Ani­ma­les de com­pa­ñía

Se­gun­da mano

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

ha­ce ape­nas un si­glo, un no­ve­lis­ta que in­tro­du­je­se en la ac­ción de su no­ve­la –pon­ga­mos por ca­so— un ri­no­ce­ron­te de­bía em­pe­zar por des­cri­bir ex­haus­ti­va­men­te el ani­ma­li­to en cues­tión; pues, pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de sus lec­to­res (pa­ra to­dos los que no hu­bie­sen par­ti­ci­pa­do en un sa­fa­ri), el ri­no­ce­ron­te se­ría un ani­mal por com­ple­to des­co­no­ci­do, y has­ta le­gen­da­rio. El no­ve­lis­ta, de he­cho, ten­dría que es­me­rar­se en su des­crip­ción, pa­ra que sus lec­to­res, al fi­gu­rar­se el as­pec­to del ri­no­ce­ron­te, no con­ci­bie­sen qui­me­ras idea­li­za­das, al es­ti­lo del uni­cor­nio. Y es que, un si­glo atrás, el no­ve­lis­ta que des­cri­bía un ri­no­ce­ron­te es­ta­ba in­vo­can­do una reali­dad ig­no­ta pa­ra el lec­tor, cu­ya sen­si­bi­li­dad vir­gen que­da­ría más o me­nos im­pac­ta­da por la des­crip­ción, de­pen­dien­do de las ma­yo­res o me­no­res ha­bi­li­da­des ex­pre­si­vas del no­ve­lis­ta. Si hoy le­yé­se­mos una no­ve­la en la que se in­clu­ye la des­crip­ción de un ri­no­ce­ron­te se nos an­to­ja­ría pro­li­ja e in­su­fri­ble. Mu­chos se­gui­mos (a Dios gra­cias) sin par­ti­ci­par en un sa­fa­ri, pe­ro he­mos re­pa­ra­do en fo­to­gra­fías de ri­no­ce­ron­tes, he­mos vis­to pe­lí­cu­las de Tar­zán (en las pro­ta­go­ni­za­das por Johnny Weiss­mu­ller siem­pre sa­lía un ri­no­ce­ron­te cu­ya tes­tuz do­ble­ga­ba nues­tro hé­roe, en sin­gu­lar com­ba­te), he­mos con­tem­pla­do mil y un do­cu­men­ta­les en los que se nos de­ta­lla la vi­da ín­ti­ma de los ri­no­ce­ron­tes: sa­be­mos de qué se ali­men­tan, sa­be­mos có­mo se apa­rean, sa­be­mos qué ani­ma­les son sus enemi­gos más en­co­na­dos, et­cé­te­ra. Si ma­ña­na fué­se­mos (no lo quie­ra Dios) de sa­fa­ri y tu­vié­se­mos la opor­tu­ni­dad de con­tem­plar a los ri­no­ce­ron­tes apa­reán­do­se, nos cos­ta­ría re­pri­mir un bos­te­zo, por la sen­ci­lla ra­zón de que tal es­pec­tácu­lo ya lo ha­bría­mos vis­to an­tes de­ce­nas de ve­ces. Y, sien­do com­ple­ta­men­te sin­ce­ros, ten­dría­mos que re­co­no­cer que los ri­no­ce­ron­tes avis­ta­dos du­ran­te el sa­fa­ri es­ta­ban muy ale­ja­dos de nues­tro jeep (los veía­mos ha­cien­do pan­ta­lla con la mano so­bre los ojos, pa­ra que el sol no nos des­lum­bra­se, o a tra­vés de unos pris­má­ti­cos des­en­fo­ca­dos), mien­tras que los ri­no­ce­ron­tes de los do­cu­men­ta­les es­tán fil­ma­dos con te­le­ob­je­ti­vo, en pri­me­rí­si­mos pla­nos de una ni­ti­dez pas­mo­sa que nos per­mi­ten dis­tin­guir las arru­gas de su piel co­riá­cea y las mos­cas que me­ro­dean sus cuar­tos tra­se­ros; y, mien­tras se apa­rean, la cá­ma­ra adop­ta an­gu­la­cio­nes re­bus­ca­dí­si­mas que nos per­mi­ten con­tem­plar la co­yun­da des­de to­das las pers­pec­ti­vas po­si­bles. Y, en fin, el do­cu­men­tal de ri­no­ce­ron­tes in­cor­po­ra una ban­da so­no­ra fe­tén que con­vier­te al­go tan te­dio­so co­mo el pu­ñe­te­ro apa­rea­mien­to de los ri­no­ce­ron­tes en una ce­re­mo­nia épi­ca que nos eri­za el ve­llo de emo­ción. Y lo mis­mo que nos ocu­rre con los ri­no­ce­ron­tes nos ocu­rre con cual­quier otra ma­ra­vi­lla o tri­via­li­dad acon­te­ci­da en el ex­ten­so mun­do. So­mos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de se­res hu­ma­nos que, cuan­do asis­ti­mos por pri­me­ra vez a un por­ten­to, es­ta­mos en reali­dad vi­vien­do una ex­pe­rien­cia de se­gun­da mano: con­tem­pla­mos Las me­ni­nas en el Mu­seo del Pra­do (en­tre una nu­be de tu­ris­tas que nos dispu­tan el si­tio, y con una luz que nos im­pi­de dis­tin­guir ní­ti­da­men­te tal o cual zo­na del cua­dro) des­pués de ha­ber vis­to mil re­pro­duc­cio­nes de al­tí­si­ma re­so­lu­ción que nos per­mi­ten dis­tin­guir has­ta la ur­dim­bre del lien­zo; asis­ti­mos a los des­pren­di­mien­tos de hielo de un gla­ciar (des­pués de via­jar has­ta la Pa­ta­go­nia, y a bor­do de un bar­co que no pue­de apro­xi­mar­se más allá de me­dio ki­ló­me­tro, por te­mor a zo­zo­brar) des­pués de ver­los caer a cá­ma­ra len­ta (y en 3D) en un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo que acom­pa­ña­ba el des­pren­di­mien­to de los blo­ques de hielo con una mú­si­ca sin­fó­ni­ca que aña­día dra­ma­tis­mo al es­pec­tácu­lo; con­tem­pla­mos, en fin, to­dos los por­ten­tos del mun­do con ojos can­si­nos y re­sa­bia­dos, de vuel­ta de to­do, sa­bien­do exac­ta­men­te lo que va­mos a con­tem­plar. Nues­tra ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa ha si­do anu­la­da, o si­quie­ra em­bo­ta­da, por­que cual­quier co­sa asom­bro­sa que nos eche­mos a los ojos la he­mos vis­to an­tes en una pe­lí­cu­la, en un anun­cio te­le­vi­si­vo, en un ví­deo de Youtu­be. Y lo más pa­vo­ro­so de to­do es que lo mis­mo que ocu­rre con las ex­pe­rien­cias que afec­tan a nues­tros sen­ti­dos ocu­rre con las que afec­tan a nues­tro mun­do in­te­rior. He­mos cre­ci­do en­vuel­tos, asal­ta­dos, as­fi­xia­dos por imá­ge­nes que nos obli­gan a vi­vir

So­mos la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de se­res hu­ma­nos que, cuan­do asis­ti­mos por pri­me­ra vez a un por­ten­to, es­ta­mos en reali­dad vi­vien­do una ex­pe­rien­cia de se­gun­da mano

una vi­da de se­gun­da mano, im­pi­dien­do que na­da nos re­sul­te no­ve­do­so cuan­do la vi­da fi­nal­men­te nos lo brin­da. Sos­pe­cho que ya no so­mos del to­do hu­ma­nos, per­so­nas reales y au­tén­ti­cas a las que se les per­mi­te vi­vir de for­ma real y au­tén­ti­ca; to­dos, de un mo­do u otro, se­gui­mos el mis­mo guión ma­no­sea­do, he­cho de re­ta­zos, una co­lec­ción de re­mien­dos vi­sua­les que han ma­ta­do, o si­quie­ra anes­te­sia­do, nues­tra sen­si­bi­li­dad, bom­bar­dea­da por mil imá­ge­nes de se­gun­da mano que han lle­ga­do a ser, tris­te­men­te, nues­tra vi­da más au­tén­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.