Au­gu­rios so­bre el li­bro

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

si se­gún la teo­ría de Helm­holtz el sol es una es­fe­ra en pro­ce­so de en­fria­mien­to, lo que per­mi­te cal­cu­lar ma­te­má­ti­ca­men­te el fin del glo­bo te­rres­tre y de la ra­za hu­ma­na pa­ra den­tro de diez mi­llo­nes de años, ¿por qué no se po­drá pre­de­cir que el li­bro, tal co­mo lo co­no­ce­mos, co­mo in­nu­me­ra­bles cua­der­nos de pa­pel im­pre­so, ple­ga­do, co­si­do, en­cua­der­na­do ba­jo una cu­bier­ta que anun­cia el tí­tu­lo de la obra pue­da caer en desuso en tan­to que in­tér­pre­te de nues­tras pro­duc­cio­nes in­te­lec­tua­les?». Es­ta pre­gun­ta, que pa­re­ce for­mu­la­da por uno de esos gu­rús de las re­des so­cia­les a los que los ton­tos es­cu­chan con tan­to arro­bo y re­ve­ren­cia fue es­cri­ta ha­ce ca­si siglo y me­dio por Oc­ta­ve Uzan­ne, un es­cri­tor fran­cés del que aca­bo de leer un li­bro cu­rio­sí­si­mo y muy re­co­men­da­ble, El fin de los li­bros y otros cuen­tos pa­ra bi­blió­fi­los (Tra­ma Edi­to­rial, 2015). En el re­la­to que brin­da su tí­tu­lo a la obra, Uzan­ne ima­gi­na a un eru­di­to que pre­di­ce la muer­te de la im­pren­ta, «que reinó de for­ma tan des­pó­ti­ca so­bre nues­tros es­pí­ri­tus», y anun­cia la des­apa­ri­ción de los li­bros, «ob­je­tos bas­tan­te an­ti­cua­dos y fá­cil­men­te re­em­pla­za­bles». Pa­ra es­te per­so­na­je de Uzan­ne el ar­ti­lu­gio que aca­ba­rá con el rei­na­do del li­bro es… ¡el fo­nó­gra­fo! (hoy di­ría­mos el 'au­dio­li­bro'), que a su jui­cio per­mi­ti­ría una mo­da­li­dad de lec­tu­ra mu­cho más có­mo­da. «El hom­bre ocio­so –aña­de el per­so­na­je de Uzan­ne– re­cha­za ca­da vez más el es­fuer­zo y bus­ca ávi­da­men­te lo que él con­si­de­ra có­mo­do, es de­cir to­das las oca­sio­nes pa­ra re­du­cir en la me­di­da de lo po­si­ble el gas­to y el mo­vi­mien­to. (…) Coin­ci­di­rán con­mi­go en que la lec­tu­ra, tal co­mo la prac­ti­ca­mos hoy, no só­lo exi­ge a nues­tro ce­re­bro una aten­ción con­ti­nua que con­su­me gran par­te de nues­tros fos­fa­tos ce­re­bra­les, sino que ade­más so­me­te a nues­tro cuer­po a cier­to nú­me­ro de po­si­cio­nes pos­tran­tes». Y con­clu­ye su ale­ga­to con una fra­se la­pi­da­ria que pa­re­ce el le­ma de nues­tra épo­ca: «Creo, pues, en el éxi­to de to­do aque­llo que ha­la­gue y fo­men­te la pe­re­za». Aca­so sin sa­ber­lo, Uzan­ne lo­gró, en la fi­gu­ra de ese eru­di­to gro­tes­co, una sá­ti­ra de los edi­to­res sin es­crú­pu­los tan ha­bi­tua­les hoy, que pen­sa­ron que ha­la­gan­do la pe­re­za del hom­bre ocio­so (y sus exi­guos fos­fa­tos ce­re­bra­les) ten­drían re­suel­to su ne­go­cio. Así fue co­mo, pri­me­ra­men­te, con­vir­tie­ron el li­bro en un ob­je­to de con­su­mo ma­si­vo, cre­yen­do que la lec­tu­ra se po­dría con­ver­tir en un há­bi­to mul­ti­tu­di­na­rio que rin­die­se opí­pa­ros be­ne­fi­cios; y, pa­ra ello, se pu­sie­ron a pu­bli­car un in­gen­te nú­me­ro de bo­drios (no ha­ce fal­ta sino con­sul­tar el ca­tá­lo­go de cual­quie­ra de nues­tras gran­des editoriales pa­ra com­pro­bar­lo) que es­pan­ta­ron a los lec­to­res ver­da­de­ros. Y, a con­ti­nua­ción, se en­tre­ga­ron con ar­mas y ba­ga­jes a la sub­yu­ga­ción tec­no­ló­gi­ca, en un afán por 'ex­pan­dir' su ne­go­cio al 'mer­ca­do di­gi­tal'. Pe­ro los lec­to­res no se 'ex­pan­den' por ar­te de bir­li­bir­lo­que; y el lla­ma­do 'mer­ca­do di­gi­tal' se ha re­ve­la­do, a la pos­tre, un vivero de gen­tes que quie­ren leer por la pa­ti­lla, ejer­cien­do su 'de­re­cho' a la pi­ra­te­ría. En el fon­do de la cri­sis del li­bro nos tro­pe­za­mos con los erro­res de los edi­to­res que qui­sie­ron con­ver­tir su ofi­cio en una mer­ca­de­ría de con­su­mo ma­si­vo. Y, pe­se al em­pe­ño errá­ti­co de es­tos mer­ca­de­res, lo cier­to es que las pre­vi­sio­nes de aquel gro­tes­co eru­di­to re­tra­ta­do por Uzan­ne no se han cum­pli­do; lo cier­to es que el li­bro ha so­bre­vi­vi­do a la ava­ri­cia de los mer­ca­de­res. Cier­ta­men­te, se ven­den mu­chos me­nos li­bros que an­ta­ño, pues las an­gos­tu­ras eco­nó­mi­cas y la ra­pa­ci­dad y ava­ri­cia edi­to­rial han cau­sa­do gran­des es­tra­gos. Pe­ro, des­pués de de­jar­nos arras­trar por la fas­ci­na­ción tec­no­ló­gi­ca, he­mos vuel­to a des­cu­brir (co­mo hi­jos pró­di­gos) que la lec­tu­ra más gra­ta y re­pa­ra­do­ra es la que ha­ce­mos en un li­bro y no en un ar­ti­lu­gio elec­tró­ni­co; y que los li­bros que ama­mos que­re­mos guar­dar­los, ocu­pan­do si­tio en la bi­blio­te­ca, por­que son vi­gías del tiem­po que ve­lan por no­so­tros y en­tre sus pá­gi­nas se es­con­de nues­tra bio­gra­fía; por­que, ba­jo su apa­rien­cia iner­te y mu­da, nos brin­dan com­pa­ñía y con­sue­lo, en las tor­men­tas de la vi­da; por­que bas­ta que abra­mos uno de nues­tros li­bros más que­ri­dos, leí­dos allá en la le­ja­na ju­ven­tud, pa­ra evo­car el cli­ma es­pi­ri­tual que su lec­tu­ra nos pro­cu­ró; y, al evo­car aquel cli­ma del pa­sa­do, se alum­bra nues­tro fu­tu­ro, aun­que ya lo ara­ñen las ga­rras de la ve­jez. En un tiem­po en que la ace­le­ra­ción tec­no­ló­gi­ca nos ha in­cul­ca­do un sen­ti­do frag­men­ta­rio de la reali­dad, el li­bro si­gue sien­do un abri­go pa­ra el es­pí­ri­tu. Qui­zá no sea el ob­je­to más ade­cua­do pa­ra ha­la­gar y fo­men­tar la pe­re­za de los hom­bres ocio­sos a los que se re­fe­ría el eru­di­to de Uzan­ne; pe­ro esos hom­bres ya tie­nen un mun­do inun­da­do de ca­cha­rri­tos, pa­ra ha­la­go de su pe­re­za.

Con­clu­ye su ale­ga­to con una fra­se la­pi­da­ria que pa­re­ce el le­ma de nues­tra épo­ca: "Creo, pues, en el éxi­to de to­do aque­llo que ha­la­gue y fo­men­te la pe­re­za"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.