S.O.S. del­fín

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

al avis­tar la ale­ta, los so­co­rris­tas pen­sa­ron que era un ti­bu­rón y, pe­ren­to­rios, man­da­ron sa­lir del agua a los ba­ñis­tas. Pa­ra los que es­ta­ban en edad de ha­ber si­do ini­cia­dos en el ci­ne por Spiel­berg, aque­llo era de una ten­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en la que só­lo fal­ta­ba una ru­bia na­dan­do des­nu­da, de­ma­sia­do dis­tan­te pa­ra ser sal­va­da. La pla­ya to­da lo dis­fru­tó: una pla­ya man­sa y fa­mi­liar, de las de ca­mio­ne­ta de he­la­do jun­to a la ba­ran­da, en la que ra­ra vez ocu­rría al­go emo­cio­nan­te. Por lo me­nos a esa ho­ra, por­que de no­che, du­ran­te el ve­ra­neo, era un lu­gar en el que se en­tre­ga­ban vir­gi­ni­da­des. Apel­ma­za­dos en la are­na, los ba­ñis­tas ob­ser­va­ban las ma­nio­bras de la zó­diac de los so­co­rris­tas al­re­de­dor de la ale­ta. Un com­pa­ñe­ro que es­ta­ba en la pla­ya, en con­tac­to ra­dio­fó­ni­co con los tri­pu­lan­tes, pro­pa­gó la no­ti­cia: «No es un ti­bu­rón. Es un del­fín». No un es­cua­lo te­mi­ble, por tan­to, sino un en­tra­ña­ble del­fín de los que dispu­tan al pe­rro la con­di­ción de me­jor ami­go del hom­bre. Los ba­ñis­tas se ha­bían equi­vo­ca­do, es­ta­ban vien­do otra pe­lí­cu­la: no la san­gui­no­len­ta Ti­bu­rón, sino otra más cer­ca­na a Li­be­rad a Willy. Los do­ta­dos de una ma­yor em­pa­tía con los ani­ma­les ya se vie­ron, co­mo si fan­ta­sea­ran, so­co­rrien­do al del­fín que iba a va­rar con téc­ni­cas co­mo apli­car­le toa­llas mo­ja­das y ca­ri­ño. De he­cho, se amon­to­na­ron toa­llas pre­dis­pues­tas que eran do­na­das co­mo quien do­na san­gre pa­ra un he­ri­do. En la zó­diac iba un ex­per­to que, a tra­vés de la ra­dio, hi­zo sa­ber a la pla­ya en­te­ra que se tra­ta­ba de un ejem­plar de vie­jo del­fín en­fer­mo, ya ter­mi­nal, que, re­sig­na­do a la con­clu­sión de su ci­clo vi­tal, bus­ca­ba un lu­gar tran­qui­lo en el que ex­pi­rar con dig­ni­dad. Los del­fi­nes son lis­tos. Pe­ro no tan­to co­mo pa­ra sa­ber que una pla­ya fa­mi­liar es­pa­ño­la, du­ran­te un do­min­go tó­rri­do de agos­to, es cual­quier co­sa me­nos un lu­gar tran­qui­lo en el que ex­pi­rar con dig­ni­dad. De­ma­sia­dos Jo­na­ta­nes y Yes­si­cas ha­bía en la are­na, al­gu­nos con el cor­ne­te de he­la­do aún en la mano, es­pe­ran­do al del­fín pa­ra em­bria­gar­lo de amor. Ade­más, a los em­pá­ti­cos ani­ma­lis­tas ni el pro­pio del­fín iba a es­tro­pear­les la opor­tu­ni­dad de sa­tis­fa­cer su con­cien­cia so­co­rrien­do a un ani­mal y ha­cién­do­se fotos du­ran­te la ope­ra­ción so­li­da­ria. Qué sa­bría el del­fín lo que le con­ve­nía. Si que­ría mo­rir allá él, pe­ro su vi­da era de­ma­sia­do pre­cio­sa pa­ra es­ta gen­te que ya se ha­bía ima­gi­na­do con­tan­do en la ofi­ci­na, cuan­do re­gre­sa­ra a ella en sep­tiem­bre, que sal­va­ron un del­fín y lo cu­brie­ron con su toa­lla: «Mi­ra, en es­ta foto sal­go a su la­do, soy el que ha­ce OK con el de­do». El ex­per­to de la lan­cha sa­bía que por ese del­fín na­da po­día ha­cer­se ya: es­ta­ba más muer­to que vi­vo. El úni­co fa­vor que aún se le po­día brin­dar era sal­var­lo de la mu­che­dum­bre con­cien­cia­da que es­pe­ra­ba con an­sie­dad a echar­le el guan­te pa­ra lle­nar­lo de amor y es­tro­pear­le sin dar­se cuen­ta sus úl­ti­mos ins­tan­tes en el pla­ne­ta. Lo que hi­zo en­ton­ces fue ob­je­to de dis­cu­sión du­ran­te mu­chos días de los si­guien­tes en los ca­fés y los chi­rin­gui­tos de ese pue­blo en ve­ra­neo. Es­ca­mo­teó a los so­li­da­rios su del­fín, tal vez el úni­co del­fín que iban a te­ner la opor­tu­ni­dad de amar per­so­nal­men­te en to­da su vi­da. De al­gu­na for­ma, lo un­ció a la zó­diac y se lo lle­vó. Le­jos de la pe­que­ña bahía en la que el ve­tus­to del­fín iba a va­rar. Ha­cia un acan­ti­la­do inac­ce­si­ble en el que, una vez suel­to, las co­rrien­tes arras­tra­ron el ani­mal has­ta un ro­que­dal en el que pu­do ago­ni­zar a sal­vo de los Jo­na­ta­nes y las Yes­si­cas. Un des­per­di­cio de muer­te,

A los em­pá­ti­cos ani­ma­lis­tas ni el pro­pio del­fín iba a es­tro­pear­les la opor­tu­ni­dad de sa­tis­fa­cer su con­cien­cia so­co­rrien­do a un ani­mal

pues no sir­vió pa­ra con­fec­cio­nar una so­la pos­tal so­li­da­ria, una so­la cre­den­cial de amor por los ani­ma­les que pu­die­ra pre­sen­tar­se en la ofi­ci­na co­mo quien en­se­ña el cer­ti­fi­ca­do de los le­pro­sos que sa­nó por im­po­si­ción de ma­nos. Só­lo los tri­pu­lan­tes de la zó­diac, res­pe­tuo­sos, con­tem­pla­ron la muer­te del del­fín. En la pla­ya, des­apa­re­ci­das la ale­ta y sus emo­cio­nes, los ba­ñis­tas se dis­per­sa­ron. Unos re­gre­sa­ron al ba­ño. Otros fue­ron a por más he­la­do. Otros se acor­da­ban de que ahí mis­mo, la no­che an­tes, ha­bían per­di­do la vir­gi­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.