Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXIX)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

en­tre los erro­res co­me­ti­dos por la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, el más gra­ve fue la con­fron­ta­ción con la Igle­sia Ca­tó­li­ca. En vez de pro­ce­der a un des­man­te­la­mien­to in­te­li­gen­te del in­men­so po­der que és­ta se­guía te­nien­do en Es­pa­ña, apo­yán­do­se so­bre to­do en la edu­ca­ción es­co­lar y la pa­cien­cia tác­ti­ca, los go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos abor­da­ron el asun­to con pri­sas y tor­pes ma­ne­ras, enaje­nán­do­se los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos de un sec­tor im­por­tan­te de la so­cie­dad es­pa­ño­la, des­de los po­de­ro­sos a los hu­mil­des: eli­mi­na­ción de pro­ce­sio­nes de Se­ma­na San­ta en va­rias ciu­da­des y pue­blos, co­brar im­pues­tos a los entierros ca­tó­li­cos y prohi­bi­ción de to­car cam­pa­nas pa­ra la mi­sa, en­tre otras idio­te­ces, en­ca­bro­na­ron mu­cho a la pe­ña prac­ti­can­te. Y al des­con­ten­to cons­pi­ra­ti­vo de car­de­na­les, ar­zo­bis­pos y obis­pos se unía el de bue­na par­te de los man­dos mi­li­ta­res, cu­yos ca­llos pi­sa­ba la Re­pú­bli­ca un día sí y otro tam­bién, per­fi­lán­do­se de ese mo­do un pe­li­gro­so eje púl­pi­tos-cuar­te­les que ten­dría ne­fas­tas con­se­cuen­cias. La pri­me­ra se lla­mó ge­ne­ral San­jur­jo: un es­pa­dón al­go bes­tia apo­ya­do por los re­si­duos mo­nár­qui­cos, por la Igle­sia y mi­li­ta­res de­re­chis­tas, que in­ten­tó una cha­pu­za de gol­pe de Es­ta­do el ve­rano de 1932, frus­tra­do por la huel­ga ge­ne­ral que em­pren­die­ron, con mu­cha re­so­lu­ción y fir­me­za, so­cia­lis­tas, anar­quis­tas y co­mu­nis­tas. Ese res­pal­do po­pu­lar dio vi­ta­mi­nas al go­bierno re­pu­bli­cano, que se lan­zó a ini­cia­ti­vas osa­das y ne­ce­sa­rias que in­cluían una re­for­ma agra­ria –que pu­so a los ca­ci­ques ru­ra­les he­chos unas fie­ras– y un es­ta­tu­to de au­to­no­mía pa­ra Ca­ta­lu­ña. El pro­ble­ma fue que en el cam­po y las fá­bri­cas ha­bía mu­cha ham­bre, mu­cha ne­ce­si­dad, mu­cha in­cul­tu­ra y mu­chas pri­sas, y la co­sa se fue des­con­tro­lan­do, so­bre to­do don­de los anar­quis­tas en­ten­die­ron que ha­bía lle­ga­do la ho­ra de que el vie­jo or­den se fue­ra por com­ple­to y con ra­pi­dez al ca­ra­jo. Pa­ra es­pan­to de una par­te de la de­re­cha y sa­tis­fac­ción de la par­te más ex­tre­ma, que aguar­da­ba su oca­sión, se su­ce­die­ron las huel­gas e in­su­rrec­cio­nes con ti­ros y muer­tos –Bar­ce­lo­na, Se­vi­lla, Za­ra­go­za, Pa­sa­jes, Al­to Llo­bre­gat– alen­ta­das por el ala más du­ra de la CNT, el sin­di­ca­to anar­quis­ta que a su vez es­ta­ba en­fren­ta­do a la UGT, el sin­di­ca­to so­cia­lis­ta, en una ca­da vez más agria gue­rra ci­vil in­ter­na en­tre la gen­te de iz­quier­da, pues am­bas for­ma­cio­nes se dispu­taban la he­ge­mo­nía so­bre la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La idea bá­si­ca era que só­lo la fuerza po­día li­qui­dar los pri­vi­le­gios de cla­se y eman­ci­par a obre­ros y cam­pe­si­nos. De ese mo­do, el anar­quis­mo se ha­cía ca­da vez más ra­di­cal y vio­len­to, des­con­fian­do de to­da con­ci­lia­ción y aban­do­nan­do la dis­ci­pli­na. En 1933, en ple­na huel­ga re­vo­lu­cio­na­ria con­vo­ca­da por la CNT, en el pue­ble­ci­to ga­di­tano de Ca­sas Vie­jas (don­de cua­tro de ca­da cin­co tra­ba­ja­do­res es­ta­ban en pa­ro y en la más ab­so­lu­ta mi­se­ria), los de­ses­pe­ra­dos lu­ga­re­ños le echa­ron hue­vos al asun­to, co­gie­ron las es­co­pe­tas de ca­za y asal­ta­ron el cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil. La re­pre­sión or­de­na­da por el go­bierno re­pu­bli­cano fue in­me­dia­ta y bes­tial, con la muer­te de 24 per­so­nas –in­clui­dos un an­ciano, dos mu­je­res y un ni­ño– a las que se dio ma­ta­ri­le a ma­nos de la Guar­dia de Asal­to y la Guar­dia Ci­vil. Pa­ra esa épo­ca, las de­re­chas ya se or­ga­ni­za­ban po­lí­ti­ca­men­te en la lla­ma­da Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de De­re­chas Au­tó­no­mas, CE­DA, li­de­ra­da por Jo­sé Ma­ría Gil Ro­bles, en torno a la que se fue es­ta­ble­cien­do (ca­tó­li­cos, mo­nár­qui­cos, car­lis­tas, re­pu­bli­ca­nos de de­re­chas y otros ele­men­tos con­ser­va­do­res, o sea, la lla­ma­da gen­te de or­den) un fren­te úni­co an­ti­mar­xis­ta y an­ti­rre­vo­lu­cio­na­rio con un res­pal­do de vo­tos bas­tan­te am­plio. Y co­mo no hay dos sin tres, y en Es­pa­ña sin cua­tro, a com­pli­car el pai­sa­je vino a su­mar­se el asun­to ca­ta­lán. Cuan­do, se­gún los vai­ve­nes po­lí­ti­cos, el go­bierno re­pu­bli­cano pre­ten­dió im­po­ner dis­ci­pli­na en el cre­cien­te des­ma­dre na­cio­nal, di­cien­do va­mos a ver, re­diós, al­guien tie­ne que man­dar aquí y que se le obe­dez­ca, oi­gan, y un mon­tón de lí­de­res obre­ros fue­ron en­car­ce­la­dos por sa­lir­se de cau­ces, y la an­te­rior sim­pa­tía ha­cia

En el cam­po y las fá­bri­cas ha­bía mu­cha ham­bre, mu­cha ne­ce­si­dad, mu­cha in­cul­tu­ra y mu­chas pri­sas

las as­pi­ra­cio­nes au­to­nó­mi­cas pe­ri­fé­ri­cas se en­frió en las Cor­tes, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Lluís Com­panys, de­ci­dió mon­tár­se­lo apar­te y pro­cla­mó por su cuen­ta «el Es­ta­do ca­ta­lán den­tro de una re­pú­bli­ca fe­de­ral es­pa­ño­la» que só­lo exis­tía en sus in­ten­cio­nes. De mo­men­to la desobe­dien­cia aca­bó con­tro­la­da con muy po­ca san­gre, pe­ro eso lle­va­ría a Com­panys al pa­re­dón tras la Gue­rra Ci­vil, cuan­do ca­yó en ma­nos fran­quis­tas. Aun así, es in­tere­san­te re­cor­dar lo que en los años 70 di­jo al res­pec­to un vie­jo co­mu­nis­ta: «Si hu­bié­se­mos ga­na­do la gue­rra, a Com­panys tam­bién lo ha­bría­mos fu­si­la­do no­so­tros, por trai­dor a la Re­pú­bli­ca». [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.