¿El ce­re­bro 'ven­ce' al or­de­na­dor cuán­ti­co?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Zoom - POR EDUAR­DO PUN­SET

Cree la ma­yo­ría que el len­gua­je más co­mún es el in­glés o el chino, cuan­do hoy, en ple­na era de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción, el más uni­ver­sal de to­dos es el sis­te­ma bi­na­rio. Los bits inun­dan nues­tras vi­das, es la uni­dad con la que cuan­ti­fi­ca­mos la in­for­ma­ción que se trans­mi­te des­de nues­tros mó­vi­les, or­de­na­do­res, con­tro­les re­mo­tos... Un bit mi­de la can­ti­dad de in­for­ma­ción de un sis­te­ma que ofre­ce dos es­ta­dos con­tra­pues­tos: sí-no, ver­da­de­ro-fal­so, pre­sen­ciaau­sen­cia, lleno-va­cío, en­cen­di­doa­pa­ga­do, uno-ce­ro. Cuan­do co­no­cí a Seth Lloyd en el MIT, ha­ce una dé­ca­da, me re­ve­ló que a la del bit, se­gui­rá la re­vo­lu­ción del qu­bit, el bit cuán­ti­co. Las par­tí­cu­las más di­mi­nu­tas se ri­gen por la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, to­do un con­jun­to de le­yes que es­ca­pan a la ló­gi­ca a la que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Mien­tras que a un bit tra­di­cio­nal le co­rres­pon­de un úni­co es­ta­do (ce­ro o uno), el qu­bit que re­gis­tra un elec­trón pue­de en­con­trar­se en los dos es­ta­dos a la vez: el ce­ro y el uno. A par­tir de es­ta idea, cien­tí­fi­cos co­mo Lloyd tra­ba­jan pre­ci­sa­men­te en el desa­rro­llo del or­de­na­dor cuán­ti­co, cu­ya po­ten­cia equi­val­drá a la de mi­llo­nes de or­de­na­do­res ac­tua­les a la vez y que su­pe­rará la ca­pa­ci­dad de compu­tación del pro­pio ce­re­bro hu­mano. Eso no sig­ni­fi­ca que las má­qui­nas aca­ben por su­plan­tar a los hu­ma­nos. Se­gún Lloyd, la di­fe­ren­cia la mar­ca la so­fis­ti­ca­ción con que un ce­re­bro pro­ce­sa la in­for­ma­ción, más que la ca­pa­ci­dad de compu­tación. To­me­mos por ca­so el ce­re­bro del gu­sano Cae­nor­hab­di­tis ele­gans. Con so­lo 300 neu­ro­nas, ese bi­cho mi­cros­có­pi­co pue­de des­pla­zar­se, re­pro­du­cir­se, huir de una pre­sa, bus­car ali­men­to… Muy po­cas neu­ro­nas le bas­tan pues pa­ra rea­li­zar com­por­ta­mien­tos com­ple­jos, y esa es la so­fis­ti­ca­ción a la que se re­fie­re Seth Lloyd. «El soft­wa­re del ce­re­bro se ha de­pu­ra­do y per­fec­cio­na­do du­ran­te cien­tos de mi­llo­nes de años de se­lec­ción na­tu­ral; el de nues­tros or­de­na­do­res, so­lo en al­gu­nas dé­ca­das».

"La di­fe­ren­cia la mar­ca la so­fis­ti­ca­ción con que un ce­re­bro pro­ce­sa la in­for­ma­ción"

Seth Lloyd

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.