co­mo ob­je­tos y de vi­tu­pe­rar­las en tér­mi­nos ge­ne­ra­les. «Pues sí, yo creo que es fe­mi­nis­ta. Es una de las ra­zo­nes pri­mor­dia­les por la que hoy soy la mu­jer que soy. Siem­pre me de­cía –y me en­se­ña­ba con el ejem­plo– que es po­si­ble con­se­guir lo que te pro­pon­gas, si lo pien­sas to­do bien, si po­nes pa­sión en lo que ha­ces, si tie­nes una éti­ca del tra­ba­jo. Tam­bién me ro­deó de mu­je­res fuer­tes, de unos mo­de­los fe­me­ni­nos a se­guir que hi­cie­ron jus­ta­men­te eso, des­de que yo era pe­que­ña. La gen­te ha­bla so­bre la igual­dad de gé­ne­ro, pe­ro él la ha vi­vi­do: ha em­plea­do a mu­je­res en lo más al­to de la Trump Or­ga­ni­za­tion, du­ran­te dé­ca­das. Me pa­re­ce una muestra elo­cuen­te de que con­si­de­ra que las mu­je­res es­tán per­fec­ta­men­te ca­pa­ci­ta­das, y así lo ha de­mos­tra­do a lo lar­go de su vi­da». Tengo la im­pre­sión de que Ivanka siem­pre ha si­do 'la ni­ña de pa­pá'. De pe­que­ña, acos­tum­bra­ba a ob­ser­var a Trump en la ofi­ci­na y en mu­chas de las obras de sus edi­fi­cios. «Sí, ha­cía es­tas co­sas. En mi pa­sión por el sec­tor in­mo­bi­lia­rio se da un com­po­nen­te ge­né­ti­co, que se su­ma al fac­tor de la ex­pe­rien­cia. Mis pa­dres eran unos apa­sio­na­dos de su tra­ba­jo y nos trans­mi­tie­ron esa pa­sión des­de la pri­me­ra ni­ñez. No es ca­sual que mis her­ma­nos y yo siem­pre lle­gue­mos pun­tua­les al tra­ba­jo. Fue el ejem­plo que nos die­ron. Mi pa­dre siem­pre me de­cía lo mis­mo: tie­nes que des­cu­brir qué es lo que te apa­sio­na, por­que la vi­da es de­ma­sia­do cor­ta pa­ra de­di­car­la a al­go que no te gus­ta. Y si lo que ha­ces no te apa­sio­na, nun­ca vas a ser gran­de. Es la pu­ra ver­dad».

MAL­DI­TOS PA­DRES FA­MO­SOS

Ivanka pien­sa que te­ner unos pa­dres fa­mo­sos cons­ti­tu­ye una mal­di­ción an­te las com­pli­ca­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­das cuan­do sus pa­dres, que por en­ton­ces for­ma­ban el ma­tri­mo­nio más fa­mo­so de Nue­va York, se di­vor­cia­ron en 1992. Ivanka se en­te­ró de to­dos los de­ta­lles so­bre la aman­te de su pa­dre, la ac­triz Mar­la Ma­ples, que se con­vir­tió en la se­gun­da es­po­sa de Do­nald, por­que los pe­rio­dis­tas le pre­gun­ta­ban por la fo­go­si­dad se­xual de su pa­dre y los pa­pa­raz­zi la per­se­guían por la ca­lle. Hoy es­tá tan uni­da a su ma­dre co­mo a su pa­dre, y ha­ce unos años de­cla­ró so­bre el di­vor­cio: «Me acer­có más a mi pa­dre, no por­que es­tu­vie­ra po­nién­do­me de su la­do, sino por­que ya no iba a po­der se­guir con­tan­do con él de for­ma se­gu­ra e incondicional». Ra­zón por la que, una se­ma­na des­pués de dar a luz, le brin­dó apo­yo en el es­tra­do en Nue­va York. ¿No le re­sul­tó di­fí­cil, tan po­co tiem­po des­pués del par­to? «Hago lo po­si­ble por vi­vir la vi­da de acuer­do con mis pro­pias prio­ri­da­des. Y la fa­mi­lia es lo pri­me­ro». Ivanka opi­na que su for­ma de criar a los hi­jos es muy dis­tin­ta a la de la ge­ne­ra­ción de su ma­dre. «An­tes se se­pa­ra­ba la vi­da en el tra­ba­jo de la vi­da en el ho­gar. Aho­ra tan so­lo hay una vi­da –afir­ma–. No co­noz­co a na­die que a es­tas al­tu­ras ten­ga un ar­ma­rio con ro­pa pa­ra ir al tra­ba­jo.

"SOY UNA MU­JER QUE TIE­NE AM­BI­CIO­NES PER­SO­NA­LES. ME QUE­DA MU­CHO CA­MINO POR RE­CO­RRER PRO­FE­SIO­NAL­MEN­TE. SOY DE LAS QUE SIEM­PRE APUN­TA AL­TO"

La tran­si­ción en­tre unos pa­pe­les y otros aho­ra es más flui­da. La tec­no­lo­gía ha fa­ci­li­ta­do las co­sas; de pron­to era nor­mal res­pon­der co­rreos elec­tró­ni­cos a las on­ce de la no­che o, de re­pen­te, re­sul­ta­ba acep­ta­ble que aten­die­ras la lla­ma­da de tu hi­jo al fi­nal de su jor­na­da es­co­lar. No soy de las que lo ha­cen to­do so­las. Tengo la suer­te de con­tar con ni­ñe­ras que me ayu­dan mien­tras es­toy en el tra­ba­jo». Úl­ti­ma­men­te se ha afi­cio­na­do a co­rrer. «Nun­ca me ha­bía gus­ta­do, en ab­so­lu­to, has­ta que mis co­la­bo­ra­do­res y yo em­pe­za­mos a en­tre­nar pa­ra una me­dia ma­ra­tón en Cen­tral Park. Aho­ra co­rro con mi ma­ri­do to­dos los do­min­gos por la ma­ña­na. Se­gu­ra­men­te soy la úni­ca per­so­na que co­rre sin es­cu­char mú­si­ca, sin lle­var el mó­vil co­nec­ta­do. Pe­ro es que me en­can­ta dis­fru­tar de la oca­sión de ha­blar con él».

NO SOY PER­FEC­TA

A Kush­ner y a ella les gus­ta ir a Turn­berry to­dos los años. Se­gún Ivanka, «no hay un me­jor cen­tro tu­rís­ti­co de­di­ca­do al golf en el mun­do en­te­ro, aun­que no soy una gol­fis­ta muy bue­na», aña­de, pe­ro du­do de que ha­ya al­gu­na fa­ce­ta en su vi­da en la que no des­ta­que. No es­tá de acuer­do; no quie­re que pien­se que es per­fec­ta. «Pue­do ser muy des­cui­da­da. No quie­ro que crea que to­do lo hago bien y me re­sul­ta fá­cil, pues una ima­gen de ese ti­po no ayu­da a las mu­je­res, y es que criar a los hi­jos es ago­ta­dor, te de­ja ex­haus­ta. Duer­mo muy po­co, y no lo di­go pa­ra que las de­más si­gan mi ejem­plo. Pe­ro me he mar­ca­do unos ob­je­ti­vos. Mu­chas ve­ces me mar­cho pron­to de la ofi­ci­na pa­ra ce­nar con mis hi­jos, los

acues­to y des­pués vuel­vo al des­pa­cho pa­ra tra­ba­jar has­ta bas­tan­te tar­de. Es mi elec­ción, y no tengo nin­gún pro­ble­ma al res­pec­to. No me im­por­ta per­der unas ho­ras de sue­ño con el fin de lle­var el ca­len­da­rio de tra­ba­jo que con­si­de­ro opor­tuno en mi vi­da». «Tam­bién es al­go pro­pio de mi ge­ne­ra­ción. Soy una mu­jer del si­glo XXI que tie­ne am­bi­cio­nes per­so­na­les. Me que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer pro­fe­sio­nal­men­te. Y soy de las que siem­pre apun­ta al­to. Me gus­ta so­ñar a lo gran­de». ¿Y vi­vir a lo gran­de tam­bién? «Pues no. No ne­ce­si­to vi­vir la vi­da al lí­mi­te ni caer en ex­ce­sos». Que­da cla­ro. Su per­so­na­li­dad y su apa­rien­cia fí­si­ca co­rres­pon­den a una mu­jer so­bria y equi­li­bra­da; es de­cir, la an­tí­te­sis de su pa­dre. An­te su pru­den­cia, op­to por pre­gun­tar: si fue­ra un za­pa­to, ¿qué ti­po de za­pa­to se­ría? «Ah, se­gu­ra­men­te unos za­pa­tos Ca­rra, de mi pro­pia co­lec­ción». Se qui­ta uno de los za­pa­tos con ta­cón de agu­ja co­lor co­ral y me lo en­se­ña. «Me los pon­go to­dos los días. Muy có­mo­dos. In­clu­so po­dría co­rrer una ma­ra­tón con es­tos za­pa­tos». El ta­cón, sin em­bar­go, al­can­za fá­cil­men­te los diez o do­ce cen­tí­me­tros. «Co­mo di­go, son muy có­mo­dos. Nun­ca en la vi­da me pon­dría unos za­pa­tos que me hi­cie­ran tras­ta­bi­llar». Una mu­jer con unos ta­co­nes de do­ce cen­tí­me­tros tan so­lo pue­de co­rrer una ma­ra­tón si su nom­bre es Ivanka Trump.

Su ma­dre, Ivana, pri­me­ra es­po­sa de Trump, na­ci­da en Che­cos­lo­va­quia, ha si­do es­quia­do­ra, es­cri­to­ra, mo­de­lo, di­se­ña­do­ra y em­pre­sa­ria.

CON MI FA­MI­LIA Iz­da.: Eric, Do­nald Jr. e Ivanka –aquí, inau­gu­ran­do una obra de la in­mo­bi­lia­ria fa­mi­liar– son los tres hi­jos ma­yo­res de Trump. Dcha.: Ivanka con su es­po­so, Ja­red Kush­ner, y sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.