Bill Cosby, acu­sa­do de vio­lar a 60 mu­je­res

Se­sen­ta mu­je­res acu­san a Bill Cosby, un re­fe­ren­te de per­fec­to pa­dre de fa­mi­lia gra­cias a su se­rie de te­le­vi­sión de los 80, de abu­sar de ellas. Las dro­ga­ba con un po­ten­te se­dan­te an­tes de vio­lar­las. Y ellas, im­pac­ta­das por su po­pu­la­ri­dad y su po­der, no lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE

Ni si­quie­ra pue­do ha­blar, se­ñor Cosby». Vein­te mi­nu­tos an­tes, An­drea Cons­tand ha­bía co­gi­do las tres pas­ti­llas que él le ha­bía ofre­ci­do y se las ha­bía me­ti­do en la bo­ca. Le ha­bía ase­gu­ra­do que eran na­tu­ra­les, que le ha­rían sen­tir­se me­jor y ol­vi­dar el es­trés que le es­ta­ba pro­vo­can­do su tra­ba­jo. In­sis­tió tam­bién en que be­bie­ra una co­pa de vino. Po­co des­pués, la vis­ta de An­drea em­pe­zó a nu­blar­se. Sus pier­nas flo­jea­ban. De pron­to, es­ta­ba pa­ra­li­za­da. «Voy a de­jar que te re­la­jes», le di­jo Bill Cosby mien­tras la tum­ba­ba en un so­fá. A con­ti­nua­ción, la vio­ló. Ya de ma­dru­ga­da, Cons­tand se des­per­tó des­nu­da. Se vis­tió co­rrien­do y, al sa­lir de la ca­sa, se en­con­tró a Cosby en ba­tín. An­tes de ir­se, le ofre­ció una mag­da­le­na de arán­da­nos. Ac­tua­ba co­mo si na­da ex­tra­ño hu­bie­ra ocu­rri­do. An­drea Cons­tand, em­plea­da de la Uni­ver­si­dad de Tem­ple, ha­bía co­no­ci­do al ac­tor unos me­ses an­tes du­ran­te un par­ti­do de ba­lon­ces­to uni­ver­si­ta­rio. Cosby se en­ca­pri­chó de ella y se ofre­ció a ayu­dar­la y a dar­le con­se­jo. Le pre­sen­tó a pro­fe­so­res ilus­tres del cen­tro en el que él mis­mo ha­bía es­tu­dia­do y a al­gu­nos ami­gos del show bu­si­ness. Que­ría des­lum­brar­la. Y, al me­nos, con­si­guió que con­fia­ra en él, pe­se a al­gún avan­ce se­xual que ella ha­bía fre­na­do. Y en enero de 2004, la in­vi­tó a su ca­sa de Pen­sil­va­nia y le ofre­ció aque­llas tres pas­ti­llas. Cons­tand tar­dó un año en de­nun­ciar­lo. De he­cho, pa­só un año has­ta que re­cor­dó lo que ha­bía su­ce­di­do aque­lla no­che. Ha­bía vuel­to a vi­vir a To­ron­to con sus pa­dres, pe­ro ya no era la jo­ven ale­gre que ellos re­cor­da­ban. Es­ta­ba de­pri­mi­da, su­fría an­sie­dad, te­nía pe­sa­di­llas…. Y un día tu­vo un flash­back. Se lo con­tó a su ma­dre, que lla­mó a Cosby pa­ra pe­dir­le ex­pli­ca­cio­nes. El ac­tor re­co­no­ció los he­chos, se dis­cul­pó va­rias ve­ces y se ofre­ció a cos­tear la te­ra­pia de Cons­tand. Al día si­guien­te, uno de sus re­pre­sen­tan­tes lla­mó pa­ra zan­jar el asun­to con un su­cu­len­to che­que. Pe­ro Cons­tand que­ría jus­ti­cia: con­tra­tó a dos pro­mi­nen­tes abo­ga­dos y em­pe­zó a pre­pa­rar su ca­so. An­te la po­li­cía, Cosby man­tu­vo que el se­xo ha­bía si­do con­sen­ti­do. Des­pués de ser in­te­rro­ga­do y de que su ca­sa fue­ra re­gis­tra­da, el fis­cal del dis­tri­to, Bru­ce Cas­tor, anun­ció en rue­da de pren­sa que el ca­so con­tra Cosby era dé­bil de­bi­do a las in­con­sis­ten­cias en el tes­ti­mo­nio de la víc­ti­ma y el he­cho de que hu­bie­ra tar­da­do un año en de­nun­ciar­lo. En 2005, Cas­tor re­nun­ció a pro­ce­sar a Cosby. Pe­ro aque­lla rue­da de pren­sa del fis­cal tu­vo un efec­to ines­pe­ra­do. Va­rias mu­je­res se pu­sie­ron en con­tac­to con los abo­ga­dos de Cons­tand. Otras lla­ma­ron di­rec­ta­men­te a la pren­sa. To­das re­la­ta­ban prác­ti­ca­men­te la mis­ma his­to­ria: des­pués de co­no­cer a Cosby y de en­ta­blar una re­la­ción de amis­tad con él, du­ran­te uno de sus en­cuen­tros el

AN­DREA TAR­DÓ UN AÑO EN RE­COR­DAR LO QUE HA­BÍA PA­SA­DO. SE LO CON­TÓ A SU MA­DRE Y ES­TA LLA­MÓ A COSBY. ÉL RE­CO­NO­CIÓ LOS HE­CHOS Y LE OFRE­CIÓ UN CHE­QUE

ac­tor les ofre­cía una o va­rias pas­ti­llas (al­gu­nas in­clu­so ha­bían man­te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les con­sen­ti­das an­tes, pe­ro un buen día las dro­ga­ba). Po­co des­pués, per­dían el co­no­ci­mien­to. Ho­ras más tar­de, se le­van­ta­ban des­nu­das, a ve­ces en­san­gren­ta­das, en la ca­ma del ac­tor, que ac­tua­ba co­mo si na­da ex­tra­ño hu­bie­ra ocu­rri­do. Al­gu­nas, co­mo Kris­ti­na Rueh­li, se­cre­ta­ria en una fa­mo­sa agen­cia de re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca de Los Án­ge­les, o las mo­de­los Ta­ma­ra Green o Beth Fe­rrier, re­nun­cia­ron al ano­ni­ma­to y con­ta­ron pú­bli­ca­men­te su ca­so. Los abo­ga­dos de Cons­tand pre­sen­ta­ron el tes­ti­mo­nio anó­ni­mo de 13 mu­je­res en su de­man­da ci­vil. Cosby fue ci­ta­do a de­cla­rar ba­jo ju­ra­men­to. En su de­cla­ra­ción, que un juez hi­zo pú­bli­ca en 2015, ase­gu­ró que el se­xo en­tre él y Cons­tand ha­bía si­do ple­na­men­te con­sen­ti­do. «No pa­re­cía en­fa­da­da. No me di­ce: ‘No vuel­vas a ha­cer­lo’. Creo que sé leer bien a las per­so­nas y sus emo­cio­nes en es­tas si­tua­cio­nes ro­mán­ti­cas o co­mo quie­ra lla­mar­las», ex­pli­có Cosby. Sin em­bar­go, no ha­bía 'sa­bi­do leer' que Cons­tand era les­bia­na. Pe­ro, so­bre to­do, Cosby ad­mi­tió en aque­lla de­cla­ra­ción ha­ber dro­ga­do a Cons­tand con quaa­lu­des (o me­ta­cua­lo­na), un po­ten­te se­dan­te muy po­pu­lar en los 70 pa­ra el que Cosby te­nía va­rias re­ce­tas. «¿Pen­sa­ba uti­li­zar aque­llos quaa­lu­des con mu­je­res jó­ve­nes con las que que­ría man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les?», le pre­gun­tó Do­lo­res Troia­ni, una de las le­tra­das de la acu­sa­ción. «Sí», con­tes­tó el ac­tor. «¿Al­gu­na vez se los dio sin su co­no­ci­mien­to?», in­sis­tió. El abo­ga­do de Cosby in­ter­vino rá­pi­da­men­te an­tes de que Cosby pu­die­ra abrir la bo­ca: «No con­tes­te a esa pre­gun­ta». So­lo el tiem­po es­ta­ba de par­te de Cosby: to­dos los ca­sos in­clui­dos en la de­man­da ci­vil, sal­vo el de An­drea Cons­tand, ha­bían pres­cri­to. Fi­nal­men­te, en 2006, Cosby al­can­zó un acuer­do ex­tra­ju­di­cial con Cons­tand que le evi­tó el tra­go de sen­tar­se en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos.

LA PA­RO­DIA QUE SE CON­VIR­TIÓ EN JUI­CIO

Y el ca­so Cosby ca­yó de nue­vo en el ol­vi­do co­lec­ti­vo… Has­ta que Han­ni­bal Bu­ress, un mo­no­lo­guis­ta re­la­ti­va­men­te des­co­no­ci­do, des­em­pol­vó el asun­to en oc­tu­bre de 2014 du­ran­te uno de sus es­pec­tácu­los. «Ne­gros, ¡subíos los pan­ta­lo­nes! Yo era una es­tre­lla de la te­le­vi­sión en los 80», de­cía Bu­ress ri­di­cu­li­zan­do a Cosby. Y es que Cosby se ha­bía con­ver­ti­do en los úl­ti­mos años en un mo­ra­lis­ta pro­fe­sio­nal y pro­nun­cia­ba con­tro­ver­ti­dos dis­cur­sos por to­do el país res­pon­sa­bi­li­zan­do a los jó­ve­nes afro­ame­ri­ca­nos de los pro­ble­mas de la co­mu­ni­dad ne­gra. «Sí, pe­ro tú vio­las a mu­je­res, Bill Cosby. Así que re­lá­ja­te un po­qui­to», de­cía Bu­ress. E in­vi­ta­ba a la au­dien­cia a goo­glear en bus­ca de de­nun­cias. De pron­to, el mo­nó­lo­go se con­vir­tió en un fe­nó­meno vi­ral.

ES EL HOM­BRE ACU­SA­DO DE DROGAR Y ABU­SAR DE MÁS MU­JE­RES EN LA HIS­TO­RIA DE ES­TA­DOS UNI­DOS. SIN EM­BAR­GO, CA­MI­LLE, SU MU­JER DES­DE HA­CE 52 AÑOS, SI­GUE A SU LA­DO EL FIS­CAL CE­RRÓ EL CA­SO DE AN­DREA EN 2005, PE­RO TU­VO UN EFEC­TO INES­PE­RA­DO: DE­CE­NAS DE MU­JE­RES EM­PE­ZA­RON A CON­TAR QUE COSBY LES HA­BÍA HE­CHO LO MIS­MO

Y la ma­qui­na­ria se pu­so en mar­cha de nue­vo. Al­gu­nas de aque­llas mu­je­res anó­ni­mas que ha­bían for­ma­do par­te del ca­so de An­drea Cons­tand, die­ron un pa­so al fren­te. La ac­triz Bar­ba­ra Bow­man abrió el fue­go con una car­ta en el Wa­shing­ton Post: «Bill Cosby me vio­ló. ¿Por qué han te­ni­do que pa­sar 30 años pa­ra que la gen­te se crea mi his­to­ria?». Una de­trás de otra, las víc­ti­mas, cu­yos tes­ti­mo­nios se re­mon­ta­ban a los años 60, 70 y 80, em­pe­za­ron a dar la ca­ra; des­de mu­je­res des­co­no­ci­das co­mo Joan Tars­his o The­re­se Se­rig­ne­se, que te­nían 19 años cuan­do co­no­cie­ron al ac­tor, a ac­tri­ces co­mo Loui­sa Mo­ritz, co­ne­ji­tas de Play­boy co­mo Vic­to­ria Va­len­tino, mo­de­los co­mo Be­verly John­son o la mu­jer del po­de­ro­so pro­duc­tor Alan Ladd, Cin­dra Ladd. Al mis­mo tiem­po, Frank Scot­ti, un an­ti­guo em­plea­do de la NBC que tra­ba­jó co­mo ayu­dan­te de Cosby en los años 80, re­co­no­ció en 2014 que él era el en­car­ga­do de en­viar los che­ques a las mu­je­res (al­gu­nas me­no­res de edad) que fre­cuen­ta­ban el ca­me­rino del ac­tor.

EL DE­PRE­DA­DOR IM­PU­NE

Aho­ra, el nú­me­ro de mu­je­res que acu­san a Cosby de abu­sos se­xua­les ha al­can­za­do las 60. Glo­ria All­red, fa­mo­sa abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en de­re­chos de las mu­je­res, re­pre­sen­ta a 31 de es­tas víc­ti­mas. «Es el hom­bre acu­sa­do de drogar y asal­tar a más mu­je­res que na­die en la his­to­ria de nues­tro país», ha di­cho All­red de Cosby. Ha­ce un año la in­ves­ti­ga­ción se re­abría y la po­li­cía so­li­ci­ta­ba de nue­vo la co­la­bo­ra­ción de An­drea Cons­tand, que aho­ra tie­ne 43 años. Era el úni­co ca­so que no ha­bía pres­cri­to. Y el pa­sa­do 30 de di­ciem­bre, dos se­ma­nas an­tes de que el ca­so pres­cri­bie­se, un juez emi­tía una or­den de arres­to con­tra Cosby. El ac­tor se pre­sen­tó en un juz­ga­do de Pen­sil­va­nia, don­de se le re­ti­ró el pa­sa­por­te y pa­gó una fian­za de un mi­llón de dó­la­res. Y en ma­yo, una jue­za de­ter­mi­na­ba que ha­bía su­fi­cien­tes prue­bas con­tra él co­mo pa­ra lle­var­le a jui­cio, cu­ya fe­cha de ini­cio no se ha de­ter­mi­na­do to­da­vía. Cosby, de 79 años, po­dría en­fren­tar­se a una pe­na de 10 años de cár­cel. Pa­se lo que pa­se, el es­cán­da­lo ya le ha pa­sa­do fac­tu­ra al ac­tor. NBC can­ce­ló la se­rie que iba a pro­ta­go­ni­zar, Net­flix hi­zo lo mis­mo con un es­pe­cial de­di­ca­do a él, una do­ce­na de uni­ver­si­da­des le han re­ti­ra­do sus tí­tu­los ho­no­rí­fi­cos y en su es­tre­lla en el Pa­seo de la Fa­ma de Holly­wood al­guien es­cri­bió la pa­la­bra 'vio­la­dor'. To­dos sus ami­gos le han da­do la es­pal­da y so­lo lo acom­pa­ñan su ejér­ci­to de abo­ga­dos. Pe­se a to­do, su mu­jer, Ca­mi­lle, con la que lle­va ca­sa­do des­de 1964, no so­lo se man­tie­ne a su la­do, sino que lo ha de­fen­di­do pú­bli­ca­men­te siem­pre que ha te­ni­do oca­sión. Pe­ro pa­ra el res­to del mun­do, Cosby ya no pue­de es­con­der­se de­trás de sus jer­séis de co­lo­res y su enor­me y ca­ris­má­ti­ca son­ri­sa. Ya no es el pa­dre de Amé­ri­ca, aquel re­fe­ren­te mo­ral de repu­tación in­ta­cha­ble que cons­tru­yó gra­cias a su per­so­na­je en El show de Bill Cosby. Cosby es un frau­de. Un frau­de si­nies­tro y un pre­sun­to vio­la­dor en se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.