His­to­ria.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR MICK BROWN / FO­TO­GRA­FÍA: YAAKOV IS­RAEL

Efraim Zu­roff, el úl­ti­mo ca­za­dor de na­zis que aún vi­ven en li­ber­tad, ya ha lo­gra­do que se juz­gue a 40. Ha­bla­mos con él.

Que­dan po­cos vi­vos. Los cri­mi­na­les de gue­rra na­zis que si­guen en li­ber­tad son ya cen­te­na­rios, pe­ro eso no des­ani­ma a Efraim Zu­roff, que si­gue con su in­can­sa­ble bús­que­da pa­ra lle­var­los a jui­cio. Ha par­ti­ci­pa­do en cien­tos de in­ves­ti­ga­cio­nes y ha lo­gra­do que se juz­gue a 40 de ellos. Ha­bla­mos con él.

La gen­te a ve­ces me lla­ma 'Mís­ter Ho­lo­caus­to', ex­pli­ca Efraim Zu­roff en su des­pa­cho de un tran­qui­lo ba­rrio re­si­den­cial de Jerusalén. En reali­dad es más co­no­ci­do co­mo 'ca­za­dor de na­zis', pe­ro re­co­no­ce que has­ta su fa­mi­lia se per­mi­te bro­mear so­bre lo sór­di­do de su tra­ba­jo. Lle­va 35 años di­ri­gien­do la in­ves­ti­ga­ción de crí­me­nes de gue­rra pa­ra el Cen­tro Si­mon Wie­sent­hal. EN UNA PA­RED DE SU OFI­CI­NA hay un gran pós­ter: una fo­to­gra­fía de las puer­tas de Ausch­witz con la le­yen­da Spät aber nicht zu spät (Tar­de, pe­ro no de­ma­sia­do tar­de). Co­rres­pon­de al ini­cio en 2002 de la Ope­ra­ción Úl­ti­ma Opor­tu­ni­dad, la cam­pa­ña eu­ro­pea pro­mo­vi­da por Zu­roff con el ob­je­ti­vo de ras­trear la pis­ta de los úl­ti­mos cri­mi­na­les de gue­rra vi­vos, en la que se ofre­cían re­com­pen­sas eco­nó­mi­cas a quie­nes pro­por­cio­na­ran in­for­ma­ción pa­ra su de­ten­ción y con­de­na. Tras su es­cri­to­rio tie­ne en­mar­ca­da tam­bién la por­ta­da del New York Post del 7 de ma­yo de 1945. El ti­tu­lar es: «¡Los na­zis se rin­den!». «Ese día se aca­bó su po­der», di­ce sin ape­nas en­to­na­ción. «Pe­ro nues­tro tra­ba­jo aca­ba­ba de em­pe­zar».

LA CUEN­TA ATRÁS

Han pa­sa­do sie­te dé­ca­das des­de el Ho­lo­caus­to. Los prin­ci­pa­les in­ge­nie­ros de la ma­qui­na­ria in­dus­trial de muer­te pues­ta en mar­cha por los na­zis fue­ron en­car­ce­la­dos o eje­cu­ta­dos. Otros fa­lle­cie­ron de muer­te na­tu­ral. Pe­ro mi­les de cri­mi­na­les de gue­rra lo­gra­ron es­ca­par y evi­tar los tri­bu­na­les de gue­rra. Si bien la opor­tu­ni­dad de lo­ca­li­zar y en­cau­sar a los po­cos que si­guen vi­vos es­tá re­du­cién­do­se con ra­pi­dez da­da su avan­za­da edad, el es­fuer­zo por sen­tar­los en el ban­qui­llo no ha fla­quea­do. Si aca­so, hoy tie­ne un ím­pe­tu re­no­va­do. En 2009, un tri­bu­nal de Mú­nich, en una sen­ten­cia cla­ve, acep­tó el ar­gu­men­to del mi­nis­te­rio fis­cal por el que to­da per­so­na que hu­bie­ra ser­vi­do en un «cam­po de la muer­te» (de­fi­ni­do co­mo un cam­po de con­cen­tra­ción do­ta­do del equi­pa­mien­to ma­te­rial pa­ra

la ani­qui­la­ción en masa) po­día ser for­mal­men­te acu­sa­do y con­de­na­do por, co­mo mí­ni­mo, «com­pli­ce de ase­si­na­to» in­clu­so si no exis­tie­ran prue­bas de que el in­di­vi­duo hu­bie­ra co­me­ti­do un cri­men es­pe­cí­fi­co con­tra una víc­ti­ma es­pe­cí­fi­ca «mo­ti­va­do por el odio» (lo que ha­bía si­do el re­que­ri­mien­to fun­da­men­tal pa­ra ser juz­ga­do en Ale­ma­nia du­ran­te los an­te­rio­res 50 años). Es­ta re­so­lu­ción ju­di­cial fa­ci­li­tó una se­rie de nue­vos en­cau­sa­mien­tos. Re­cien­te­men­te, Rein­hold Hanning, de 94 años, un an­ti­guo guar­dia de las SS que ejer­ció en Ausch­witz, fue de­cla­ra­do cul­pa­ble y con­de­na­do a cin­co años de cár­cel. En abril, Ernst Trem­mel, de 93 años, an­ti­guo guar­dia en Ausch­witz, es­ta­ba a pun­to de ser juz­ga­do por com­pli­ci­dad en 1.075 ase­si­na­tos, pe­ro unas se­ma­nas an­tes fa­lle­ció de muer­te na­tu­ral.

"Ni una so­la per­so­na im­pli­ca­da en los ca­sos que yo he in­ves­ti­ga­do ha di­cho ja­más que lo sen­tía o ha ex­pre­sa­do arre­pen­ti­mien­to"

«¿Qué pien­so al res­pec­to?», Zu­roff se arre­lla­na en el asien­to. «Mi­re us­ted, soy el úni­co ju­dío del mun­do que re­za por la bue­na sa­lud de los na­zis». Ha­ce una pau­sa. «De los na­zis que pue­den ser lle­va­dos a jui­cio, cla­ro es­tá».

CRE­CI­DO EN LAS CA­LLES

Zu­roff tie­ne 67 años y es un hom­bre for­ni­do y cor­pu­len­to. Na­tu­ral de Brooklyn, ha­ce 45 años que vi­ve en Is­rael, pe­ro no ha per­di­do el na­sal acen­to neo­yor­quino ni los mo­da­les brus­cos de quien ha cre­ci­do en las ca­lles de la Gran Man­za­na. Ca­sa­do, con cua­tro hi­jos y on­ce

nie­tos, na­ció en el seno de una fa­mi­lia ju­día or­to­do­xa de ori­gen li­tuano. Sio­nis­tas con­ven­ci­dos, siem­pre con­si­de­ra­ron que su ver­da­de­ra pa­tria era Is­rael. En 1970, tras gra­duar­se en His­to­ria, Zu­roff se mar­chó a Is­rael, don­de se es­pe­cia­li­zó en el es­tu­dio del Ho­lo­caus­to y se pu­so a tra­ba­jar en Yad Vas­hem, el mu­seo na­cio­nal is­rae­lí de­di­ca­do a las víc­ti­mas. En 1978 se tras­la­dó a vi­vir a Los Án­ge­les, pa­ra tra­ba­jar en el Cen­tro Si­mon Wie­sent­hal, el gran re­fe­ren­te en la per­se­cu­ción de cri­mi­na­les de gue­rra. Con los años se ocu­pa­ría de la ofi­ci­na en Jerusalén, que él mis­mo inau­gu­ró.

NO SOY EL INS­PEC­TOR CLOUSEAU

Un ca­za­dor de na­zis... La ex­pre­sión lle­va a pen­sar en no­ve­las de mis­te­rio, en un per­so­na­je con el cue­llo de la ga­bar­di­na subido que vi­gi­la una puer­ta en una ca­lle su­mi­da en las bru­mas. «El ins­pec­tor Clouseau, con la lu­pa en la mano», bro­mea Zu­roff. «Las co­sas

no son así». Se­gún cuen­ta, su tra­ba­jo «es una ter­ce­ra par­te de de­tec­ti­ve, otra par­te de his­to­ria­dor y otra de lobby po­lí­ti­co. Y es una la­bor frus­tran­te, muy frus­tran­te». Zu­roff ex­pli­ca que hay que dar cin­co pa­sos pa­ra que una in­ves­ti­ga­ción ten­ga éxi­to. Pri­me­ro, lo­ca­li­zar a un sos­pe­cho­so y ex­po­ner­lo pú­bli­ca­men­te. Se­gun­do, po­ner en mo­vi­mien­to to­da la ma­qui­na­ria de la jus­ti­cia. Ter­ce­ro, lle­gar a lo­grar que sea for­mal­men­te acu­sa­do. Cuar­to, ir a jui­cio. Y quin­to, con­se­guir una con­de­na. To­do es­to sue­le im­pli­car un pro­lon­ga­do pro­ce­so de pei­na­do de ar­chi­vos y do­cu­men­tos, así co­mo el res­pal­do de una red de co­le­gas y sim­pa­ti­zan­tes de to­do el mun­do. En 35 años, Zu­roff ha par­ti­ci­pa­do en la

in­ves­ti­ga­ción de cien­tos de ca­sos, pe­ro so­lo 40 han lle­ga­do a jui­cio. Y no to­dos ellos ter­mi­na­ron con una con­de­na. En sus me­mo­rias, Ope­ra­tion Last Chan­ce, pu­bli­ca­das en 2009, des­cri­be el ca­so de Sándor Képíró, un an­ti­guo ca­pi­tán de la gen­dar­me­ría hún­ga­ra, a quien los ru­sos en 1948 en­con­tra­ron cul­pa­ble de par­ti­ci­par en la ma­sa­cre de más de 1.200 ju­díos, gitanos y ser­bios en la ciu­dad de No­vi Sad en 1942. Pe­ro Képíró no lle­gó a cum­plir sen­ten­cia al­gu­na, ya que hu­yó a Ar­gen­ti­na a tiem­po. Tras re­si­dir mu­chos años en el país aus­tral, ter­mi­nó por vol­ver a Hun­gría, don­de Zu­roff fi­nal­men­te le lo­ca­li­zó en 2006. Zu­roff re­cuer­da que, al lle­gar a la en­tra­da del blo­que de pi­sos en Bu­da­pest don­de vi­vía (iró­ni­ca­men­te

"El úni­co lu­gar don­de es po­si­ble juz­gar a un cri­mi­nal de gue­rra es Ale­ma­nia. Aus­tria es un ca­so per­di­do. No han con­de­na­do a uno so­lo. Y eso que hay na­zis a mon­to­nes"

ubi­ca­do fren­te a una si­na­go­ga), se di­jo que na­da se­ría más fá­cil que co­lar­se en el apar­ta­men­to «y eje­cu­tar al vie­jo ca­brón. Al fin y al ca­bo, en es­te ca­so no se tra­ta­ba de un sos­pe­cho­so, sino de un cri­mi­nal de gue­rra con­vic­to, cau­san­te de cen­te­na­res de muer­tes». Pe­ro, se­gún agre­ga, «pron­to de­jé de pen­sar en la po­si­bi­li­dad de la ven­gan­za. Ma­tar al hún­ga­ro se­ría con­tra­pro­du­cen­te a lar­go pla­zo y des­ba­ra­ta­ría nues­tros pro­yec­tos en otros mu­chos lu­ga­res». El ca­so Képíró es muy re­pre­sen­ta­ti­vo tan­to de los triun­fos co­mo de las frus­tra­cio­nes in­he­ren­tes al tra­ba­jo de Zu­roff. Pre­sio­nó a las au­to­ri­da­des de Bu­da­pest, y en fe­bre­ro de 2011 la fis­ca­lía hún­ga­ra acu­só for­mal­men­te a Képíró, quien a esas al­tu­ras te­nía 97 años. Sin em­bar­go, en ju­lio de ese año, un tri­bu­nal de Bu­da­pest ab­sol­vió al en­cau­sa­do. «Lo que fue es­can­da­lo­so», afir­ma Zu­roff. LAS CRÍ­TI­CAS DES­DE DEN­TRO Es­te ca­so, jun­to con el de otro an­ti­guo gen­dar­me hún­ga­ro, László Csatáry, quien mu­rió en el hos­pi­tal a los 98 años jus­to cuan­do iba a ser lle­va­do a jui­cio, pro­vo­có que László Kar­sai, el prin­ci­pal his­to­ria­dor del Ho­lo­caus­to e hi­jo de un su­per­vi­vien­te, cri­ti­ca­ra la per­se­cu­ción de cri­mi­na­les de gue­rra lle­va­da a ca­bo por Zu­roff. Ba­jo su pun­to de vis­ta, es­tos jui­cios no te­nían nin­gu­na uti­li­dad «his­tó­ri­ca, edu­ca­ti­va o po­lí­ti­ca». Es una crí­ti­ca que acom­pa­ña a Zu­roff des­de sus ini­cios: que su in­te­rés es la ven­gan­za y no la jus­ti­cia y que no sir­ve de mu­cho lle­var a los tri­bu­na­les a unos an­cia­nos en­fer­mos. Zu­roff es­tá más que ver­sa­do en res­pon­der a las crí­ti­cas de sus de­trac­to­res. «El pa­so del tiem­po no re­du­ce en lo más mí­ni­mo la res­pon­sa­bi­li­dad de los ase­si­nos. La ve­jez no tie­ne por qué su­po­ner una pro­tec­ción pa­ra in­di­vi­duos que co­me­tie­ron crí­me­nes ho­rren­dos. El he­cho de cum­plir 90 años no im­pli­ca que un ge­no­ci­da se ha­ya con­ver­ti­do en una gen­til, rec­ta y res­pe­ta­ble per­so­na. La edad, la en­fer­me­dad... To­do eso no cuen­ta. Nues­tras sim­pa­tías tie­nen que es­tar con las víc­ti­mas, y no con los cri­mi­na­les». Se echa ha­cia de­lan­te en el asien­to y aña­de: «La gen­te mu­chas ve­ces me di­ce que han pa­sa­do mu­chí­si­mos años des­de en­ton­ces, que las per­so­nas que co­me­tie­ron los crí­me­nes se­gu­ra­men­te se han arre­pen­ti­do. Siem­pre po­drían ale­gar: 'Por en­ton­ces éra­mos jó­ve­nes e in­fluen­cia­bles, nos ha­bían la­va­do el ce­re­bro, creía­mos es­tar cum­plien­do nues­tro de­ber pa­trió­ti­co, nos equi­vo­ca­mos'. Pe­ro la reali­dad

"Soy el úni­co ju­dío que re­za por la bue­na sa­lud de los na­zis. De los que pue­den ser juz­ga­dos, cla­ro. La ve­jez no pue­de pro­te­ger a quie­nes co­me­ten crí­me­nes ho­rren­dos"

es des­agra­da­ble: en to­dos los ca­sos que he lle­va­do, ni una so­la per­so­na se ha dis­cul­pa­do, ha ex­pre­sa­do arre­pen­ti­mien­to, ha di­cho te­ner re­mor­di­mien­tos. Ni una so­la. Más bien al con­tra­rio, de he­cho. Esa gen­te si­gue sin­tién­do­se muy or­gu­llo­sa de lo que hi­zo, igual que el pri­mer día». Zu­roff aña­de que los jui­cios de es­te ti­po tam­bién son re­le­van­tes en la lu­cha con­tra la ne­ga­ción y la dis­tor­sión del Ho­lo­caus­to, y con­tra el an­ti­se­mi­tis­mo en ge­ne­ral. En los años in­me­dia­ta­men­te pos­te­rio­res a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ape­nas se ha­bla­ba so­bre el Ho­lo­caus­to. «La ge­ne­ra­ción de ju­díos de la pos­gue­rra te­nía un pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co con el Ho­lo­caus­to», di­ce Zu­roff. «Si lo vi­vis­te en tus car­nes, lo que que­rías era ol­vi­dar­lo. Y el mun­do en­te­ro que­ría mi­rar ha­cia de­lan­te, no al pa­sa­do. Lo su­ce­di­do sim­ple­men­te era de­ma­sia­do trau­má­ti­co. El Ho­lo­caus­to su­pu­so el fra­ca­so ab­so­lu­to del mun­do ci­vi­li­za­do». EL SI­LEN­CIO IN­CÓ­MO­DO El pro­pio Zu­roff lle­va el nom­bre de una de las víc­ti­mas del Ho­lo­caus­to, el del ra­bino Efraim Zar, un tío-abue­lo ase­si­na­do en Li­tua­nia. Sin em­bar­go, se­gún ex­pli­ca, a pe­sar de que su fa­mi­lia era ju­día or­to­do­xa, no em­pe­zó a to­mar ver­da­de­ra con­cien­cia del Ho­lo­caus­to has­ta 1961; por en­ton­ces te­nía 13 años, y su ma­dre un día le lla­mó pa­ra que mi­ra­se con ella el jui­cio de Adolf Eich­mann por te­le­vi­sión. «Mi ma­dre es una mu­jer tran­qui­la y ra­zo­na­ble, que nun­ca pier­de los pa­pe­les, pe­ro esa vez me di­jo: '¡Tie­nes que ver es­to! Han pi­lla­do a uno de los je­fes na­zis y es­tán juz­gán­do­lo'. Yo no te­nía idea de quién era aquel tal Eich­mann, pe­ro la co­sa me mar­có».

UN PA­SA­DO MUY CER­CANO Los na­zis no so­lo ope­ra­ron en Ale­ma­nia, ob­via­men­te. Re­clu­ta­ron a co­la­bo­ra­cio­nis­tas en to­dos los paí­ses ocu­pa­dos. Y esos asis­ten­tes asu­mie­ron un pa­pel ac­ti­vo en el ase­si­na­to en masa de los ju­díos en Eu­ro­pa orien­tal y en los es­ta­dos bál­ti­cos. En Li­tua­nia, Le­to­nia y Es­to­nia fue­ron ma­sa­cra­dos más del 95 por cien­to de los ju­díos al co­mien­zo de la gue­rra, 280.000 per­so­nas en to­tal. En más del 90 por cien­to de los ca­sos, las víc­ti­mas no fue­ron de­por­ta­das a cam­pos de con­cen­tra­ción, sino que mu­rie­ron por los dis­pa­ros de las pa­tru­llas na­zis de la muer­te o de sus co­la­bo­ra­do­res lo­ca­les. Sin em­bar­go, en Li­tua­nia úni­ca­men­te se han ce­le­bra­do tres jui­cios con­tra pre­sun­tos cri­mi­na­les de gue­rra. En Es­to­nia y Le­to­nia to­da­vía no ha ha­bi­do ni un so­lo jui­cio. Tam­bién es­tá el ca­so de Croa­cia, don­de la de­re­chis­ta Unión De­mo­crá­ti­ca Croa­ta vol­vió al po­der en enero pa­sa­do, al fren­te de un go­bierno de coa­li­ción. Cuan­do la se­lec­ción na­cio­nal is­rae­lí de fút­bol fue a ju­gar un par­ti­do amis­to­so en mar­zo, par­te del pú­bli­co co­reó le­mas an­ti­se­mi­tas y cán­ti­cos de la Us­tas­ha, el par­ti­do fas­cis­ta que en­tre 1941 y 1945 go­ber­nó el Es­ta­do In­de­pen­dien­te de Croa­cia, un tí­te­re de la Ale­ma­nia na­zi, res­pon­sa­ble de la ma­sa­cre de cen­te­na­res de mi­les de ser­bios y de unos 20.000 ju­díos, así co­mo de la de­por­ta­ción a Ausch­witz de otros 10.000 más. En 1998, Zu­roff ob­tu­vo uno de sus prin­ci­pa­les éxi­tos al ayu­dar a lo­ca­li­zar en Ar­gen­ti­na a Dinko Sakic, an­ti­guo co­man­dan­te del cam­po de con­cen­tra­ción de Ja­se­no­vac, en Croa­cia. Zu­roff fa­ci­li­tó do­cu­men­ta­ción cla­ve pa­ra en­cau­sar a Sakic, que ha­bía si­do res­pon­sa­ble di­rec­to de 2.000 ase­si­na­tos. Ex­tra­di­ta­do a Croa­cia, Sakic fue de­cla­ra­do cul­pa­ble y sen­ten­cia­do a 20 años de cár­cel. Tras mo­rir en la cár­cel, fue en­te­rra­do ves­ti­do con su uni­for­me de la Us­tas­ha. Fue el pri­mer -y el úni­co- jui­cio por crí­me­nes de gue­rra lle­va­do a ca­bo en Croa­cia.

GA­RAN­TI­ZAR LA ME­MO­RIA Lo que Zu­roff des­cri­be co­mo «falta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca» en Eu­ro­pa orien­tal y los es­ta­dos bál­ti­cos des­car­ta que va­yan a ser en­cau­sa­dos otros cri­mi­na­les de gue­rra re­si­den­tes en di­chos paí­ses. «A de­cir ver­dad, el úni­co lu­gar don­de exis­te la po­si­bi­li­dad de juz­gar a al­guien es Ale­ma­nia. Aus­tria tam­bién es un ca­so per­di­do. Allí no han con­de­na­do a un so­lo cri­mi­nal de gue­rra des­de ha­ce más de 30 años. Qué cu­rio­so. ¿Se­rá por­que en Aus­tria no hay na­zis? Cla­ro que los hay, y en can­ti­dad. Sin ir más le­jos, un an­ti­guo guar­dia de Ausch­witz mu­rió la se­ma­na pa­sa­da. En teo­ría, los aus­tria­cos es­ta­ban bus­cán­do­lo. Los aus­tria­cos son unos mier­das». Zu­roff agre­ga que el prin­ci­pal mie­do de Si­mon Wie­sent­hal no era el de que es­te u otro cri­mi­nal no lle­ga­ra a ser juz­ga­do, sino que la gen­te se ol­vi­da­se del Ho­lo­caus­to. «Es cu­rio­so, pe­ro lo que su­ce­dió fue lo con­tra­rio. Hoy con­ta­mos con in­com­pa­ra­ble­men­te más in­for­ma­ción, de to­do ti­po, en el mun­do aca­dé­mi­co y en la cul­tu­ra po­pu­lar, en las ar­tes, en el ci­ne... por to­das par­tes. Y si he con­tri­bui­do en al­go a es­ta re­vo­lu­ción, pues me ale­gro. Por de­cir­lo de otra for­ma: no siem­pre pue­do echar­les el guan­te, pe­ro sí pue­do im­pe­dir que si­gan min­tien­do so­bre lo su­ce­di­do».

"No siem­pre pue­do echar­les el guan­te, pe­ro sí pue­do im­pe­dir que si­gan min­tien­do so­bre lo su­ce­di­do"

Ca­dá­ve­res en el cam­po de con­cen­tra­ción de Da­chau, a 13 ki­ló­me­tros de Mú­nich. La foto se to­mó cuan­do en­tra­ron los ame­ri­ca­nos. Aba­jo, Hein­rich Himm­ler, uno de los ideó­lo­gos del Ho­lo­caus­to, ins­pec­cio­nan­do un cam­po. TES­TI­GOS DEL CRI­MEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.