MU­CHO MA$ QUE UN MA­TRI­MO­NIO (EN CRI­SIS)

Son la pa­re­ja más in­flu­yen­te de Es­ta­dos Uni­dos des­pués de los Oba­ma. Y es que Be­yon­cé y Jay-z ges­tio­nan un con­glo­me­ra­do em­pre­sa­rial y una red de in­fluen­cias que ex­ce­den el éxi­to que tie­nen co­mo can­tan­tes. Así que sus pe­leas ma­tri­mo­nia­les –cier­tas o no– so

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano - POR IXONE DÍAZ LANDALUCE

Bey y Jay, mu­chí­si­mas gra­cias por vues­tra amis­tad». El 'pe­lo­teo' no era gra­tui­to. La no­che ha­bía si­do un éxi­to y Ba­rack Oba­ma so­lo po­día es­tar agra­de­ci­do. En oc­tu­bre de 2013, Be­yon­cé y Jay-z fue­ron los an­fi­trio­nes de una ce­na des­ti­na­da a fi­nan­ciar la cam­pa­ña de su re­elec­ción: el cu­bier­to cos­ta­ba 30.000 dó­la­res y la re­cau­da­ción fi­nal al­can­zó los cua­tro mi­llo­nes. Ape­nas cua­tro me­ses des­pués, los Car­ter (el ape­lli­do le­gal de la pa­re­ja) acu­dían co­mo in­vi­ta­dos al pal­co de au­to­ri­da­des de la inau­gu­ra­ción pre­si­den­cial. Su re­la­ción con el ma­tri­mo­nio pre­si­den­cial no es 'postureo'. Los Car­ter y los Oba­ma, que se co­no­cen des­de que el pre­si­den­te era se­na­dor, son ín­ti­mos. La pre­gun­ta es có­mo una chi­ca de cla­se me­dia na­ci­da en Te­xas y un chi­co que cre­ció es­qui­van­do ba­las en un gue­to de Nue­va York han lle­ga­do tan le­jos. Be­yon­cé tu­vo una in­fan­cia aco­mo­da­da y con­ven­cio­nal en Hous­ton. Su pa­dre era un co­mer­cial con mu­cha la­bia y cier­to éxi­to y su ma­dre tra­ba­ja­ba co­mo pe­lu­que­ra. Pron­to fue evi­den­te que ha­bía una ar­tis­ta en ca­sa: la ni­ña can­ta­ba en el co­ro de la igle­sia, par­ti­ci­pa­ba en con­cur­sos de ta­len­tos y, sien­do una ado­les­cen­te, de­ci­dió for­mar su pro­pio gru­po con sus dos me­jo­res ami­gas. Su pa­dre se con­vir­tió en el má­na­ger del gru­po, su ma­dre se en­car­gó del ves­tua­rio y des­pués de un par de cam­bios de fi­chas (al­gu­nas in­te­gran­tes lle­ga­ron y otras se fue­ron) Des­tiny’s Child fi­chó por una dis­co­grá­fi­ca y Be­yon­cé se con­vir­tió en una es­tre­lla que, unos años más tar­de, ini­cia­ría su ca­rre­ra en so­li­ta­rio. Hoy es la rei­na in­dis­cu­ti­ble del pop. Por el ca­mino, Be­yon­cé se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te mo­ral pa­ra mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos, por su de­fen­sa de la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na y por de­cla­rar­se fe­mi­nis­ta con­ven­ci­da, aun­que hay quien po­ne en du­da su com­pro­mi­so por su for­ma de ejer­cer­lo.

EL SUE­ÑO AME­RI­CANO. Pe­ro por fan­tás­ti­ca que pue­da pa­re­cer su bio­gra­fía, la his­to­ria de su ma­ri­do es mu­cho más fas­ci­nan­te que la su­ya. «Pa­ra mí, Jay re­pre­sen­ta el sue­ño ame­ri­cano. To­do lo que ha su­pe­ra­do y lo que ha tra­ba­ja­do les da es­pe­ran­za a mi­llo­nes de per­so­nas», ha di­cho Be­yon­cé de él. No le fal­ta ra­zón. Al fin y al ca­bo es la his­to­ria im­pro­ba­ble de un tra­fi­can­te de dro­gas de po­ca mon­ta que des­pués de sal­tar a la fa­ma co­mo ra­pe­ro se con­vir­tió en un mul­ti­mi­llo­na­rio gu­rú de los ne­go­cios y un res­pe­ta­do pa­dre de fa­mi­lia. Na­die

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.