A fon­do.

En Es­pa­ña vi­ven 750.000 gitanos, el 40 por cien­to en An­da­lu­cía. Y en con­tra de lo que mues­tran los 'reali­ties', ca­da vez más son abo­ga­dos, quí­mi­cos, in­ge­nie­ros, maes­tros, en­fer­me­ros, in­for­má­ti­cos... Una ra­dio­gra­fía de có­mo ha evo­lu­cio­na­do en reali­dad es­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ / FO­TO­GRA­FÍAS: JUAN­JO MAR­TÍ­NEZ

Abo­ga­dos, quí­mi­cos, in­ge­nie­ros, maes­tros, in­for­má­ti­cos... Ca­da vez más per­so­nas de la et­nia gi­ta­na es­tán al­ta­men­te cua­li­fi­ca­das. Ra­dio­gra­fía de có­mo ha evo­lu­cio­na­do es­te pue­blo en Es­pa­ña.

Mi abue­lo te­nía un gal­go y sa­lía a ca­zar con él. era la úni­ca ma­ne­ra de que su fa­mi­lia co­mie­ra car­ne. Vi­vían en cue­vas. Mi ma­dre na­ció en un ca­mino, 'co­mo las ca­bras', con­ta­ba mi abue­la. Tam­bién de­cía que ha­bía te­ni­do nue­ve hi­jos y no ha­bía 'des­gra­cia­do' a nin­guno». An­to­nio Cam­pos, ac­tor tea­tral, es­tá or­gu­llo­so de sus an­ces­tros. «Eran gitanos ca­nas­te­ros, sa­lie­ron ade­lan­te ha­cien­do ces­tas de mim­bre. Te­nían una cul­tu­ra de su en­torno im­pre­sio­nan­te y ca­si no ne­ce­si­ta­ban di­ne­ro pa­ra so­bre­vi­vir. Se apa­ña­ban con lo que en­con­tra­ban, co­mo in­dios ara­pahoes. Con in­ven­ti­va y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, y co­no­cien­do muy bien las po­si­bi­li­da­des del lu­gar. En cier­to mo­do, pien­so que no hay tan­ta di­fe­ren­cia en­tre aque­llas cue­vas y el ga­ra­je de Bill Ga­tes». La his­to­ria de las tres úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia Cam­pos di­bu­ja una ra­dio­gra­fía muy pre­ci­sa de có­mo ha evo­lu­cio­na­do el pue­blo gi­tano en Es­pa­ña. Des­de la mar­gi­na­li­dad a la nor­ma­li­dad. Es una ho­ja de ru­ta del ca­mino re­co­rri­do, que no ha si­do po­co. Y tam­bién de lo que que­da por re­co­rrer. «A no­so­tros no nos ha fal­ta­do na­da. So­mos hi­jos de las es­cue­las pú­bli­cas y los hos­pi­ta­les pú­bli­cos. Qui­zá he­mos vi­vi­do una ex­cep­ción his­tó­ri­ca. Oja­lá eso no se es­té aca­ban­do. Se­ría una pe­na muy gran­de pa­ra los que vie­nen de­trás. Cuan­do mon­to una obra en un ins­ti­tu­to, siem­pre se lo di­go a los cha­va­les: no os dais cuen­ta de que sois unos pri­vi­le­gia­dos. Gen­te de vues­tra edad es­tá en la gue­rra, en las fron­te­ras... Y vo­so­tros os es­táis cul­ti­van­do. Apro­ve­chad la opor­tu­ni­dad». El úl­ti­mo in­for­me Foes­sa cal­cu­la en unas 750.000 per­so­nas la po­bla­ción gi­ta­na que vi­ve en Es­pa­ña. Una po­bla­ción, ade­más, muy jo­ven, con una me­dia de edad in­fe­rior a los 16 años. Y una ta­sa de na­ta­li­dad más al­ta que la del con­jun­to de la po­bla­ción, aun­que la di­fe­ren­cia se es­tá re­du­cien­do. El 40 por cien­to re­si­de en An­da­lu­cía. Otras co­mu­ni­da­des con fuer­te im­plan­ta­ción son Ca­ta­lu­ña, Va­len­cia, Ma­drid, Cas­ti­lla-la Man­cha y Murcia. Tam­bién han lle­ga­do ro­ma­níes de Bul­ga­ria y Ru­ma­nía, so­bre to­do des­de 2002, cuan­do se eli­mi­nó el vi­sa­do, y 2007, cuan­do es­tos paí­ses se ad­hi­rie­ron a la Unión Eu­ro­pea. Es­tán me­nos in­te­gra­dos que los es­pa­ño­les.

LOS NUE­VOS RE­TOS La pri­me­ra pie­dra de to­que es la edu­ca­ción. «Ha­ce 30 años po­día ser di­fí­cil que los ni­ños gitanos fue­sen a la es­cue­la», ex­pli­can des­de la Fun­da­ción Se­cre­ta­ria­do Gi­tano (FSG). «Hoy, ca­si la to­ta­li­dad es­tán es­co­la­ri­za­dos. Y ca­da vez más jó­ve­nes con­ti­núan es­tu­dian­do, y aho­ra son abo­ga­dos, maes­tros, in­ge­nie­ros, in­for­má­ti­cos, mé­di­cos, en­fer­me­ros... Pe­ro exis­ten to­da­vía gra­ves pro­ble­mas, co­mo las al­tí­si­mas ta­sas de aban­dono es­co­lar en la edu­ca­ción se­cun­da­ria. So­lo uno de ca­da cin­co alum­nos gitanos ter­mi­na la ESO. «Mi her­ma­na es la pri­me­ra mu­jer de la fa­mi­lia que tie­ne una ca­rre­ra. Ha ter­mi­na­do Edu­ca­ción In­fan­til y es­tá opositando. Mis pri­mos, sin em­bar­go, se de­di­can a la ven­ta am­bu­lan­te y a co­ger ajos, ca­ra­co­les...», cuen­ta An­to­nio Cam­pos. El ín­di­ce de des­em­pleo en­tre las per­so­nas de et­nia gi­ta­na (37,5 por cien­to) es muy su­pe­rior al del res­to de la po­bla­ción (22,7), y se ha mul­ti­pli­ca­do por tres des­de que em­pe­zó la cri­sis. Ade­más, el por­cen­ta­je de es­tas per­so­nas que vi­ven en ho­ga­res con un sus­ten­ta­dor prin­ci­pal en pa­ro de lar­ga du­ra­ción se ha mul­ti­pli­ca­do

EL 88 POR CIEN­TO DE LAS PER­SO­NAS GI­TA­NAS RE­SI­DE EN UNA VI­VIEN­DA NOR­MAL. SO­LO EL 4 POR CIEN­TO LO HA­CE EN CHA­BO­LAS

por seis, pa­san­do del 5 por cien­to en 2007 al 30 en 2013. Por otra par­te, las es­tric­tas nor­ma­ti­vas que re­gu­lan las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas con­si­de­ra­das co­mo tra­di­cio­na­les por la po­bla­ción gi­ta­na —la ven­ta am­bu­lan­te, la re­co­gi­da de chatarra y car­to­nes, o el tem­po­re­ris­mo— mer­man no­ta­ble­men­te sus in­gre­sos eco­nó­mi­cos. Pe­ro con­vie­ne ma­ti­zar, en con­tra­po­si­ción a un es­te­reo­ti­po muy ex­ten­di­do, que la po­bla­ción gi­ta­na tie­ne una al­ta ta­sa de ac­ti­vi­dad. «Las per­so­nas gi­ta­nas han tra­ba­ja­do siem­pre y, aun­que por su ba­ja ta­sa de ocu­pa­ción en em­pleos por cuen­ta aje­na (so­lo el 37 por cien­to, en com­pa­ra­ción con el 83 de la po­bla­ción asa­la­ria­da es­pa­ño­la), es­ta reali­dad es po­co re­co­no­ci­da», sub­ra­ya el in­for­me Foes­sa. La ven­ta am­bu­lan­te con­cen­tra ca­si el 40 por cien­to de es­ta ac­ti­vi­dad. El gi­tano nor­mal­men­te tra­ba­ja por cuen­ta pro­pia: el 35 por cien­to fren­te al 16 del to­tal de la po­bla­ción ocu­pa­da. O co­la­bo­ra con la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca fa­mi­liar (el 26 por cien­to).

HAS­TÍO AN­TE LOS ES­TE­REO­TI­POS En cuan­to a la vi­vien­da, tam­bién hay que des­mon­tar tó­pi­cos. El 88 por cien­to de las per­so­nas gi­ta­nas re­si­den en una vi­vien­da nor­ma­li­za­da; so­lo el 4 por cien­to en cha­bo­las, y otro 8 por cien­to en vi­vien­das muy de­te­rio­ra­das. En los años 90, el cha­bo­lis­mo y las in­fra­vi­vien­das eran lo ha­bi­tual pa­ra una de ca­da tres fa­mi­lias gi­ta­nas. No obs­tan­te, per­sis­ten el pro­ble­ma del al­to gra­do de ocu­pa­ción de las ca­sas, la pre­ca­rie­dad de los equi­pa­mien­tos y el de­te­rio­ro. La ma­yo­ría de ellos con­vi­ven a su vez dia­ria­men­te con per­so­nas no gi­ta­nas, y es­ta in­ter­ac­ción es más in­ten­sa que en otros paí­ses eu­ro­peos. El Eu­ro­ba­ró­me­tro re­ve­la que el 39 por cien­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la afir­ma te­ner ami­gos gitanos, fren­te al 17 por cien­to de me­dia en la Unión Eu­ro­pea. Eso no quie­re de­cir que el re­cha­zo so­cial se ha­ya erra­di­ca­do. Una encuesta del CIS se­ña­ló que al 60 por cien­to le im­por­ta­ría mu­cho o bas­tan­te te­ner co­mo ve­ci­nos a per­so­nas gi­ta­nas. Y aun­que se dan ca­sos de dis­cri­mi­na­ción, no hay un ra­cis­mo de­cla­ra­do y abier­to, co­mo su­ce­de en al­gu­nos paí­ses cen­troeu­ro­peos, co­mo Hun­gría, don­de el par­ti­do ultra del Job­bik ha lo­gra­do el se­gun­do pues­to en las elec­cio­nes prac­ti­can­do re­da­das con­tra asen­ta­mien­tos gitanos, a quie­nes acu­sa de ser cul­pa­bles de la in­se­gu­ri­dad y de co­par los ser­vi­cios so­cia­les. Por eso, los co­lec­ti­vos gitanos ven «con preo­cu­pa­ción, has­tío e im­po­ten­cia» los reali­ties te­le­vi­si­vos que se sir­ven de téc­ni­cas en­ga­ño­sa­men­te do­cu­men­ta­les pa­ra pin­tar con bro­cha gor­da la so­cie­dad gi­ta­na en Es­pa­ña. «Es­tas prác­ti­cas con­tri­bu­yen a la so­li­di­fi­ca­ción de los es­te­reo­ti­pos y los pre­jui­cios ha­cia cien­tos de mi­les de per­so­nas co­rrien­tes, de car­ne y hue­so, que lu­chan por sa­lir ade­lan­te co­mo las de­más», se la­men­tan. An­to­nio Cam­pos pun­tua­li­za: «Al­gu­nos se han de­di­ca­do a ven­der dro­gas, a vi­vir por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des pa­ra te­ner una pan­ta­lla de plas­ma... Sin em­bar­go, pa­ra el pue­blo gi­tano, la fe­li­ci­dad siem­pre se ha cen­tra­do en es­tar con la fa­mi­lia. Hay una ma­ne­ra de vi­vir gi­ta­na que se he­re­da ge­né­ti­ca­men­te, com­por­ta­mien­tos que na­die en­se­ña. Eres fe­liz tra­ba­jan­do con tus ma­nos y ga­nan­do un di­ne­ro, lo jus­to pa­ra vi­vir. Y reunién­do­te con tu fa­mi­lia pa­ra asar unas chu­le­tas en la lum­bre y ce­nar ba­jo el cie­lo es­tre­lla­do. Y no ne­ce­si­tas más. No que­rer abar­car más te da una tran­qui­li­dad muy gran­de».

EL ÍN­DI­CE DE DES­EM­PLEO EN­TRE LOS GITANOS ES MUY SU­PE­RIOR AL DEL RES­TO DE LA PO­BLA­CIÓN: AL­CAN­ZA EL 37,5 POR CIEN­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.