"En el fu­tu­ro, la ci­ru­gía se­rá vis­ta co­mo un tra­ta­mien­to me­die­val"

La doc­to­ra Fio­na Mac­neill es una de las ma­yo­res ex­per­tas en on­co­plas­tia, la re­cons­truc­ción del pe­cho al ex­tir­par­se un tu­mor. Aun­que le apa­sio­na su tra­ba­jo, es­tá se­gu­ra de que aún se pue­de avan­zar mu­cho en el tra­ta­mien­to de es­te ti­po de cán­cer. Ha­bla­mos co

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Salud - POR LOUI­SE CARPENTER EDGINTON

LA CIRUJANA Fio­na Mac­neill tra­ba­ja con ha­bi­li­dad y se­gu­ri­dad en sí mis­ma, en­cor­va­da so­bre la me­sa. Es­tá ex­tir­pan­do un tu­mor ma­ligno a la vez que re­mo­de­la el pe­cho, pa­ra que cuan­do Sha­ron des­pier­te tras la tu­mo­rec­to­mía, la sen­sa­ción de re­cha­zo sea mí­ni­ma o in­clu­so nu­la. Es­tá pre­vis­to que Sha­ron duer­ma en ca­sa esa mis­ma no­che. «Es la que me­jor tra­ba­ja», me ha di­cho la pa­cien­te an­tes de so­me­ter­se a la anes­te­sia ge­ne­ral, en re­fe­ren­cia al enor­me pres­ti­gio de Mac­neill co­mo cirujana es­pe­cia­li­za­da en el cán­cer de ma­ma. Fue la pri­me­ra mu­jer pro­fe­so­ra en el Real Co­le­gio Bri­tá­ni­co de Ci­ru­ja­nos y en 1996 fun­dó una no­ve­do­sa uni­dad de cán­cer de ma­ma en el hos­pi­tal de Col­ches­ter, en el con­da­do de Es­sex. Diez años des­pués en­tró a tra­ba­jar en el Ro­yal Mars­den de Lon­dres y es la ac­tual pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Bri­tá­ni­ca de Ci­ru­ja­nos de Cán­cer de Ma­ma. Ade­más, se ocu­pa de la for­ma­ción en el hos­pi­tal de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de ci­ru­ja­nos de es­te ti­po de en­fer­me­dad, no so­lo en lo re­fe­ren­te a su ca­pa­ci­ta­ción qui­rúr­gi­ca, sino tam­bién a la for­ma de tra­tar con las pa­cien­tes en el fu­tu­ro. «Em­pa­tía», «sen­si­bi­li­dad»... Son al­gu­nas de las pa­la­bras que no siem­pre se sue­len aso­ciar a los ci­ru­ja­nos, pe­ro que sin em­bar­go es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das a la la­bor de Mac­neill. No quie­re úni­ca­men­te que los ci­ru­ja­nos de cán­cer de ma­ma sean unos pro­fe­sio­na­les me­jo­res y más ama­bles –«los ci­ru­ja­nos pue­den ser muy ego­cén­tri­cos», afir­ma–, sino que tam­bién es­tá em­pe­ña­da en ha­cer mu­cho más por las mu­je­res, ya se tra­te de las que es­tán so­bre la me­sa de ope­ra­cio­nes de un qui­ró­fano o de las que blan­den el es­cal­pe­lo. Mac­neill ha­bla en pri­mer lu­gar so­bre los pa­cien­tes. «Ha­go to­do cuan­to es­tá en mis ma­nos pa­ra sal­var el pe­cho», di­ce. No ha­ce fal­ta agre­gar

en el hos­pi­tal Ro­yal Mars­den de Lon­dres, las lu­ces del qui­ró­fano en­fo­can a Sha­ron, de 52 años, que es­tá tum­ba­da en la me­sa de ope­ra­cio­nes. Cu­bier­ta por una sá­ba­na, tan so­lo su pe­cho de­re­cho es­tá a la vis­ta.

"Has­ta fi­na­les de los 90, la si­tua­ción era es­can­da­lo­sa. ¡La pa­cien­te te­nía que 'ga­nar­se' la re­cons­truc­ción so­bre­vi­vien­do cin­co años!"

que tam­bién sal­va vi­das. «No me gus­ta ha­cer mas­tec­to­mías», re­co­no­ce. «Hoy se es­tán efec­tuan­do enor­mes pro­gre­sos, y la ci­ru­gía en el fu­tu­ro es­ta­rá con­si­de­ra­da co­mo un tra­ta­mien­to más bien me­die­val, pro­pio de una épo­ca muy mo­le­cu­lar. To­do cuan­to ha­go se ba­sa en el in­ten­to de mi­ni­mi­zar el recurso a la ci­ru­gía ra­di­cal».

EL CON­TROL EMO­CIO­NAL. En el qui­ró­fano, Mac­neill ex­trae el pe­que­ño tu­mor en­cla­va­do en lo más pro­fun­do del pe­cho de­re­cho de Sha­ron (el tu­mor lle­gó a te­ner 3 cen­tí­me­tros, pe­ro ha si­do re­du­ci­do me­dian­te qui­mio­te­ra­pia). «En el pa­sa­do, Sha­ron se des­per­ta­ría con un pe­cho que pa­re­ce­ría ha­ber si­do mor­di­do por un ti­bu­rón.

Pe­ro hoy po­de­mos ofre­cer el me­jor tra­ta­mien­to de on­co­lo­gía com­bi­na­do con el me­jor tra­ta­mien­to es­té­ti­co. He­mos adap­ta­do las téc­ni­cas de la ci­ru­gía plás­ti­ca pa­ra las mu­je­res con cán­cer de ma­ma, con el fin de man­te­ner la for­ma de sus pe­chos». Em­pie­za a ex­traer la me­nor can­ti­dad po­si­ble de gan­glios lin­fá­ti­cos. Ca­da uno tie­ne el ta­ma­ño de una pe­que­ña pe­pi­ta de gra­na­da. Su asis­ten­te lle­va los gan­glios a ana­li­zar, pa­ra de­ter­mi­nar si el cán­cer se ha ex­ten­di­do. To­do es­to es an­gus­tio­so, pe­ro Mac­neill si­gue tra­ba­jan­do co­mo si na­da.

Si efec­ti­va­men­te se ha ex­ten­di­do, ¿có­mo va a po­der de­cír­se­lo a la cara? «No pue­do im­pli­car­me emo­cio­nal­men­te», res­pon­de. «El es­trés se­ría ex­ce­si­vo. Una tie­ne que dis­tan­ciar­se un po­qui­to. Siem­pre es ma­ra­vi­llo­so com­par­tir una bue­na no­ti­cia, ¿pe­ro qué pa­sa­ría si las no­ti­cias lue­go fue­ran ma­las? Has de en­con­trar la ma­ne­ra de dis­tan­ciar­te sin per­der tu em­pa­tía y sin de­jar de pres­tar apo­yo a tu pa­cien­te». Lle­gan los re­sul­ta­dos. No hay nin­gún pro­ble­ma con los gan­glios. «Una bue­na no­ti­cia», aprue­ba Mac­neill con cal­ma.

ME­NOS COR­TES. Mac­neill ex­pli­ca que el fu­tu­ro tra­ta­mien­to del cán­cer de ma­ma irá re­du­cien­do el uso de las téc­ni­cas que ella hoy em­plea. En su mis­mo hos­pi­tal ya se in­ves­ti­ga pa­ra iden­ti­fi­car las di­fe­ren­cias mo­le­cu­la­res en­tre los tu­mo­res de las dis­tin­tas mu­je­res y así po­der di­se­ñar un tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co per­so­na­li­za­do. No ha­brá tan­tos cor­tes. Se con­ser­va­rán más pe­chos. Se re­du­ci­rá el tiem­po de hos­pi­ta­li­za­ción. Ya es­tá pa­san­do, has­ta cier­to pun­to, en lo que se re­fie­re a los tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les, de qui­mio­te­ra­pia y ra­dio­te­ra­pia. Sin em­bar­go, hay mu­je­res que so­lo pue­den ser tra­ta­das con tu­mo­rec­to­mía o in­ter­ven­cio­nes más ra­di­ca­les co­mo la mas­tec­to­mía, ya sea pa­ra sal­va­guar­dar sus vi­das o pa­ra eli­mi­nar el ries­go de que el cán­cer se desa­rro­lle en el fu­tu­ro. Du­ran­te la pri­me­ra par­te de su ca­rre­ra co­mo cirujana ge­ne­ral, Mac­neill es­tu­vo en la van­guar­dia de quie­nes tra­ta­ban de lle­var la ci­ru­gía de ma­ma 'a otro ni­vel'. Du­ran­te años, no exis­tió lo que hoy co­no­ce­mos co­mo «un ci­ru­jano es­pe­cia­li­za­do en cán­cer de pe­cho». La ini­cia­ti­va par­tió de un re­du­ci­do gru­po de pro­fe­sio­na­les que sa­bía lo que el cán­cer de ma­ma su­po­nía pa­ra las mu­je­res en el plano emo­cio­nal. Fio­na era do­ble­men­te cons­cien­te pues, a di­fe­ren­cia de sus co­le­gas, te­nía pe­chos. «La si­tua­ción era es­can­da­lo­sa», re­cuer­da. «Has­ta fi­na­les de los años 90, o sea, has­ta ha­ce muy po­co, se ex­tir­pa­ba el pe­cho, ¡y la pa­cien­te te­nía que 'ga­nar­se' la re­cons­truc­ción so­bre­vi­vien­do du­ran­te los si­guien­tes cin­co años! Los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos va­ro­nes te lo pre­gun­ta­ban di­rec­ta­men­te: 'Pe­ro bueno, ¿es­ta pa­cien­te se lo ha ga­na­do, sí o no?'. Yo lo en­con­tra­ba ho­rro­ro­so. Hoy las co­sas han cam­bia­do».

UN MO­DE­LO A SE­GUIR. Su tra­ba­jo co­mo men­to­ra o pro­fe­so­ra de nue­vos ci­ru­ja­nos tie­ne un sig­ni­fi­ca­do adi­cio­nal pa­ra ella por el he­cho de ser mu­jer. En el pa­sa­do, du­ran­te sus ini­cios pro­fe­sio­na­les, te­nía que cam­biar­se en unos ves­tua­rios di­se­ña­dos pa­ra hom­bres, en los que al­gu­na vez no pu­do ni pre­pa­rar­se una ta­za de ca­fé por­que los ci­ru­ja­nos hom­bres es­ta­ban cam­bián­do­se de ro­pa. For­ma­da en una épo­ca en la que «exis­tían muy po­cas ci­ru­ja­nas, y las

Qque exis­tían ves­tían co­mo los hom­bres y fu­ma­ban ci­ga­rros pu­ros», hoy es­tá em­pe­ña­da en que las jó­ve­nes a las que edu­ca lle­guen a go­zar de un en­torno la­bo­ral que a ella le es­tu­vo ve­da­do. Mac­neill no tie­ne hi­jos, por­que no ha que­ri­do te­ner­los, y su ma­tri­mo­nio se fue a pi­que a cau­sa de las lar­gas ho­ras de tra­ba­jo. Pe­ro en 2016, a pe­sar de que vi­ve por y pa­ra el tra­ba­jo, as­pi­ra a que las ci­ru­ja­nas de la nue­va ge­ne­ra­ción pue­dan dis­fru­tar de las elec­cio­nes vi­ta­les de es­te ti­po. «No me gus­ta que las mu­je­res se sien­tan obli­ga­das a sa­cri­fi­car su con­di­ción de mu­je­res pa­ra tra­ba­jar co­mo ci­ru­ja­nas. Ten­go cla­ro que mu­chas no se con­vier­ten en ci­ru­ja­nas por­que creen que tie­nen que ha­cer el sa­cri­fi­cio de no te­ner hi­jos, y di­ría que es­to su­ce­de por­que no hay mu­chas ci­ru­ja­nas con hi­jos que les sir­van de mo­de­lo». Con to­do, Mac­neill es cons­cien­te de la di­fi­cul­tad de com­pa­gi­nar su tra­ba­jo con la vi­da fa­mi­liar. «Yo pue­do ope­rar a una pa­cien­te has­ta la me­dia­no­che, pe­ro es evi­den­te que vi­vir con una cirujana no re­sul­ta fá­cil, por­que tu fa­mi­lia se con­vier­te en al­go se­cun­da­rio en re­la­ción a las pa­cien­tes. Creo que mi pa­pel es de­cir a las (fu­tu­ras) ci­ru­ja­nas: 'Eres una ma­dre fan­tás­ti­ca, por­que eres un mo­de­lo a se­guir pa­ra tus hi­jos, y eres una cirujana mag­ní­fi­ca, por­que en­tien­des a tus pa­cien­tes'».

"Vi­vir con una cirujana no re­sul­ta fá­cil, por­que tu fa­mi­lia se con­vier­te en al­go se­cun­da­rio en re­la­ción a tus pa­cien­tes"

/ FO­TO­GRA­FÍA: JU­DE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.